CEPRID

Guerra en Gaza: el racismo occidental sentó las bases de este genocidio

Lunes 22 de enero de 2024 por CEPRID

Jonathan Cook

Middle East Eye

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

No debería sorprender a nadie que la lucha por el imperio del derecho internacional haya enfrentado a Israel y Sudáfrica en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El mundo está dividido entre quienes han creado un orden global y regional egoísta que les garantiza impunidad cualesquiera que sean sus crímenes, y quienes pagan el precio de ese acuerdo. Ahora las víctimas de larga data están contraatacando en el llamado Tribunal Mundial.

La semana pasada, cada parte presentó sus argumentos a favor y en contra de si Israel ha implementado una política genocida en Gaza durante los últimos tres meses. El caso de Sudáfrica debería ser abierto y cerrado. Hasta ahora Israel ha matado o herido gravemente a cerca de 100.000 palestinos en Gaza, casi uno de cada 20 habitantes. Ha dañado o destruido más del 60% de las viviendas de la población. Ha bombardeado las pequeñas “zonas seguras” a las que ha ordenado que huyan unos dos millones de palestinos. Los ha expuesto al hambre y a enfermedades letales al cortarles la ayuda y el agua.

Mientras tanto, altos funcionarios políticos y militares israelíes han expresado abierta y repetidamente intenciones genocidas, como tan cuidadosamente documenta la presentación de Sudáfrica.

En septiembre, antes de la fuga de Hamás de la prisión de Gaza el 7 de octubre, el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu había mostrado a las Naciones Unidas un mapa de sus aspiraciones para lo que denominó “el Nuevo Medio Oriente”. Los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania desaparecieron, reemplazados por Israel.

A pesar de la gran cantidad de pruebas contra Israel, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) podría tardar años en llegar a un veredicto definitivo, momento en el cual, si las cosas siguen como están, puede que no quede ninguna población palestina significativa que proteger. Por lo tanto, Sudáfrica también ha solicitado urgentemente una orden provisional que exija efectivamente a Israel que detenga su ataque.

Esquinas opuestas

Los pueblos de Israel y Sudáfrica aún cargan con las heridas de los crímenes del racismo sistemático europeo: en el caso de Israel, el Holocausto en el que los nazis y sus colaboradores exterminaron a seis millones de judíos; y en Sudáfrica, el régimen de apartheid blanco que fue impuesto a la población negra durante décadas por una minoría blanca colonizadora.

Están en rincones opuestos porque cada uno extrajo una lección diferente de sus respectivos legados históricos traumáticos.

Israel hizo creer a sus ciudadanos que los judíos deben unirse a las naciones racistas y opresoras, adoptando un enfoque de “el poder hace el bien” hacia los estados vecinos. Un Estado judío autoproclamado ve la región como un campo de batalla de suma cero en el que la dominación y la brutalidad ganan.

Era inevitable que Israel eventualmente engendrara, en Hamás y grupos como Hezbolá en el Líbano, opositores armados que ven su conflicto con Israel desde una perspectiva similar.

Sudáfrica, por el contrario, ha aspirado a llevar el manto de nación “faro moral”, que los estados occidentales tan fácilmente atribuyen a su principal estado cliente de Medio Oriente con armas nucleares, Israel.

El primer presidente de Sudáfrica post-apartheid, Nelson Mandela, dijo en 1997 : “Sabemos muy bien que nuestra libertad es incompleta sin la libertad de los palestinos”.

Israel y la Sudáfrica del apartheid fueron estrechos aliados diplomáticos y militares hasta la caída del apartheid hace 30 años. Mandela entendió que los fundamentos ideológicos del sionismo y el apartheid se basaban en una lógica supremacista racial similar.

Alguna vez fue presentado como un villano terrorista por oponerse a los gobernantes del apartheid de Sudáfrica, de manera muy parecida a como lo son los líderes palestinos hoy en día por Israel.

Bota del colonialismo

Tampoco debería sorprendernos que del lado de Israel esté la mayor parte de Occidente, liderado por Washington y Alemania, el país que instigó el Holocausto. Berlín pidió el pasado viernes ser considerada un tercero en la defensa de Israel en La Haya.

Mientras tanto, el caso de Sudáfrica está respaldado por gran parte de lo que se llama el "mundo en desarrollo", que desde hace mucho tiempo ha sentido en su cara la bota del colonialismo occidental -y el racismo-.

En particular, Namibia estaba indignada por el apoyo de Alemania a Israel en la corte, dado que a principios del siglo XX, el régimen colonial alemán en el suroeste de África condujo a muchas decenas de miles de namibios a campos de exterminio, desarrollando el plan para el genocidio de judíos y romaníes que luego se refinaría en el Holocausto.

El presidente de Namibia, Hage Geingob, afirmó : “Alemania no puede expresar moralmente su compromiso con la Convención de las Naciones Unidas contra el genocidio, incluida la expiación por el genocidio en Namibia, mientras apoya el equivalente de un holocausto y un genocidio en Gaza”.

El panel de jueces (17 en total) no existe en una burbuja enrarecida de abstracción jurídica. Intensas presiones políticas en esta lucha polarizada caerán sobre ellos. Como observó el ex embajador del Reino Unido, Craig Murray, que asistió a los dos días de audiencias : parecía que la mayoría de los jueces “realmente no querían estar en el tribunal”.

’Nadie nos detendrá’

La realidad es que, cualquiera que sea el rumbo que tome la mayoría en la corte en su decisión, el poder aplastante de Occidente para salirse con la suya determinará lo que suceda a continuación.

Si la mayoría de los jueces consideran plausible que existe el riesgo de que Israel esté cometiendo genocidio e insisten en algún tipo de alto el fuego provisional hasta que pueda tomar una decisión definitiva, Washington bloqueará su aplicación mediante su veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Es de esperar que Estados Unidos, así como Europa, trabajen más que nunca para socavar el derecho internacional y las instituciones que lo apoyan. Las imputaciones de antisemitismo por parte de los jueces que respaldan el caso de Sudáfrica -y los estados a los que pertenecen- se difundirán generosamente.

Israel ya ha acusado a Sudáfrica de un “libelo de sangre”, sugiriendo que sus motivos ante la CIJ están motivados por el antisemitismo. En su discurso ante el tribunal, Tal Becker, del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, argumentó que Sudáfrica estaba actuando como sustituto legal de Hamás. Estados Unidos ha dado a entender más o menos lo mismo al calificar de “ infundada ” la meticulosa acumulación de pruebas por parte de Sudáfrica .

En un discurso plagado de engaños, Netanyahu prometió ignorar el fallo del tribunal si no era del agrado de Israel. "Nadie nos detendrá, ni La Haya, ni el eje del mal, ni nadie más", afirmó.

Por otro lado, si la CIJ falla en esta etapa algo menos que un caso plausible de genocidio, Israel y la administración Biden aprovecharán el veredicto para caracterizar erróneamente el ataque de Israel a Gaza como si hubiera recibido un certificado de buena salud del mundo.

Eso será mentira. A los jueces sólo se les pide que se pronuncien sobre la cuestión del genocidio, el más grave de los crímenes contra la humanidad, donde el listón probatorio es ciertamente muy alto.

En un sistema jurídico internacional en el que a los Estados-nación se les conceden muchos más derechos que a la gente corriente, la prioridad es dar a los Estados la libertad de librar guerras en las que los civiles probablemente pagarán el precio más alto. Las gigantescas ganancias del complejo militar-industrial de Occidente dependen de esta laguna intencional en las llamadas “reglas de guerra”.

Si el tribunal determina -ya sea por razones políticas o legales- que Sudáfrica no ha presentado un caso plausible, no absolverá a Israel de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Es indiscutible que está llevando a cabo ambas cosas.

Arrastrar el pie

No obstante, cualquier reticencia por parte de la CIJ será debidamente observada por la Corte Penal Internacional (CPI), su tribunal hermano, muy comprometido. Su trabajo no es juzgar entre estados como la Corte Mundial, sino reunir pruebas para el procesamiento de individuos que ordenan o llevan a cabo crímenes de guerra. Actualmente está reuniendo pruebas para decidir si investiga a los funcionarios israelíes y de Hamás sobre los acontecimientos de los últimos tres meses.

Pero durante años, el mismo tribunal ha estado demorando el procesamiento de funcionarios israelíes por crímenes de guerra que son muy anteriores al actual ataque a Gaza, como las décadas de construcción de asentamientos judíos ilegales en tierras palestinas por parte de Israel y el asedio de 17 años de Gaza por parte de Israel, el contexto rara vez mencionado de la ruptura de Hamás el 7 de octubre.

De manera similar, la CPI se resistió a procesar a funcionarios estadounidenses y británicos por los crímenes de guerra que sus estados cometieron al invadir y ocupar Afganistán e Irak. Esto siguió a una campaña de intimidación de Washington, que impuso sanciones a los dos funcionarios más altos del tribunal, incluido el congelamiento de sus activos en Estados Unidos, el bloqueo de sus transacciones financieras internacionales y la negación de entrar en EEUU, ellos y sus familias.

Campaña terrorista

El argumento central de Israel contra el genocidio fue que se está defendiendo después de haber sido atacado el 7 de octubre, y que el verdadero genocidio lo está llevando a cabo Hamás contra Israel. Tal reclamo debería ser desestimado rotundamente por el Tribunal Mundial. Israel no tiene derecho a defender sus décadas de ocupación y asedio de Gaza, el trasfondo de los acontecimientos del 7 de octubre. Y no puede afirmar que está atacando a unos pocos miles de combatientes de Hamás cuando bombardea, desplaza y mata de hambre a toda la población civil de Gaza.

Incluso si la campaña militar de Israel no tiene como objetivo eliminar a los palestinos de Gaza, como indican todas las declaraciones del gabinete y los funcionarios militares israelíes, sigue estando dirigida principalmente a los civiles. En la lectura más caritativa, teniendo en cuenta los hechos, los civiles palestinos están siendo bombardeados y asesinados en masa para causar terror. Están siendo sometidos a una limpieza étnica para despoblar Gaza. Y están siendo sometidos a una horripilante forma de castigo colectivo en el “asedio total” de Israel que les niega alimentos, agua y energía -lo que los lleva a morir de hambre y exponerse a enfermedades letales- para debilitar su voluntad de resistir su ocupación y buscar la liberación del régimen de control absoluto israelí.

Si todo esto es la única manera en que Israel puede “erradicar a Hamás” -su objetivo declarado-, entonces revela algo que Israel y sus patrocinadores occidentales preferirían que todos ignoremos: que Hamás está tan profundamente arraigado en Gaza precisamente porque su implacable resistencia se parece a la única respuesta razonable a una población palestina cada vez más asfixiada por el estrangulamiento cada vez mayor de la opresión que Israel ha infligido a Gaza durante décadas.

Las semanas de bombardeos masivos por parte de Israel han dejado a Gaza inhabitable para la gran mayoría de la población, que no tiene hogares a los que regresar y poca infraestructura funcional. Sin una ayuda masiva y constante, que Israel está bloqueando, morirán gradualmente de deshidratación, hambruna, frío y enfermedades.

En estas circunstancias, la defensa real de Israel contra el genocidio es totalmente condicional: no está cometiendo genocidio sólo si ha estimado correctamente que se acumulará suficiente presión sobre Egipto como para sentirse obligado -o intimidado- a abrir su frontera con Gaza y permitir la población para escapar. Si El Cairo se niega e Israel no cambia de rumbo, el pueblo de Gaza está condenado. En un mundo correctamente ordenado, una afirmación de indiferencia imprudente sobre si los palestinos de Gaza mueren a causa de las condiciones que Israel ha creado no debería ser una defensa contra el genocidio.

La guerra sigue como siempre

La dificultad para el Tribunal Mundial es que está siendo juzgado tanto como Israel, y perderá en cualquier decisión que adopte. Los hechos jurídicos y la credibilidad del tribunal están en conflicto directo con las prioridades políticas occidentales y los beneficios de la industria bélica.

El riesgo es que los jueces sientan que lo más seguro es “dividir la diferencia”. Pueden exonerar a Israel de genocidio basándose en un tecnicismo, al tiempo que insisten en que haga más de lo que no está haciendo en absoluto: proteger las “necesidades humanitarias” del pueblo de Gaza.

Los hechos jurídicos y la credibilidad del tribunal están en conflicto directo con las prioridades políticas occidentales y los beneficios de la industria bélica.

Israel planteó ese tecnicismo ante los jueces como una jugosa zanahoria. Sus abogados argumentaron que, debido a que Israel no había respondido al caso de genocidio presentado por Sudáfrica en el momento de su presentación, no había disputa entre los dos estados. Por lo tanto, la Corte Mundial, sugirió Israel, carecía de jurisdicción porque su función es resolver tales disputas.

Si se aceptara, significaría, como señaló el ex embajador Murray, que, absurdamente, los Estados podrían ser exonerados de genocidio simplemente negándose a dialogar con sus acusadores.

Aeyal Gross, profesor de derecho internacional en la Universidad de Tel Aviv, dijo al periódico Haaretz que esperaba que el tribunal rechazara cualquier limitación a las operaciones militares de Israel. En cambio, se centraría en medidas humanitarias para aliviar la difícil situación de la población de Gaza. También señaló que Israel insistiría en que ya estaba cumpliendo y que continuaría como hasta ahora. El único punto conflictivo, sugirió Gross, sería una demanda de la Corte Mundial de que Israel permita a los investigadores internacionales acceder al enclave para evaluar si se han cometido crímenes de guerra.

Es precisamente este tipo de “guerra como de costumbre” lo que desacreditará al tribunal y al derecho internacional humanitario que se supone debe defender.

Vacío de liderazgo

Como siempre, el mundo no puede recurrir a Occidente en busca de un liderazgo significativo en las crisis más graves que enfrenta o de esfuerzos para reducir la intensidad del conflicto.

Los únicos actores que muestran alguna inclinación a poner en práctica la obligación moral que debería recaer en los Estados de intervenir para detener el genocidio son los “terroristas”.

Hezbollah en el Líbano está ejerciendo presión sobre Israel construyendo gradualmente un segundo frente en el norte, mientras que los hutíes en Yemen están improvisando su propia forma de sanciones económicas al transporte marítimo internacional que pasa por el Mar Rojo. Estados Unidos y Gran Bretaña respondieron con ataques aéreos contra Yemen, aumentando aún más la temperatura y amenazando con llevar a la región a una guerra más amplia.

Con sus propias inversiones en el Canal de Suez amenazadas, China, a diferencia de Occidente, parece desesperada por enfriar las cosas. Beijing propuso esta semana una conferencia de paz entre Israel y Palestina en la que participaría un círculo mucho más amplio de Estados. El objetivo es aflojar el dominio malévolo de Washington sobre la pretendida “establecimiento de la paz” y obligar a todas las partes a asumir el compromiso de crear un Estado palestino.

La narrativa de Occidente es que cualquiera que esté fuera de su club -desde Sudáfrica y China hasta Hezbolá y los hutíes- es el enemigo, que amenaza el "orden basado en reglas" de Washington. Pero es precisamente ese orden el que parece cada vez más egoísta y desacreditado, y la base para un genocidio infligido a los palestinos de Gaza a plena luz del día.

Jonathan Cook es autor de tres libros sobre el conflicto palestino-israelí y ganador del Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4284450

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License