CEPRID

En Gaza, Occidente está permitiendo el genocidio más transparente de la historia de la humanidad

Lunes 22 de enero de 2024 por CEPRID

Richard Falk

Common Dreams

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Recordemos el controvertido pero influyente artículo de Asuntos Exteriores de 1993 de Samuel Huntington, “El choque de civilizaciones”, que termina con la provocadora frase “Occidente contra el resto”. Aunque el artículo parecía descabellado hace 30 años, ahora parece profético en su discernimiento de un patrón de rivalidad entre civilizaciones posterior a la Guerra Fría. Es bastante pronunciado en relación con el intensificado conflicto entre Israel y Palestina iniciado por el ataque de Hamas del 7 de octubre contra territorio israelí con el asesinato y abuso de civiles israelíes y soldados de las FDI, así como la toma de unos 200 rehenes.

Es evidente que este ataque ha estado acompañado de algunas circunstancias sospechosas, como el conocimiento previo de Israel, el lento tiempo de reacción ante la penetración de sus fronteras y, quizás lo más problemático, la rapidez con la que Israel adoptó un enfoque genocida con un claro mensaje de limpieza étnica. Como mínimo, el ataque de Hamás, que incluyó graves crímenes de guerra, sirvió casi demasiado convenientemente como pretexto necesario para los 100 días de violencia desproporcionada e indiscriminada, atrocidades sádicas y la puesta en práctica de un escenario que apuntaba a hacer de Gaza un lugar inhabitable.

A pesar de la transparencia de las tácticas israelíes, atribuible en parte a la continua cobertura televisiva de la devastadora y desgarradora experiencia palestina, lo que fue notable fue la forma en que los actores estatales externos se alinearon con los antagonistas. El Occidente global (estados coloniales de colonos blancos y antiguas potencias coloniales europeas) se alineó con Israel, mientras que los gobiernos y movimientos pro palestinos más activos fueron inicialmente exclusivamente musulmanes, con un apoyo más amplio del Sur global. Esta racialización de los alineamientos parece tener prioridad sobre los esfuerzos por regular la violencia de esta intensidad mediante las normas y procedimientos del derecho internacional, a menudo mediados por las Naciones Unidas.

Las democracias liberales fracasaron no sólo por su negativa a realizar esfuerzos activos para prevenir el genocidio, que es una obligación central de la Convención sobre el Genocidio, sino también de manera más descarada al facilitar abiertamente la continuación del ataque genocida.

Este patrón es bastante extraordinario porque los estados que apoyan a Israel, sobre todo Estados Unidos, han reclamado para sí mismos un alto terreno moral y legal y durante mucho tiempo han sermoneado a los estados del Sur Global sobre la importancia del estado de derecho, los derechos humanos y la respeto al derecho internacional. Esto es en lugar de instar al cumplimiento del derecho y la moralidad internacionales por parte de ambas partes frente al genocidio más transparente de toda la historia de la humanidad. En los numerosos genocidios anteriores a Gaza, los horrores existenciales que ocurrieron se conocieron en gran medida después de los hechos y a través de estadísticas y abstracciones, en ocasiones vivificados por los relatos contados por los sobrevivientes. Los acontecimientos, aunque reconstruidos históricamente, no fueron tan inmediatamente reales como los acontecimientos en Gaza con los informes diarios de los periodistas en el lugar durante más de tres meses.

Las democracias liberales fracasaron no sólo por su negativa a realizar esfuerzos activos para prevenir el genocidio, que es una obligación central de la Convención sobre el Genocidio, sino también de manera más descarada al facilitar abiertamente la continuación del ataque genocida. Los partidarios de primera línea de Israel han contribuido con armas y municiones, además de proporcionar inteligencia y garantías de participación activa de las fuerzas terrestres si se les solicita, además de brindar apoyo diplomático en la ONU y en otros lugares durante esta crisis.

Estos elementos performativos que describen el recurso de Israel al genocidio son innegables, mientras que los crímenes de complicidad que permiten a Israel continuar con el genocidio siguen siendo confusos, al estar situados en la tierra de las sombras del genocidio. Por ejemplo, los crímenes de complicidad se señalan, pero permanecen en la periferia de la loable solicitud de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que incluye una solicitud de medidas provisionales diseñadas para detener el genocidio en espera de una decisión sobre el fondo de los cargos de genocidio. La evidencia del genocidio está abrumadoramente documentada en la presentación sudafricana de 84 páginas, pero el hecho de no abordar el vínculo orgánico con los crímenes de complicidad es una debilidad que podría reflejarse en lo que decida el tribunal.

Incluso si la CIJ impone estas Medidas Provisionales, incluida la orden a Israel de desistir de una mayor violencia en Gaza, es posible que no logre el resultado deseado, al menos no antes de que se alcance una decisión sustantiva dentro de tres a cinco años a partir de ahora. Parece poco probable que Israel obedezca las Medidas Provisionales. Tiene un historial de desafío constante al derecho internacional. Es probable que una decisión favorable sobre estas cuestiones preliminares dé lugar a una crisis de aplicación.

La ley está presente de manera persuasiva, pero falta voluntad política para hacerla cumplir o incluso se resiste, como ocurre aquí en ciertas partes del Occidente global.

El grado en que Estados Unidos ha suministrado armamento con dinero de los contribuyentes estadounidenses sería un complemento importante para repensar la relación de Estados Unidos con Israel, que es tan importante y que está en marcha entre el pueblo estadounidense, incluso en los think tanks de Washington que financian las elites de política exterior. Proponer un embargo de armas sería aceptado como una iniciativa oportuna y apropiada en muchos sectores de la opinión pública estadounidense. Espero que tales propuestas puedan presentarse ante la Asamblea General y tal vez ante el Consejo de Seguridad. Incluso si no se respaldaran formalmente, tales iniciativas tendrían impactos simbólicos considerables y posiblemente incluso sustanciales en una mayor deslegitimación del comportamiento de Israel.

Una tercera iniciativa específica que vale la pena considerar cuidadosamente sería el establecimiento oportuno de un Tribunal Popular sobre la Cuestión del Genocidio iniciado por personas de conciencia global. Estos tribunales se establecieron en relación con muchas cuestiones que las estructuras formales de gobernanza no lograron abordar de manera satisfactoria. Ejemplos importantes son el Tribunal Russell convocado en 1965-66 para evaluar las responsabilidades legales de Estados Unidos en la guerra de Vietnam y el Tribunal de Guerra de Irak de 2005 en respuesta al ataque y la ocupación de Irak por parte de Estados Unidos y el Reino Unido a partir de 2003.

Un tribunal de este tipo en Gaza podría aclarar y documentar lo que ocurrió el 7 de octubre y posteriormente. Al recibir testimonios de testigos, podría brindar una oportunidad para que los pueblos del mundo hablen y se sientan representados de maneras que los gobiernos y los procedimientos internacionales no pueden.

El caso del Tribunal Mundial de Sudáfrica, el Estado paria y la movilización popular

La iniciativa sudafricana es importante como un esfuerzo bienvenido para incorporar el derecho y los procedimientos internacionales para su evaluación y autoridad en un contexto de presunta criminalidad grave. Si la CIJ, el tribunal más alto a nivel supranacional, responde favorablemente a la solicitud altamente razonable y moralmente imperativa de Sudáfrica de medidas provisionales para detener el actual ataque a Gaza, aumentará la presión sobre Israel y sus partidarios para que cumplan. Y si Israel se niega a hacerlo, intensificará los esfuerzos de solidaridad propalestina en todo el mundo y arrojará a Israel a las regiones más oscuras del estado paria.

En tal atmósfera, el activismo no violento y la presión para la imposición de un embargo de armas y boicots comerciales, así como boicots deportivos, culturales y turísticos, se convertirán en opciones políticas más viables. Este enfoque a través del activismo de la sociedad civil resultó muy eficaz en los esfuerzos de paz euroamericanos durante la guerra de Vietnam y en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica y otros lugares.

Israel se está convirtiendo en un Estado paria debido a su comportamiento y desafío hacia las normas legales y morales. Se ha hecho famoso por su reconocimiento escandalosamente directo de intenciones genocidas con respecto a los civiles palestinos a quienes tienen la obligación especial de proteger como potencia ocupante.

Sabemos lo que deberíamos hacer para enmendar las cosas, pero intereses especiales bien arraigados impiden tales ajustes racionales, y las disfunciones militares y los alineamientos geopolíticos que las acompañan persisten, ignorando los costosos fracasos que se encuentran en el camino.

Ser un país paria o un Estado canalla hace que Israel sea política y económicamente vulnerable como nunca antes. En este momento, una sociedad civil movilizada puede contribuir a producir un nuevo equilibrio de fuerzas en el mundo que tenga el potencial de neutralizar la geopolítica imperial poscolonial occidental.

También es pertinente tomar nota del hecho sorprendente de que las guerras anticoloniales del siglo pasado fueron al final ganadas militarmente por el bando más débil. Ésta es una lección importante, al igual que la comprensión de que la lucha anticolonial no termina con el logro de la independencia política. Necesita seguir logrando el control de la seguridad nacional y los recursos económicos, como lo ilustran los recientes golpes antifranceses en las antiguas colonias francesas en el África subsahariana.

En el siglo XXI, las armas por sí solas rara vez controlan los resultados políticos. Estados Unidos debería haber aprendido esto hace décadas en Vietnam, después de haber controlado el campo de batalla y dominado las dimensiones militares de la guerra, y aun así no haber logrado controlar su resultado político.

Estados Unidos no puede aprender lecciones de tales derrotas. Tal aprendizaje debilitaría la influencia del complejo militar-industrial-gubernamental, incluida la industria armamentística del sector privado. Esto subvertiría el equilibrio interno de Estados Unidos y desacreditaría sustancialmente el papel geopolítico global que desempeña Estados Unidos en todo el mundo.

Entonces, es un dilema. Sabemos lo que deberíamos hacer para enmendar las cosas, pero intereses especiales bien arraigados impiden tales ajustes racionales, y las disfunciones militares y los alineamientos geopolíticos que las acompañan persisten, ignorando los costosos fracasos que se encuentran en el camino.

Sabemos lo que se debe hacer, pero no tenemos la influencia política para hacerlo. Pero la opinión pública global está cambiando y las manifestaciones en todo el mundo están generando oposición a continuar la guerra.

Irán

Hay un enorme esfuerzo propagandístico entre Estados Unidos e Israel para vincular a Irán con todo lo que se considera antioccidental o antiisraelí. Se ha intensificado durante esta crisis, comenzando con el ataque del 7 de octubre por parte del supuesto representante de Irán, Hamás. Se nota incluso en los principales medios impresos más influyentes, ya que The New York Times se refiere habitualmente a lo que hacen Hezbolá o los hutíes como “respaldados por Irán”. Estos actores son reducidos engañosamente a ser representantes de Irán.

Esta forma de negar agencia a los actores propalestinos y atribuir comportamiento a Irán es una cuestión de propaganda estatal que intenta promover actitudes beligerantes hacia Irán en el sentido de que Irán es nuestro principal enemigo en la región, mientras que Israel es nuestro amigo leal. Al mismo tiempo, suprime la realidad de que si Irán respalda a países y movimientos políticos, oscurece de manera más abierta y repetida lo que Estados Unidos está haciendo.

Se desconoce en gran medida qué ha estado haciendo Irán en la región para proteger sus intereses. Sin duda, Irán tiene fuertes simpatías por la lucha palestina. Esas simpatías coinciden con su propio interés político de no ser atacado y minimizar el papel de Estados Unidos en la región. Además, Irán tiene muchos problemas derivados de las fuerzas de oposición dentro de su propia sociedad.

Pero creo que la peligrosa propaganda estatal está aumentando esta hostilidad hacia Irán. Es muy engañoso considerar a Irán como el verdadero enemigo que está detrás de todas las acciones antiisraelíes en la región. Es importante comprender con la mayor precisión posible la complejidad y los elementos desconocidos presentes en esta situación de crisis que contiene peligros de una guerra más amplia en la región y más allá. Hasta donde es de conocimiento público, Irán ha tenido un grado extremadamente limitado de participación en la configuración directa de la guerra y del ataque total de Israel contra la población civil de Gaza.

Hamás y una segunda Nakba

Mientras fui relator especial de la ONU sobre las violaciones israelíes de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, tuve la oportunidad de reunirme y hablar en detalle con varios de los líderes de Hamás que viven en Doha o El Cairo y también en Gaza. En el período comprendido entre 2010 y 2014, Hamás presionó públicamente y por canales secundarios para lograr un alto el fuego de 50 años con Israel. Estaba condicionado a que Israel cumpliera el mandato unánime del Consejo de Seguridad de 1967 (Resolución 242) de retirar sus fuerzas a las fronteras anteriores a la guerra de “la línea verde”. Hamás también había buscado un alto el fuego de largo alcance con Israel después de su victoria electoral de 2006 por hasta 50 años.

Ni Israel ni Estados Unidos responderían a esas iniciativas diplomáticas. Hamás me dijo que había advertido a Washington de las trágicas consecuencias para ambos pueblos si se permitía que el conflicto continuara sin un alto el fuego, lo que fue confirmado por fuentes independientes.

¿Adónde pueden ir los palestinos mientras la población sufre hambruna y continuos bombardeos? ¿Cuál es el objetivo de Israel?

Todo indica que Israel utilizó el ataque del 7 de octubre como pretexto para el plan maestro preexistente para deshacerse de los palestinos cuya presencia bloquea el establecimiento del Gran Israel con control soberano sobre Cisjordania y al menos partes de Gaza.

Veo el llamado compromiso de reducir la presencia palestina en Gaza y de una segunda Nakba funcional. Esta es una política criminal. No sé si tiene que tener un nombre formal. No es una política diseñada para lograr otra cosa que la decapitación de la población palestina. Israel busca trasladar a los habitantes de Gaza al Sinaí egipcio, y los egipcios ya han indicado que no les agrada esto.

Esta no es una política. Esta es una especie de amenaza de eliminación. La campaña israelí después del 7 de octubre no estuvo dirigida tanto hacia el terrorismo de Hamás como hacia la evacuación forzosa de los palestinos de Gaza y el consiguiente despojo de Palestina en Cisjordania.

Si Israel realmente quisiera ocuparse de su seguridad de manera efectiva, habría confiado en métodos mucho más eficientes y efectivos. No había ninguna razón para tratar a toda la población civil de Gaza como si estuviera implicada en el ataque de Hamás, y ciertamente no había ninguna justificación para la respuesta genocida. Las motivaciones israelíes parecen más relacionadas con completar el Proyecto Sionista que con restaurar la seguridad territorial. Todo indica que Israel utilizó el ataque del 7 de octubre como pretexto para el plan maestro preexistente para deshacerse de los palestinos cuya presencia bloquea el establecimiento del Gran Israel con control soberano sobre Cisjordania y al menos partes de Gaza.

Para tener una perspectiva adecuada, debemos recordar que antes del 7 de octubre, el gobierno de coalición de Netanyahu que asumió el poder a principios de 2023 era conocido como el gobierno más extremista que jamás haya gobernado el país desde su establecimiento en 1948. El nuevo gobierno de Netanyahu en Israel inmediatamente dio dio luz verde a la violencia de los colonos en la Cisjordania ocupada y nombró líderes religiosos abiertamente racistas para administrar las partes de Palestina aún ocupadas.

Esto fue parte del final de todo el proyecto sionista de reclamar soberanía territorial sobre toda la llamada tierra prometida, permitiendo que el Gran Israel llegara a existir.

La necesidad de un contexto diferente

Necesitamos establecer un contexto diferente al que existe ahora. Eso significa una perspectiva diferente por parte de los partidarios occidentales de Israel. Y un sentido interno israelí diferente de sus propios intereses, de su propio futuro. Y sólo cuando se ejerce una presión sustancial sobre una élite que ha llegado a tales extremos se puede debilitar el compromiso con esta orientación.

Los extremos a los que ha llegado el gobierno israelí son característicos de los estados coloniales. Todos ellos, incluidos Estados Unidos y Canadá, han actuado violentamente para neutralizar o exterminar a los pueblos indígenas residentes. De eso se trata este interludio genocida. Es un esfuerzo por alcanzar los objetivos de las versiones maximalistas del sionismo, que sólo pueden tener éxito eliminando a los palestinos como reclamantes legítimos. No hay que olvidar que en las semanas previas al ataque de Hamás, incluso en la ONU, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu agitaba un mapa del “nuevo Oriente Medio” que había borrado la existencia de Palestina.

Sin duda, una de las motivaciones de Hamás fue negar la opinión de que Palestina había renunciado a su derecho a la autodeterminación y de que Palestina podía ser borrada. Recordemos el viejo y delirante eslogan sionista anterior a Balfour: “Un pueblo sin tierra para una tierra sin pueblo”. Tales declaraciones de esta temprana fase utópica sionista literalmente borraron a los palestinos que durante generaciones vivieron en Palestina como una población indígena con derechos. Con la Declaración Balfour de 1917, esta visión colonial de los colonos se convirtió en un proyecto político con la bendición de la principal potencia colonial europea.

Dadas las realidades poscoloniales, el proyecto israelí es históricamente discordante y extremo. Expone la realidad de las políticas de Israel y la inevitable respuesta de resistencia a Israel como Estado supremacista. La propaganda estatal israelí y la gestión del discurso público han oscurecido la agenda maximalista del sionismo a lo largo de los años, y aún tenemos que saber si esto fue una táctica deliberada o simplemente reflejó las fases del desarrollo de Israel.

Este puede llegar a ser un momento de claridad con respecto no sólo a Gaza, sino a las perspectivas generales de una paz y justicia sostenibles entre estos dos pueblos en conflicto.

Richard Falk es profesor emérito de Derecho Internacional Albert G. Milbank en la Universidad de Princeton y se desempeñó como Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en Palestina y actualmente es co-coordinador de SHAPE (Salvar a la Humanidad y el Planeta Tierra).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4127280

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License