Archivo de la categoría: BOLETINES DE CEAM

1 ulio 2020 Boletín Nº 213 de la CEAM. Las verdaderas ideas de Belgrano

Boletín Nº 213 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  213-Boletin Nº 213
Editorial: “Sobre la tergiversación de la historia”.Por Araceli Bellotta
     Las verdaderas ideas de Belgrano. Vieja costumbre la de la oligarquía local y sus esbirros de tergiversar la historia para conservar sus privilegios de generación en generación. El maestro fue Bartolomé Mitre, quien suele figurar en las academias como el introductor del método científico en la investigación de la historia, el mismo que inauguró la dependencia de la Nación a costa de eliminar caudillos en los albores de lo que también la academia llama la “organización nacional”, y el mismo que dibujó un Manuel Belgrano como parte de una clase ilustrada que había dirigido la Revolución de Mayo, con un pueblo que asistía nada más que con su fervor a la causa.
     A doscientos años de la muerte de Belgrano, los pseudo seguidores de Mitre insisten en desdibujarlo y tironear de su pensamiento, resaltando su apoyo a la agricultura para reforzar la grieta que ellos mismos impusieron allá por 2008, cuando la Resolución 125 no hizo más que seguir el pensamiento del prócer, el mismo que hablaba de promover la educación, sobre todo a los más pobres, para que pudieran adquirir herramientas que les procurase su sustento.
►El que defendía el medio ambiente predicando que estaba mal talar los bosques indiscriminadamente.
►El que instaba a asistir a las mujeres, “sexo en este país, des­graciado, y expuesto á la miseria y desnudez, a los horrores de la ham­bre”.
     Seguramente, entonces, en el comienzo del siglo XXI, Belgrano habría dicho lo mismo que Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta que hacía apenas tres meses que había asumido, cuando les preguntaba de dónde saldría el dinero para asistir a quienes lo necesitaban sino era de los que más habían acumulado.
     Porque es verdad que como buen fisiócrata, Belgrano decía que la agricultura es “la única fuente absoluta e independiente de las riquezas”, pero también agregaba que era necesario que la tierra fuera propiedad de quienes la trabajaban.
     Así lo escribió en El Correo de Comercio, cuando hacía menos de un mes que se había producido la Revolución: “Cuando vemos a nuestros labradores en la mayor parte llenos de miseria e infelicidad, que una triste choza apenas les liberta de las intemperies; que en ellas moran padres e hijos; que la desnudez está representada en toda su extensión, no podemos menos que fijar el pensamiento para indagar las causas de tan deplorable desdicha”. Y con mucha claridad agregaba: “Sí; la falta de propiedad trae consigo el abandono, trae la aversión a todo trabajo; porque el que no puede llamar suyo a lo que posee que en consecuencia no puede disponer […]; el que no puede consolarse de que al cerrar los ojos deja un establecimiento fijo a su amada familia, mira con tedio el lugar ajeno, que la indispensable necesidad le hace buscar para vivir… De aquí resulta que se contenta, si se dedica a algún cultivo, con que le satisfaga sus primeras necesidades; no trata de adelantar un paso, nada de mejoras, porque teme que el propietario se quede con ellas…”
    
Y concluía: “Esto es muy sabido, como lo es que no ha habido quien piense en la felicidad del género humano que no haya traído a consideración la importancia de que todo hombre sea un propietario, para que se valga a sí mismo y a la sociedad: por eso se ha declamado tan altamente, a fin de que las propiedades no recaigan en pocas manos, y para evitar que sea infinito el número de no propietarios: esta ha sido materia de las meditaciones de los sabios economistas en todas las naciones ilustradas, y a cuyas reflexiones han atendido los gobiernos, conociendo que es uno de los fundamentos principales, sino el primero, de la felicidad de los estados”.
    
Es que da vergüenza que quienes defienden hoy la acumulación desmedida, ocultan la corrupción y el robo perpetrado durante los últimos cuatro años, celebran el endeudamiento fraudulento que condena hoy al pueblo argentino, naturalizan la fuga de capitales, y se hacen los distraídos con la forma mafiosa en que ejercieron el gobierno mediante espías y jueces comprados, se atrevan a hablar en nombre de Belgrano y de la Patria.>
Fuente: Pagina 12
CEA-Madrid 30 de Junio de 2020

 

16 de Junio 2020 Boletín Nº 212 de la CEAM

 Imagen: Aviones de la marina y algunos de la aeronáutica, se dirigieron desde distintas bases hacia la capital federal. En el fuselaje estaba dibujada una cruz y una V, el logo de Cristo vence. Cada avión llevaba dos bombas y se dirigían en varias oleadas hacia la Plaza de Mayo.
———————————————-

Boletín Nº 212 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  212-Boletin Nº 212
Editorial: “Argentino hasta la muerte”. Por Noé Jitrik
     ¿Cómo se constituye una identidad en forma reconocible? ¿Pueden separarse las nociones de identidad y nacionalismo? ¿Y cómo se resignifican estas nociones, históricamente dadas, en un mundo globalizado y con un desborde tecnológico que tiende a homogeneizar todos los procesos, económicos, sociales, culturales? Noé Jitrik reflexiona en este artículo sobre identidad y nacionalismo, siguiendo los rastros de la influencia francesa en el pensamiento argentino.
Qué acierto el del General De Gaulle cuando iniciaba sus discursos apelando a “francesas y franceses”! Iba al corazón del problema pues esas francesas y franceses, que se sentían tales pero que, ocupado su país por los alemanes, se sentirían divididos y menoscabados, podrían reaccionar y levantar el espíritu. Por añadidura, en su apellido mismo de Gaulle convocaba un fondo arcaico, la Galia, que así se denominaba el territorio que habían invadido y sojuzgado los romanos antes de que las invasiones sajonas, los francos en particular, denominaran con su identidad el nombre que quedó para siempre. Apelaba, pues, a una identidad, uno de cuyos requisitos era el nacimiento, nacional por añadidura, que debía ser el ariete contra el enemigo y cuyo núcleo central debía ser recuperado.
     Probablemente esa apelación tuvo efecto, podemos medir sus consecuencias: le daba sentido, creo, nada menos que a la “resistencia” que devolvió el ánimo a ese pueblo después de la derrota. En un poema escrito durante la Resistencia, “El afiche rojo”, Louis Aragon homenajea a un grupo que dio la vida por Francia aclarando que eran “extranjeros sin embargo”. De donde se infiere que el concepto mismo de “franceses y francesas” ordenaba el sentimiento de ese conglomerado cuyos términos convocaban, y convocan, como cuando se dice con tanta frecuencia “argentinas y argentinos”. Pero también da lugar a una expansión, el sentimiento “nacional”, que, a su vez, engendra un modo de pensamiento, el “nacionalismo”, cuya virtud es sintetizar sentimientos y conceptos hasta tal punto que aparece como fondo y por encima de esas invocaciones, muy eficaces en el caso de de Gaulle, un poco menos en la Argentina y en México donde los políticos suelen también empezar sus discursos con ese llamado de atención, aunque luego, casos se han visto, que la “nación” como tal les importa muy poco.
     Breve y provisoria conclusión: puesto que de ahí nace, el nacionalismo descansa sobre la identidad pero, como es sabido, tiene vida propia, se desarrolla y se convierte en doctrina y en comportamiento, a veces con severas incongruencias; una y no trivial, las fuentes en las que bebe para explicarse y fundamentarse: el nacionalismo argentino, en auge y presencia desde 1910 aproximadamente, se apoya en el explícito nacionalismo francés, no surge de las entrañas de una identidad propia, que sería la de los pueblos sojuzgados y destituidos por la invasión pero peor aún es lo que puede haber ocurrido con el nacionalismo francés durante la ocupación alemana y el gobierno de Vichy.
     En Lacombe, Lucien, una película de Louis Malle, hay una escena que lo dice todo: un funcionario vichysta interroga a un hombre que no opone resistencia; nombre, dirección y cuando pregunta por la “nacionalidad” el hombre responde “francés”; el funcionario se encoleriza y le dice: “¿No sabe Ud. que los judíos no son franceses?”; el hombre, el judío, calmo, responde, “oí decir algo parecido”; de inmediato el funcionario toma el teléfono y llama a la Komandantur para avisar que tiene en sus manos a un judío. O sea que si el nacimiento, o sea la nacionalidad no basta –ser judío aunque nacido ahí-, el nacionalismo necesitó en ese caso, paradigmático y muy frecuente en la Francia vichysta, de Alemania para respaldarse. Leer completa la nota
CEA-Madrid 15 de Junio de 2020

1º de Junio 2020 Boletín Nº 211 de la CEAM-memoria

Boletín Nº 211 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página. 211-Boletin Nº 211
Editorial: “
Después de la furia”. Por Enric Juliana
Detrás de la furia hay dos palabras: “Gobierno ilegítimo”.
    
Detrás del pico de crispación de esta semana, -crispación: epidemia que asola la vida pública española desde hace más de treinta años-, está el anatema lanzado desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados durante la tormentosa sesión de investidura de Pedro Sánchez: “Gobierno ilegítimo”. La acusación fue lanzada por Vox, organización política de inspiración trumpista, calificada esta semana por el periódico norteamericano The New York Times como “la peor derecha de la democracia y la más peligrosa”, ante la cual el Partido Popular no quiso, no supo o no pudo trazar una clara línea de separación. En las últimas semanas, en el peor momento de la epidemia, el PP ha acusado al actual Ejecutivo de haberse transformado en una “dictadura constitucional” y de actuar de manera “totalitaria”.
     Las palabras nunca son neutras en política. Tampoco son inocuas en los demás órdenes de la vida. Las palabras pueden pacificar un país, pueden ordenarlo, pueden darle esperanza o pueden incendiarlo. Contra un Gobierno ilegítimo vale todo. Contra una dictadura es legítima la rebelión, incluso una rebelión armada. Contra un régimen totalitario, la desobediencia es una obligación moral. El Gobierno fue declarado “ilegítimo” por buena parte de la oposición durante la primera semana de enero. Esa acusación, jaleada por diversos medios de comunicación, ha calado en determinados sectores de la sociedad –no mayoritarios según todas las encuestas- y en determinados círculos del aparato del Estado. La acusación de ilegitimidad es alimentada, de manera sutil e indirecta, por las posiciones “moderadas” que maniobran entre bastidores para provocar un cambio de alianzas en los próximos meses. Algunos despachos quisieran tener más poder que el Parlamento.
     Acusaciones de ilegitimidad y maniobras orquestales. Dos en uno. Acusaciones de ilegitimidad, maniobras orquestales en la oscuridad y las torpezas de un Gobierno cuyos apoyos parlamentarios son en algunos momentos tan inestables que invitan a la conspiración. Tres en uno. Enero del 2020, ahí empezó una estrategia de la tensión que la epidemia ha multiplicado por 19, hasta extremos que empiezan a resultar insoportables para una mayoría de la sociedad, esencialmente preocupada por la salud y por el retorno a una normalidad averiada. La percepción ciudadana de que la política se ha convertido en uno de los grandes problemas de España no cesa de aumentar. Quizás sea este el principal objetivo de la estrategia de la tensión: acabar de romper los lazos entre política y sociedad. Aplanar la curva de confianza, hasta provocar el derrumbe de un Gobierno libremente elegido por el Parlamento hace seis meses.
     Paradójicamente, en un país tan aparentemente dividido, la implantación del Ingreso Mínimo Vital, medida que hace un año habría levantado una terrible polémica, con severas acusaciones de colectivismo, no ha sido recibida con lanzas guerreras. Es significativo. Nadie quiere enemistarse con las personas que lo han perdido todo. Nadie está muy seguro de lo que pueda pasar mañana. Sólo hay dos datos positivos en el horizonte: la certeza de que la epidemia está siendo dominada y el programa europeo de recuperación. Todo lo demás es ruido y maniobra. Esa es la verdad última de un país que algunos días da miedo. Muchas son las causas, pero dos palabras lo resumen todo: Gobierno ilegítimo.
Fuente: La Vanguardia https://www.lavanguardia.com/politica/20200530/481448546909/enric-juliana-despues-de-la-furia-enfoque.html
CEA-Madrid 31 de Mayo de 2020

20 de Mayo – Boletín Nº 210 de la CEAM. sigue el enlace más abajo

Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.
Boletín Nº 210 Editorial: “Coronavirus y ultraderechas: La hipótesis paranoica” Por Jorge Alemán
Introducción
A la luz del artículo de Jorge Alemán, que hemos propuesto como editorial, pensamos que, el gobierno de los bien llamados populistas como en el caso de España debería hacer desistir al Ministerio de Salud de la Comunidad de Madrid que, sin tener paranoia a las enfermedades, viene diezmando a la sanidad pública desde hace décadas y ahora, por la avidez de la ganancia quiere romper la cuarentena. Disfrazados de demócratas que velan por la salud del mercado, dado que en este momento esa es su paranoia, prefieren exponer al pueblo madrileño a los riesgos de la pandemia. Por JDB-AM
https://www.nodo50.org/exilioargentino/?p=23793

16 mayo boletín 210 de la ceam “Viviendo el distanciamiento social”

Imagen: “Viviendo el distanciamiento social”. (Caranchos sobre postes de alambrado, posiblemente al sur de la Pcia de BsAs)
Boletín Nº 210 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  210-Boletin Nº 210
Editorial: “Coronavirus y ultraderechas: La hipótesis paranoica” Por Jorge Alemán
Introducción
A la luz del artículo de Jorge Alemán, que hemos propuesto como editorial, pensamos que, el gobierno de los bien llamados populistas como en el caso de España debería hacer desistir al Ministerio de Salud de la Comunidad de Madrid que, sin tener paranoia a las enfermedades, viene diezmando a la sanidad pública desde hace décadas y ahora, por la avidez de la ganancia quiere romper la cuarentena. Disfrazados de demócratas que velan por la salud del mercado, dado que en este momento esa es su paranoia, prefieren exponer al pueblo madrileño a los riesgos de la pandemia. por JDB-AM
     ►
Entiendo por hipótesis paranoica, después de Freud y Lacan, más que una realidad clínica, una posición del sujeto, pero también una posición colectiva donde todo es interpretable bajo un mismo signo amenazante. La paranoia es una normalidad que se caracteriza por unificar la realidad bajo el signo de una amenaza que se infiltra, tiene conexiones secretas, quiere quedarse con el tesoro de la nación que es su identidad, que está amenazada como totalidad integra por seres bizarros, a medio hacer, infrahumanos: Castro, comunistas bolivarianos y sus diferentes variantes.
     Esta ultraderecha no es un fenómeno marginal ni residual. Le ha intervenido la agenda a las derechas clásicas, conservadoras y generalmente católicas. Para apreciar una paradoja de los tiempos, recientemente el ultraderechista líder de Vox en España se refirió al Papa Francisco cómo el «ciudadano Bergoglio» para denigrar su jerarquía, mientras que el líder de Unidas Podemos de la coalición de izquierdas, se ampara en el discurso del «Papa Francisco».
     La ventaja de la tonalidad paranoica es construir toda su narrativa política en una permanente imputación al Otro, que es finalmente un extranjero que quiere nuestro Mal.
     La gran novedad que se puede señalar con respecto a la hipótesis paranoica es que por distintas razones históricas se ha vuelto perfectamente combinable, estructuralmente compatible con el espíritu neoliberal del capitalismo actual. Razón por la cual es un grave error, como he venido insistiendo, designar como populistas a estos nuevos neofascismos que se extienden por distintas geografías como garantes del curso neoliberal del mundo.
     El neoliberalismo ha sido permisivo pero a partir de la pospandemia, donde habrá muchísimos sectores que sólo demandarán gasto público, cuidados y protección, en definitiva gastos del Estado, lo que no es útil para la competencia de la vida neoliberal. Aquí es donde la hipótesis paranoica se vuelve una posibilidad a tomar en serio. Por este sesgo la locura puede demostrarse como una realidad efectiva social, que demanda también combinar una dosis de paranoia con la lectura política.
     Las distintas ultraderechas que se preparan en el mundo, provistas en general por jefes y jefas alucinadas no están por fuera de la racionalidad neoliberal sino que son su último reaseguro, si el simulacro democrático no funciona para organizar el caos económico, sanitario y político social después de la pandemia. Que se puede, y muchos calculan, que se está preparando.<
Fuente: Pagina 12
https://www.pagina12.com.ar/263786-coronavirus-y-ultraderechas-la-hipotesis-paranoica

 

CEA-Madrid 15 de Mayo de 2020

1º de Mayo Boletín Nº 209 de la CEAM. 1º mayo 1909 Hacia plaza lorea

Imagen: El 1º de Mayo de 1909, mientras se realizaba una concentración obrera en Plaza Lorea, se produce uno de esos choques. Caen en la jornada varios trabajadores.
Boletín Nº 209 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  209-Boletin Nº 209
Editorial: Tensiones que genera la pandemia” Por Héctor Amichetti
Introducción
Lo que piensa la Comisión CEAM:
O elegimos tutelar a la salud social de la humanidad o los mandantes de la exclusión, como Aznar, Uribe, Trump, Bolsonaro y Macri, se confabularán para arrasar sobre los derechos y las libertades públicas.
¿Por qué?
Porque los derechos y las libertades públicas irritan a los derechos y libertades empresariales de Aznar, Uribe,  Trump, Bolsonaro, Mauricio Macri  … y a sus querubines literarios, como Vargas Llosa.
El Editorial
     Alerta! Los medios masivos de comunicación están infectados de columnistas con mensajes envenenados.
     Algunos son berretas propagandistas de los intereses de sus mandantes, incapaces de disimular su mensaje pago.
     Otros son ilustrados intelectuales cuyo pensamiento resulta útil para dar fundamento ideológico a los factores de poder que se resisten a ceder privilegios.
     Uno de ellos es Loris Zanatta, profesor de historia de la Universidad de Bolonia quien en el transcurso de esta semana escribió en el diario «La Nación» un artículo titulado: «¿Llegó la hora del pensamiento único antiliberal?
     Su texto enciende alarmas por el tono belicista expresado por el Papa en una entrevista publicada en L’Oservattore Romano contra el sistema neoliberal y su esperanza de que las dolorosas consecuencias de la pandemia ayuden a erradicarlo definitivamente.
     La opinión de Francisco «suena a grito de guerra» dice Zanatta mientras reivindica al liberalismo y termina diciendo: «…en un siglo se seguirá estudiando a Adam Smith. ¿Y la Evangilii gaudium? No lo sé». 
     En línea con esa prédica, la Fundación Internacional para la Libertad presidida por el escritor Vargas LLosa, difundió también esta semana un documento en el que denuncia el resurgimiento del estatismo, el intervencionismo y el populismo a ambos lados del Atlantico.
     Ninguna sorpresa!!!
     Apuntan a los gobiernos de Venezuela, Cuba, Nicaragua, México, España y Argentina acusándolos de afectar derechos y libertades individuales al imponer un «modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado».
     Firman entre otros: José María Aznar, Alvaro Uribe Vélez y Mauricio Macri, destacados exponentes del neoliberalismo, ex presidentes retiro efectivo.
     Veamos pues las profundas reflexiones acerca del coronavirus en boca de algunos de los referentes de la ideología neoliberal responsables actualmente de gobernar importantes naciones del mundo.
     El presidente de Brasil Jair Bolsonaro anticipó que sería una «gripecita», el primer ministro británico Boris Johnson acuñó la teoría de «inmunidad de la manada» y terminó siendo uno de los primeros miembros infectados de la manada. El presidente de los Estados Unidos, con más de 50 mil muertos sobre sus espaldas, acaba de proponer la muy científica idea de inyectar desinfectante a los enfermos.
     En la conferencia virtual de los mandatarios del G20, nuestro presidente Alberto Fernández llamó con gran responsabilidad a suscribir un gran pacto global y propuso la creación de un fondo mundial de emergencia humanitaria.
     «Tal vez ésta sea la oportunidad para construir otro país, más justo, más solidario, con más igualdad», fue la reflexión del presidente argentino.
     Similar sentimiento al del Papa Francisco que hace una semana advirtió: «Mientras pensamos en una lenta y ardua recuperación de la pandemia, existe el riesgo de que nos golpee un virus todavía peor, el del egoísmo indiferente».
     «Es tiempo de eliminar desigualdades de reparar la injusticia que mina de raíz la salud de toda la humanidad».
     Desde el día en que sorpresivamente irrumpió en el mundo, la pandemia contamina, mata y agudiza tensiones que anticipan el escenario de disputas que vendrá una vez que se haya alejado.
     Lo cierto es que ya nada será igual.
Fuente: Sindical y Federal
http://sindicalfederal.com.ar/2020/04/28/amichetti-tensiones-que-genera-la-pandemia/
CEA-Madrid 30 de Abril de 2020

16 de Abril 2020 Boletín Nº 208 de la CEAM

Imagen de una de las campañas en redes sociales para agradecer el trabajo de los sanitarios ABC
Boletín Nº 208 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  208-Boletin Nº 208
Editorial: El discurso de la guerra” Por Josep Ramoneda
    
No hay un sujeto político o social que nos desafíe, ni un centro estratégico que dirija las operaciones. Son las leyes de la naturaleza, no las de la historia las que nos interpelan
     Esto no es una guerra, por más que los líderes políticos apelen reiteradamente a ella. Guerra: lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación, dice el diccionario. Estamos combatiendo una epidemia, apelar a la guerra es una forma de humanización del virus. No hay un sujeto político o social que nos desafíe, ni un centro estratégico que dirija las operaciones. Son las leyes de la naturaleza, no las de la historia, las que nos interpelan. El conocimiento lo aporta la ciencia, a la política corresponde tomar las decisiones. Evidentemente, estas tienen que atender múltiples razones —sanitarias, económicas, sociales—.
     Pero hablar de guerra es transferir el problema al ámbito de la confrontación política. Es lo que hace Donald Trump cuando identifica la Covid-19 como virus chino. Ya ha señalado al enemigo.
     Pero hay más, el discurso de la guerra es contradictorio con el principio moral en el que se apoyan nuestros dirigentes: la prioridad absoluta, dicen, es salvar vidas y proteger a los más vulnerables. Esta no es la ley de la guerra.
     En la guerra el cálculo de muertos es en función de los objetivos. Hay que sacrificar las vidas necesarias para conseguir la victoria. Hablar de guerra contra la Covid-19 es dar la razón a Donald Trump, cuando coloca el nivel de riesgo —es decir, el número asumible de muertos— en función de no debilitar la potencia económica y geopolítica del país. Esto sí que es una guerra, pero no contra el virus. Y no creo que sea a la que nos convocan los líderes europeos, que nos imponen durísimas restricciones, a riesgo de una larga crisis económica y social, apelando a un principio de solidaridad entre los ciudadanos que, por cierto, olvidaron en sus oraciones al afrontar la crisis de 2008.
     El discurso de la guerra tiene todavía otra deriva alarmante: alimenta la fantasía autoritaria. Cada vez que veo a un ministro del Gobierno informando flanqueado por galones y medallas militares y policiales me da un cierto escalofrío. ¿Es necesaria esta escenografía en un momento en que se pone, con enorme ligereza, a China como modelo y en que la derecha autoritaria espera paciente el día después para capitalizar el miedo en Europa? Es obvio que todas las instituciones del Estado deben colaborar en la erradicación de la epidemia. Pero ¿qué aportan las escenificaciones y apelaciones patrióticas en un momento en que la ciudadanía vive apurada por una situación extrema que nos obliga a separarnos de los demás, como paradójica forma de estar unidos? Se nos han recortado libertades fundamentales, nadie ha chistado porque somos conscientes del riesgo. Pero el día después habrá que elaborar lo vivido, hacer efectivo el rescate prometido y recuperar la libertad. Los mensajes equívocos y los incumplimientos serán un valioso capital para el autoritarismo.<
Fuente: El País
https://elpais.com/elpais/2020/03/25/opinion/1585138497_451554.html
CEA-Madrid 15 de Abril de 2020