CEPRID

Ucrania: el túnel al final de la luz

Jueves 2 de marzo de 2023 por CEPRID

Robert Freeman

Common Dreams

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

“La luz al final del túnel” fue una frase icónica utilizada por los belicistas que mantuvieron a los EEUU en Vietnam mucho después de que se perdió la guerra. La implicación era que los de adentro podían ver a través de la niebla de la guerra y saber que las cosas estaban mejorando. Fue una mentira.

En enero de 1966, mucho antes del apogeo militar de la guerra, el secretario de Defensa, Robert McNamara, le dijo al presidente Lyndon Johnson que Estados Unidos tenía una posibilidad entre tres de ganar en el campo de batalla. Pero Johnson, como Eisenhower y Kennedy antes que él, y Nixon después, no quería ser el primer presidente estadounidense en perder una guerra. Entonces, inventó una mentira simplista y "siguió adelante".

La mentira fue descubierta por la Ofensiva Tet en enero de 1968. Más de 100 instalaciones militares estadounidenses fueron atacadas en un asalto nacional simultáneo que sorprendió a los EEUU. El locutor, Walter Cronkite, entonces “el hombre más confiable de Estados Unidos”, gritó en la televisión nacional: “Pensé que se suponía que íbamos a ganar esta maldita cosa”. Fue el principio del fin de la ocupación asesina y fallida de Estados Unidos.

Ahora nos enfrentamos a otro evento de luz y túnel, esta vez en Ucrania. Solo que ahora, no es la luz al final del túnel. Es el túnel al final de la luz. ¿A qué nos referimos con eso?

Hasta ahora, ha sido todo luz. ¿Recuerdas cuando las rudimentarias fuerzas ucranianas pateaban el trasero de las hordas bárbaras rusas? ¿Cuando cada desarrollo traicionó la estrategia de los rusos, la mala moral de sus soldados, el pobre abastecimiento y el peor liderazgo de su ejército, y la peligrosa situación política para el presidente ruso Vladimir Putin en casa? La testosterona fluía. La bravuconería era embriagadora. El excepcionalismo era sublimemente seductor. Era solo cuestión de tiempo, coraje y determinación antes de que Ucrania le hiciera sangrar la nariz al matón y le mostrara de qué estaba hecho Occidente.

¿Recordar? Nunca.

Puedes proseguir una guerra solo por un tiempo determinado con la fuerza del humo y los espejos, los engaños y las ilusiones, las mentiras y los comunicados de prensa. Eventualmente, sin embargo, la realidad te alcanza.

La ciudadanía estadounidense malintencionadamente propagandizada no podía saberlo, pero esa puesta al día comenzó en las primeras semanas de la guerra y solo se ha acelerado desde entonces.

En la primera semana de la guerra, Rusia había destruido la fuerza aérea y las defensas aéreas de Ucrania. Para la segunda semana, había eliminado la mayoría de los arsenales y depósitos de armas de Ucrania. Durante las siguientes semanas y meses, demolió sistemáticamente la artillería enviada desde los países de Europa del Este, el antiguo Pacto de Varsovia, ahora en la OTAN. Desmanteló los sistemas de transporte y suministro de combustible del país. Recientemente ha eliminado la mayor parte de la infraestructura eléctrica del país.

El ejército ucraniano ha perdido aproximadamente 150.000 soldados, un ritmo más de 140 veces superior al de las pérdidas estadounidenses en Vietnam. Esto, en un momento en que 10 millones de sus anteriormente 36 millones de habitantes han huido del país.

Los militares se dedican a reclutar a niños de 16 años y hombres de 60 para que vigilen las barricadas. No puede obtener munición de reemplazo. Rusia ha eliminado alrededor del 90 por ciento de los drones de Ucrania, dejándolos en gran parte ciegos. Los plazos de entrega de los tanques que son el esperado "cambio de juego" se prolongan en meses y años. No es que eso importe.

¿Recuerdas todos los otros "cambios de juego" fallidos? ¿Los obuses M777 y los vehículos blindados de combate Stryker? ¿Los lanzacohetes múltiples HIMARS y los sistemas de defensa aérea PATRIOT? Todos iban a cambiar el rumbo al mismo tiempo.Todos han demostrado ser impotentes para evitar que Rusia se apodere del 20% del territorio de Ucrania y lo anexione junto con su gente a Rusia.

Perder la guerra económica

Estados Unidos también perdió la guerra económica. ¿Recuerda la predicción delirante de Joe Biden de que Estados Unidos vería que “el rublo se reduciría a escombros”? ¿Y que “el régimen de sanciones más estricto de la historia” iba a “debilitar” a Rusia, tal vez incluso conduciendo al derrocamiento de Putin?

La mayor parte fracasó, mal. El año pasado, el rublo alcanzó su tasa de cambio más alta de la historia. El superávit comercial de Rusia en 2022 de 227 mil millones de dólares aumentó un 86% desde 2021. El déficit comercial de EEUU durante el mismo período aumentó un 12,2% y se acerca a 1 billón de dólares.

Como resultado de todo lo anterior y más, la marea de la opinión interna se ha vuelto en contra de la guerra. Altos funcionarios en Europa están hablando abiertamente sobre cómo las pérdidas son insostenibles y necesitan volver a las arquitecturas de seguridad que prevalecieron antes del golpe envenenado apoyado por la CIA en Maidan en 2014.

Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, recientemente dejó escapar que “será muy, muy difícil expulsar a los rusos de toda la Ucrania ocupada durante el próximo año”. The Washington Post advirtió recientemente que Ucrania enfrentaba un “momento crítico” en la guerra, destacando el hecho de que el apoyo de Estados Unidos no era ilimitado.

La Corporación Rand, uno de los susurradores estratégicos mejor conectados de los EEUU, acaba de publicar un informe que afirma que "las consecuencias de una guerra larga superan con creces los beneficios". Establece explícitamente que EEUU necesita administrar sus recursos para su próximo conflicto más importante con China.

Newsweek tituló que “Joe Biden le ofreció a Vladimir Putin el 20% de Ucrania para poner fin a la guerra”. También reveló que "casi el 90% del mundo no nos sigue en Ucrania ". Grandes sectores de América Latina, África y Asia se niegan a apoyar a EEUU en su demanda de sanciones contra Rusia.

Estas no son adivinaciones de “Luz al final del túnel”. Todo lo contrario. Si hay un hilo conductor en todo esto, es el repugnante reconocimiento de que la guerra está perdida, militar, económica y diplomáticamente; que no hay un escenario plausible en el que esas pérdidas se reviertan si se sigue adelante y que lo que se necesita ahora es una estrategia de salida para ocultar las pérdidas, salir de cualquier forma que se pueda y salvar las apariencias.

Eso tampoco estará disponible. Ahí es donde entra en juego el túnel al final de la luz.

Competencia de Infraestructura

Incluso antes de que EEUU y sus títeres de la OTAN emprendieran la guerra, el resto del mundo, y eso significa la mayor parte del mundo, se estaba instalando en un bloque económico y de seguridad antioccidental.

Dirigido por China y su aliado estratégico, Rusia, ese bloque incluye más de una docena de organizaciones comerciales y de seguridad. Entre ellos se incluye la confederación BRICS de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que trabaja explícitamente para diseñar instituciones multipolares que hagan frente al modelo hegemónico unipolar de Estados Unidos.

Incluye la Organización de Cooperación de Shanghái, un pacto de seguridad compuesto por naciones líderes del este, centro y sur de Asia, incluidas China, Rusia, India Irán, y pronto Turquía y Arabia Saudita. Está trabajando explícitamente para idear medidas para prevenir el tipo de ataques militares depredadores que EEUU llevó a cabo contra Irak, Libia, Somalia, Yemen y Afganistán.

El motor económico organizador detrás de estos esfuerzos es la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Es un plan vertiginosamente ambicioso para conectar Asia y más de 100 naciones con infraestructura económica del siglo XXI, desde autopistas y líneas ferroviarias de alta velocidad hasta generación de energía, tuberías de energía, sistemas de comunicación, ciudades, puertos y más.

Es fundamental comprender por qué BRI plantea desafíos tan abrumadores para la supremacía de EE. UU. en el mundo.

La infraestructura es tan poderosa porque genera una amplia e inimaginable variedad de beneficios económicos secundarios y terciarios. Fueron los ferrocarriles en el siglo XIX los que unieron a los Estados Unidos como el primer mercado a escala continental del mundo. Los fabricantes podían producir para un mercado más grande y, por lo tanto, a mayor escala y, por lo tanto, a un costo más bajo que los productores de cualquier otro lugar del mundo. Los ferrocarriles convirtieron a EEUU en el mercado más grande del mundo para el hierro, el acero, las máquinas herramienta, los equipos de nivelación, los equipos agrícolas y muchos otros productos comerciales e industriales esenciales para una economía industrial moderna.

Estados Unidos comenzó el siglo XIX con el 1,5% del PIB mundial. Terminó el siglo con el 19%, lo que la convirtió en la economía más grande del mundo.

Del mismo modo, los automóviles. La gente piensa que fue Henry Ford y la producción en masa lo que hizo del siglo XX “El siglo americano”. De hecho, fue la construcción de millones de kilómetros de carreteras y, más tarde, de carreteras interestatales, sin las cuales los automóviles habrían seguido siendo juguetes caros de los ricos. Esas carreteras unían al país en una red de asfalto que permitía la movilidad individual de prácticamente cualquier persona, en cualquier lugar, hasta todas las direcciones del país. El mundo nunca había visto algo así. Los efectos económicos secundarios y terciarios fueron asombrosos, desde los mercados más grandes del mundo para acero, vidrio, plástico y caucho, hasta gasolina, diesel, construcción de carreteras a escala continental, talleres de reparación y autocines, hasta toda la panoplia de cultura que conoce como suburbios.

El siglo XX fue el Siglo del Automóvil. La infraestructura que EEUU construyó para hacerlo posible fue la principal razón, al menos económicamente, por la que EEUU lideró el mundo durante la mayor parte de ese siglo.

China ahora propone hacer lo mismo para Asia en el siglo XXI, pero a una escala mucho mayor. Está liderando una construcción de infraestructura que empequeñecerá el sistema de carreteras interestatales de Eisenhower. Servirá a la mayoría de los 5.000 millones de personas en Eurasia, 30 VECES más que los 150 millones de personas que ayudó el proyecto de Eisenhower. Sabiamente, China se ha asegurado de que las más de 100 naciones que se unen a BRI se enriquezcan con su participación, ya sea construyéndose a nivel nacional o extendiendo su alcance a nivel internacional.

Es la empresa económica más grande, más convincente, geográficamente extensa, nacionalmente inclusiva y mutuamente enriquecedora en la historia del mundo. Estados Unidos no es parte de eso.

Hipoteca de Bretton Woods

Finalmente, está el asunto del dólar. Desde el Acuerdo de Bretton Woods de 1944, la economía mundial ha utilizado el dólar como moneda principal del comercio internacional.

Esto le ha dado a los EEUU un "privilegio exorbitante" en el sentido de que esencialmente puede escribir un flujo ilimitado de cheques calientes al mundo, porque los países necesitan dólares para poder realizar comercio internacional. Estados Unidos les “vende” dólares mediante la emisión de deuda del Tesoro, que es un medio de intercambio internacional universalmente fungible. Una de las consecuencias de este acuerdo es que ha permitido a EEUU gastar mucho más de lo que puede, acumulando una deuda de 32 billones de dólares desde 1980, cuando su deuda nacional era de apenas 1 billón de dólares.

Estados Unidos usa esta deuda para, entre otras cosas, financiar su enorme ejército con sus 800 bases militares en todo el mundo, que usa para hacer cosas como destruir Serbia, Libia, Irak, Afganistán, Siria, Somalia y una serie de depredaciones menores en otros países. Todo el mundo ve esto y siente repulsión por ello.

El mundo ve cómo la hegemonía del dólar respalda la capacidad de EEUU para llevar a cabo o intentar golpes de Estado en Honduras, Venezuela, Perú, Bolivia, Kazajstán, Pakistán, Myanmar, Bielorrusia, Egipto, Siria y, por supuesto, Ucrania, entre otros. Y estos son sólo los de las últimas dos décadas. La misma hegemonía del dólar suscribió las depredaciones estadounidenses en la última parte del siglo XX contra Irán, República Dominicana, Guatemala, Vietnam, Nicaragua, Cuba, Chile, Congo, Brasil, Indonesia y docenas de otros países.

Una vez más, el resto del mundo ve esto. Los ciudadanos estadounidenses, absortos en el éxtasis en su burbuja mediática herméticamente sellada, no lo hacen.

El mundo vio cómo Estados Unidos robó 300 mil millones de dólares de fondos rusos que estaban en bancos occidentales, como parte de su régimen de sanciones contra Rusia por su papel en la guerra de Ucrania. Han visto cómo Estados Unidos ha llevado a cabo robos similares contra fondos denominados en dólares de Venezuela, Afganistán e Irán.

Ve cómo el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal para atender las necesidades de los EEUU hace que el capital fluya fuera de otros países y cómo hace que sus monedas caigan, forzando la inflación en ellos. Ni un solo país del mundo queda intacto.

El impacto acumulativo de estos hechos es que muchos países preferirían no ser rehenes de las consecuencias negativas implícitas y explícitas de la hegemonía del dólar. También quieren eliminar el “privilegio exorbitante” del que creen que EEUU ha abusado en su perjuicio individual y colectivo.

Han comenzado, nuevamente, liderados por Rusia y China, a construir un sistema financiero y comercial internacional que no depende de dólares, que utiliza las monedas locales, el oro, el petróleo u otros activos de los países para comerciar.

Esto recibió un impulso especial el año pasado cuando Arabia Saudita anunció que comenzaría a aceptar yuanes chinos a cambio de su petróleo. El petróleo es el producto básico comercializado internacionalmente más valioso del mundo, por lo que la percepción es que una represa está comenzando a romperse.

Pasarán años antes de que se diseñe un sustituto igualmente funcional para el dólar, pero lo que comenzó hace unos años como un goteo ha ganado impulso y urgencia como consecuencia de las acciones de Estados Unidos en Ucrania.

Cuando el dólar ya no sea la moneda de reserva internacional del mundo y las naciones no necesiten dólares para comerciar entre sí, EEUU ya no podrá financiar su enorme déficit presupuestario y comercial emitiendo cheques sin fondos.

La retirada será angustiosa y circunscribirá en gran medida el papel de Estados Unidos como potencia hegemónica global.

Las acciones de Estados Unidos en Ucrania han unido a sus dos mayores adversarios, Rusia y China. Ellos, junto con India, Turquía, Arabia Saudita, Irán y docenas de otros países, están llevando a cabo una integración euroasiática temida por Mackinder que dejará a Estados Unidos fuera del bloque comercial más grande y dinámico del mundo.

El fracaso militar estadounidense ha puesto de manifiesto, una vez más (después de Irak y Afganistán), la relativa impotencia de las soluciones militares estadounidenses. Sí, aún puede destruir países pequeños e indefensos como Serbia, Libia, Afganistán e Irak. Pero frente a un competidor que ha optado por enfrentarse a él, EEUU, francamente, ha sido derrotado. Todo el mundo puede verlo.

Los acontecimientos también han demostrado la vacuidad de los sistemas económicos y financieros liderados por Estados Unidos, especialmente en comparación con China. El desempeño económico de China ha superado con creces al de EEU. Ha sacado a más personas de la pobreza más rápidamente que cualquier otro país en la historia del mundo.

Su crecimiento la ha convertido en la economía más grande del mundo en términos de paridad de poder adquisitivo. Si bien los ingresos promedio ajustados por inflación en los EEUU son un poco más altos que hace 50 años, los ingresos en China aumentaron más de 10 VECES durante el mismo período. Y lo ha hecho sin brutalizar y saquear a otras naciones que se niegan a doblegarse a su voluntad hegemónica.

Y la guerra ha traicionado, como ninguna otra cosa podría hacerlo, el aislamiento diplomático de los EEUU, con la gran mayoría de la gente del mundo negándose a implementar las sanciones exigidas por los EEUU contra Rusia.

Su destrucción del gasoducto Nord Stream es reconocida como el mayor acto de terrorismo patrocinado por el estado en la historia, superando fácilmente al 9/11 en términos de los cientos de millones de personas que dañará. Y esto, a uno de sus supuestos aliados, Europa. Imagina lo que les sucede a sus enemigos.

Este es el túnel al final de la luz, un mundo multipolar en oposición a un mundo unipolar. Significa un creciente aislamiento de EEUU del resto del mundo, el cierre de opciones, la reducción de oportunidades, la pérdida de la primacía estratégica que una vez honró a la mayor potencia en la historia del mundo. Significará poder e influencia dramáticamente reducidos frente a los adversarios estratégicos de los EEUU, y una capacidad marcadamente restringida para operar militar, económica y financieramente en el mundo, con la chequera caliente que pronto se les quitará.

En 20-30 años, EEUU seguirá siendo una potencia regional sustancial, tal vez como Brasil en América del Sur, Irán en Asia occidental o Nigeria en África. Pero no será la potencia hegemónica global que alguna vez fue, capaz de proyectar e infligir poder en el mundo como lo ha hecho durante el último siglo.

Estados Unidos abusó de su unción providencial como nación excepcional. Ese abuso ha sido reconocido, denunciado y ahora está siendo combatido por la mayoría de las otras naciones del mundo.

El futuro será muy diferente para EEUU de lo que ha sido durante los últimos 80 años, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando sobresalía sobre el resto del mundo como un gigante entre pigmeos. Ucrania demostrará haber sido el punto de inflexión en esta transformación, el túnel al final de la luz.

Robert Freeman es fundador y director ejecutivo de The Global Uplift Project, que construye proyectos de infraestructura a pequeña escala en el mundo en desarrollo para mejorar la capacidad de autodesarrollo de la humanidad. Robert enseñó economía e historia en Los Altos High School, donde también entrenó al equipo de oratoria y debate, incluida la producción de un campeón nacional en 2006. Ha viajado mucho por países desarrollados y en vías de desarrollo. Es autor de la serie The Best One Hour History , que incluye la Primera Guerra Mundial (2013), Los años de entreguerras (2014), La guerra de Vietnam (2013) y otros títulos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4188850

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License