CEPRID

El corredor Norte-Sur, símbolo del nuevo mundo

Viernes 29 de marzo de 2024 por CEPRID

Fabricio Verde

CEPRID

Tras el lanzamiento de la operación militar especial rusa en Ucrania para desmilitarizar y desnazificar el régimen de Kiev, el bloque occidental había anunciado con orgullo que las sanciones impuestas a la Federación Rusa pondrían rápidamente de rodillas a Moscú y, por tanto, el "dictador" Putin habría sufrido una paliza solemne. Dos años después vemos que las sanciones no sólo no funcionaron, sino que quienes las impusieron sufrieron los peores efectos. En particular, es la vieja y decrépita Europa liberal la que está tambaleándose.

La razón de este fracaso es fácil de explicar: además del hecho de que Rusia no es el país frágil que Occidente creía que era, el mundo ya no es lo que era hace veinte años, dominado por economías occidentales que podían permitirse el lujo de hacer reglas e imponer dictados. Hemos entrado ahora en una fase multipolar donde el eje económico se sitúa en Asia.

En el extranjero también se está empezando a notar esta situación. En este sentido, el New York Times afirma que Rusia sigue evadiendo con éxito las sanciones occidentales mediante el desarrollo de nuevas rutas comerciales con el Sur Global, como el corredor de transporte internacional Norte-Sur, uno de los proyectos cruciales para Moscú. Según la publicación, el nuevo ferrocarril que atraviesa Irán será un elemento clave en la realización de los planes de Moscú "para una salida definitiva de Occidente".

Como señala la publicación estadounidense, el ITC Norte-Sur se convertirá en el factor más importante para garantizar y acelerar el flujo de importaciones a Rusia, y también simplificará significativamente la exportación de recursos naturales rusos, que son de fundamental importancia para la economía rural.

Además, el corredor complementará las rutas comerciales de Rusia hacia China y la India, que actualmente son sus mayores socios comerciales. Curiosamente, en 2023 el volumen comercial de Rusia con ambos países superó el volumen comercial con la UE de antes de la guerra.

El nuevo ferrocarril conectará las vías entre Irán y Azerbaiyán en el norte, y luego con la red ferroviaria rusa. Una vez finalizada la construcción, prevista para 2028, el corredor de transporte se extenderá a lo largo de 7.200 km y quedará fuera de la zona de sanciones occidentales, escribe el NYT. Desde los puntos iraníes a orillas del Golfo Pérsico, los comerciantes rusos podrán llegar fácilmente a la India, así como a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Pakistán y otros países.

Orígenes y ventajas del proyecto

En el XV Foro Euroasiático de Verona, celebrado en Bakú en 2022, Rusia propuso a Azerbaiyán e Irán crear un operador logístico único para la ruta occidental del corredor de transporte Norte-Sur con el objetivo de duplicar el flujo de mercancías a lo largo de esta ruta para 2030 con miras a la transición hacia nuevos modelos industriales en la economía de la Gran Eurasia, donde la cuestión del desarrollo de nuevas rutas de transporte es central.

El corredor de transporte Norte-Sur forma parte del acuerdo entre Rusia, India e Irán, firmado en 2003. Inicialmente estaba previsto que este corredor de transporte transcontinental conectara los países escandinavos, la CEI, Europa del Este, Irán, India, Pakistán y los Estados del Golfo Pérsico. Garantizará un progreso continuo con tarifas unificadas para el transporte de mercancías en modo ininterrumpido. El tiempo de viaje de las mercancías se reducirá entre una vez y media y dos veces.

Está claro que Moscú está reorientando los flujos de exportación, reemplazando a la UE y desarrollando el comercio mutuo con sus vecinos más cercanos de la CEI y los países de Oriente Medio.

Este nuevo corredor que conecta a Rusia con las regiones del sur del mundo es un avance significativo que tiene el potencial de transformar las redes globales de comercio y transporte. Este corredor proporcionará una ruta directa y eficiente para las mercancías que viajan entre Rusia y países de Medio Oriente, el sur de Asia y más allá. Al evitar las rutas marítimas tradicionales a través del Canal de Suez o alrededor del Cabo de Buena Esperanza, este corredor reducirá los tiempos de tránsito, los costos y la dependencia de vías navegables potencialmente congestionadas y políticamente inestables.

Una de las principales ventajas del nuevo corredor Norte-Sur es su potencial para estimular el comercio y el crecimiento económico en Rusia y los países del sur con los que se conecta. Al proporcionar una ruta más rápida y económica para el transporte de mercancías, el corredor facilitará mayores oportunidades comerciales y de inversión para las empresas de ambas regiones. Esto, a su vez, tiene el potencial de crear empleos, estimular el desarrollo económico y mejorar los niveles de vida de millones de personas.

Además, el nuevo corredor mejorará la conectividad regional y la cooperación entre Rusia y los países de las regiones del sur del mundo. Al establecer un enlace de transporte directo, el corredor fortalecerá los lazos diplomáticos y económicos entre estas regiones y promoverá una mayor cooperación en áreas como energía, infraestructura y seguridad.

Evitando las sanciones impuestas por los países occidentales, el nuevo corredor Norte-Sur permitirá a Rusia continuar sus actividades comerciales con otros países sin verse obstaculizada por restricciones. Por lo tanto, contribuirá no sólo a mitigar el impacto negativo de las sanciones en la economía rusa, sino que también demostrará la capacidad de Rusia para adaptarse y superar los obstáculos planteados por la presión internacional. Una afirmación que también se aplica a otros países objeto de sanciones, como Irán.

Además de los beneficios económicos, el nuevo corredor Norte-Sur también tendrá importantes implicaciones estratégicas para Rusia. Al diversificar sus opciones de transporte y reducir la dependencia de las rutas marítimas tradicionales, Rusia mejorará su posición geopolítica y reducirá su vulnerabilidad a las perturbaciones de los flujos comerciales globales. En esta nueva configuración, claramente resultado del nuevo mundo multipolar, Rusia tendrá una mayor resistencia a los shocks externos y estará en mejores condiciones de proteger sus intereses nacionales.

El nuevo corredor ayudará a promover el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente en las regiones que conecta. Al reducir los tiempos y costos de tránsito, el corredor fomentará el uso de modos de transporte más eficientes, como el ferrocarril y las vías navegables interiores, que generalmente son menos contaminantes que el transporte por carretera o el transporte marítimo de larga distancia. Esto ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la congestión y la contaminación del aire en la región. Temas que, al menos de palabra, son muy queridos por el bloque occidental.

Además, el nuevo corredor Norte-Sur también tendrá implicaciones positivas para el comercio y las redes de transporte globales. Al proporcionar una ruta directa y eficiente entre Rusia y las regiones del sur del mundo, el corredor ayudará a reducir la congestión, los retrasos y los costos en el sistema de transporte global.

Símbolo multipolar

El concepto de un mundo multipolar se está volviendo cada vez más concreto y relevante a medida que cambian las dinámicas de poder y nuevos actores económicos ocupan un lugar central en la escena internacional. El nuevo corredor de transporte internacional Norte-Sur es sin duda uno de los símbolos de este mundo multipolar y del cambiante panorama global. Porque el corredor sirve como símbolo de la cambiante dinámica de poder en la economía global, en la que las economías emergentes desempeñan un papel más importante en la configuración del orden internacional. A medida que los países del hemisferio sur se convierten en actores clave en el comercio y la inversión globales, el corredor representa su creciente influencia y peso económico en el escenario mundial. Este cambio hacia un mundo más multipolar desafía el dominio tradicional de las potencias occidentales y promueve un sistema global más equitativo e inclusivo.

En conclusión, el nuevo Corredor Norte-Sur simboliza el surgimiento de este mundo multipolar, donde el poder se distribuye de manera más equitativa y las diferentes naciones desempeñan un papel más importante en la configuración de la economía global. El corredor promueve la cooperación económica, el desarrollo de infraestructura y la integración regional, reflejando los ideales de un mundo más interconectado e interdependiente. A medida que el corredor se convierta en realidad, servirá como un recordatorio tangible del panorama global en evolución y de las oportunidades y desafíos que surgen de un mundo multipolar. Aprovechando este cambio hacia un orden internacional más diverso e inclusivo, los países pueden trabajar juntos para construir un futuro más próspero y sostenible para todos. Un tema muy querido por el país que, como Rusia, es símbolo y líder de la recuperación multipolar, la China de Xi Jinping.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4192167

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License