CEPRID

El fallo de la CIJ podría no resolver nada y llevar de nuevo a los vetos de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU

Lunes 22 de enero de 2024 por CEPRID

Simon Chege Ndiritu

CEPRID

Si bien el esfuerzo de Sudáfrica por remitir a Israel ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por su posible contravención de la Convención sobre Genocidio es encomiable, puede que no conduzca al alivio deseado. La CIJ concluyó las audiencias para el caso de genocidio y, mientras el mundo espera el fallo, es crucial tener en cuenta que es poco probable que la corte y su sistema subyacente hagan justicia a los habitantes de Gaza. Reprimir el optimismo en el proceso es crucial no sólo para prevenir la decepción, sino también para reservar energía mental para buscar alternativas prácticas para una paz sostenible y dignidad para los palestinos y la región.

Las acciones de Israel se enmarcan en el artículo II de la Convención sobre el Genocidio

Las pruebas presentadas por Sudáfrica son convincentes cuando se leen en relación con el artículo II de la Convención sobre el Genocidio, que define el genocidio cuando se mata a miembros del grupo, se causa daños corporales o mentales graves a los miembros del grupo o se infligen deliberadamente al grupo condiciones de vida destinadas a provocar su destrucción física total o parcial.

Sobre todo ello hay eficencias más que claras: casi 24.000 personas (el 70% de ellas mujeres y niños) han sido asesinadas en 100 días y 70.000 están desaparecidas (se presume que los desaparecidos han muerto, pero no han sido descubiertos bajo los escombros de los edificios derrumbados); se puede esperar que los heridos lleguen a cien mil; los bombardeos israelíes han desplazado al 85% de la población de Gaza a campos, que bombardea repetidamente. El liderazgo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) reveló que impidió a los habitantes de Gaza acceder a alimentos, agua y electricidad, calificándolos de "animales humanos". Por lo tanto, ha impuesto condiciones que hacen que el lugar sea inhabitable, y quienes viven en la bloqueada Gaza corren el riesgo de morir a causa de la guerra, el hambre y las enfermedades. Israel también ha destruido casi todas las mezquitas e iglesias en un intento de borrar la identidad palestina.

Si bien el caso de Sudáfrica ilustra que Israel tiene la intención de cometer genocidio y ha perseguido ese objetivo, el acusado ha mostrado abierto desprecio por Sudáfrica y la CIJ. Israel acusó irónicamente al gobierno negro sudafricano de fomentar el apartheid respecto a ellos. También afirmó que se ha estado defendiendo de los palestinos, a quienes expulsó de sus hogares y los encerró en una prisión al aire libre bombardeada periódicamente, durante los últimos 75 años. Como keniano, recuerdo que la CPI pretendía investigar la violencia postelectoral de 2007/08 en la que murieron 1.300 personas, pero no ha visto la necesidad de investigar el asesinato de 24.000 habitantes de Gaza asesinados en 100 días. De manera similar, la CPI no vio la necesidad de investigar el asesinato de 14.000 personas de habla rusa en Donbás desde 2014, pero se apresuró a acusar a Putin de llevar a 6.000 niños a un lugar seguro. La CIJ no puede ser diferente, ya que es un brazo de la ONU y Estados Unidos veta todo lo que no promueva sus estrechos intereses, incluida la eliminación de los palestinos. No es difícil imaginar que la CIJ probablemente esté comprometida y favorezca a los patrocinadores de Israel.

Fallo y luego… ¿CSNU? ¿No es de ahí de donde venimos?

Incluso si el fallo de la CIJ es objetivo, se implementará a través de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) o el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En el pasado, la aplicación de las decisiones de la CIJ ha resultado extremadamente difícil, ya que el tribunal carece de mecanismos de aplicación y nos devolverá a los vetos de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad. Esta opinión es confirmada por Diala Shamas, un importante abogado estadounidense, diciendo que la concesión de las medidas solicitadas por la CIJ por parte de Sudáfrica hará que Estados Unidos elija entre el derecho internacional e Israel. Washington ha elegido repetidamente a Israel en el pasado, si se me permite recordarlo a todos. Si la CIJ exige misiones de seguimiento y entrega de ayuda a Gaza, los israelíes o el CSNU (nuevamente) tendrán la tarea de garantizarlas y coordinarlas y pueden fácilmente rechazar o fingir escenas de cumplimiento. Israel no tiene ningún incentivo para detener su masacre o acatar las resoluciones de la ONU. Es probable que continúe con sus ataques bárbaros, con el apoyo de los dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Estados Unidos y el Reino Unido.

No detendrás el genocidio israelí; hacer de Yemen un ejemplo

Cualquier país que intente tomar medidas sustanciales contra el genocidio de Israel tendrá que enfrentar la ira de Washington y Londres, lo que hará que sea más probable que un posible fallo de la CIJ acumule polvo en los estantes de la CIJ y de la ONU. Estados Unidos y el Reino Unido han demostrado su voluntad de bombardear países que intentan obligar a Israel a respetar el derecho internacional, y actualmente están bombardeando Yemen con este propósito. Tenga en cuenta que Yemen había dado a Israel y a sus partidarios una condición razonable para levantar el bloqueo sobre Gaza, pero los benefactores de Israel optaron por ir a la guerra en lugar de hacer que Israel cumpliera con el derecho internacional, incluido el cuarto Convenio de Ginebra sobre la protección de civiles.

Israel no respeta el derecho internacional ni las resoluciones de la ONU, lo que hace muy interesante que gran parte de la atención del mundo esté dirigida a lograr otro fallo más, y una posterior resolución de la ONU que será ignorada. Algunas de las resoluciones de la ONU que Israel ignoró fácilmente sin consecuencias incluyen la resolución 181 (II) de 1947, la primera partición de la ONU de 1947, al invadir aún más tierras palestinas. La ONU y otras naciones legitimaron el desprecio de Israel creando otra partición, a través de la Resolución 242 de 1967, que Israel (nuevamente) violó. La frontera de Gaza anterior al 7 de octubre, que Israel había fortificado con una valla de un millón de dólares, invade significativamente el territorio otorgado a los palestinos en la partición de 1967. Israel también niega a los palestinos el acceso al mar. El caso en Cisjordania es aún peor porque Israel ha instalado allí a 700.000 colonos violentos, en contra de la partición de 1967 de la ONU.

¿Están ganando tiempo para que Estados Unidos e Israel eliminen a los habitantes de Gaza?

El proceso de la CIJ le da más tiempo a Estados Unidos para implementar su siniestro plan. Estos países siempre dan a Israel lo que quiere, mientras que los palestinos siempre se ven obligados a esperar en un camino hipócrita hacia la condición de Estado desde 1947. De manera similar, los Acuerdos de Oslo en la década de 1990, en los que Palestina reconoció a Israel, fueron aclamados por los estadounidenses como "poner a los palestinos en el camino hacia la condición de Estado”. Décadas más tarde, el 11 de enero de 2024, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, pidió a los países de Medio Oriente que "integren" inmediatamente a Israel en la región y aíslen a Irán, para lograr la posibilidad de, adivinen..., colocar a Palestina en ¡el camino hacia la estadidad! Blinken, mientras hace esperar a los palestinos, está armando a Israel e impidiendo un alto el fuego, que parece estar calibrado para eliminar a los palestinos y hacer que un futuro Estado palestino sea progresivamente impracticable. Es desconcertante que el mundo esté dispuesto a soportar otro espectáculo de circo para lograr un fallo que Israel ignorará, bajo sus patrocinadores, Estados Unidos y el Reino Unido. No soy optimista acerca de la CIJ y su fallo. Es necesario prestar más atención a un camino alternativo que busque sinceramente la paz en Palestina y la región, incluida la búsqueda de formas de hacer que Israel respete todas las resoluciones anteriores de la ONU.

Simon Chege Ndiritu, es un observador político y analista de investigación.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4127280

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License