9 de Noviembre – Un arroyo que desobedece al consentimiento humano. Por J D Barboza.

https://www.cronista.com/__export/1565347120452/sites/diarioelcronista/img/2019/08/09/vlcsnap-2019-08-09-07h31m16s633.jpg_258117318.jpgImagen: La Inundación de la que hablaba Macri
Lo vi por c5n hace un par de días.  No le presté mucha atención porque yo viví muchos años en calle Córdoba y Fitz Roy, esquina muy cercana a la avenida Juan B. Justo y recuerdo las inundaciones del Maldonado, los Fiat flotando, todo un mar y hasta con olas!!! por algo desde siempre en todas los portales teníamos compuertas porque las inundaciones eran habituales en Villa Crespo.
Hace unos días el presidente Macri después de haber ordenado unas reparaciones en el alcantarillado sentenciaba a los gritos que no se iba a inundar nunca más… profiriendo un “¡carajo!” estrepitoso.
Ante esas notables expresiones de un presidente cabe preguntarse a quienes dirigía ese “carajo” furioso. Todo un fenómeno, diríamos entonces de chaleco. A primera vista esa bravata contaba con la atención desprevenida de sus devotos partidarios; entusiasmados y siempre dispuestos a digerir sus enojos elusivos aunque fueran tratados como dóciles emisarios de “un carajo” para la ocasión.
Pero como se debe  deducir que no es a ellos a quienes se dirigía, porque “respetuosamente coloquial” y solo les confería el papel de palo blanco,  copleros. Arriero y rebaño.
Acostumbrados a festejar falsas promesas. Insultos, calumnias y casos fraguados… convertidos en espectadores gozosos de cualquier linchamiento…
La ley o prueba medieval de ”ordalía” vendría bien para aplicarle a este presidente  “si caminas por el Maldonado y no te hundes, ¡prisión preventiva!“
Agradecemos la colaboración de Justo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.