CEPRID

El enfrentamiento entre China y Estados Unidos ha cambiado el comercio mundial

Jueves 29 de febrero de 2024 por CEPRID

Olga Samofalova

CEPRID

El comercio entre las dos economías más grandes del mundo ha cambiado dramáticamente durante los seis años de guerra comercial. China fue el mayor exportador a Estados Unidos durante 16 años, pero el año pasado ese título pasó a México. ¿Cómo ha cambiado el comercio mundial y quién se ha beneficiado de esta disputa? ¿Y qué sigue para el comercio mundial?

Han pasado seis años desde que Estados Unidos lanzó una guerra comercial contra China. Los estadounidenses introdujeron los primeros aranceles elevados a las exportaciones chinas en 2018 bajo el gobierno de Donald Trump. Como resultado, la proporción de exportaciones de China a Estados Unidos cayó del 21,6% en 2017 al 14% en 2023, informa Reuters.

Durante 16 años, China fue el mayor exportador de bienes a Estados Unidos. Pero el año pasado el título fue para México. Si la guerra comercial entre Estados Unidos y China continúa, lo que sucederá cuando Donald Trump regrese a la presidencia, entonces el comercio entre los países podría disminuir hasta 200 mil millones de dólares en las próximas décadas, según Boston Consulting Group. Esto conducirá a una desglobalización aún mayor del comercio mundial.

“La estrategia de Washington en la guerra comercial contra Beijing ha traído incluso algunos efectos positivos a la economía global. Pero los propios Estados Unidos y China perdieron mutuamente, aunque, por supuesto, lo llevaron a cabo con cuidado. Estados Unidos comprendió sus debilidades y no provocó que Beijing adoptara duras medidas de represalia. China, por otro lado, trató de mantener las posiciones alcanzadas en el mercado estadounidense, pero aún así comenzó a diversificarse: China suavizó su actitud hacia los socios de la región asiática y comenzó a proporcionarles equipos industriales. Este paso nos permitió evitar estar rodeados de regímenes hostiles apoyados por Estados Unidos”, señala Fedor Sidorov, inversor privado y fundador de la Escuela de Inversión Práctica.

Las consecuencias más graves de la guerra comercial para ambas partes es la caída del comercio entre China y Estados Unidos en casi una cuarta parte en 2019 (a 541 mil millones de dólares) en comparación con el máximo histórico de 2017, señala Natalya Milchakova, analista líder de Freedom Finance Global.

Estados Unidos comenzó a buscar sustitutos para los productos chinos en otros países del sudeste asiático.

Llegó al punto de la ridiculez: a veces Vietnam o Filipinas podían reenvasar productos chinos, haciéndolos pasar por propios. Washington no tiene nada especial con qué reemplazar los suministros de China, por lo que tiene que hacer la vista gorda ante el Vietnam "reempaquetado", que, de hecho, no es muy diferente de nuestras "importaciones paralelas". Como resultado, desde 2020 el comercio entre los países comenzó a crecer y en 2021 las exportaciones chinas a Estados Unidos crecieron notablemente más rápido que las entregas recíprocas de productos estadounidenses.

Terceros países, como Vietnam o México, comenzaron a actuar como mediadores para los países en conflicto, lo que, por supuesto, tiene un efecto positivo para estos terceros países.

“Estados Unidos se negó a suministrar chips de fabricación estadounidense a China y presionó a los fabricantes estadounidenses, por ejemplo de vehículos eléctricos, que importan repuestos de China. Además de las complicadas relaciones de China con Taiwán, que el año pasado se convirtió en el líder mundial en la producción de semiconductores. Además, durante los últimos dos años, la economía de China ha estado experimentando las devastadoras consecuencias de la pandemia de coronavirus que se prolonga durante varios años. Todo esto influye en la desaceleración gradual del crecimiento de la economía china”, señala Milchakova.

Sin embargo, Estados Unidos no logró debilitar a China, cree Sidorov. China se las arregla para afrontar la situación mejor que su adversario.

Un impacto negativo mucho más fuerte del deterioro de las relaciones chino-estadounidenses se manifiesta en la economía estadounidense. El FMI predice que Estados Unidos seguirá creciendo a un ritmo inferior al de la economía mundial en su conjunto.

Ahora China se encuentra en una posición más ventajosa, incluso gracias a Rusia, que ha redirigido los volúmenes europeos de sus exportaciones de petróleo y gas a los mercados del sudeste asiático, y la industria automotriz china, en ausencia de competencia con las empresas occidentales, ha recibido un gran espacio desocupado en el mercado ruso, señala Sidorov.

“Es difícil para China reemplazar el comercio con Estados Unidos por el comercio con Rusia. Hasta ahora, Rusia es solo uno de los diez mayores socios comerciales de China, ni siquiera uno de los tres principales, y el volumen de negocios comercial entre China y Rusia, que superó los 230.000 millones de dólares en 2023, es incluso menos de la mitad del volumen de negocios comercial entre China y Rusia. Estados Unidos”, señala Milchakova.

Sin embargo, aumentar el volumen de negocios comercial con Rusia es sólo una forma para China. El Imperio Celeste puede resolver en parte sus problemas económicos ampliando la alianza BRICS, una mayor participación de China en África, dado el crecimiento de la población africana en las próximas décadas, así como exportando sus productos a los mercados de los países asiáticos y Rusia. Pero la propia China también enfrenta ciertos problemas por delante relacionados con el desequilibrio demográfico de la población china: una alta proporción de población anciana y una baja tasa de natalidad en el país.

Será difícil para China superar sus problemas por sí sola. Lo mismo puede decirse de Estados Unidos.

Por lo tanto, la división de países en bloques será la principal tendencia en los próximos años desde el punto de vista de la formación de la logística y de todo el comercio mundial”, afirma Ekaterina Novikova, profesora asociada del Departamento de Teoría Económica de la Universidad de Rusia.

La fragmentación de la economía global ya está en marcha. China y Estados Unidos se están convirtiendo en líderes de bloques individuales de países: BRICS y G7. “Rusia también tiene la oportunidad de cambiar su posicionamiento dentro de la alianza BRICS, teniendo en cuenta las posibilidades de suministro de recursos naturales, metales de tierras raras, así como el desarrollo de tecnologías en sectores individuales de la economía, por ejemplo, la industria militar y el sector TI”, cree Novikova.

El proceso de desglobalización del comercio internacional continuará hacia una mayor “regionalización”. Otros países, por temor a sanciones, adoptarán más activamente los pagos en monedas nacionales. El orden comercial mundial, basado en el predominio del dólar estadounidense, será reemplazado gradualmente por una transición hacia las relaciones comerciales exteriores en las que las monedas nacionales tendrán un papel más importante y, quizás, en el futuro también las monedas digitales estatales.

Los expertos de Reuters predicen varias tendencias en el comercio mundial durante los próximos diez años. Primero, esperan un comercio más fuerte entre Estados Unidos, Canadá y México. En 2023, el comercio estadounidense con los dos vecinos ya se acercará a los 500.000 millones de dólares.

En segundo lugar, los países del sudeste asiático son los que más se beneficiarán: se espera que el comercio combinado de los países de la ASEAN crezca 1,2 billones de dólares durante la próxima década.

En tercer lugar, India podría ser otro beneficiario. Para 2032, el volumen de su comercio exterior crecerá en 393 mil millones de dólares: esto incluye un aumento en el volumen de negocios comercial con los Estados Unidos en 180 mil millones de dólares y el comercio con China en 124 mil millones de dólares.

La cuarta implicación es que si la manufactura de China continúa desplazándose a países en desarrollo más baratos, la inflación global de las materias primas podría desacelerarse. Hasta ahora, China ha seguido siendo la mejor base manufacturera del mundo.

El efecto negativo para China es la pérdida de parte de la inversión extranjera directa que ayudó a desarrollar la tecnología china. Y para Estados Unidos, un nuevo aumento de los aranceles para China amenaza con aumentar la inflación dentro de su país.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4288714

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License