CEPRID

Occidente está empezando a crear narrativas trágicas nuevamente

Jueves 29 de febrero de 2024 por CEPRID

Liu Zuokui

Guancha

La 60ª Conferencia de Seguridad de Múnich (Conferencia de Seguridad de Múnich) concluyó el 18 de febrero. En la conferencia se discutieron cuestiones de seguridad global como la crisis de Ucrania y el conflicto palestino-israelí. Los organizadores publicaron el "Informe de seguridad de Múnich 2024", que cree que en la era posterior a la Guerra Fría, el optimismo sobre la paz, la estabilidad y el desarrollo económico se ha disipado y el mundo corre el riesgo de caer en una situación de "perder-perder".

Desde 2015, los organizadores de la Conferencia de Seguridad de Múnich publican un informe temático para orientar el tema y estimular la atención de los medios y del público sobre importantes eventos internacionales de seguridad, ampliando así su influencia.

En términos de capacidad para dar forma a un tema, los hechos pueden ser importantes, pero no son los más importantes. En virtud de su perspectiva sobre las cosas y su capacidad para crear problemas, la Sociedad de Munich ha guiado la atención de la corriente principal internacional hacia una vía liderada por Occidente, logrando así un liderazgo ideológico.

Aunque la dirección y configuración de temas ha sido un tema de gran preocupación para las sociedades nacionales y extranjeras en los últimos años, las narrativas del discurso y los métodos de configuración del discurso occidentales todavía merecen nuestra vigilancia. A juzgar por la configuración de temas del Consejo de Seguridad de Múnich en los últimos años, las narrativas trágicas se han convertido en el tema principal, como "La falta de Occidente" propuesta en el informe de 2020, y "Competencia y cooperación" en 2021, "Desaprender la impotencia" en 2022, la "Revisión" en 2023 y la narrativa "Perder-perder" en 2024, etc., han dado a varias cumbres una atmósfera de tristeza.

En la ceremonia de apertura, el Secretario General de las Naciones Unidas, Guterres, expresó su preocupación por los problemas del actual sistema de gobernanza internacional. Los organizadores expresaron sus condolencias por la muerte de los disidentes. La triste música de violín que se escuchó en el lugar parecía hacer eco de la "bidimensionalidad" occidental.

La narrativa discursiva del “perder”

De hecho, en muchas discusiones en la conferencia principal y en las conferencias paralelas, esta atmósfera todavía está envuelta en debates sobre diversos temas. Esta narrativa discursiva refleja al menos las siguientes realidades políticas internacionales:

En primer lugar, refleja la ansiedad de Occidente, especialmente Europa, por la situación actual y su inseguridad ante las múltiples dificultades que enfrenta. Esto también muestra el fuerte sentido de crisis de Europa y su hábil capacidad para dar forma al discurso, y refleja el poder blando de Occidente en la comunicación cultural. El pesimismo del tono expresado en el discurso también apunta a la profunda crisis en Europa.

Europa está actualmente asolada por múltiples crisis como la crisis económica, la crisis de inmigración, la crisis Rusia-Ucrania, el conflicto palestino-israelí y la polarización política. No sólo su presencia en el escenario internacional es cada vez más escasa, sino que sus propias crisis son cada vez más escasas. Nos sentimos impotentes ante las lagunas del sistema internacional y estamos llenos de precauciones e inquietud ante el surgimiento de fuerzas económicas emergentes.

Por lo tanto, esta inquietud y ansiedad se reflejan plenamente en el informe. "La falta de Occidente" muestra la inquietud de Occidente por el declive de su sentido de existencia y el desorden del sistema occidental; "Escape de la sensación de impotencia" muestra que Occidente, que se encuentra en una profunda crisis, no tiene idea de cómo salir de la crisis: sólo puede lanzar gritos de impotencia. "Pierde-pierde" refleja la insatisfacción de Occidente con los desafíos y la interferencia en el sistema del orden internacional basado en reglas. Por tanto, las narrativas negativas son un fiel reflejo de las dificultades que enfrenta Occidente, y las narrativas optimistas carecen de un cierto fundamento narrativo.

En segundo lugar, refleja que Occidente utiliza narrativas trágicas para crear contradicciones, encontrando así puntos de alivio para sus propias crisis y dificultades existentes y desviando la insatisfacción de la gente con las crisis internas. Hay muchas formas de resolver la crisis, pero crear un punto trágico para estimular la resonancia del público y de la opinión pública, a fin de salir de la crisis, es un método común en Occidente.

En la actualidad, Occidente se adhiere a la tradición de la oposición binaria en la narrativa discursiva y enfatiza la lógica de un juego de suma cero en blanco y negro. A largo plazo, significa establecer aún más la propia superioridad moral y ortodoxia, rechazar activamente a los demás o atribuir injusticia, inestabilidad y otros factores a otros. Por ejemplo, los actualmente populares "democracia y autoritarismo", "otros y personas de ideas afines", "ganar-ganar y perder-perder", "defensores del sistema y revisionistas", etc. son manifestaciones plenas de la creación de narrativas de análisis de oposición binaria.

El "Informe de Seguridad de Múnich 2024" continúa en este tono: atribuye los problemas actuales en el orden internacional basado en reglas occidentales a la influencia y destrucción de fuerzas externas, especialmente el autoritarismo y el llamado revisionismo del sistema occidental que ha impactado a la comunidad internacional. Se han producido daños y desafíos sistémicos, lo que ha llevado al desorden de funciones y reglas tanto dentro como fuera del sistema, haciendo imposible volver al círculo virtuoso de buscar ganancias absolutas y "hacer cada vez más grande el pastel" que apareció en las primeras etapas del desarrollo del orden neoliberal.

Este tipo de narrativa discursiva evita problemas reales dentro de Occidente, como la polarización política y de extrema derecha de la xenofobia popular causada por el problema de los refugiados, la política de identidad y la crisis de identidad causada por la afluencia a gran escala de inmigrantes islámicos, y la crisis causada por la crisis Rusia-Ucrania: la geopolitización, la orientación de valores y la panseguridad de la ecología política, la militarización de las relaciones económicas y comerciales exteriores y el conservadurismo de la política interna causado por la presión continua sobre la economía y la disminución de la competitividad, la creciente falta de vitalidad y espíritu aventurero en la sociedad, la búsqueda del confort y la evitación de riesgos, etc.

A largo plazo, si Europa quiere resolver la crisis, debe recuperar el espíritu de apertura y cooperación. Lo más importante es hacer frente a las contradicciones internas acumuladas y encontrar los verdaderos problemas y meollo de Europa. Sólo de esta manera puede crear las condiciones para salir de esta situación.

El tercero es fortalecer la confrontación sistémica, ganarse activamente a "personas de ideas afines" y fortalecer su propia influencia. El objetivo final de las narrativas trágicas no es más que atraer más simpatizantes, ganar su apoyo, fortalecer su propio bando y luchar conjuntamente contra aquellos que están insatisfechos y desafían al sistema.

En esta reunión del Consejo de Seguridad, al intensificar las críticas a los revisionistas, inspiraremos a las llamadas "personas de ideas afines" a apoyar el orden internacional basado en reglas y consolidar el campo occidental. A juzgar por la participación en la reunión, los principales representantes siguen siendo principalmente de Estados Unidos y países occidentales, y los temas discutidos también son temas de interés para Estados Unidos y Occidente.

Además, ha cortejado activamente a los países del Sur Global, ha ampliado activamente su base representativa en el orden global y ha pedido abiertamente al Sur Global que elija un bando. El Consejo de Seguridad de Múnich ha estado ampliando cautelosamente el alcance de las conferencias y atrae activamente a participantes de países en desarrollo o del Sur Global para aumentar su volumen. Sin embargo, no están invitados los representantes oficiales de los llamados países autoritarios como Rusia, Corea del Norte e Irán.

China ha aumentado gradualmente su presencia en el Consejo de Seguridad de Múnich y ha promovido activamente el diálogo cooperativo con los países occidentales, pero en la reunión a menudo se preguntó a los funcionarios occidentales si China se sentiría incómoda en el Consejo de Seguridad de Munich. Especialmente considerando las conferencias y foros internacionales dominados por la alianza transatlántica, China es a menudo criticada y etiquetada como "revisionista" y "desafiadora de las reglas y el orden internacionales".

La Conferencia de Múnich se ha celebrado durante 60 años y su apertura, libertad y sostenibilidad son sin duda encomiables. Al mismo tiempo, las reglas de la reunión son la participación e interacción directas, y no pueden escribirse ni ignorarse entre sí. Involucrarse e interactuar entre sí (no sermonear ni ignorar a los demás) es refrescante.

Sin embargo, no podemos olvidar la fuerza que lo respalda: la protección de sus sistemas de valores por parte de los países occidentales a ambos lados del Atlántico, así como su arraigada desconfianza y sus precauciones contra quienes se adhieren a sistemas y caminos diferentes, y no evitan ningún esfuerzo por moldear su propio sentido moral en el sistema de opinión pública y una cruzada contra otros; esforzarse por encontrar acuerdos alternativos o acuerdos de cobertura en las políticas reales, desde la alianza de seguridad trilateral de Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia (AUKUS), la alianza de cuatro vías entre Estados Unidos, Japón, Australia y la India (QUAD), la Alianza de los Cinco Ojos, el Alto Muro de los Tribunales Pequeños y la Alianza Democrática, todos los cuales son círculos concéntricos de valores y muestran el carácter excluyente que persigue este sistema occidental. Esto también hace que carezca cada vez más de legitimidad natural y representatividad para resolver problemas globales.

Esto hará que Occidente encuentre muchas dificultades para movilizar a los países del Sur global, porque los países del Sur han expresado su descontento. Occidente no está resolviendo los problemas que enfrentan los países del Sur Global, pero espera que elijan parte en temas clave y tomen los llamados valores occidentales como dominantes. Esto causa el descontento en estos países.

En esencia, los países del Sur Global necesitan un entorno internacional pacífico y no quieren que fuerzas externas los obliguen a elegir bando: sólo quieren desarrollarse con tranquilidad.

La narrativa trágica es un reflejo concentrado del desarrollo del capitalismo occidental en una etapa específica. Va en contra del espíritu positivo, optimista y cooperativo que persigue la humanidad. La tradición de la oposición binaria y la lógica del juego de suma cero no pueden hacer frente a los problemas globales. Practicar el multilateralismo y promover el establecimiento de un nuevo tipo de relaciones internacionales con la cooperación beneficiosa para todos como núcleo son experiencias que Europa y Estados Unidos necesitan aprender de nuevo.

Liu Zuokui es Director Adjunto del Instituto de Estudios Europeos, Academia China de Ciencias Sociales.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4291297

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License