Archivo de la etiqueta: España

1 julio 2020 Boletín Nº 213 de la CEAM. Las verdaderas ideas de Belgrano

Boletín Nº 213 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  213-Boletin Nº 213
Editorial: “Sobre la tergiversación de la historia”.Por Araceli Bellotta
     Las verdaderas ideas de Belgrano. Vieja costumbre la de la oligarquía local y sus esbirros de tergiversar la historia para conservar sus privilegios de generación en generación. El maestro fue Bartolomé Mitre, quien suele figurar en las academias como el introductor del método científico en la investigación de la historia, el mismo que inauguró la dependencia de la Nación a costa de eliminar caudillos en los albores de lo que también la academia llama la “organización nacional”, y el mismo que dibujó un Manuel Belgrano como parte de una clase ilustrada que había dirigido la Revolución de Mayo, con un pueblo que asistía nada más que con su fervor a la causa.
     A doscientos años de la muerte de Belgrano, los pseudo seguidores de Mitre insisten en desdibujarlo y tironear de su pensamiento, resaltando su apoyo a la agricultura para reforzar la grieta que ellos mismos impusieron allá por 2008, cuando la Resolución 125 no hizo más que seguir el pensamiento del prócer, el mismo que hablaba de promover la educación, sobre todo a los más pobres, para que pudieran adquirir herramientas que les procurase su sustento.
►El que defendía el medio ambiente predicando que estaba mal talar los bosques indiscriminadamente.
►El que instaba a asistir a las mujeres, “sexo en este país, des­graciado, y expuesto á la miseria y desnudez, a los horrores de la ham­bre”.
     Seguramente, entonces, en el comienzo del siglo XXI, Belgrano habría dicho lo mismo que Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta que hacía apenas tres meses que había asumido, cuando les preguntaba de dónde saldría el dinero para asistir a quienes lo necesitaban sino era de los que más habían acumulado.
     Porque es verdad que como buen fisiócrata, Belgrano decía que la agricultura es “la única fuente absoluta e independiente de las riquezas”, pero también agregaba que era necesario que la tierra fuera propiedad de quienes la trabajaban.
     Así lo escribió en El Correo de Comercio, cuando hacía menos de un mes que se había producido la Revolución: “Cuando vemos a nuestros labradores en la mayor parte llenos de miseria e infelicidad, que una triste choza apenas les liberta de las intemperies; que en ellas moran padres e hijos; que la desnudez está representada en toda su extensión, no podemos menos que fijar el pensamiento para indagar las causas de tan deplorable desdicha”. Y con mucha claridad agregaba: “Sí; la falta de propiedad trae consigo el abandono, trae la aversión a todo trabajo; porque el que no puede llamar suyo a lo que posee que en consecuencia no puede disponer […]; el que no puede consolarse de que al cerrar los ojos deja un establecimiento fijo a su amada familia, mira con tedio el lugar ajeno, que la indispensable necesidad le hace buscar para vivir… De aquí resulta que se contenta, si se dedica a algún cultivo, con que le satisfaga sus primeras necesidades; no trata de adelantar un paso, nada de mejoras, porque teme que el propietario se quede con ellas…”
    
Y concluía: “Esto es muy sabido, como lo es que no ha habido quien piense en la felicidad del género humano que no haya traído a consideración la importancia de que todo hombre sea un propietario, para que se valga a sí mismo y a la sociedad: por eso se ha declamado tan altamente, a fin de que las propiedades no recaigan en pocas manos, y para evitar que sea infinito el número de no propietarios: esta ha sido materia de las meditaciones de los sabios economistas en todas las naciones ilustradas, y a cuyas reflexiones han atendido los gobiernos, conociendo que es uno de los fundamentos principales, sino el primero, de la felicidad de los estados”.
    
Es que da vergüenza que quienes defienden hoy la acumulación desmedida, ocultan la corrupción y el robo perpetrado durante los últimos cuatro años, celebran el endeudamiento fraudulento que condena hoy al pueblo argentino, naturalizan la fuga de capitales, y se hacen los distraídos con la forma mafiosa en que ejercieron el gobierno mediante espías y jueces comprados, se atrevan a hablar en nombre de Belgrano y de la Patria.>
Fuente: Pagina 12
CEA-Madrid 30 de Junio de 2020

 

16 de Junio 2020 Boletín Nº 212 de la CEAM

 Imagen: Aviones de la marina y algunos de la aeronáutica, se dirigieron desde distintas bases hacia la capital federal. En el fuselaje estaba dibujada una cruz y una V, el logo de Cristo vence. Cada avión llevaba dos bombas y se dirigían en varias oleadas hacia la Plaza de Mayo.
———————————————-

Boletín Nº 212 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  212-Boletin Nº 212
Editorial: “Argentino hasta la muerte”. Por Noé Jitrik
     ¿Cómo se constituye una identidad en forma reconocible? ¿Pueden separarse las nociones de identidad y nacionalismo? ¿Y cómo se resignifican estas nociones, históricamente dadas, en un mundo globalizado y con un desborde tecnológico que tiende a homogeneizar todos los procesos, económicos, sociales, culturales? Noé Jitrik reflexiona en este artículo sobre identidad y nacionalismo, siguiendo los rastros de la influencia francesa en el pensamiento argentino.
Qué acierto el del General De Gaulle cuando iniciaba sus discursos apelando a “francesas y franceses”! Iba al corazón del problema pues esas francesas y franceses, que se sentían tales pero que, ocupado su país por los alemanes, se sentirían divididos y menoscabados, podrían reaccionar y levantar el espíritu. Por añadidura, en su apellido mismo de Gaulle convocaba un fondo arcaico, la Galia, que así se denominaba el territorio que habían invadido y sojuzgado los romanos antes de que las invasiones sajonas, los francos en particular, denominaran con su identidad el nombre que quedó para siempre. Apelaba, pues, a una identidad, uno de cuyos requisitos era el nacimiento, nacional por añadidura, que debía ser el ariete contra el enemigo y cuyo núcleo central debía ser recuperado.
     Probablemente esa apelación tuvo efecto, podemos medir sus consecuencias: le daba sentido, creo, nada menos que a la “resistencia” que devolvió el ánimo a ese pueblo después de la derrota. En un poema escrito durante la Resistencia, “El afiche rojo”, Louis Aragon homenajea a un grupo que dio la vida por Francia aclarando que eran “extranjeros sin embargo”. De donde se infiere que el concepto mismo de “franceses y francesas” ordenaba el sentimiento de ese conglomerado cuyos términos convocaban, y convocan, como cuando se dice con tanta frecuencia “argentinas y argentinos”. Pero también da lugar a una expansión, el sentimiento “nacional”, que, a su vez, engendra un modo de pensamiento, el “nacionalismo”, cuya virtud es sintetizar sentimientos y conceptos hasta tal punto que aparece como fondo y por encima de esas invocaciones, muy eficaces en el caso de de Gaulle, un poco menos en la Argentina y en México donde los políticos suelen también empezar sus discursos con ese llamado de atención, aunque luego, casos se han visto, que la “nación” como tal les importa muy poco.
     Breve y provisoria conclusión: puesto que de ahí nace, el nacionalismo descansa sobre la identidad pero, como es sabido, tiene vida propia, se desarrolla y se convierte en doctrina y en comportamiento, a veces con severas incongruencias; una y no trivial, las fuentes en las que bebe para explicarse y fundamentarse: el nacionalismo argentino, en auge y presencia desde 1910 aproximadamente, se apoya en el explícito nacionalismo francés, no surge de las entrañas de una identidad propia, que sería la de los pueblos sojuzgados y destituidos por la invasión pero peor aún es lo que puede haber ocurrido con el nacionalismo francés durante la ocupación alemana y el gobierno de Vichy.
     En Lacombe, Lucien, una película de Louis Malle, hay una escena que lo dice todo: un funcionario vichysta interroga a un hombre que no opone resistencia; nombre, dirección y cuando pregunta por la “nacionalidad” el hombre responde “francés”; el funcionario se encoleriza y le dice: “¿No sabe Ud. que los judíos no son franceses?”; el hombre, el judío, calmo, responde, “oí decir algo parecido”; de inmediato el funcionario toma el teléfono y llama a la Komandantur para avisar que tiene en sus manos a un judío. O sea que si el nacimiento, o sea la nacionalidad no basta –ser judío aunque nacido ahí-, el nacionalismo necesitó en ese caso, paradigmático y muy frecuente en la Francia vichysta, de Alemania para respaldarse. Leer completa la nota
CEA-Madrid 15 de Junio de 2020

1º de Junio 2020 Boletín Nº 211 de la CEAM-memoria

Boletín Nº 211 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página. 211-Boletin Nº 211
Editorial: “
Después de la furia”. Por Enric Juliana
Detrás de la furia hay dos palabras: “Gobierno ilegítimo”.
    
Detrás del pico de crispación de esta semana, -crispación: epidemia que asola la vida pública española desde hace más de treinta años-, está el anatema lanzado desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados durante la tormentosa sesión de investidura de Pedro Sánchez: “Gobierno ilegítimo”. La acusación fue lanzada por Vox, organización política de inspiración trumpista, calificada esta semana por el periódico norteamericano The New York Times como “la peor derecha de la democracia y la más peligrosa”, ante la cual el Partido Popular no quiso, no supo o no pudo trazar una clara línea de separación. En las últimas semanas, en el peor momento de la epidemia, el PP ha acusado al actual Ejecutivo de haberse transformado en una “dictadura constitucional” y de actuar de manera “totalitaria”.
     Las palabras nunca son neutras en política. Tampoco son inocuas en los demás órdenes de la vida. Las palabras pueden pacificar un país, pueden ordenarlo, pueden darle esperanza o pueden incendiarlo. Contra un Gobierno ilegítimo vale todo. Contra una dictadura es legítima la rebelión, incluso una rebelión armada. Contra un régimen totalitario, la desobediencia es una obligación moral. El Gobierno fue declarado “ilegítimo” por buena parte de la oposición durante la primera semana de enero. Esa acusación, jaleada por diversos medios de comunicación, ha calado en determinados sectores de la sociedad –no mayoritarios según todas las encuestas- y en determinados círculos del aparato del Estado. La acusación de ilegitimidad es alimentada, de manera sutil e indirecta, por las posiciones “moderadas” que maniobran entre bastidores para provocar un cambio de alianzas en los próximos meses. Algunos despachos quisieran tener más poder que el Parlamento.
     Acusaciones de ilegitimidad y maniobras orquestales. Dos en uno. Acusaciones de ilegitimidad, maniobras orquestales en la oscuridad y las torpezas de un Gobierno cuyos apoyos parlamentarios son en algunos momentos tan inestables que invitan a la conspiración. Tres en uno. Enero del 2020, ahí empezó una estrategia de la tensión que la epidemia ha multiplicado por 19, hasta extremos que empiezan a resultar insoportables para una mayoría de la sociedad, esencialmente preocupada por la salud y por el retorno a una normalidad averiada. La percepción ciudadana de que la política se ha convertido en uno de los grandes problemas de España no cesa de aumentar. Quizás sea este el principal objetivo de la estrategia de la tensión: acabar de romper los lazos entre política y sociedad. Aplanar la curva de confianza, hasta provocar el derrumbe de un Gobierno libremente elegido por el Parlamento hace seis meses.
     Paradójicamente, en un país tan aparentemente dividido, la implantación del Ingreso Mínimo Vital, medida que hace un año habría levantado una terrible polémica, con severas acusaciones de colectivismo, no ha sido recibida con lanzas guerreras. Es significativo. Nadie quiere enemistarse con las personas que lo han perdido todo. Nadie está muy seguro de lo que pueda pasar mañana. Sólo hay dos datos positivos en el horizonte: la certeza de que la epidemia está siendo dominada y el programa europeo de recuperación. Todo lo demás es ruido y maniobra. Esa es la verdad última de un país que algunos días da miedo. Muchas son las causas, pero dos palabras lo resumen todo: Gobierno ilegítimo.
Fuente: La Vanguardia https://www.lavanguardia.com/politica/20200530/481448546909/enric-juliana-despues-de-la-furia-enfoque.html
CEA-Madrid 31 de Mayo de 2020

16 mayo boletín 210 de la ceam “Viviendo el distanciamiento social”

Imagen: “Viviendo el distanciamiento social”. (Caranchos sobre postes de alambrado, posiblemente al sur de la Pcia de BsAs)
Boletín Nº 210 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  210-Boletin Nº 210
Editorial: “Coronavirus y ultraderechas: La hipótesis paranoica” Por Jorge Alemán
Introducción
A la luz del artículo de Jorge Alemán, que hemos propuesto como editorial, pensamos que, el gobierno de los bien llamados populistas como en el caso de España debería hacer desistir al Ministerio de Salud de la Comunidad de Madrid que, sin tener paranoia a las enfermedades, viene diezmando a la sanidad pública desde hace décadas y ahora, por la avidez de la ganancia quiere romper la cuarentena. Disfrazados de demócratas que velan por la salud del mercado, dado que en este momento esa es su paranoia, prefieren exponer al pueblo madrileño a los riesgos de la pandemia. por JDB-AM
     ►
Entiendo por hipótesis paranoica, después de Freud y Lacan, más que una realidad clínica, una posición del sujeto, pero también una posición colectiva donde todo es interpretable bajo un mismo signo amenazante. La paranoia es una normalidad que se caracteriza por unificar la realidad bajo el signo de una amenaza que se infiltra, tiene conexiones secretas, quiere quedarse con el tesoro de la nación que es su identidad, que está amenazada como totalidad integra por seres bizarros, a medio hacer, infrahumanos: Castro, comunistas bolivarianos y sus diferentes variantes.
     Esta ultraderecha no es un fenómeno marginal ni residual. Le ha intervenido la agenda a las derechas clásicas, conservadoras y generalmente católicas. Para apreciar una paradoja de los tiempos, recientemente el ultraderechista líder de Vox en España se refirió al Papa Francisco cómo el «ciudadano Bergoglio» para denigrar su jerarquía, mientras que el líder de Unidas Podemos de la coalición de izquierdas, se ampara en el discurso del «Papa Francisco».
     La ventaja de la tonalidad paranoica es construir toda su narrativa política en una permanente imputación al Otro, que es finalmente un extranjero que quiere nuestro Mal.
     La gran novedad que se puede señalar con respecto a la hipótesis paranoica es que por distintas razones históricas se ha vuelto perfectamente combinable, estructuralmente compatible con el espíritu neoliberal del capitalismo actual. Razón por la cual es un grave error, como he venido insistiendo, designar como populistas a estos nuevos neofascismos que se extienden por distintas geografías como garantes del curso neoliberal del mundo.
     El neoliberalismo ha sido permisivo pero a partir de la pospandemia, donde habrá muchísimos sectores que sólo demandarán gasto público, cuidados y protección, en definitiva gastos del Estado, lo que no es útil para la competencia de la vida neoliberal. Aquí es donde la hipótesis paranoica se vuelve una posibilidad a tomar en serio. Por este sesgo la locura puede demostrarse como una realidad efectiva social, que demanda también combinar una dosis de paranoia con la lectura política.
     Las distintas ultraderechas que se preparan en el mundo, provistas en general por jefes y jefas alucinadas no están por fuera de la racionalidad neoliberal sino que son su último reaseguro, si el simulacro democrático no funciona para organizar el caos económico, sanitario y político social después de la pandemia. Que se puede, y muchos calculan, que se está preparando.<
Fuente: Pagina 12
https://www.pagina12.com.ar/263786-coronavirus-y-ultraderechas-la-hipotesis-paranoica

 

CEA-Madrid 15 de Mayo de 2020

16 de Marzo 2020 Boletín Nº 206 de la CEAM- Mes de la Memoria Verdad Justicia

Boletín Nº 206 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  206-Boletin Nº 206
Editorial: “La democracia en los tiempos del pánico”
Por E. Raúl Zaffaroni y Guido Risso
Introducción
En nombre de la democracia los gobiernos de los estados liberales pueden rentabilizar cualquier método de seguridad. Verdaderamente el sistema capitalista no tiene otra oferta que la del privilegio y la exclusión Por JDB
Por E. Raúl Zaffaroni y Guido Risso*
    
La irrupción del coronavirus ha desatado un clima de pánico y alarma global similar al vivido luego del atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 en los EEUU, en donde la vida de cualquier persona pendía de un hilo frente al peligro inminente de nuevos ataques terroristas masivos.
     Actualmente, pareciera que si no cedemos ciertos derechos y no restringimos algunas libertades, el coronavirus arrasará con todos nosotros.
     En estas circunstancias cuasi-apocalípticas, nuestra intención es solo analizar cierto peligro que la situación podría representar precisamente sobre nuestras libertades, pues si a nivel global las democracias -desde hace tiempo- vienen experimentando una progresiva fragilidad, la brutal irrupción del coronavirus puede significar un nuevo impacto sobre ellas mediante el regreso de viejas prácticas propias de los Estados de policía, en los cuales no hay límites normativos que detengan el avance sobre los derechos y las garantías de las personas y los pueblos.
     Estas palabras dejan de ser una mera predicción académica, desde el preciso momento en que varios países europeos de basta tradición constitucional, están adoptando directamente medidas penales para controlar la propagación del virus. Es decir, están aplicando fuertes controles policiacos y hasta penas de prisión para quienes no cumplan con ciertas disposiciones u ordenes administrativas.
     El punto es que ante este tipo de situaciones criticas debemos estar especialmente atentos al resurgimiento de ciertos discursos que, legitimados frente a una gran amenaza que pone en riesgo a la humanidad, relativizan la distinción entre Estado de policía y Estado de Derecho.
    Lamentablemente, los discursos regresivos en materia de derechos y libertades no son para nada originales, basta con recordar que en los últimos siglos se han invocado toda clase de amenazas que ponían en riesgo a la humanidad para justificar el ejercicio de poder y control social: desde el diablo y las brujas al comunismo internacional, desde una amenaza nuclear al terrorismo islámico. A través de ellos se legitimó el avasallamiento sobre la libertad, la intimidad e incluso la vida misma de las personas.
     Sucede que históricamente todo avance autoritario busca una amenaza a la cual primero magnifica y luego manifiesta que es necesario contenerla de un modo u otro a fin de proteger a la humanidad.
     Se advierte aquí una característica definitoria del autoritarismo, el cual mantiene siempre la misma estructura, pero cada determinada cantidad de tiempo remplaza la vieja amenaza por una nueva para legitimar la transgresión de los límites constitucionales.
     Lo relevante de este mecanismo de control social no es que se repita a lo largo del tiempo, sino que funcione en el marco de las democracias constitucionales, es decir, dos siglos de constitucionalismo y todo un desarrollo global en materia de derecho internacional de los derechos humanos no han sido suficientes para detener estos avances contra las Constituciones.
     En síntesis: siempre a una amenaza le seguirá otra, el punto es que el Estado de derecho, el constitucionalismo y las democracias no cedan ante ellas.
Fuente: La Tecla Eñe
CEA-Madrid 15 de Marzo de 2020

1º de Febrero 2020 Boletín Nº 203 de la CEAM

Boletín Nº 203 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Agentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  203-Boletin Nº 203
Editorial: Introducción El gobierno nacional dispuso que 2020 sea el “Año del General Manuel Belgrano”, por cumplirse 250 años de su nacimiento y 200 de su muerte”
 “María Seoane, Felipe Pigna, Alberto Lettieri, Mario Rapoport y Alberto Sileoni, entre otros, son parte del homenaje
El hombre que pensó la Argentina. Felipe Pigna
    
El creador de la bandera nacional fue también un gran estadista, precursor de la igualdad entre hombres y mujeres, militante de la educación del pueblo, defensor de los habitantes originarios, revolucionario de Mayo y guerrero de la independencia.
     En estos días de tanta discusión y poco debate se hace necesario recurrir a aquellos que pensaron el país antes que nosotros. Repasar las ideas de uno de nuestros padres fundadores, el primero que pensó económicamente estas tierras, a las que soñó distintas, prósperas y justas.
     Se llamaba Manuel Belgrano y había nacido en Buenos Aires el 3 de junio de 1770. Estudió en el Colegio de San Carlos y luego en España, Leer completo
“Territorio en ebullición” Alberto Lettier
    
Los intentos de Napoleón por dominar Europa favorecieron los sueños independentistas de las colonias españolas. En esos tiempos, se gestó y se defendió la Revolución de Mayo.
     Entre 1800 y 1820 el contexto político internacional dio un giro decisivo. En los inicios del período, la expansión napoleónica estaba en pleno auge, provocando profundos cambios en el contexto europeo. Varias monarquías y principados cambiaron de manos, en beneficio de parientes o de actores que contaban con el favor de Napoleón. Europa se asemejaba a una coctelera, con Estados que sufrían redefiniciones territoriales, cambios en sus autoridades o que, directamente, eran borrados del mapa.
     Las consecuencias de este arrebatador proceso excedieron largamente al continente europeo, ya que varias de sus naciones eran importantes imperios coloniales que extendían sus dominios a lo largo del planeta.> Leer completo
Pionero del aula. Alberto Sileoni
    
Se anticipó en la comprensión de la importancia estratégica del conocimiento y la enseñanza universal. Abrió las escuelas a sujetos pedagógicos excluidos, como las mujeres, los desposeídos, los indios y los huérfanos.
     “A Belgrano lo tapó la bandera”, afirmaba con claridad y humor el excelente historiador Salvador Ferla, porque consideraba que su participación en la creación de la enseña nacional había escondido una biografía muy generosa en decisiones políticas y actos de servicio y amor a su patria. Absurdas simplificaciones de la historia. Don Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació en 1770, octavo hijo de los dieciséis que tuvieron sus padres, un italiano y una criolla hija de santiagueños; fue el responsable del primer proyecto de enseñanza estatal, gratuita y obligatoria que hubo en nuestro país.> Leer completo
CEA-Madrid 31 de Enero de 2020

16 de Enero 2020 Boletín Nº 202 de la CEAM.

Boletín Nº 202 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  202-Boletin Nº 202
Editorial: Desidia, odio sectario, falta de respeto, Incompetencia…
Introducción. Por JDB.
Salta así una verdad oculta, botada y, tal vez, para quemar luego como basura podrida, para olvidar y borrar de la historia.
    
Políticos de Cambiemos y amplios sectores de la sociedad civil nunca soportaron que se investiguen pormenores de los años de dictadura, conscientes de que algo les delataría, por indiferencia, cuando no por complicidad.
    
El ministro Agustín Rossi ordenó realizar una auditoría en el Edificio Libertador y encontraron parte del archivo de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario abandonado y dañado en un subsuelo. Se trata de informes administrativos corrientes, pero Rossi remarcó que esa información «puede ser necesitada, solicitada o buscada por la Justicia o por alguien en determinado momento”.
     Parte del archivo de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario del Ministerio de Defensa fue encontrado abandonado y dañado en un subsuelo del Edificio Libertador, que se encontraba inundado. El hallazgo fue producto de una auditoría interna. “Sorprende la desidia con la que se manejó la gestión anterior”, sostuvo el ministro Agustín Rossi en en relación a su antecesor en el cargo, Oscar Aguad. «Si tenés una habitación destinada a archivo y la tenés inundada, digamos que es sorprendente», completó en diálogo con este diario.
     Durante los primeros días de su gestión, Rossi ordenó a personal de mantenimiento del Ministerio a que «audite el estado del edificio, ya que a simple vista me pareció que no estaba en buen estado». Durante esa auditoría, en la que se encontraron “vidrios rotos y la plaga de murciélagos que de por sí sufre el edificio, fuera de control» en las instalaciones de la sede de Defensa, el personal a cargo dio con las cajas y cajas de archivos dañados. Declaraciones a radio El Destape.
     Desde la cartera informaron que se está analizando la documentación dañada, pero que hasta ahora se trata de informes administrativos de gestiones corrientes de la dirección de Derechos Humanos y de la Dirección General de Administración: expedientes destruidos y con moho, archivos deteriorados, describieron desde la cuenta de Twitter del MInisterio.
     Por ahora no encontraron documentación sensible entre el archivo arruinado, admitieron. No obstante, aclaró Rossi, “independientemente de que sea información ordinaria, si uno la archiva es porque puede ser necesitada, solicitada o buscada por la Justicia o por alguien en determinado momento”.
     Todas las cajas con documentación que permanecían guardadas en la habitación inundada, ubicada en el tercer subsuelo del Edificio Libertador, fueron trasladadas a otra dependencia. Se está revisando «qué se puede rescatar, si hay algun archivo de importancia sensible, y evaluando las condiciones de reparación de la gotera», completó el ministro.
     “Esto demuestra la desidia absoluta con la que trabajaron” durante la gestión de Cambiemos que al frente de Defensa tuvo al ex diputado radical Aguad, evaluó Rossi, quien aseguró que el Edificio Libertador está “más venido a menos” de lo que lo dejó tras su primer mandato como ministro, culminado en 2015.
https://www.pagina12.com.ar/241679-la-desidia-del-macrismo-con-el-archivo-del-ministerio-de-def
CEA-Madrid 15 de Enero de 2020

1º de Enero 2020 Boletín Nº 201 de la CEAM.


Boletín Nº 201 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página. 201-Boletin Nº 201
Editorial: «Querido gorilita». Por Marcelo Rudaeff (Rudy).
Querido Gori:
     Disculpame que no te haya escrito antes. La verdad es que durante los últimos cuatro años intenté hacerlo varias veces, pero no quise interrumpir tus festejos.Sé que la “Revolución de la Alegría” fue intensa mientras duró, y entiendo que veas esto que está pasando ahora como la «reacción conservadora” , o como el «paso atrás” (del que hablaba Lenín) luego de los dos pasos adelante que el incomprendido subcomandante Mauricio nos legó.
     Por otra parte, temí, quizás erróneamente, que el hecho de que haya sido la misma persona dueña del sillón, la banda, el bastón y el correo conspirase contra la llegada de mi misiva. No importa, hagamos borrón y cuenta nueva. O, como diría tu líder, “Borrón acá, y cuenta nueva en Panamá”.
     Entiendo tu malestar actual: los populistas están desarmando, en pocas semanas, lo que llevó cuatro años de esfuerzo construir. ¡No les fue fácil lograr que la gente entendiera que no tenía derecho a llamar “salario” a un costo social! Tampoco entendían que estaba mal llamar “salud pública” a una “inversión en profesionales, hospitales y fármacos” que el Estado había ejercido durante 12 años amenazando de esta manera la independencia de los ciudadanos. Recién con el arribo al poder de MM, pudieron elegir si querían estar sanos o enfermos, sin otra voluntad que la de sus billeteras.
     Encima, los populistas insistían en educar a la gente. Seguro que pensás que eso en sí mismo no está mal, ya que es enseñarles a conocer sus límites. Pero nunca aceptarás que sea a costa del Estado, que tendría que distraerse de su misión específica: ayudar al crecimiento de todas y todos por igual; o sea, que los pobres sean más pobres y los ricos, más ricos. ¡Esa es la verdadera “movilidad social ascendente”, no? Pero no. Según tus valores, los populistas deterioran la sociedad intentando que los pobres sean menos pobres, y los ricos, menos ricos. ¡Siempre menos, ellos, siempre menos!
     Quizá yo esté equivocado o influido por opiniones extrañas a tu sentir, lo reconozco. No sé, hay algo dentro de mí, quizás en mi cabeza, en mi corazón, en mi estómago o en mi heladera, que me lleva a detestar la obra de tu subcomandante Mauri y su fiel ladera, «LaPatrieselotro”, que nunca renunció a sus banderas «setentistas» (casi consiguen llevar al dólar a 70, de 10 pesos que estaba en 2015). Los veo casi como terroristas… Bueno, ¡de terror…!
     Entiendo tus razones, aunque no las comparta. Mi sentir me impide coincidir con vos, ¿Será mi ADN –“Ahora Dominan los Negros”, según un “científico” de los tuyos– el que me lleva a simpatizar con el nuevo gobierno? Creo que sí.
     Pero en esta verdadera lucha interna entre la inteligencia y la estupidez, me he dado cuenta de que tengo que ayudarte a terminar de una buena vez con el populismo. Te sugiero varias medidas:
* Si sos jubilado, no aceptes el bono. Eso elevaría el consumo y les haría creer que hacen la cosas bien.
* Si tenés una jubilación de ama de casa, devolvela diciendo: “¡Tomá, Yegua, no quiero nada esa limosna!”.
* No aceptés ninguna rebaja en los medicamentos: pagalos el doble y decile al farmacéutico: «Yo me merezco pagar lo que valen».
* Renunciá a todo tipo de subsidio a la luz, el gas o lo que sea, al grito de «¡Mi dignidad no se vende!».
* Si trabajás a sueldo, no aceptes tu aguinaldo (que lo otorgó Perón); y si te vas de vacaciones, obligalos a que te descuenten esos días. ¡Que no se aprovechen de tu trabajo! ¡Es tu derecho!
* Si sos empresario, aumentales el sueldo al triple a tus empleados. Deciles: «¡Yo puedo darles mucho más dinero que esos sucios populistas!».
* Enfermate, así en las estadísticas da que empeoró la salud de la población.
* Comé y convidá a tus cercanos cosas muy grasosas y sin vitaminas, para que en las investigaciones sociales dé que los argentinos cada vez comemos peor por culpa de los peronistas.
* Leé Página/12 (suscribite, para que sepan quién sos) o escuchá la 750 AM, así te enterás, por los mismos populistas, de las barbaridades que están haciendo; y nadie te podrá decir: «¿De dónde sacaste eso?».
Y, por último:
     En las próximas elecciones ¡Votá al peronismo! Porque, como dicen algunos de la fake-left : «Cuanto peor, mejor».
@humorista Rudy
Fuente: Pagina 12
https://www.pagina12.com.ar/239068-querido-gorilita
CEA-Madrid 31 de Diciembre de 2019

16 de Nov.2019 Boletín Nº 198 de la CEAM-20 N combate de la vuelta de obligado

AVISOS DE LA CEAM
15 de Noviembre – Aviso a nuestros suscriptores y lectores. Por Redacción de la CEAM
Estimados suscriptores y lectores de nuestro boletín, por razones técnicas, no podemos hacer nuestro envío masivo mediante correo electrónico. Rogamos puedan difundir el este boletín, a compañeros, amigos y simpatizantes a través de la pagina Web de la CEAM.
Madrid 15 de Noviembre 2019
———————————-oOo——————————-.———
Boletín Nº 198 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  198-BOLETIN Nº 198
Editorial: Sin árbol, sombra ni abrigo” Por Teodoro Boot.
Introducción: Creemos que a la Paz hay que defenderla con la guerra de defender lo conquistado. JDB
     A veces resulta asombrosa –por no decir enternecedora, una enormidad, de cotejarla con las consecuencias de cualquier triunfo de la reacción– la candidez con que muchos revolucionarios parecen observar los procesos de que forman parte y hasta protagonizan.
     Los argentinos –y muy particularmente los estudiosos y, más aun, los adherentes al Tirano Prófugo –podemos debatir tan ardua como infructuosamente acerca de la conveniencia o inconveniencia de la para muchos apresurada o prematura renuncia de Perón en septiembre de 1955. Hasta el propio Perón polemizaría consigo mismo al respecto.
     Los peronistas se consuelan con el argumento de que la renuncia se debió al “amor al pueblo” y en previsión de las consecuencias de una eventual guerra civil. Es posible. O no. En todo caso, carece de importancia: las verdaderas consecuencias están a la vista y surgen más atroces a medida en que se hacen las debidas comparaciones.
     Los revolucionarios –por llamar así a quienes forman parte de un proceso de transformación, igualación y justicia social– suelen creer que en los logros políticos, las bondades y obvios beneficios de la obra transformadora radica la mejor garantía de su preservación. Se trata de un error, tan enorme y trágico como imperdonable. Muy especialmente de tomarse en cuenta quienes suelen ser las víctimas de semejante ingenuidad.
     Fue en 1931, hace casi 90 años, que Curzio Malaparte publicó Técnica del golpe de Estado. Si bien fue la obra que dio renombre a quien sería consagrado años después como uno de los más notables novelistas del siglo gracias a sus estremecedoras Kaputt y La piel, reeditadas varias veces en diferentes idiomas, esta colección de ensayos no tendría esa suerte: a pesar de haber sido en su momento una obra muy leída y de haber causado la primera de las condenas que su autor –uno de los fundadores del fascismo– sufriría bajo el régimen de Benito Mussolini, fue reeditada en muy pocas ocasiones, misteriosamente convertida en una obra maldita, en un “trabajo desactualizado”, “superado por los tiempos”.
     El ensayo de Malaparte analiza con cirujana precisión los diferentes golpes de Estado habidos en Europa, fallidos y triunfantes, desde el lejano 18 de brumario de Napoleón Bonaparte hasta la “Marcha sobre Roma” de Mussolini. No se trata, sin embargo, de un tratado de historia sino de un estudio político y sociológico, pero fundamentalmente técnico, que desmenuza las fuerzas y las acciones decisivas que existen en todo golpe de Estado y que son, justamente, las menos espectaculares y más imperceptibles: a su modo de ver, la disolución de la Asamblea dispuesta por Bonaparte luego del 18 de brumario o la toma del palacio de Invierno por la guardia roja de Trotski en octubre de 1917 no son más que “concesiones a la estética”: en todos los casos, el poder ya ha sido tomado por acción de un millar de “especialistas”, “técnicos” con capacidad de bloquear el funcionamiento del Estado y difundir noticias y versiones que buscan mantener a la mayoría de la población en perpleja neutralidad, hasta hacerla aceptar pasivamente la nueva situación.
     “La razón de ser de este libro –dice Malaparte– no es la de escandalizar ni la de discutir los programas políticos, económicos y sociales de los catilinarios (que es como llama tanto a los activistas de la extrema izquierda comunista como de ultraderecha fascista), sino la de mostrar que el problema de la conquista y de la defensa del Estado no es un problema político, sino un problema técnico; que el arte de defender al Estado está regido por los mismos principios que rigen el arte de conquistarlo; que las circunstancias favorables a un golpe de Estado no son necesariamente de naturaleza política y social, y no dependen de la situación general del país.
     Esto, sin duda, no dejará de despertar alguna inquietud en los hombres libres de los países mejor organizados y más cultos de la Europa occidental. De esta inquietud, tan natural en un hombre libre, ha nacido mi deseo de mostrar cómo se conquista un Estado moderno y cómo se lo defiende”.
     De eso se trata, de cómo una minoría puede hacerse con el control de un Estado moderno mediante el manejo del sistema de servicios públicos y la manipulación informativa, incluso sin que el cambio sea percibido por la mayoría de la población.
     Así, seguramente por las mismas razones que la obra maldita de Curzio Malaparte sigue considerándose “antigua” y “desactualizada”, los líderes populares latinoamericanos siguen confiando más en las razón que en la acción, más en la verdad que en la astucia y más en la política que en la técnica. Las consecuencias de semejante grado de ingenuidad la sufren los pueblos en general y los activistas en particular que ante la “humanitaria” y “patriótica” defección de sus líderes quedarán, una vez más, como decía una décima popular en tiempos de la resistencia “Sin árbol, sombra ni abrigo”.
     Atajándose de las críticas y cuestionamientos de las personas bondadosas y bienpensantes, que se prolongan hasta el amargo presente, concluía Malaparte: “Bolingbroke, duque de Hereford, ese personaje de Shakespeare que decía que ‘el veneno no gusta a los que lo necesitan’, era quizá un hombre libre”
Por eso, me gustaría recordar esa décima:
“Hemos quedado los hombresin árbol, sombra ni abrigo,
Que todo el mundo es testigo
que antes había libertad,
Que bien supimos gozar
de lo que hoy día padecemos.
Hacia las armas iremos
Si nos manda el General.
Si nos convida a pelear
Todos nos resolveremos”
Fuente: Revista ZOOM
https://revistazoom.com.ar/sin-arbol-sombra-ni-abrigo/
CEA-Madrid 16 de Noviembre de 2019

16 de Octubre 2019 Boletín Nº 196 de la CEAM.

Boletín Nº 196 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  196-BOLETIN Nº 196
Editorial: “El 17 de octubre de 1945” por Raúl Scalabrini Ortiz
Corría el mes de octubre de 1945. El sol caía a plomo sobre la Plaza de Mayo, cuando inesperadamente enormes columnas de obreros comenzaron a llegar. Venían con su traje de fajina, porque acudían directamente desde sus fábricas y talleres. No era esa muchedumbre un poco envarada que los domingos invade los parques de diversiones con hábitos de burgués barato. Frente a mis ojos desfilaban rostros atezados, brazos membrudos, torsos fornidos, con las greñas al aire y las vestiduras escasas cubiertas de pringues, de restos de brea, de grasas y de aceites. Llegaban cantando y vociferando unidos en una sola fe. Era la muchedumbre más heteróclita que la imaginación puede concebir. Los rastros de sus orígenes se traslucían en sus fisonomías. Descendientes de meridionales europeos iban junto al rubio de trazos nórdicos y al trigueño de pelo duro en que la sangre de un indio lejano sobrevivía aún.
El río cuando crece bajo el empuje del sudeste disgrega su masa de agua en finos hilos fluidos que van cubriendo los bajíos con meandros improvisados sobre la arena, en una acción tan minúscula que es ridícula y desdeñable para el no avezado que ignora que ese es el anticipo de la inundación. Así avanzaba aquella muchedumbre en hilos de entusiasmo, que arribaban por la Avenida de Mayo, por Balcarce, por la Diagonal…
Un pujante palpitar sacudía la entraña de la ciudad. Un hálito áspero crecía en densas vaharadas, mientras las multitudes continuaban llegando. Venían de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y acerías del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas. Brotaban de los pantanos de Gerli y Avellaneda o descendían de las Lomas de Zamora. Hermanados en el mismo grito y en la misma fe, iban el peón de campo de Cañuelas y el tornero de precisión, el fundidor, el mecánico de automóviles, el tejedor, la hilandera y el empleado de comercio. Era el subsuelo de la patria sublevado. Era el cimiento básico de la nación que asomaba, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto. Era el substracto de nuestra idiosincrasia y de nuestras posibilidades colectivas allí presente en su primordialidad sin reatos y sin disimulo. Era el de nadie y el sin nada, en una multiplicidad casi infinita de gamas y matices humanos, aglutinados por el mismo estremecimiento y el mismo impulso, sostenidos por la misma verdad que una sola palabra traducía.
En las cosas humanas el número tiene una grandeza particular por sí mismo. En ese fenómeno majestuoso a que asistía, el hombre aislado es nadie, apenas algo más que un aterido grano de sombra que a sí mismo se sostiene y que el impalpable viento de las horas desparrama. Pero la multitud tiene un cuerpo y un ademán de siglos. Éramos briznas de multitud y el alma de todos nos redimía. Presentía que la historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente como la brisa fresca del río.
Lo que yo había soñado e intuido durante muchos años, estaba allí presente, corpóreo, tenso, multifacetado, pero único en el espíritu conjunto. Eran los hombres que están solos y esperan que iniciaban sus tareas de reivindicación. El espíritu de la tierra estaba presente como nunca creí verlo.
Por inusitado ensalmo, junto a mí, yo mismo dentro, encarnado en una muchedumbre clamorosa de varios cientos de miles de almas, conglomeradas en un solo ser unívoco, aislado en sí mismo, rodeado por la animadversión de los soberbios de la fortuna, del poder, y del saber, enriquecido por las delegaciones impalpables del trabajo de las selvas, de los cañaverales, de las praderas, amalgamando designios adversarios, traduciendo en la firme línea de su voz conjunta su voluntad de grandeza, entrelazando en una sola aspiración simplificada la multivariedad de aspiraciones individuales, o consumiendo en la misma llama los cansancios y los desalientos personales, el espíritu de la tierra se erguía vibrando sobre la plaza de nuestras libertades, pleno en la confirmación de su existencia.
La substancia del pueblo argentino, su quintaesencia de rudimentarismo estaba allí presente, afirmando su derecho a implantar para sí mismo la visión del mundo que le dicta su espíritu desnudo de tradiciones, de orgullos sanguíneos, de vanidades sociales, familiares o intelectuales. Estaba allí desnudo y solo, como la chispa de un suspiro: hijo transitorio de la tierra capaz de luminosa eternidad.
Fuente: «Tierra sin nada, tierra de profetas» de Raúl Scalabrini Ortiz – Disponible en nuestra “Biblioteca Digital” de la Baldridch
Fuente: La Baldrich
http://www.labaldrich.com.ar/la-columna-de-scalabrini-ortiz-n3-el-17-de-octubre-de-1945/
CEA-Madrid 16 de Octubre de 2019