23 de Enero -Otro negro jodido por un blanco. Por Juan Forn.

Joe Louis parecía una fuerza incontenible de la naturaleza, más que un boxeador. “No he visto máquina más extraordinaria de tirar y esquivar golpes”, dijo de él Ernest Hemingway. Pero su entrenador (Jack Blackburn, que literalmente moldeó a Louis como boxeador) dudó mucho antes de aceptarlo como pupilo. Joe era un dotado, aprendía sin esfuerzo todo lo que había para aprender en un ring, pero carecía de instinto asesino. No era un natural killer: hubo que construirlo. Y sus dos peleas con el alemán Max Schmeling fueron decisivas en esa construcción.>
Fuente: Pagina 12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-290862-2016-01-22.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.