Archivo de la etiqueta: Identidad Memoria Resistencia

1º de Febrero 2023 Boletín Nº 275 de la CEAM-sargento juan bautista cabral

3 de Febrero: Batalla de San Lorenzo. Boletín Nº 275 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEAM, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 275-Boletin Nº 275
Editorial del Nº 275: “Justicia para Milagro Sala, una necesidad
Por Mario Wainfeld. Reunión con Lula y Alberto Fernández. Fallecimiento del hijo, un dolor más para Milagro. Maltrato policial, una constante. El debate sigue: indulto o conmutación. La cuestión humanitaria, en el centro de la escena. La necesidad de resolver pronto.
     “Un Estado no puede alegar su estructura federal para dejar de cumplir una obligación internacional” decidió la Corte Interamericana (CDH) hace casi 25 años. Ese principio es fundante para justificar la pertinencia jurídica de un eventual indulto del presidente Alberto Fernández a la dirigente social Milagro Sala. El mandatario declaró que el artículo 99 inciso 5 de la Constitución constituye un escollo porque sólo autoriza esa facultad respecto de delitos sujetos a la jurisdicción federal.
     Este cronista opina, para nada en soledad, que AF puede y debe indultar. Se han violado derechos fundamentales garantizados por tratados internacionales que tienen rango constitucional superior a las leyes nacionales y a las constituciones provinciales. Juez natural, plena defensa en juicio, libertad mientras no exista condena firme, proporcionalidad de las penas, trato digno en el arresto y en la prisión, por citar algunos de los más chocantes.
     Se añaden las razones humanitarias también contempladas en el derecho interamericano. El cumplimiento de una condena exorbitante agravaría las condiciones de salud de Milagro a niveles que es cruel consignar. La vida, por encima de todo. Los valores prevalecen (tendrían que prevalecer) sobre la seca e incompleta letra de ley. La axiología no es una rama seca del derecho, sino su savia. 
     En esos días se produjeron dos hechos importantes vinculados a Sala.
     Trágico y significativo, el fallecimiento de su hijo Sergio Chorolque Sala. Costó mucho que se “autorizara” el velatorio en la casa donde Milagro cumple la condena. Se recomienda la crónica de Mariana Mamani publicada en Página 12 el viernes 27. El desarrollo de la ceremonia, el prepotente despliegue policial, sumaron humillación al dolor. Añaden motivos para clamar por la inmediata libertad.
          En el Gobierno estiman que para que eso proceda es imprescindible que haya un pronunciamiento o cuanto menos un trámite iniciado ante dichos organismos. En caso contrario, interpretan, podría achacarse que AF excede sus competencias al indultar o conmutar, una alternativa sobre que se vuelve más abajo.
     Allegados a Fernández imaginan que una conmutación de pena podría ser una jugada intermedia. Jurídicamente afronta las mismas polémicas que el indulto. Quizá políticamente sería más digerible porque admitiría un tiempo de condena, ya cumplido.
     Está pendiente entre Alberto Fernández, defensores de Sala, abogados y organismos de DDHH con el presidente. A pedido de Fernández le harán una propuesta de decreto conmutando o indultando. Han decidido presentarse pronto, con todo el rigor formal del caso, ante los organismos interamericanos.
     Saludables el accionar conjunto y el apego al derecho. La premura gravita también, tanto como la radicalización de la derecha autóctona. Ninguna medida de tutela de derechos contará con aprobación unánime ni salteará el odio, el racismo y la discriminación que signan la persecución a la líder social. En un punto, Alberto Fernández enfrenta como presidente una decisión que lo compromete. Hacer lo que es justo, ser creativo en materia jurídica y audaz en política.
     Capítulo aparte, para notas futuras, merece el (des)trato de la Corte a Milagro Sala. Se tomó dos años para rechazar un recurso de queja. Significó dos años de prisión sin condena firme. El desprecio y el clasismo implícitos no valdrían como elemento de acusación ante la Cámara de Diputados. Pero sí la arbitrariedad de la sentencia, la pereza, la demora para resolver, la responsabilidad por las consecuencias del incumplimiento de sus deberes.
Fuente: Pagina12
CEA-Madrid 31 de Enero de 2023

 

16 de Enero 2023 Boletín Nº 274 de la CEAM

Boletín Nº 274 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 274-Boletin Nº 274
Editorial del Nº 274: “Democracia y ultraderecha”. Por Jorge Alemán
Introducción por la CEAM
Atentados a la democracia en Latinoamérica
Ante los atentados a la democracia en Latinoamérica podemos enlazar dos sucesos, el Juicio Político a la Corte Suprema en Argentina y el asalto a los 3 poderes en Brasilia (ejecutivo, legislativo y judicial). En el caso de Brasil comprobamos que la oposición mostró (entre otros, el gobernador de Brasilia) desinterés por prevenir el suceso, se sabe que no se quiso contener a los manifestantes y, cosa extraña, ni la policía fue desbordada por ellos. Todo esto en Brasil, por nuestro lado, comprobamos que la oposición en Argentina opera boicoteando el juicio político a la Corte Suprema, no asistiendo al Congreso de la Nación y movilizando a su gente para lograr suspender las sesiones, responsabilizando así al Gobierno de atentar contra la democracia, y desde este momento provocar que solo se pueda gobernar dictando decretos de urgencia.
    
La democracia está intervenida por los dispositivos del neoliberalismo, de la derecha liberal se ha pasado a una ultraderecha neofascista que impone una presión política promoviendo un nuevo tipo de estado de excepción.
     Todo esto es posible porque en los últimos años ha tenido lugar una mutación antropológica: grandes segmentos de la población atentan contra sus propios intereses económicos y vitales, pero es importante captar qué otros tipos de intereses se satisfacen. Es un tipo de satisfacción que se paga cara y hay que distinguirla del Principio de Placer. Se trata de realizar otros tipos de intereses subjetivos, intereses organizados por «fantasmas ideológicos» que garantizan una nueva autopercepción de sí mismos, y que consiguen construir nuevas identidades a partir del odio.
     El aumento de estas tendencias en estos últimos años no se explica solo por la debilidad de los movimientos progresistas o nacionales y populares por una falta de audacia en sus determinaciones.
     La ultraderecha tiene su propia dinámica interna y por tibios que sean los proyectos populares lo que importa en la ultraderecha es garantizar definitivamente que la democracia, de un modo constante, esté condicionada y controlada hasta quedar reducida a un simulacro o una parodia de sí misma.
     Este punto se cumple en dos vertientes: en primer lugar promoviendo la destrucción del sistema democrático hasta deslegitimar al gobierno popular o progresista, fake news, lawfare y todas las narrativas que puedan deslegitimar la democracia política. El mantra mundial que repiten con distintas variantes es que las izquierdas o el nacional populares destruyen la Republica. Es una nueva forma de guerra civil realizada con instrumentos corporativos, mediáticos y financieros.
     En segundo lugar, si los gobiernos que responden a los intereses populares a pesar de todo esto no son destituidos, entonces se intentará el otro recurso, lograr que esos gobiernos democráticos y populares no tengan otro remedio que introducir maniobras y giros conservadores en el interior del propio proyecto.
     En definitiva, el gobierno popular si quiere mantenerse en el ejecutivo debe hacer concesiones estructurales muy serias y en distintos campos.
     De este modo, se confirma la verdadera consecuencia que ha tenido la caída del paradigma revolucionario en el campo político, social y económico: establecer una realidad donde solo disputan una derecha neofascista y neoliberal con una derecha conservadora, democrática y con buenas intenciones tratando de sostener una suerte de keynesianismo inclusivo o paliativo. Esta elección es forzada, si no se elige el giro conservador del espacio popular, la ultraderecha puede terminar adueñándose de todo. Si se elige el giro conservador, aunque se frene el ascenso de la ultraderecha, en un tiempo relativamente rápido se produce una gran decepción porque no se producen las esperadas transformaciones que tengan un alcance efectivo y esto, finalmente, puede dar lugar a un nuevo impulso de la ultraderecha.
     El caso del gobierno de Lula puede valer como ejemplo, ha nacido condicionado desde el minuto uno. Y debe construir un consenso popular que atraviese la selva bolsonarista.  Por supuesto, siempre queda otra apuesta más arriesgada y audaz, pero que en términos de una verdadera lógica hegemónica puede relanzar nuevas posibilidades históricas. Se trataría de no aceptar la extorsión de las derechas radicalizando al movimiento nacional y popular y a las izquierdas progresistas
     Pero esta última vía no se realiza sólo desde un gobierno y sus medidas, sino construyendo Pueblo organizando un nuevo poder constituyente.
     De este modo, las medidas no serían sólo las medidas de un gobierno, sino la causa de una nueva movilización donde el pueblo se apropie de la realidad y surja una nueva democracia que incorpore lo mejor de la tradición revolucionaria sin dejarse arrastrar por la burocracia y el terror.
Fuente: Pagina12 para Leer Completo
CEA-Madrid 15 de Enero de 2023

 

15 Dic ’22 Boletín 272 de la CEAM-argentinos en Madrid el 8 de diciembre

Boletín Nº 272 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo. Foto de portada: J.D.B.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 272-Boletin Nº 272
Editorial del Nº 272: “Aterrizar para despegar” Por Felipe Ibáñez Frocham.
     En un avión blanco, de marca blanca, amontonados, como en Galeras, vuela a esconderse en un lago argentino un grupo de esclavos a las puertas de su amo. No hay tiempo ni lugar en este vuelo para describir al amo, pero sus testaferros han ocupado parcialmente la Patagonia argentina.
Aterricemos, porque lo de hoy es urgente.
Hoy no estamos en el mismo mundo que en 2015. Hoy a un nuevo modelo de izquierda «aún más moderada» se le ha permitido volver a gobernar en Latinoamérica. Hoy Rusia ya no se cuida de un enfrentamiento diametral contra Estados Unidos, porque este ya sucede en sus propias puertas.
     Yo destaco otro vuelo. Cristina voló a una reunión con Putin y posterior breve gira geopolítica, antes de anunciar que no se postulaba a la presidencia en 2019. He visto despegar ese avión sabiendo que si Rusia no daba su apoyo, no podríamos repeler al expoliador y seguirían plagando los buitres nuestros cielos.
     La única estrategia del movimiento fue cuidar a la conductora. Cristina es todo lo bueno que se ha escrito sobre ella. Para el movimiento sociopolítico que ha producido históricamente algún cambio a favor del ser humano y de la vida en Argentina, que además está compuesto por argentinos de distintas posiciones políticas, Cristina es la posibilidad de retomar un rumbo propio, soberano, forjando la libertad que siempre fue más que una palabra en nuestra patria.
     Con todos los ejércitos en contra, con todas las pistolas inútiles apuntándole, con todo lo que ha sufrido, entregado, perdido y ganado, Cristina siguió trabajando. Se puso en el medio del tiroteo, en vuelo sin nafta, en una nave sin alas, para intentar que el mal sea el menor posible. Y es una premisa que siempre vimos en el más auténtico de los peronismos, desde Perón en adelante.
     Ahora Lula está en Brasil. Si yo fuera Rusia, estaría dispuesto a cubrir el costo de expulsar al expoliador de uno de los países que me puede proporcionar todos los recursos que Europa no. Por menos vuelo que tenga, mire, todos sabemos que en las próximas elecciones, si se presenta, gana Cristina.
     Y así fue, a mi entender, que un grupo de los tilinguitos más bobos de nuestro suelo, inútiles congénitos, dependientes de la leche del amo, tras años de circo malo con aeromodelismo, recibiera la orden de hacer todo lo necesario, dentro y fuera de la ley (disparar a alguien a la cabeza, espero que todos aceptemos, está fuera de la ley, por ejemplo) para inhabilitarla. La prisión tampoco les interesa tanto, «¿que la “peronista” encima se haga mártir?».
     Hasta ahí, vuelo bajo, rasante en la cultura del reality donde han puesto a malvivir a las sociedades, todo está controlado fácilmente para ellos. No hay consecuencias, para ellos.
     Aterricemos. Aterricemos para ver lo que está sucediendo en las casas, en las pantallas, en las calles y en las aulas.  Si no resolvemos la carencia más urgente, si no compartimos saberes y cultura, ejercicios para que la mente mantenga su capacidad de detectar la farsa y, como mínimo por instinto de supervivencia, se organice en la dirección necesaria.
     Resulta indispensable la formación y medios para nuevas conducciones, organización horizontal, dejar de perder el tiempo con los distractores, cultivar el amor a la patria que es el otro, educarnos, cuidarnos entre nosotros.
     Recuerdo que, según Margaret Mead, el primer signo de civilización humana es un fémur roto. Si el homínido se quebraba y nadie lo cuidaba, se lo comían los buitres. Cuidarnos nos define como especie.
Ya sabemos dónde están los buitres.
La historia está siendo escrita. ¡Despeguemos!
Fuente: Revista ZOOM – https://revistazoom.com.ar/aterrizar-para-despegar/
CEAM-Madrid 15 de Diciembre 2022

 

30 de Noviembre 2022 Boletín Nº 271 de la CEAM. despedimos a hebe

Boletín Nº 271 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 271-Boletin Nº 271
Editorial del Nº 271: Pablito y Bolsonaro. Por Eric Nepomuceno
Son días de dolor sin fin e indignación ardiente.
     El pasado martes amanecí con la noticia de la muerte de un gigante llamado Pablo Milanés (foto), uno de los hermanos que me regaló Cuba, mi segunda patria. Y al anochecer el mismo martes me sacudió de indignación un nuevo intento golpista de Jair Bolsonaro, el peor y más abyecto presidente de la historia de mi destrozado país.
De La Habana a Río
     Conocí a Pablito en 1979, cuando estuve en Cuba por segunda vez. Y no nos despegamos nunca más. Cuando él estaba en Río venía a mi casa, nuestra casa. Y a cada viaje mío a La Habana comíamos juntos, muchas veces en casa de él. Pablito, a propósito, era un cocinero estupendo.
     A veces pasábamos largo rato sin comunicarnos, pero cuando retomábamos el contacto siempre fraterno era como si nos hubiéramos juntado el miércoles anterior. El nuestro ha sido un tiempo permanente.
     Llevaré conmigo en lo más hondo del alma la sonrisa solar de mi hermano Pablito, su generosidad, su infinita capacidad de poesía, de interpretar no solo a su país pero a toda nuestra América y enseñarnos al mundo.
     Tengo un Everest de los más cálidos recuerdos de Pablito, un océano de afecto en permanente marea llena. Una sonrisa que alumbraba al mundo y a la vida. Y en el pecho cargo un vacío oscuro y lleno de dolor.
Intento de desestabilización
     Todavía tambaleaba con la noticia de esa pérdida irreparable cuando supe que el Partido Liberal de Jair Bolsonaro – vaya ironía: de Liberal no tiene más que el nombre, es un amontonado de esperpentos y ladronzuelos – había entrado en el Tribunal Superior Electoral con un pedido de anulación del resultado de la segunda vuelta de la votación que eligió a Lula da Silva.
     El pedido, sin pies ni cabeza, fue denegado, y el Partido Liberal recibió una multa de unos 4 millones de dólares por haber clarísimamente intentado tumultuar aún más el ya muy conturbado escenario político de la transición entre el actual y moribundo gobierno y el que empezará con Lula en el primer día de 2023.
     Si era obvio que la medida, impuesta por Bolsonaro a su partido, sería rechazada por absurda, ¿cuál fue el objetivo de divulgarla?
     Dar más munición a los enloquecidos grupos de extremistas que cierran carreteras en el país, que se concentran frente a cuarteles e instalaciones militares pidiendo intervención para impedir que Lula asuma la presidencia. Elevar más y más la tensión que no encuentra eco entre partidos políticos y no va más allá de grupitos extremamente radicales.
     Bolsonaro tendría una opción: prepararse para asumir la cabeza de una oposición durísima al gobierno que vendrá. Optó por prepararse para tumultuar aún más el país. Y con eso agregó otro crimen más a la ya extensa lista que podrá llevarlo a los tribunales.
     Mi indignación quizá se suavice cuando ese momento haya llegado.
     Mi alma en pedazos volverá a recomponerse, pero con una diferencia irreparable: habrá siempre el hueco, otro hueco más, esta vez por el viaje sin vuelta de Pablo Milanés, mi hermano Pablito. <
Fuente: Pagina12
https://www.pagina12.com.ar/501789-pablito-y-bolsonaro
CEAM-Madrid 30 de Noviembre 2022

 

16 de Noviembre 2022 Boletín Nº 270 de la CEAM ¡ya salióooo!

Boletín Nº 270 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 270-Boletin Nº 270
Editorial del Nº 270: Lula lleva a la COP27 la promesa de salvar la Amazonia
Cumbre climática
     El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, viajará este lunes a Egipto para participar de la Conferencia de las Partes (COP27), con la promesa de un cambio real para salvar la Amazonia, objeto de una deforestación feroz bajo el Gobierno de Jair Bolsonaro, una propuesta que va en línea con el anuncio de «alianza amazónica» hecho por Colombia y Venezuela.
     Lula, que tras su victoria había prometido que Brasil dejaría de ser un «paria» en el escenario internacional, preveía «tener más conversaciones con líderes mundiales en un solo día de lo que Bolsonaro tuvo en cuatro años».
     El aislamiento del mayor país latinoamericano en el plano diplomático bajo Bolsonaro se debió en parte al fuerte aumento de la deforestación y los incendios en la Amazonia, cuya preservación es vista como vital en la lucha contra el cambio climático.
     Los especialistas atribuyen ese aumento sobre todo a los recortes presupuestarios en los organismos de protección ambiental y al discurso de Bolsonaro favorable a la explotación agropecuaria y minera en zonas protegidas, incluyendo tierras indígenas.
     Durante el mandato del líder derechista, la deforestación anual promedio en la Amazonia brasileña aumentó 75% en comparación con la década anterior, precisaron cifras oficiales.
     Ante el desafío de reducirla, el antiguo líder metalúrgico, que iniciará su tercer gobierno el 1º de enero, espera contar con la ayuda internacional.
     Sin embargo, Marina Silva, posible futura ministra de Medio Ambiente, ministerio que condujo en el pasado Gobierno de Lula, aseguró en la COP27 que la reanudación de la ayuda internacional no condicionará la lucha de Brasil.
     Silva, que se reunió el jueves pasado en el balneario egipcio con Kerry, dijo que «el Gobierno estadounidense se mostró dispuesto a profundizar la cooperación» con Brasil, país que alberga 60% de la selva amazónica.
     En entrevista con la cadena Globonews, aseguró que invitó a Estados Unidos a contribuir en el Fondo Amazonia, financiado principalmente por Noruega y Alemania.
     Los desembolsos se suspendieron en 2019, poco después de la llegada de Bolsonaro al poder, pero el Gobierno noruego dijo tras la elección de Lula que serían desbloqueados.
     «Las inversiones van a venir», insistió Silva, quien aseguró que Brasil constituirá un «ejemplo» global con un objetivo de reforestación de 12 millones de hectáreas.
     La deforestación era elevada al inicio del primer mandato de Lula, en 2003, pero cayó fuertemente bajo la dirección de Silva, quien renunció en 2008, argumentando que no recibía los recursos suficientes para ir más allá.
     En tanto, Dinaman Tuxá, coordinador de la Asociación de pueblos originarios de Brasil (APIB), evaluó que a diferencia de Bolsonaro, «Lula tiene una política ambiental» y anticipó que espera especialmente «la demarcación de tierras indígenas», un asunto congelado desde la llegada al poder del mandatario ultraderechista, en enero de 2019.
     La promesa de Lula se suma a la propuesta de lanzamiento de una «alianza amazónica» para proteger la Amazonia anunciada por los presidentes de Colombia y Venezuela, Gustavo Petro y Nicolás Maduro, en la primera semana de la COP27, en línea con un reclamo de recursos financieros llevado a Egipto por movimientos y pueblos originarios de la región.
     Para ello deberán reactivar el Tratado de Cooperación Amazónica (TCA), un acuerdo de 1973 que reconoce la naturaleza transfronteriza de la selva amazónica y promueve un desarrollo armónico de esa región. <
Fuente: Agencia TELAM
https://www.telam.com.ar/notas/202211/610851-lula-amazonia-cop27-medio-ambiente.html
CEAM-Madrid 15 de Noviembre 2022

31 de Octubre 2022 Boletín Nº 269 de la CEAM. «nunca mas»

Boletín Nº 269 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página.  269-Boletin Nº 269
Editorial del Nº 269: Nunca más, alegato del fiscal Julio César Strassera
Introducción por Redacción de la CEAM
La película «Argentina 1985», recientemente estrenada y ya en circulación, es un aporte oportuno para evitar el olvido y para salir al encuentro del negacionismo amenazante que impera en la actualidad en contra de los gobiernos progresistas que auspiciaron los juicios por la memoria, la verdad y la justicia. Somos conscientes que durante el gobierno de Macri volvieron a aplicarse procedimientos autoritarios y represivos con el armado de falsas noticias y la complicidad del Poder Judicial y de los medios hegemónicos
Debemos tener en cuenta que en el transcurso del presente gobierno democrático, los partidos de la oposición y la prensa, mediante amenazas, atentados y propagación de odio, se está fomentando un grave estado de confusión en la opinión pública, impulsando como sea su reaparición como gobierno antipopular y totalitario.
Fuente: Liliana Caraballo, Noemí Charlier y Liliana Garulli, La dictadura (1976-1983).
Testimonios y documentos, Universidad de Buenos Aires, 1996, págs. 118-121.
Diferencias con la historia
     Señores jueces: los padres de nuestra Patria, en la época en que realmente estaba en juego nuestro destino como Nación, nunca aceptaron utilizar métodos ilegales o clandestinos. Los primeros gobiernos patrios dictaron normas que resaltaban el valor y la dignidad del individuo. Por cierto que en aquellas tumultuosas épocas hubo que adoptar medidas extremas; repárese que la Junta de Gobierno de aquellas épocas tuvo que resolver, como uno de sus primeros actos, el fusilamiento de los máximos héroes de la resistencia a las invasiones inglesas, Santiago de Liniers y Martín de Álzaga.
     La Junta, que sólo se estaba consolidando, tuvo que tomar así una decisión que podía acarrearle una gran oposición. Sin embargo, a nadie se le ocurrió simular que Liniers se fugaba o que había sido matado por un grupo de forajidos. La Junta asumió la responsabilidad y los hizo fusilar; los acusados no sólo facilitaron la desaparición o muerte clandestina de personas, como Hidalgo Solá o Elena Holmberg, que podían causarles una oposición interna, sino que, en lugar de condenar y fusilar como sus propias leyes lo establecían, a los jerarcas guerrilleros responsables de secuestros y muertes, los mataron clandestinamente, junto con otras miles de víctimas, cuando no los dejaron en libertad, con oscuros propósitos. (…)
     En la proclama del 8 de setiembre de 1820 en el Perú, San Martín expresó: «Soldados del Ejército Libertador, no venís a hacer conquista, sino a libertar a los pueblos que han gemido. La ferocidad y la violencia son crímenes que no conocen los soldados de la libertad, y si contra todas mis esperanzas, algunos de los nuestros olvidasen esos deberes, declaro que serán inexorablemente castigados; todo el que robe o tome con violencia, será pasado por las armas… (…); todo exceso que ataque a la moral pública o a las costumbres del país, será castigado hasta con la vida. Soldados, toda la América contempla… (…) Desgraciado el que quebrante sus deberes y sirva de escándalo a sus compañeros de armas. Yo lo castigaré de un modo terrible».
(…) No sólo los ejemplos patrios nos enseñan que el Estado no puede adoptar métodos ilegales para resolver los problemas que se presentan en una sociedad. Ni las convenciones internacionales, ni la Constitución Nacional, ni la Iglesia, ni los autores internacionales lo aceptan. Por eso Massera tenía razón cuando le dijo a Timmerman que si el Papa se enteraba no les iba a permitir continuar haciendo lo que hacían. Juan Pablo II, el 6 de octubre de 1979, afirmó en la O.E.A.: “Si bien a veces pueden aplicarse medidas especiales para garantizar la seguridad de las personas, ellas nunca, jamás justifican un ataque a la dignidad inviolable de la persona humana y a los derechos que protegen su dignidad. Si cierta ideología y ciertas formas de interpretar la legítima preocupación por la seguridad nacional dieran como resultado el subyugar el Estado, al hombre y sus derechos y dignidad, ellas cesarían en la misma medida de ser humanas, serían imposible compaginarlas con un contenido cristiano”.
Castigo
     Señores jueces, este proceso ha significado, para quienes hemos tenido el doloroso privilegio de conocerlo íntimamente, una suerte de descenso a zonas tenebrosas del alma humana, donde la miseria, la abyección y el horror registran profundidades difíciles de imaginar antes y de comprender después. Dante Alighieri, en La Divina Comedia, reservaba el séptimo círculo del infierno para los violentos, para todos aquellos que hicieran un daño a los demás mediante la fuerza. Y dentro de ese mismo recinto, sumergía en un río de sangre hirviente y nauseabunda a cierto género de condenados…Yo no vengo ahora a propiciar tan tremenda condena para los procesados, si bien no puedo descartar que otro tribunal, de aún más elevada jerarquía que el presente, se haga oportunamente cargo de ello. Me limitaré pues a fundamentar brevemente la humana conveniencia y necesidad del castigo.
     Por todo ello, señor presidente, este juicio y esta condena son importantes y necesarios para la Nación Argentina, que ha sido ofendida por crímenes atroces. Su propia atrocidad torna monstruosa la mera hipótesis de la impunidad. Salvo que la conciencia moral de los argentinos haya descendido a niveles tribales, nadie puede admitir que el secuestro, la tortura o el asesinato constituyan hechos políticos o contingencias del combate. Ahora que el pueblo argentino ha recuperado el gobierno y control de sus instituciones, yo asumo la responsabilidad de declarar en su nombre que el sadismo no es una ideología política ni una estrategia bélica, sino una perversión moral; a partir de este juicio y esta condena, el pueblo argentino recuperará su autoestima, su fe en los valores en base a los cuales se constituye la nación y su imagen internacional severamente dañada por los crímenes de la represión ilegal. Por todo ello, también este juicio y esta condena son importantes y necesarios para las fuerzas armadas de la Nación. Este proceso no ha sido celebrado contra ellas sino contra los responsables de su conducción en el período 1976/82. No son las Fuerzas Armadas las que están en el banquillo de los acusados, sino personas concretas y determinadas a las que se les endilgan  delitos concretos y determinados. No es el honor militar lo que aquí está en juego, sino, precisamente, la comisión de actos reñidos con el honor militar. Y, finalmente, no habrá de servir esta condena para infamar a las Fuerzas Armadas, sino para señalar y excluir a quienes la infamaron con su conducta. (…)
Las penas
     Por todo ello, finalmente, este juicio, esta condena, son importantes y necesarios para las víctimas que reclaman y los sobrevivientes que merecen esta reparación (…)
     Los argentinos hemos tratado de obtener la paz, fundándola en el olvido y fracasamos; ya hemos hablado de pasadas y frustradas amnistías. Hemos tratado de buscar la paz por vía de la violencia y del exterminio del adversario y fracasamos; me remito al período que acabamos de describir.
     A partir de este juicio y de la condena que propugno nos cabe la responsabilidad de fundar una paz basada no en el olvido, sino en la memoria, no en la violencia, sino en la justicia. Esta es nuestra oportunidad y quizá sea la última.
     Por estas consideraciones acuso a los aquí procesados por los delitos que han sido objeto de calificación y solicito que al fallar en definitiva se los condene a las siguientes penas:
Jorge Rafael Videla, reclusión perpetua, con la accesoria del art. 52 del Código Penal;
Emilio Eduardo Massera, reclusión perpetua, más la accesoria  del art. 52 del Código Penal;
Orlando Ramón Agosti, reclusión perpetua;
Roberto Eduardo Viola: reclusión perpetua;
Armando Lambruschini: reclusión perpetua;
Leopoldo Fortunato Galtieri: 15 años de prisión;
Omar Rubén Graffigna: 15 años de prisión;
Jorge Isaac Anaya: 12 años de prisión;
Basilio Lami Dozo: 10 años de prisión.
     Para todos con accesorios legales y costas. Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: ‘Nunca más’.”
Fuente: El Historiador
https://www.elhistoriador.com.ar/nunca-mas-alegato-del-fiscal-julio-cesar-strassera/
CEAM-Madrid 31 de Octubre 2022

 

15 de Octubre 2022 Boletín Nº 268 de la CEAM-No me olvides…

Boletín Nº 268 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEA-Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver la página. 268-Boletin Nº 268
Editorial del Nº 268: No hay vallas que detengan el sentimiento popular”. Por Héctor Amichetti
     Hace 77 años, en un acto de desesperación, levantaban los puentes sobre el Riachuelo para evitar que una marea de trabajadores y trabajadoras llegara a Plaza de Mayo.
     No han aprendido nada, no logran comprender que el sentimiento popular no se puede detener ni con vallas ni con balas.
     El 17 de octubre de 1945 no se arrojó una piedra contra nadie, no hubo ninguna vidriera rota, tampoco se repartieron insultos ni se le deseó la muerte a nadie.
     «¡Queremos a Perón… queremos a Perón!» fue el reclamo más escuchado, equivalente a corear queremos que se respeten los derechos que estamos conquistando, que se permita al pueblo argentino vivir con dignidad.
Fue una pacífica y trascendental movilización popular.
     Un mes antes de esa histórica jornada también hubo una importante movilización, menos popular, alentada por un gran resquemor y bastante odio personificado en la figura de Perón.
     «Hoy hacemos el cajón para Farrell y Perón», «Muera Perón muera la dictadura militar», gritaban los manifestantes mientras eran aplaudidos por el embajador de los Estados Unidos.
     Argumentaban marchar por la «Constitución y la Libertad» reclamando que la Corte Suprema de Justicia se haga cargo del gobierno.
     La movilización pacífica les torció el brazo a los predicadores de la muerte, hizo nacer el Peronismo y torció el rumbo de la historia en favor de las mayorías.
     Los peronistas construyen, no pierden el tiempo en criticar, más bien lo ocupan en reconstruir lo que otros destruyen, los antiperonistas han estado siempre muy ocupados en atacar y destruir, en poner artefactos explosivos en nuestras manifestaciones, bombardear plazas, ejecutar golpes de estado, secuestrar y ocultar el cadáver de Evita, proscribir, encarcelar, fusilar, hacer desaparecer y matar.
     El peronismo es un movimiento adulto extraordinariamente vital, el antiperonismo una reacción envejecida con riesgo de muerte.
     Ellos siguen amargados por nuestra vitalidad, marchan con cajones, negras bolsas mortuorias, guillotinas y carteles que desean la muerte.
     Nuestras movilizaciones expresan convicción, solidaridad, firmeza y la felicidad del compañerismo, no son demostraciones de rechazo sino de lealtad a una causa justa y a quienes -como Cristina- la defienden con su pensamiento y su cuerpo.
     El bravo Peronismo ha vuelto a ganar las calles con Cristina como bandera, sus movilizaciones se multiplican y ponen en pánico al gorilaje que solo atina a colocar ridículas vallas para detenerlo.
     No han aprendido nada, ignoran que sus provocaciones contribuyen a que nuestro pueblo, como las aguas de un río, encauce su voluntad hacia otro 17 que vuelva a torcer el rumbo de la historia en favor de las mayorías.
* Federación Gráfica Bonaerense / Corriente Federal de Trabajadores
Fuente: Federal y Sindical
https://sindicalfederal.com.ar/2022/08/28/no-hay-vallas-que-detengan-el-sentimiento-popular/

 

CEAM-Madrid 15 de Octubre 2022

16/09 Boletín Nº 266 de la CEAM.dia triste para los argentinos y la patria grande

Boletín Nº 266 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la CEAM, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver nuestra página. 266-Boletin Nº 266
Editorial del Nº 266: “L a aceleración y la historia”. Por Jorge Elbaum
     Cuando la muerte se presenta como trauma posible y la política amenaza con teñirse de sombras, solo la muchedumbre logra exorcizar el daño.
     Las últimas semanas serán recordadas por una contienda de calles, la noche del atentado fallido y la Plaza de la respuesta popular.
     Quienes hacen la historia no siempre tienen noción de que la están labrando.
     Hay noches, fechas, semanas, en que el devenir de un pueblo se condensa momentos en lapsos de transición, bisagras prospectivas, cambios de ritmo.
     Sin embargo, sus contemporáneos no siempre tenemos la capacidad para evaluar la trascendencia potencial de los acontecimientos, mientras los estamos viviendo.
     Solo los asiduos lectores de la historia logran conjeturar indicios: olfatean el rumor de la tierra, saben captar la densidad de los movimientos porque están sensibilizados con las rupturas sociales, con las imágenes convertidas en frescos de un pasado que tiende a no pasar.
     Los historiadores ligados a la tradición popular poseen una especie de sismógrafo de los acontecimientos. Saben que los procesos de movilización colectiva –cuando horadan el velo de su invisibilización– cambian el clima político de una etapa.
     Quizás la última semana de agosto se convierta en una especie de marca. Lo veremos en unos meses.
     Es posible –aunque nunca hay garantías– que se instale, como hito de recomposición de las fuerzas populares, golpeadas por la pandemia, el acuerdo con el FMI, la dubitación y la inflación.
     Hace un siglo Raúl Scalabrini Ortiz auguraba que el cansancio social tendría epílogo de ebullición.
     Profetizaba la sinergia emocional de hombres –y mujeres– que se percibían aislados por una frustración larvada y colectiva.
     Pero que, de forma sorpresiva, podrían verse convocados a una agitación capaz de transformar los silencios en murmullos.
Y los gritos en cánticos.
Raúl supuso que había un “subsuelo que podía sublevarse”.
Una corriente de identidad crispada por una enervada indignación que contenía atrasadas demandas políticas.
     Como si los planetas fuesen a coordinarse en pos de una melodía común, de una memoria heredada que había sido transmitida por generaciones de laburantes: “Éramos briznas de multitud y el alma de todos nos redimía.
     Presentía que la historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente, como la brisa fresca del río.
     Lo que yo había soñado e intuido durante muchos años estaba allí presente, corpóreo, tenso, multifacetado, pero único en el espíritu conjunto. Eran los hombres que están solos y esperan, que iniciaban sus tareas de reivindicación.
     El espíritu de la tierra estaba presente como nunca creí verlo”. La historia nunca irrumpe dos veces de forma similar.
     Solo deja trazos en el suelo de una realidad que tiene contacto con su pasado.
Sin embargo insiste en su carácter sorpresivo.
     Produce asombro frente –y contra– los que se consideran dueños del sentido común: su irrupción se presenta con ocupación territorial.
Esa es la imagen que suele espantar a las almas biempensantes.
     Aquellas que dudan o temen la emoción, el desorden y el coraje ciudadano.
    Frente al escrache en la casa de Cristina, la respuesta popular en plena Recoleta, la represión, el atentado y la movilización popular hay quienes ven una mutación preocupante.
    Otros vemos, nuevamente, al hombre retratado por Raúl, cansado de esperar.
La espera siempre fue pariente de la esperanza.
Fuente: El Argentino
CEAM, Madrid 15 de Septiembre de 2022

1 de Septiembre 2022 Boletín Nº 265 de la CEAM

Boletín Nº 265 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver nuestra página. 265-Boletin Nº 265
Editorial del Nº 265: Zaffaroni cruzó a López Murphy.  «En una democracia no hay ‘ellos o nosotros’, eso lo podía decir Hitler»
Zaffaroni cruzó a López Murphy.El juez de la Corte cuestionó la escalada discursiva que suscitó la interna de la oposición a raíz de las manifestaciones en todo el país en apoyo a la vicepresidenta Cristina Kirchner.
     El ex juez de la Corte Suprema de Justicia Raúl Zaffaroni salió al cruce de los dichos del diputado macrista y ex ministro delaruista, Ricardo López Murphy, quien cuestionó las movilizaciones en respaldo a Cristina Kirchner y días atrás publicó un fuerte mensaje en las redes sociales en el que pedía frenar las marchas: «Son ellos o nosotros».
     “¿Qué es lo que se proponen? ¿Cada uno demostrar que es más duro respecto de un rector político? ¿Qué es este fomento de la violencia? ¿Quién es el que siembra el odio, el que habla de ellos o nosotros? Ni ellos ni nosotros. En una democracia no hay un ellos o nosotros. Eso lo podía decir Hitler”, cuestionó Zaffaroni por AM750.
     La respuesta de Zaffaroni llega, precisamente, después de que el actual diputado y ex ministro de Economía de Fernando de la Rúa, Ricardo López Murphy, asegurara, en medio de las manifestaciones del Frente de Todos, en un comunicado por sus redes sociales, que “son ellos o nosotros”.
     “Es orden o es caos. Se avecinan tiempos difíciles, porque nos enfrentamos a una banda de delincuentes, de incendiarios, de políticos corruptos e incompetentes. Tenemos el deber de enfrentarlos sin vacilaciones, por la libertad. El único camino es la ley”, señaló el ex ministro que, en sus pocos días en Hacienda, propuso reducir las cuentas fiscales, bajar los salarios, jubilaciones, despedir empleados públicos y recortar los presupuestos de salud, educación y asistencia social.
     “¿Qué es esto de ‘ellos o nosotros’? Jugar una interna a ver quién es más odiador. ¿Nos hemos olvidado de todas las víctimas de nuestra historia? Esto es inadmisible. Es hora de llamar a la razón, a la racionalidad. Esta no es forma de jugar políticamente. Con esta agresión ponen en peligro la propia autonomía de la Ciudad de Buenos Aires. Pretendido hacerla cargo de algo que no son sus funciones. ¿Quieren volver a 1880?”, añadió Zaffaroni.
Larreta y el «atentado a la autonomía porteña»
     Por otro lado, Zaffaroni cuestionó con firmeza la actitud del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por el operativo de seguridad desplegado en las inmediaciones a la vivienda de la vicepresidenta y la negativa a acatar las órdenes del juez porteño Roberto Gallardo, que en un fallo recordó que la seguridad de los funcionarios nacionales corresponden a las fuerzas federales.
     “El escándalo del juicio a Cristina Kirchner realmente conmovió al pueblo en todo el país. Tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en todas las provincias. El pueblo se manifestó en forma pacífica, haciendo uso de la no violencia. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires tuvo una particularidad: la intervención de la policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, advirtió Zaffaroni.
     Explicó: “Intervención que no le cargo a la policía. Ni a los hombres y mujeres de la fuerza, sino a su conducción política. No nos confundamos. Es ahí. El Jefe de Gobierno de la Ciudad ha puesto en peligro la autonomía. Esta intervención policial, agresiva, provocadora, tratando de convertir una muestra de afecto pacífica en algo violento, hasta el punto de depositar volquetes con piedras a la mano de la gente, aparte de agresiones, detenciones a personas con fueros, esto me recuerda a la época de Nicolás Avellaneda.
     “Agradezco al juez Gallardo la defensa de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires. Porque realmente puso las cosas en su lugar. Dijo, momento, la Ciudad es autónoma, pero es la capital de la República. Por consiguiente, la seguridad de las autoridades federales, concluyó. <

Fuente: Pagina 12
CEAM, Madrid 31 de Agosto de 2022

 

16 de Agosto 2022 Boletín Nº 264 de la CEAM

Boletín Nº 264 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes de Reparación del Exilio, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver nuestra página. 264-Boletin Nº 264
Editorial del Nº 264: Editorial  264
El túnel y la bayoneta. Por María Seoane
En los sueños siempre regresaba a ese túnel. Y al despertar me parecía seguir oliendo un vapor ferroso que lo cubría todo y recordaba nítidamente que al final un obrero del subte –pero que tenía la cara de mi compañero de estudios en Ciencias Económicas y amigo Eduardo “el Fauno” Capello– me entregaba una bayoneta calada para que me defendiera.
Los sueños tienen la propiedad de no dejarnos olvidar aquello que fue fundante en nuestra vida: la rebeldía de mi generación contra los crímenes de dictadores, el compañerismo, la amistad profunda y la reparación de tantos años de proscripción y arrasamiento de derechos.
Ese sueño me ocurrió de manera recurrente a fines de los años 80, a casi veinte años de sucedidos los acontecimientos, mientras investigaba la historia de la guerrilla guevarista para escribir, tal vez, un libro. Lo cierto es que el sueño rememoraba lo ocurrido la noche del 23 de agosto de 1972, un día después de que fueran asesinados por la Marina, bajo el mando del capitán de corbeta Luis Emilio Sosa en la base naval Almirante Zar, 16 de los 19 guerrilleros que habían intentado fugarse de la cárcel de Rawson siete días antes. Ese 23 de agosto, cientos de estudiantes quisimos defender el derecho de tres guerrilleros a ser velados –Eduardo Capello, María Angélica Sabelli y Ana Villarreal de Santucho– en la sede del Partido Justicialista en avenida La Plata y Venezuela, en el barrio de Caballito. De permitir el velorio, el general Lanusse, entonces presidente de facto, sabía que miles de argentinos iban a inundar las calles de Buenos Aires el 25 de agosto, justo el día en que se cumplía la cláusula que prohibía –inútilmente– a Perón ser candidato para las elecciones previstas para marzo de 1973.
El miedo a la furia popular lanzó a la policía, al mando del comisario Alberto Villar, con sus tanquetas a arrasar el local del PJ y secuestrar los cadáveres para evitar el velorio multitudinario, seguro tiro de plata para la dictadura lanussista. Esa noche, entre gases lacrimógenos y balas, corrimos a ocultarnos en el subte A, en la estación Río de Janeiro.
Los trabajadores nos ayudaron a huir de la represión por las vías, en medio de la oscuridad, sumergidos en el vaho de humedad y el olor ferroso del túnel hasta llegar sanos y salvos a muchas cuadras de allí. Pero, ¿por qué soñaba además que Capello me daba una bayoneta? Recordé entonces que el 15 de agosto de 1972, solo seis jefes guerrilleros de ERP, FAR y Montoneros habían logrado tomar el avión que los llevaría al Chile aún gobernado por Salvador Allende, pero 19 de ellos no lo lograron y se entregaron ante la presencia de periodistas, jueces, médicos y abogados a las tropas de la Marina, bajo el mando del capitán de corbeta Luis Emilio Sosa.
En el primer avión que llegó luego de que los guerrilleros se entregaran viajaba el abogado Amílcar Santucho –hermano del máximo jefe del ERP, Mario Roberto Santucho, fugado a Chile– y también el ex coronel Luis César Perlinger, que había comandado las tropas del golpe de Estado contra el presidente Arturo Illia y lo había echado a la rastra de la Casa Rosada la noche del 28 de junio de 1966. Pero ya para entonces, Perlinger era un hombre dedicado a actividades privadas y se había acercado a los movimientos de derechos humanos. Lo cierto es que el ex coronel presenció el momento en que los 19 guerrilleros se entregaron, entre ellos Ana Villarreal de Santucho, embarazada de siete meses, que había entregado, como los otros guerrilleros, su FAL con bayoneta calada. En medio de la confusión, Perlinger pudo acercarse a muchos de ellos al momento de entregarse a las tropas de Sosa.
Y robó la bayoneta calada de su rifle y la guardó como un tesoro. En la primavera de 1989, Perlinger me mostró, como un trofeo, la bayoneta calada de la Sayito Santucho que tenía oculta en un cajón secreto en su casa de Palermo desde aquel 15 de agosto de 1972 cuando ella, junto con sus compañeros, entre ellos Capello, se rindieron en el aeropuerto de Trelew. Un día dejé de soñar con el túnel del subte, con el querido Fauno y con la bayoneta calada del fusil FAL de la Sayito. Fue cuando finalmente terminé de escribir mi libro Todo o nada, más que para contar la historia de una epopeya, para entender por qué mi generación estuvo dispuesta a usar las armas, que odiaba, para lograr una vida mejor.< Ceam, 16 de Agosto 2022
Fuente: Pagina12
https://carasycaretas.org.ar/2022/08/07/el-tunel-y-la-bayoneta/