1º de Diciembre – El agravio a los muertos en Bolivia. Por Alvaro García Linera

Ni los muertos estarán seguros ante el enemigo si este vence….. W. Benjamin
Un multitudinario cortejo fúnebre recorre las calles de El Alto y La Paz. Por delante van dos féretros y detrás miles y miles de dolientes. Son gente humilde; pobladores de El Alto, artesanos, campesinos, vecinos, madres, indígenas de las provincias de La Paz, Potosí, Cochabamba y Oruro. Han caminado con su dolor cerca de diez kilómetros, y a su paso salen trabajadores, comerciantes y estudiantes llorosos que se persignan, aplauden y entregan agua y pan a los que marchan. La ciudad está paralizada, y la gente de los barrios populares está de luto. Ayer, en la zona de Senkata ocho pobladores fueron asesinados con armas de fuego militar, más de un centenar fueron heridos de bala, llegando a treina y cuatro los muertos en los últimos nueve días del golpe de Estado en Bolivia.>
Fuente: Pagina 12
https://www.pagina12.com.ar/233968-el-agravio-a-los-muertos-en-bolivia

1º de Diciembre – ¿Quién te creés que sos? Por Raúl Zaffaroni

En la esquina de mi barrio, cuando alguno exhibía más autoridad que la que le correspondía, se le decía ¿Flaco, quién te crees que sos? (a veces con una intercalación referencialmente fálica y casi siempre acompañada por el conocido e itálico gesto manual de interrogación).
Ahora no estamos en la esquina de mi barrio, sino en una situación mucho más seria y grave, pero –lamentablemente- la nota del Secretario de Derechos Humanos de la Nación Argentina a la ONU, con motivo de la denuncia formulada por AJUS, Abuelas, Madres, Hijos, APDH, Liga Argentina, Familiares, Asociación Americana y otros organismos, debida a la abierta interferencia ejecutiva contra jueces y la consiguiente lesión a la independencia judicial –incluso verbalizada por el presidente-, creo que no merecería otra respuesta por parte del organismo internacional, que la habitual en la esquina de mi barrio, aunque –como es obvio- diplomáticamente se la formule en otro estilo más versallesco.>
Fuente: Página 12
https://www.pagina12.com.ar/234021-quien-te-crees-que-sos

1º de Diciembre – Lo que le pasa al corazón. Por Guillermo Saccomanno

No es que le disguste el pasado, pero prefiere mantenerlo a una distancia prudente. “Nunca pienso en el Pasado/ pero a veces/ el Pasado piensa en mí/ y se sienta/ siempre muy suavemente en mi cara”, escribe. Por más que no quiera amargarse con los sueños frustrados, cada tanto le pasa. “Mi abogado dice que no me preocupe/ Que la mugre ha matado la revolución/ Me lleva a la ventana del ático/ Y me cuenta su plan/ De falsificar la luna”. Algunos lo definen como un depresivo crónico: “Sentado en los peldaños de madera/ al sol de la mañana/ intentando aprender a morir”. >
Fuente: Pagina 12
https://www.pagina12.com.ar/233965-lo-que-le-pasa-al-corazon

1º de Diciembre 2019 Boletín Nº 199 de la CEAM

Boletín Nº 199 de la CEAM. Para verlo sigue el enlace más abajo.
Secciones: Editorial de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid, Leyes Reparatorias, Argentina, Juicios, España, Internacional, Opinión, Cultura/Historia Popular. Ver más noticias e información en nuestra página.  199-BOLETIN Nº 199
                                                              —–oOo—–
NOTA de la CEAM
Estimados suscriptores, lectores y seguidores de nuestro boletín, por razones técnicas, no podemos hacer nuestro envío masivo mediante correo electrónico. Rogamos puedan difundir el boletín, a compañeros, amigos y simpatizantes a través de la pagina Web de la CEAM.
Madrid 1º de Diciembre 2019
                                                                —-oOo—–
Editorial: Es otoño en Latinoamérica, no sabemos si primavera
Por Marco Enriquez-Ominami *
     ¿Se vive una primavera en Latinoamérica? Porque, que duda cabe, Latinoamérica está agitada. Los chilenos -los mejores alumnos del neoliberalismo- llevan un mes en las calles protestando contra el modelo del que hasta hace solo semanas eran su mejor ejemplo. 
     Colombia se realizó una manifestación masiva en contra de las medidas, también de corte neoliberal, que tomó su presidente Iván Duque. En Ecuador, las medidas que el FMI pidió implementar a Lenín Moreno, fueron frenadas y retiradas gracias a la movilización social.
     En Argentina, no estalló el neoliberalismo con un movimiento social en las calles, pero solo gracias a la capacidad de la oposición, que supo canalizar políticamente el descontento derivado de la crisis económica y alimentaria que provocaron las medidas del saliente presidente Mauricio Macri, y que supo, además, instalar en la presidencia a Alberto Fernández. Lo mismo pasó en México, donde el pueblo optó, después de décadas, por un camino alternativo al de la ortodoxia, en la figura de López Obrador.
     Pero, qué hay de primavera en esto. Porque la explosión de estos movimientos sociales, y el triunfo de presidentes con visiones socio-económicas alternativas, sí anuncian, que duda cabe, para Latinoamérica al menos, el otoño del neoliberalismo -y probablemente también de la social democracia, que, podríamos decir, co-gobernóen Chile junto al neoliberalismo durante 30 años-. Sí, se disecan las hojas, pero, no se ven muchas golondrinas en el cielo latinoamericano. Desde la vereda progresista, es al pesimismo al que quiero invitarles.
     Porque recordemos que la primavera árabe derivo en eso. Ese renacer que supusimos en las movilizaciones que comenzaron en Túnez, que iban a significar la llegada de los paradigmas de los derechos humanos, del desarrollo humano y del bienestar, terminó, sin embargo, siendo aprovechado por Estados Unidos y sus Estados agente occidentalizados, para empujar a toda la región, no hacia la primavera, sino que hacia el invierno de la desestabilización. De revolución de los árabes, a una involución liderada solo por reyes y emires.
     Vemos en Latinoamérica, las hojas secas del neoliberalismo. Pero hay copos de nieve que están cayendo sobre Bolivia. Organismos internacionales, los grandes medios de comunicación y los Estados Unidos, y sus aliados en el continente, han desconocido las elecciones democráticas y han orquestado el Golpe de Estado dado, al primer Presidente indígena que había tenido ese país, indígena, en doscientos años de existencia.
     El fascismo y el racismo han vuelto a Bolivia, legitimados por esa orquestación, siquiera como en los sesentas y setentas, o hasta antes de la asunción de Morales en el poder. Lo hacen como lo hicieron los europeos en los siglos de la conquista.
     Con la Biblia en la mano, los golpistas han entrado al palacio de Gobierno boliviano, a quemar los símbolos de la cosmovisión y el poder indígena. Y recordemos que, precisamente, la expansión de la radicalización religiosa, ha sido una característica también en lo que ocurrió después de la primavera árabe.
     Luego, si a las movilizaciones sociales y a las debilidades de los Estados gobernados por presidentes neoliberales de los países latinoamericanos, le sumamos la tensión histórica que Bolivia ha suscitado entre los gigantes Brasil y Argentina, hoy, dos países con gobiernos que se enfrentan ideológicamente, la sensación más que de primavera, es de un polvorín mal armado, donde, la posibilidad de una desestabilización, podría ser algo más concreto que la distopía del pesimista crónico que suscribe.
     Por eso, desde el pesimismo propositivo, creo que es fundamental y urgente que el progresismo asuma que tiene una respuesta alternativa a la del neoliberalismo y a la de la social democracia, y que presente a sus pueblos, en toda la región, un plan político filosófico y material, liderazgos y capacidad de unión, para ofrecer una alternativa de estabilidad y poder. López Obrador y Fernández deben transformarse en golondrinas que sí anuncien un verano.
* Miembro del Grupo de Puebla. Director de tv y cine. Ex candidato presidencial en Chile
https://www.nodal.am/2019/11/es-otono-en-latinoamerica-no-sabemos-si-primavera-por-marco-enriquez-ominami/
CEA-Madrid 30 de Noviembre de 2019