4 de Enero – La vergüenza de la ayuda pública. Por: Lic. Alejandro Marcó del Pont

Con “Las Leyes de Pobres” de 1834, se sometió a un grupo social a condiciones degradantes y crueles, inspirada en una ideología que consideraba al necesitado, delincuente, vicioso, inútil. Las leyes hacían referencia a toda una serie de normas y prácticas que, conjuntamente, formaban un sistema de ayuda legal a los pobres ingleses financiado con impuestos. ¡Con mis impuestos!
En la actualidad resulta que los pobres, los desempleados, los jubilados, los que aportaron impositivamente, los que apostaron a creer en la solidaridad intergeneracional y que el estado tiene que asistir por eventualidades coyunturales, reaparecen como perezoso, improductivos, inmorales, choriplaneros o vagos. Los vividores de Estado.>
Fuente: La Insuperable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.