CEPRID

Conflicto ucraniano: génesis (I)

Martes 31 de enero de 2023 por CEPRID

Oleg NESTERENKO

Geopolítica

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Es bastante conveniente para los representantes de la comunidad occidental unirse a las narrativas de la OTAN sobre las causas del conflicto armado en Ucrania y no ponerse en una posición de incomodidad de duda y puesta a prueba de los postulados que dominan la opinión pública. Sin embargo, salir de esta zona de confort intelectual, que en realidad es psicológicamente solo una zona de miedo, es un ejercicio importante para todos aquellos que abogan por la búsqueda de la verdad, que a menudo puede diferir significativamente de las narrativas establecidas por los actores dominantes.

En este análisis no voy a entrar en todos los elementos históricos de cada una de las partes en conflicto, que sin duda son importantes y que llevaron al enfrentamiento en el que se encuentra el mundo hoy, pero sí quiero resaltar los realmente dominantes: el papel de un actor clave en este conflicto, los Estados Unidos de América.

La historia nos muestra que, a pesar de las apariencias, ni una sola guerra del pasado ha tenido jamás un motivo para su comienzo, un único motivo.

En el corazón de todo conflicto importante, por supuesto, hay un proyecto que consta de muchas causas y objetivos secundarios que deben lograrse en el marco del objetivo final principal, a menudo mucho más allá de la guerra misma.

Las razones detonantes anunciadas por las partes en conflicto son solo el reflejo de la culminación, la punta del iceberg de profundos desacuerdos, que no solo no pueden resolverse diplomáticamente, sino, muchas veces, todo lo contrario: cuya solución diplomática sería un obstáculo para el logro de objetivos preestablecidos y cuidadosamente encubiertos.

Establecimiento de democracias

Básicamente, los Estados Unidos de América y, secundariamente, el resto de la comunidad occidental argumentan que la causa de los conflictos armados en el mundo, iniciados por esta última, es el establecimiento de regímenes de estado de derecho, libertades individuales, colectivas y la luz de la democracia en los territorios-moradas de la tiranía, la dictadura y la barbarie.

Sin embargo, al analizar la totalidad de más de cincuenta guerras e intervenciones armadas realizadas desde el final de la Segunda Guerra Mundial directamente por el puño armado de los Estados Unidos y/o indirectamente, a través de países satélites, y analizando los resultados finales de cada una de las enfrentamientos militares, podemos hacer una declaración significativa: o los Estados Unidos de América son increíblemente malos para lograr sus objetivos predeterminados, porque estos últimos nunca se logran; o, lo que es más grave, las verdaderas causas del continuo proceso de destrucción de partes del mundo no son del todo, o, para ser más precisos, nada tienen que ver con las anunciadas.

No hay duda sobre la objetividad de esta observación, porque hay demasiados precedentes de “realizaciones”, cuyos resultados finales nos son bien conocidos. Mencionando solo las más grandes entre ellas, podemos nombrar las guerras en Corea y China, Guatemala, Vietnam y Camboya, Irak, Bosnia y Serbia, Afganistán, Libia y Siria.

Sin mencionar las muchas intervenciones estadounidenses “secundarias” a lo largo de la historia moderna, incluido el bombardeo directo de civiles como Cuba, Congo, Laos, Granada, Líbano, El Salvador, Nicaragua, Irán, Panamá, Kuwait, Somalia, Sudán, Yemen y Pakistán.

E incluso esta lista no es exhaustiva, porque no tiene en cuenta tantas operaciones confidenciales realizadas en todo el mundo para establecer "valores democráticos y derechos humanos".

Una declaración del estado general adquirido por las sociedades "liberadas", la calidad de su vida antes y después de los procesos de "democratización", no puede sino despertar gran desconcierto en el observador.

Supervivencia de los Estados Unidos de América

Sin dejar de lado el hecho de que el pueblo estadounidense, en sí mismo, es bastante comprensivo y amistoso -lo cual de ninguna manera puede ser negado por quienes han tenido experiencia de comunicación y relaciones interpersonales con sus representantes-, sin embargo, no se puede negar el hecho de que la libertad de pensamiento del pueblo estadounidense, en su abrumadora mayoría, está profundamente subordinado al poder de la propaganda estatal llevado a cabo durante muchas décadas a través de prácticamente todos los canales de información existentes controlados directamente por el "estado profundo" estadounidense y sus cabilderos, persiguiendo sus propios objetivos en nombre de la nación estadounidense.

Los motivos nobles de las intervenciones armadas de los Estados Unidos en el mundo, presentados a la población estadounidense, no son muy diferentes de los que se anuncian en la arena internacional.

Contrariamente a las narrativas exhibidas por algunos de los antagonistas estadounidenses, para el "estado profundo" estadounidense las verdaderas causas de las repetidas masacres a gran escala -de lo contrario es difícil llamar a su modus operandi- no tienen su objetivo final fundamental de dominación mundial. Esta calificación no es del todo exacta. El objetivo final es mucho más pragmático: la supervivencia de los Estados Unidos de América .

No sólo la supervivencia como formación estatal, sino la supervivencia de estructuras que permitan la realización de superganancias para las élites, por un lado, y, por otro lado, la supervivencia del modelo y nivel de vida adquirido por el país con la final de la Gran Depresión, que terminó con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la reactivación de la economía estadounidense a expensas de la industria militar.

Esta supervivencia es simplemente imposible sin la dominación mundial militar-económica, o mejor dicho, militar-financiera.

De ninguna manera es un accidente histórico que el presupuesto militar, llamado presupuesto de defensa, de los Estados Unidos supere 1/3 del gasto mundial en defensa, lo que es un elemento decisivo para mantener el dominio financiero a escala global.

El concepto de supervivencia a través de la dominación mundial fue articulado al final de la Guerra Fría por Paul Wolfowitz, subsecretario de Defensa de los EEUU, en su llamada Doctrina Wolfowitz, que veía a los EEUU como la única superpotencia que quedaba en el mundo y cuyo principal objetivo es preservar este estatus: "prevenir la reaparición de un nuevo rival, ya sea en el territorio de la antigua Unión Soviética , o en otro lugar, que constituiría una amenaza para el orden anteriormente representado por la Unión Soviética".

Los principales pilares profundos del conflicto en Ucrania

Dejando de lado las encumbradas narrativas que apelan a la sensibilidad psicológica de las masas occidentales, que deben cumplir con el papel que les corresponde -la aprobación-, veamos las verdaderas razones, los pilares profundos del nuevo enfrentamiento en el marco general de la supervivencia de Estados Unidos de América: el conflicto en Ucrania.

Estos pilares profundos e interdependientes son tres: mantener el dominio global del sistema financiero estadounidense; debilitar la economía de la UE a través de la destrucción máxima de las relaciones entre Rusia y la UE; un debilitamiento significativo de la posición de Rusia en el marco de un futuro conflicto con China.

Todos los demás elementos del conflicto actual en Ucrania, en el lado estadounidense, como el cabildeo de la industria militar estadounidense, la conquista de nuevos mercados energéticos, la protección de importantes activos económicos estadounidenses en territorio ucraniano, esquemas de corrupción, revanchismo personal de las élites rusófobas estadounidense, inmigrantes de la inmigración de Europa del Este, y muchos otros, me aparecen sólo como adiciones, derivados y consecuencias de las tres causas fundamentales enumeradas.

El primero de los tres pilares subyacentes del conflicto en Ucrania: mantener el dominio global del sistema financiero estadounidense.

El dominio global del sistema financiero estadounidense se basa en una serie de elementos, entre los que destacan la extraterritorialidad de las leyes estadounidenses, los bonos del Tesoro estadounidense y el petrodólar .

Es absolutamente imposible conocer o comprender las verdaderas causas no solo de los acontecimientos en Ucrania, sino también de casi todas las guerras iniciadas directamente por los Estados Unidos, sin una visión precisa de los elementos mencionados. Entonces, veámoslos en detalle.

El dólar y la extraterritorialidad del derecho estadounidense como arma de guerra económica

El concepto de extraterritorialidad del derecho estadounidense es la aplicación del derecho estadounidense fuera de las fronteras de los Estados Unidos, que permite a los jueces estadounidenses iniciar procedimientos judiciales sobre hechos que tienen lugar en cualquier parte del mundo.

El principal elemento utilizado como pretexto para los cargos legales es el hecho de que se utilizó moneda nacional estadounidense en las transacciones.

Así, los mecanismos jurídicos de extraterritorialidad del derecho estadounidense otorgan a las empresas estadounidenses serias ventajas competitivas. Completamente ilegal bajo la ley comercial internacional, pero perfectamente legal bajo la ley estadounidense.

¿Cómo funciona?

La extraterritorialidad de las leyes estadounidenses obliga a las empresas extranjeras que utilizan el dólar estadounidense en sus operaciones a cumplir con los estándares estadounidenses, someterse a la supervisión y control del estado estadounidense, lo que posibilita que este último legalice el espionaje económico e industrial y la implementación de acciones encaminadas a impedir el desarrollo de competidores de empresas americanas.

Cuando son procesadas por el Departamento de Justicia de EEUU, las empresas extranjeras incriminadas deben "arreglar" su situación asumiendo la vigilancia durante varios años consecutivos bajo un "programa de cumplimiento".

Para establecer su dominio mundial, se inician innumerables juicios sin ningún fundamento de fondo, cuyo verdadero propósito es el acceso a la información confidencial de los competidores y la interferencia económica.

Además, al exponer artificialmente a las empresas extranjeras que son de interés para los grupos estadounidenses al riesgo de pagar fuertes multas a los Estados Unidos, la justicia estadounidense coloca a las víctimas en una posición en la que estas últimas no están dispuestas a mostrar hostilidad ante la idea de ser absorbidas por empresas estadounidenses para evitar graves pérdidas financieras.

Tesoro de EEUU y petrodólares

En contabilidad existe un término como deudas incobrables.

Las letras del Tesoro de EEUU son bonos que se compran y rescatan en dólares estadounidenses y son esencialmente deudas incobrables.

¿Por qué?

Hoy, la deuda soberana del estado estadounidense ha superado los 31.000 millones de dólares estadounidenses y continúa creciendo en varios miles de millones de dólares diarios. Esta cifra supera significativamente el PIB anual de Estados Unidos y convierte en valores más que dudosos el grueso de los valores emitidos por el Tesoro estadounidense, ya que estos últimos están sujetos a reembolso por la moneda nacional. Moneda, cuya emisión no está respaldada, en su mayor parte, por ningún activo real.

La solvencia de los bonos del Tesoro de EEUU está garantizada únicamente por la impresión de dinero y la confianza en el dólar estadounidense, que no se basa en su valor real, sino en la dominación mundial militar de EEUU.

¿Y qué hay de Rusia?

Desde la llegada al poder de Vladimir Putin, la Federación Rusa ha iniciado una enajenación progresiva de bonos del Tesoro estadounidense. Desde 2014, inicio del conflicto provocado por EEUU en Ucrania mediante un golpe de Estado, Rusia se ha desembarazado de casi toda la deuda estadounidense. Si en 2010 Rusia era uno de los diez mayores tenedores de bonos del Tesoro de EEUU, con un volumen de más de 176.000 millones de dólares, en 2015 poseía solo alrededor de 90.000 millones, es decir, la masa total de estos activos se ha reducido casi a la mitad en 5 años. Hoy, Rusia tiene solo alrededor de 2.000 millones de deuda estadounidense, que es una cantidad extremadamente pequeña, comparable al error matemático en el mercado mundial de bonos del Tesoro.

Junto con la Federación Rusa, la República Popular China también se está deshaciendo progresivamente de este peligroso deudor. Si en 2015 poseía más de 1’3 billones de dólares estadounidenses en bonos, hoy esta cantidad está por debajo de los 970.000 millones, es decir ¼ de disminución en 7 años, el punto más bajo desde 2010.

Además de deshacerse de los bonos del Tesoro de EEUU, la Federación Rusa inició un proceso gradual para liberar al mundo del sistema del petrodólar.

Se ha lanzado una espiral viciosa: la flexibilización del sistema del petrodólar asestará un duro golpe al mercado de bonos del Tesoro estadounidense. Una caída de la demanda del dólar estadounidense en el ámbito internacional provocará automáticamente una devaluación de la moneda y, de hecho, una caída de la demanda de las letras del Tesoro de Washington, lo que mecánicamente conducirá a un aumento de la tasa de interés de estas últimas, haciendo imposible financiar la deuda del gobierno estadounidense al nivel actual.

Los críticos de la noción de que una depreciación del dólar frente a muchas monedas causará un daño muy significativo a la economía estadounidense argumentan que un dólar más débil conducirá a un aumento significativo en las exportaciones estadounidenses y, en consecuencia, beneficiará a los fabricantes estadounidenses, lo que, en efecto, reducirá el déficit comercial.

Si tienen toda la razón sobre los efectos benéficos de la devaluación del dólar sobre las exportaciones estadounidenses, están fundamentalmente equivocados sobre el efecto final inevitablemente destructivo del proceso sobre la economía estadounidense, ya que su posición ignora un elemento fundamental: Estados Unidos es un país que ha estado en el camino de la desindustrialización durante muchas décadas, y el impacto positivo en las exportaciones será relativamente pequeño frente a un déficit comercial gigantesco. El déficit, que ya en 2021 alcanzó un nivel récord en la historia de Estados Unidos, y con la devaluación del dólar, lo que significa que el costo de las importaciones a todos los niveles, tendrá un efecto absolutamente destructivo.

Así, el "ajuste de cuentas" con los dos culpables de la situación actual -Rusia y China- es un elemento clave de la estrategia de supervivencia de los Estados Unidos de América.

Petrodólares

Con el colapso en 1971 de los acuerdos de Bretton Woods, que estaban en vigor desde 1944, la dependencia global del dólar estadounidense comenzó a declinar de manera muy peligrosa para la economía estadounidense, y ésta tuvo que buscar una forma alternativa de aumentar la demanda global del dólar.

Se encontró. En 1979, nació el "petrodólar" como parte del acuerdo de cooperación económica entre Estados Unidos y Arabia Saudita: "petróleo por dólares". Como parte de este acuerdo, Arabia Saudita se comprometió a vender su petróleo al resto del mundo únicamente en dólares estadounidenses, así como a reinvertir sus excedentes de reservas de moneda estadounidense en bonos del Tesoro estadounidense y empresas estadounidenses.

A cambio, Estados Unidos asumió obligaciones y garantías para la seguridad militar de Arabia Saudita.

Posteriormente, el acuerdo de "petróleo por dólares" se extendió a otros países de la OPEP, y sin ninguna compensación por parte de los estadounidenses, y dio lugar a una emisión exponencial del dólar estadounidense. Progresivamente, el dólar se convirtió en la principal moneda de comercio y otras mercancías, lo que aseguró el lugar de este último como moneda de reserva mundial y le dio a Estados Unidos una superioridad sin igual y enormes privilegios.

Hoy asistimos a una ruptura estratégica en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita , que se debe a varios factores importantes, entre los que se encuentran la reducción muy significativa de las importaciones de crudo por parte de Estados Unidos, del cual Arabia era el mayor proveedor; el fin del apoyo estadounidense a Arabia Saudí en la guerra contra Yemen y la intención del presidente estadounidense Joe Biden de salvar el acuerdo nuclear con los mulás chiítas de Irán, enemigos jurados de los saudíes sunitas.

Esta triple "traición" de los estadounidenses fue extremadamente difícil para el Reino, que es especialmente sensible a las cuestiones de honor en las relaciones bilaterales. Los desacuerdos estratégicos entre los dos países alcanzaron su clímax con el inicio de la guerra en Ucrania, cuando las autoridades sauditas se enfrentaron a una disyuntiva existencial: seguir avanzando en la estela de Estados Unidos, o sumarse al campo de sus principales oponentes, que son China y Rusia. Se eligió la segunda opción.

A diferencia de Estados Unidos, que descuidó los intereses estratégicos de los saudíes, China, por el contrario, solo incrementó la cooperación con Arabia Saudita. Y estas relaciones bilaterales no se limitan al sector de los combustibles fósiles, sino que se están expandiendo significativamente en las áreas de infraestructura, comercio e inversión. La gran inversión china en Arabia no solo está en constante aumento y China actualmente está comprando casi una cuarta parte de las exportaciones mundiales de petróleo del Reino, sino que el Fondo Soberano del Reino planea lanzar inversiones significativas en empresas chinas en sectores estratégicos.

Paralelamente, en agosto de 2021, se firmó un acuerdo de cooperación militar entre el Reino Saudita y la Federación Rusa.

Al igual que Rusia, Arabia Saudita ha tomado el camino de la desdolarización del comercio y la inversión con China.

Las acciones conjuntas y sincronizadas de Rusia, China y los países de la OPEP en el camino de la progresiva desdolarización cobraron impulso con el estallido del conflicto en Ucrania, que arrancó las máscaras, y tendrá un efecto casi inevitable de avalancha contra el dominio global del sistema financiero estadounidense en el futuro, ya que se invita a los bancos centrales de muchos países a repensar la lógica de la acumulación de reservas y las virtudes de invertir en bonos del Tesoro estadounidense.

Declaración de guerra al dólar estadounidense

Las acciones militares en Ucrania contra Rusia y la guerra que se avecina en la región de Asia-Pacífico contra China no son más que parte de la reacción estadounidense, que considera las acciones de Rusia y China contra el dominio global de la moneda estadounidense como una verdadera declaración de guerra.

Y Estados Unidos tiene toda la razón al tomarse este anuncio más que en serio, ya que la separación masiva de los bonos del Tesoro estadounidense, junto con el desplazamiento progresivo del sistema de petrodólares por parte de potencias como Rusia y China, es nada menos que el principio del fin para la economía estadounidense tal como la conocemos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los países que se han atrevido a desafiar el dominio global del sistema monetario estadounidense en el pasado han pagado el precio más alto por su audacia.

La dificultad es que la Federación Rusa, como la República Popular China, son potencias militares que no pueden ser atacadas directamente bajo ninguna circunstancia, lo que equivaldría a un suicidio. Solo las guerras de poder y las guerras híbridas pueden tener lugar contra estos dos países.

Hoy estamos en la "fase rusa", mañana estaremos en la "fase china" de confrontación.

Es importante señalar que los eventos en Ucrania no son de ninguna manera la primera, sino la tercera gran guerra del dólar estadounidense, sin mencionar las dos guerras "frías" del dólar.

¿Qué son estas guerras, aparte de la que conocemos hoy?

Esta es la guerra en Irak y la guerra en Libia. Y las dos guerras "frías" del dólar son guerras contra Irán y contra Venezuela.

Primera Gran Guerra del Dólar

Hablando de la primera guerra del dólar, es decir, la guerra en Irak, hay que dejar de lado el famoso vial de ántrax imaginario que el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, sacudió en la ONU el 5 de febrero de 2003, para destruir el país y masacrar al pueblo iraquí y recordar los hechos. Hechos lejos de la fantasía americana.

En octubre de 2000, el presidente iraquí Saddam Hussein anunció que ya no estaba dispuesto a vender su petróleo por dólares estadounidenses y que la energía del país sólo se vendería en euros.

Tal declaración equivalía a firmar la sentencia de muerte de su autor.

Según un extenso estudio realizado por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y la Fundación Estadounidense para la Independencia del Periodismo, entre 2001 y 2003, el gobierno de EEUU hizo 935 declaraciones falsas sobre Irak, 260 de las cuales fueron directamente de George W. Bush. Y de 260 declaraciones deliberadamente falsas del presidente de los Estados Unidos, 232 se referían a la presencia en Irak de armas de destrucción masiva inexistentes.

La burbuja de Colin Powell, después de 254 de las declaraciones falsas de este último sobre el mismo tema, fue solo la culminación de una larga y laboriosa preparación de la opinión pública nacional e internacional para la inevitable destrucción de la amenaza iraquí que representaba para la moneda estadounidense.

Y, cuando en febrero de 2003 Saddam Hussein llevó a cabo su "amenaza" vendiendo más de 3.000 millones de barriles de crudo por valor de 26.000 millones de euros -un mes después, Estados Unidos llevó a cabo la invasión y destrucción total de Irak, las trágicas consecuencias de que con la destrucción de toda la infraestructura del país y un número colosal de muertos entre la población civil son bien conocidos. Hasta el día de hoy, las autoridades estadounidenses mantienen firmemente que esta guerra no tuvo absolutamente nada que ver con el deseo de Irak de liberarse del petrodólar.

Dada la total impunidad judicial por los crímenes de lesa humanidad cometidos por los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos, estos últimos ni siquiera se molestan en encubrirlos con historias que merecen la más mínima credibilidad ante los ojos de la comunidad internacional.

Los hechos son bien conocidos, y podríamos detenernos ahí. Pero, para que el proceso de "defender" los intereses estadounidenses sea aún más claro, incluidos los acontecimientos actuales en Ucrania, hablemos también de la penúltima, la segunda gran guerra del dólar, la guerra en Libia .

Segunda Gran Guerra del Dólar

Han pasado seis años desde que se eliminó la amenaza iraquí: ha surgido una nueva amenaza existencial para el dólar estadounidense frente a alguien que se negó a aprender la lección del trágico destino de Saddam Hussein: Muammar Gaddafi .

En 2009, como presidente de la Unión Africana, Muammar Gaddafi propuso a los estados del continente africano una verdadera revolución monetaria, que tenía todas las posibilidades de cambiar el destino del continente y por lo tanto fue recibida con gran entusiasmo: eludir el dominio de la dólar estadounidense mediante la creación de una unión monetaria africana en la que la exportación de petróleo y otros recursos naturales africanos se pagaría principalmente con el dinar de oro, una nueva moneda que se crearía y que se basaría en las reservas de oro y los activos financieros de los fondos de riqueza soberanos del continente.

Siguiendo el ejemplo de los países árabes de la OPEP, que tienen sus propios fondos soberanos del petróleo, los países africanos productores de petróleo, empezando por los gigantes del petróleo y el gas -Angola y Nigeria-, iniciaron el proceso de creación de sus propios fondos nacionales a expensas de los ingresos por exportaciones del petróleo. Un total de 28 países africanos productores de petróleo y gas participaron en el proyecto.

Gaddafi, sin embargo, cometió un error de cálculo estratégico que no solo "enterró" el dinar de oro, sino que también le costó la vida.

Subestimó el hecho de que, por un lado, para el estado estadounidense y, por otro lado, para el "estado profundo" de Wall Street y la ciudad de Londres, estaba completamente fuera de discusión que este proyecto pudiera realizarse.

Porque no solo pondría en peligro existencial a la moneda estadounidense, sino que también privaría a los bancos de Nueva York y de la City de su desplazamiento habitual de billones de dólares provenientes de la exportación de materias primas del continente africano. Así, el Reino Unido estaba en completa simbiosis con los Estados Unidos en su deseo de destruir el poder que amenazaba su bienestar.

Después de que los “aliados” decidieran neutralizar la nueva amenaza, poco les preocupaba la extraña coincidencia temporal a ojos de los observadores: más de 40 años de inacción contra Gadafi, quien llegó al poder en 1969, y apenas presenta la proyecto de revolución financiera a la Unión Africana en Libia inmediatamente estalla una nueva guerra civil.

Después de haber invadido y destruido Irak criminalmente basándose en las mentiras groseramente deliberadas difundidas en la ONU en 2003 por el estado estadounidense a través de Colin Powell sobre las llamadas armas de destrucción masiva supuestamente propiedad de Saddam Hussein, Estados Unidos no estaba dispuesto a repetir el mismo patrón de acción y se vieron obligados a diversificar la ejecución de la invasión, para no volver a ponerse en la posición de criminales de guerra en una perspectiva demasiado obvia.

En un momento en que la nueva "primavera árabe" en Libia ha llegado al borde de su completa represión por parte de las fuerzas del estado libio, los estadounidenses, permaneciendo en las sombras, utilizaron países satélites y vasallos: Francia, Gran Bretaña y Líbano, sacando del olvido la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU contra Libia de 1973 para atacar y destruir el país.

Y la implementación misma de este proyecto se llevó a cabo en violación incluso de su propia resolución de la ONU, recientemente adoptada: en lugar del establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia prevista por la resolución, se llevó a cabo el bombardeo directo de objetivos terrestres militares. Estos ataques fueron completamente ilegales y violaron por completo el derecho internacional: quienes votaron a favor de la adaptación de la resolución lo hicieron estando firmemente convencidos por los autores de que el objetivo de la acción era únicamente establecer una zona de exclusión aérea para proteger a la población civil, y no para derrotar a Gaddafi y/o destruir al ejército.

Esto significa que Estados Unidos, bajo la apariencia de países satélites, mintió una vez más a la ONU para obtener bases legales para iniciar las hostilidades y seguir un plan planificado previamente para destruir la nueva amenaza para el dólar estadounidense.

El hecho de que los verdaderos iniciadores de la destrucción de Libia en 2011 fueran Estados Unidos y nadie más era un secreto a voces.

Y desde la publicación por Wikileaks de la correspondencia del 2 de abril de 2011 entre la exsecretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton y su asesor Sid Blumenthal sobre este asunto, el “secreto” ha salido de las sombras: Clinton fue un elemento clave en la conspiración occidental contra el líder libio Muammar Gaddafi y, específicamente, contra la nueva moneda panafricana, una amenaza directa para el dólar estadounidense.

Blumenthal le escribe a Clinton: "Según información confidencial obtenida de esta fuente, el gobierno de Gaddafi posee 143 toneladas de oro, así como activos financieros comparables... Este oro se acumuló antes del levantamiento y estaba destinado a crear una moneda panafricana basada en el dinar de oro libio".

Como mencioné anteriormente, ninguna guerra tiene una sola razón para su implementación. En el caso de la guerra contra Gaddafi, sucedió lo mismo: una de sus razones clave adicionales fue el interés personal de Hillary Rodham Clinton por desempeñar el papel de "dama de hierro" en el entorno político estadounidense de cara a las elecciones presidenciales. Esta guerra equivalía a una declaración de su partido político: “Mira, pude aplastar a un país entero. Así que tengan la seguridad de que soy totalmente capaz de liderar la campaña electoral”. En abril de 2015, Clinton anunció su candidatura a la presidencia y, en julio de 2016, fue nominada oficialmente por el Partido Demócrata.

En la segunda gran guerra del dólar, no solo el futuro de Libia, sino el futuro de todo el continente africano fue sacrificado en el altar del bienestar de la economía estadounidense.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4234357

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License