25 de Febrero – La quema de la bandera. Episodio #22 de las «Memorias de un niño peronista» de Teodoro Boot.

peron-plaza-fuegoCarlitos Culacciati rescató al pavo milagrosamente ileso de entre las ruedas del Leyland, y lo llevó triunfante de regreso, escoltado de cerca por su hermano Alberto.
Cuando el grupo, siempre liderado por los Culacciati, llegó hasta el bar, Pablito Serún aun yacía desmayado en la vereda. Adentro, junto al mostrador, el doctor Rofo amonestaba a De Santis, que había colgado el auricular del teléfono. Más allá, en la mesa de la ventana de Gavilán, Friedman sufría un acceso alérgico, tenía la cara llena de motitas rojas y echaba chorros de agua por los orificios de la nariz.
El doctor protestaba, indignado.
–Esas no son bromas para hacer, caballero.
De Santis asentía, cabizbajo.
–La broma me la hicieron a mí –decía, débilmente.
–Pero en vez de pasarme el teléfono para que pudiera levantar en peso a ese irresponsable que se hace pasar por el Tirano, usted no tiene mejor ocurrencia que cortar la comunicación.
Luego de esquivar el cuerpo de Pablito, el grupo de corredores entró al bar. Carlitos Culacciati alzó el pavo por encima de su cabeza.>
Fuente: Revista ZOOM
http://revistazoom.com.ar/la-quema-de-la-bandera/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.