CEPRID

¿Es una señal la expansión de la OTAN hacia el este? Análisis de las causas y consecuencias de la actual crisis de seguridad ruso-europea (y II)

Martes 5 de julio de 2022 por CEPRID

Feng Shaolei

Guancha

Sistema antimisiles y seguridad europea

El sistema de armas antimisiles es la carta de triunfo para que EEUU obtenga una ventaja estratégica en la era de la Guerra Fría y mantenga la hegemonía militar mundial posterior. Desde principios del nuevo siglo, por un lado, Estados Unidos ha insistido en impulsar el sistema antimisiles, convirtiendo el plan original exclusivo de EEUU en un sistema antimisiles de la OTAN que cubre todo el territorio europeo. Por otro lado, la actitud de Rusia hacia el sistema antimisiles pasó de la cooperación al boicot, mostrando una posición intransigente. Este conjunto de tendencias que se mueven en la dirección opuesta muestra que este tema es el centro de las relaciones de seguridad entre las principales potencias desde el comienzo del nuevo siglo.

El sistema antimisiles estadounidense ha pasado por varias etapas de desarrollo. En consecuencia, se puede apreciar que la relación estratégica de seguridad entre EEUU, la OTAN y Rusia ha mostrado diferentes situaciones en diversas etapas.

La primera etapa, desde que se planteó el "Plan Estratégico de Defensa" en 1983, fue hasta finales de 2001 cuando EEUU se retiró del "Tratado ABM". Aunque la batalla por el sistema antimisiles durante este período no fue tan intensa y complicada como lo fue después, en general reflejó la profunda confrontación entre EEUU y Rusia en el tema antimisiles: incluso en el caso de una buenas relaciones mutuas, no dudarían en destrozar dicho sistema y competir por su superioridad.

La administración Reagan propuso el "Plan de Defensa Estratégica" (el "Plan de Star Wars") en 1983. En 1991, la administración Bush hizo revisiones de acuerdo con el desarrollo de la situación y propuso un "sistema global para ataques limitados" que consta de tres partes: el sistema de defensa basado en el espacio, el sistema de defensa antimisiles de teatro de operaciones y el sistema nacional de defensa antimisiles. El final de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética suspendieron temporalmente el plan. Después de que Clinton asumió el cargo en 1993, detuvo el desarrollo de sistemas de defensa basados ​​en el espacio y construyó principalmente el "Plan de Defensa de Misiles Balísticos" compuesto por el teatro de operaciones de EEUU y la defensa nacional de misiles, centrándose en la "Defensa de Misiles de Zona Media" y como posición secundaria de los preparativos técnicos. Después de las enmiendas de 1996 y 1999, el "Sistema Nacional de Defensa contra Misiles" se elevó a política nacional.

En los primeros días de la administración Bush a principios del nuevo siglo, aunque las relaciones entre Rusia y los Estados Unidos estaban tensas, tanto las relaciones estatales como los intercambios personales de los líderes políticos se encontraban en un buen momento. Sin embargo, EEUU exigió que Rusia aceptara enmendar el Tratado ABM para permitirle construir un sistema de defensa antimisiles. EEUU se retiró del Tratado ABM en diciembre de 2001, ante la clara oposición de Rusia. Putin enfatizó en su discurso en el décimo aniversario del Foro Valdai en 2014: "La principal fuente del deterioro de las relaciones entre Rusia y EEUU desde el comienzo del nuevo siglo es la retirada unilateral de EEUU del Tratado ABM".

La segunda etapa, desde la retirada formal de EEUU del Tratado ABM hasta el estallido de la guerra ruso-georgiana en agosto de 2008. Este es un período crítico para que el sistema antimisiles de EEUU pase de estar limitado por las normas a implementarse y desencadene un deterioro repentino en las relaciones con Rusia.

Después de que EEUU se retiró del Tratado ABM, intensificó la producción de prueba de armas interceptoras en varios segmentos de vuelo. Al mismo tiempo, estableció dos bases de interceptación de misiles en Alaska y California, y realizó múltiples simulacros de ataques con misiles en el Reino Unido, Dinamarca, Noruega, Japón y otros lugares con su sistema de alerta temprana. En este sentido, Rusia inicialmente esperaba mantener la cooperación con los EEUU después del "11 de septiembre", y al mismo tiempo no reconoció el nivel de amenaza del sistema antimisiles de los EEUU para Rusia. En esta etapa, EEUU no expuso claramente la intención estratégica del sistema antimisiles contra Rusia. En ese momento, Rusia tenía plena confianza en la capacidad de sus propias armas estratégicas para hacer frente a los avances. Por supuesto, no renuncia a construir sistemas antimisiles terrestres, marítimos y aéreos al estilo ruso en caso de eventos inesperados.

Desde 2006, Estados Unidos y la República Checa, Polonia y otros países han iniciado gradualmente negociaciones sustantivas sobre el despliegue de sistemas antimisiles; en enero de 2007, Estados Unidos anunció oficialmente la noticia. Sin embargo, Rusia no acepta la afirmación de Estados Unidos de que el sistema antimisiles es solo una amenaza nuclear contra Irán y Corea del Norte. El 10 de febrero de 2007, el discurso de Putin en la 43ª Conferencia de Política de Seguridad de Munich criticó severamente la política de seguridad de los Estados Unidos y cuestionó los motivos del sistema antimisiles de Europa del Este contra Rusia. En los medios occidentales y la comunidad internacional de investigación, el discurso de Putin se considera generalmente como el punto de partida de la política exterior de Rusia "retrocediendo". La parte rusa es ojo por ojo, especialmente en el décimo aniversario de este discurso, es decir, en febrero de 2017, en un momento crítico en el desarrollo de las relaciones entre Rusia y EEUU.

Sin embargo, las críticas iniciales de Rusia no impidieron que Estados Unidos avanzara en el sistema antimisiles. En el verano de 2007, una reunión de ministros de defensa de la OTAN llegó a un consenso y decidió construir un sistema europeo de defensa antimisiles "en el marco de la OTAN", cubriendo toda Europa. Hasta ahora, Rusia ha visto cada vez más que el verdadero "objetivo es Rusia" en ese despliegue. Porque el sistema antimisiles desplegado por los Estados Unidos en Europa del Este permitirá a los Estados Unidos destruir el misil intercontinental del enemigo durante la fase de aceleración de la separación de la ojiva del vehículo de lanzamiento. Esto hará que las ojivas múltiples guiadas por división del misil intercontinental basado en silo y la capacidad de cambio orbital del misil "Topol-M" basado en silo y los medios para atravesar el sistema antimisiles se enfrenten a la "invalidación". Esto significa que habrá una reversión fundamental del equilibrio estratégico entre Estados Unidos y Rusia. Ante tal desafío, Rusia ha hecho todo lo posible para exponer que el despliegue antimisiles de EEUU no está dirigido específicamente a Irán y Corea del Norte, sino que está dirigido precisamente a Rusia. Al mismo tiempo, es urgente desarrollar armas estratégicas que estén más ocultas y sean más poderosas que el equipo original.

En el verano de 2007, Rusia respondió suspendiendo la implementación del Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa. Sin embargo, el 8 de julio de 2008, EEUU todavía firmó formalmente un contrato con la República Checa para establecer una base de alerta temprana de radar antimisiles allí. Después de eso, luego de consultas con Polonia, se firmó un contrato el 20 de agosto, acordando establecer una base de intercepción en Polonia. Fue en el contexto de esta confrontación estratégica cada vez más tensa que el 8 de agosto de ese año estalló la guerra ruso-georgiana. No hace falta decir que la disputa ABM está estrechamente relacionada con esta guerra: la guerra Rusia-Georgia refleja los enormes peligros ocultos en la relación de seguridad entre Rusia y Occidente, y ABM es la clave.

La tercera etapa, desde el final de la guerra Rusia-Georgia en 2008 hasta el estallido de la crisis de Ucrania en 2013. En la etapa inicial de esta etapa, el "reinicio" de las relaciones entre EEUU y Rusia trajo una vez más relajación y acercamiento en el proceso de resistencia mutua entre EEUU y Rusia. Sin embargo, las profundas diferencias entre EEUU y Rusia sobre el principal tema estratégico de la defensa antimisiles siempre ha sido el tema central que condujo al "reinicio" de las relaciones entre EEUU y Rusia y la reversión de la situación de crisis.

En 2008, después de que estallara la "Guerra de los Cinco Días" entre Georgia y Rusia, EEUU y Rusia tenían la intención de ajustar sus relaciones. El "reinicio" de las relaciones entre ambos países que impulsaron Obama y Medvedev al inicio de sus respectivas administraciones ha logrado algunos resultados en la forma. Ha habido avances en temas como la restricción de las armas estratégicas ofensivas, la entrega de materiales no armamentísticos por parte de Occidente al campo de batalla de Afganistán, la entrada de Rusia en la OMC y el cese de la venta de misiles de defensa aérea S300 por parte de Rusia a Irán. De hecho, otro trasfondo importante para el "reinicio" es que en la crisis financiera occidental de 2008, el gobierno de EE UU estaba ansioso por reducir la carga de su deuda y tuvo que reducir la expansión de su enorme arsenal nuclear. Uno de los puntos clave de la transformación de la estrategia nuclear de EE.UU. propuesta por Obama es convertir el sistema antimisiles centrado en EE.UU. en el llamado "sistema europeo de defensa antimisiles" dirigido por la OTAN. Su propósito es fortalecer las alianzas políticas y de seguridad de Occidente con la fuerza antimisiles como punto de partida.

Después de que Obama asumió el cargo, es decir, en los dos años más o menos durante el "reinicio" de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia después de 2009, vale la pena señalar que ha habido al menos cuatro intersecciones entre Estados Unidos y Rusia en el tema antimisiles, y ha habido intercambios mutuos y señales de acercamiento. Sin embargo, cada enfoque de la posición está finalmente restringido por las profundas dudas de los dos.

La primera ola de buena voluntad de los EEUU llegó en la primavera de 2009. A principios de abril de ese año, Barack Obama, que acababa de tomar posesión como presidente, llegó a Praga y pronunció un discurso entusiasta sobre la construcción de un mundo libre de armas nucleares. En respuesta a los dos principales temas de gran preocupación sobre la cuestión nuclear iraní y el sistema antimisiles europeo, Obama dijo: "La República Checa y Polonia han asumido con valentía la responsabilidad de establecer un sistema antimisiles para contrarrestar la amenaza de los misiles. Mientras exista la amenaza nuclear de Irán, llegará un día en que la confrontaremos implacablemente con un sistema antimisiles eficaz y probado. Y una vez que se elimine la amenaza nuclear de Irán, tendremos una base de seguridad sólida y la situación en la que los sistemas antimisiles separan unos de otros llegará a su fin." Esta fue una declaración política que fue influenciada por la opinión pública en ese momento y tenía una perspectiva bastante optimista. No importa cómo el propio Obama realmente consideró la relación entre el tema nuclear iraní y la disputa antimisiles entre Estados Unidos y Rusia, muchos comentarios de los medios en ese momento creían que el discurso de Obama mostraba que la disputa antimisiles entre EEUU y Rusia podría seguir. Se eliminó el problema nuclear iraní. El discurso de Obama obviamente refuerza la impresión de que el sistema antimisiles de EEUU.en realidad sólo está dirigido a la amenaza nuclear iraní. El discurso de Obama sin duda ayudará a mejorar la atmósfera de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia en el contexto de "reinicio", pero no ha logrado un progreso real en el tema de la defensa antimisiles.

La segunda vez que las posiciones antimisiles de EEUU.y Rusia se cruzaron fue en el anuncio público de Obama en septiembre de 2009 de que abandonaría la decisión de la era Bush de desplegar sistemas de interceptación y monitoreo antimisiles en la República Checa y Polonia, y estaba listo adoptar un plan de despliegue antimisiles por etapas más flexible y más específico.  Según la evaluación de entonces, uno de sus propósitos era reducir la carga financiera de Estados Unidos ante la crisis financiera, y el segundo era tratar de disipar las dudas de Rusia sobre el desarrollo de misiles antimisiles en Estados Unidos. Tras el anuncio de la declaración de Obama, la respuesta fue optimista. Serdyukov, del Ministerio de Defensa ruso, emitió una declaración en ese momento, diciendo que Rusia no planeaba desplegar el sistema de misiles Iskander en el Óblast de Kaliningrado. Sin embargo, poco después, el secretario de Defensa estadounidense, Gates, volvió a anunciar que Estados Unidos no había renunciado al plan de desplegar misiles antimisiles en la República Checa y Polonia. Como resultado, el Jefe del Estado Mayor de Rusia, Makarov, también anunció de inmediato que Rusia no ha renunciado al despliegue del sistema de misiles Iskander en Kaliningrado.

¿Por qué Estados Unidos revirtió su posición tan rápidamente? El análisis dice que la solicitud clave presentada por la parte rusa en ese momento fue vincular el tema antimisiles con la reducción de armas estratégicas ofensivas y restringir el desarrollo del sistema antimisiles, pero la parte estadounidense se negó firmemente. En ese momento, por la necesidad de compromiso y para que el "reinicio" pareciera haber progresado, Estados Unidos accedió a la solicitud de Rusia. Está escrito el texto "Las armas ofensivas están vinculadas a los sistemas antimisiles". Sin embargo, en diciembre de 2010, el Congreso de los EEUU, en su resolución para aprobar START3, agregó disposiciones como "sin restricciones" en el desarrollo del sistema antimisiles y la modernización de las armas nucleares estadounidenses. De hecho, esto equivale a rechazar por completo la propuesta de Rusia de vincular la reducción de armas antimisiles y nucleares.

El papel de la OTAN

La disputa antimisiles entre Estados Unidos y Rusia parece tener una tercera ola de relajación, que ocurrió en el otoño de 2010. Con el fin de apaciguar a Rusia y compensar la propuesta de Rusia de un "Nuevo Tratado de la OSCE" destinado a "restringir la OTAN", en la cumbre de la OTAN en Lisboa en noviembre de 2010, se invitó a Rusia a participar en el establecimiento de una red europea del sistema de defensa antimisiles dirigida por la OTAN. Formalmente, esta estructura del sistema parece estar en línea con el "Gran Sistema de Seguridad Europeo" defendido por Rusia. Por lo tanto, Rusia también cambió su posición anterior de oponerse al establecimiento de cualquier sistema antimisiles en Europa y, en lugar de volver a criticar, accedió a esta iniciativa. Al mismo tiempo, Rusia también ofreció construir conjuntamente con la OTAN un único sistema regional de defensa antimisiles. Sin embargo, una vez que las ilusiones de Rusia tocaron el meollo del problema, la OTAN las rechazó rápidamente. Según Rasmussen: "La OTAN no necesita la ayuda de otros para proteger los territorios de sus miembros".

Bajo la atmósfera de que el "reinicio" de Estados Unidos y Rusia no ha desaparecido, en mayo de 2011 apareció la cuarta ola de esfuerzos para cerrar la posición en el tema antimisiles. De hecho, tanto Obama como Rasmussen habían dejado claro en ese momento que era imposible que la OTAN cediera el liderazgo en la toma de decisiones del sistema antimisiles. Influyentes legisladores estadounidenses se oponen a la cooperación con Rusia en el sistema europeo de defensa antimisiles planificado por la OTAN, según un informe del representante de Rusia en la OTAN, Rogozin. En este caso, Rusia solo puede ocupar el segundo lugar y pedir a EEUU que haga una garantía legal clara de que el sistema antimisiles de la OTAN no está dirigido a Rusia. También propone dominar el número de misiles, los lugares de despliegue, el número de estaciones de radar y rango operativo, e interceptación de misiles. También información como algoritmos de parámetros y procedimientos para notificación mutua cuando ocurre un peligro. Sin embargo, estas solicitudes también fueron finalmente rechazadas. En mayo de 2011, la reunión presidencial estadounidense-rusa durante la cumbre del G8 en Deauville, Francia, y la cumbre Rusia-OTAN de Sochi en julio de ese año no llegaron a un acuerdo sobre cooperación en defensa antimisiles. Según el académico ruso Lukyanov: "La cooperación entre la OTAN y Rusia en el campo antimisiles está muerta".

Charles Kupchan, miembro principal del Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos y conocido profesor de la Universidad de Georgetown, ha realizado un análisis más profundo de los cambios dramáticos en las posiciones de los EEUU y Rusia sobre el tema ABM. Señaló que a Moscú todavía le preocupa que el sistema antimisiles de la OTAN eventualmente amenace las capacidades de disuasión nuclear de Rusia, por lo que Rusia ha pedido una garantía vinculante de que los misiles antimisiles no atacarán a Rusia, una cláusula que la OTAN no puede aceptar. Al mismo tiempo, aunque "Estados Unidos ha estado tratando de hacer de Rusia una parte interesada en el sistema mejorado, espera compartir una serie de tecnologías para forjar un vínculo entre la OTAN y el sistema de defensa de Rusia, para que Rusia pueda prever la buena voluntad" de los Estados Unidos y se muestre ispuesto a aceptar los beneficios adicionales de la cooperación con el sistema de misiles de la OTAN. Sin embargo, los requisitos de Rusia para la cooperación antimisiles están mucho más allá de la imaginación de la OTAN. Los Estados Unidos solo quieren compartir tecnología sensible muy limitada con Rusia, y la OTAN difícilmente aceptará el plan para dar a Rusia el control real de su sistema de misiles. Especialmente para los miembros de la OTAN de Europa Central, compartir tecnología y mando secretos con Rusia equivale a traer lobos".

Kupchan sugirió una vez que la OTAN y Rusia podrían trabajar primero "desarrollando un plan de trabajo práctico que les permita construir gradualmente una base de defensa común, elaborar un marco legal para una mayor cooperación entre Estados Unidos y Rusia, compartir tecnología". Al mismo tiempo, se deben establecer centros de "fusión" entre la OTAN y Rusia para que puedan compartir datos relevantes, coordinar advertencias de amenazas de misiles e incluso intercambiar información sobre receptores de objetivos. Además, ambas partes deberían hacer más para integrar las preocupaciones y preocupaciones rusas en las decisiones de la OTAN. Por el contrario, Rusia debe dejar de obstruir y aprovechar esta oportunidad para realizar consultas y cooperación.

La propuesta de Kupchan todavía parece haber superado con creces la posibilidad real en ese momento. Debido a que ha pasado menos de medio año desde la reunión conjunta de los ministros de defensa de la OTAN y los ministros de defensa rusos en 2011, la confrontación entre Estados Unidos y Rusia sobre el tema de la defensa antimisiles se ha vuelto más prominente. El 8 de diciembre del mismo año, Lavrov dijo en una conferencia de prensa: "Queremos garantías claras de que las instalaciones antimisiles desplegadas no apuntarán al potencial estratégico de Rusia y no tendrán las capacidades correspondientes. Necesitamos criterios objetivos para probar que el lanzamiento y la operación del sistema antimisiles está dirigido a una fuente de amenaza fuera de Europa y nada más. Tenemos tiempo para encontrar soluciones mutuamente aceptables. Sin embargo, el tiempo disminuye día a día". Lavrov dejó en claro: "Cuando la instalación ABM de la OTAN está desplegada de manera que puede observar la mayor parte del territorio ruso, vamos a hacer preguntas. Además de lo que ha dicho sobre la confianza, y que el sistema ABM no está dirigido a Rusia, necesitamos tratados. La buena voluntad es temporal, pero el impacto de la tecnología militar es un evento a largo plazo".

Finalmente, cuando se le preguntó a Lavrov sobre su "objeción al sistema antimisiles de la OTAN", Lavrov dijo: "No tengo los detalles técnicos. Solo un ejemplo. Estados Unidos y Turquía han llegado a un acuerdo para desplegar radares de alta potencia". Esto monitoreará la mayor parte del territorio ruso, queremos que la otra parte respete nuestra propiedad intelectual y la evaluación técnico-militar que ha hecho Rusia". Para la evaluación técnico-militar que dijo Lavrov, el responsable de Seguridad de la Federación Rusa, Patrushev, secretario de la reunión y antiguo colega del presidente Putin, confirmó: "Nuestros expertos han realizado un análisis muy convincente, del cual podemos entender que las razones por las que EEUU afirma que Europa y Estados Unidos están amenazados por Irán y Corea del Norte se fabrican de la nada. Sí. Está claro que el sistema antimisiles de EEUU está dirigido a Rusia y China.”

Vale la pena mencionar que la cumbre de la OTAN en Chicago en 2012 fue la última oportunidad para luchar por un compromiso con Rusia antes de las elecciones generales. En la reunión, el presidente Medvedev, considerado por Obama como un socio importante para impulsar el "reinicio" de las relaciones con Rusia, partió una vez y dijo que o Estados Unidos y Rusia llegaban a un acuerdo en el tema antimisiles o Rusia se retiraraba de START3 y desarrollaría sus propios sistemas antimisiles y los desplegaría en la frontera occidental. A juzgar por los comentarios de Medvedev, existe una tendencia a renunciar a los logros de "reinicio" para resistir a ABM. Sin embargo, en el contexto de la incapacidad de Obama para hacer concesiones sustanciales, y debido a las grandes diferencias entre EEUU y Rusia sobre el tema ABM, en el comunicado de la reunión de Chicago, el tema ABM fue vago y quedó sin resolver. Desde entonces, en su informe de trabajo de 2012, el secretario general de la OTAN, Rasmussen, se limitó a reiterar la voluntad de la OTAN de cooperar con Rusia tal como se declaró en la Cumbre de la OTAN en Chicago en 2012, y reiteró que los proyectos antimisiles de la OTAN en Europa no son necesarios, no dañará los intereses estratégicos de Rusia. También sugirió que se establezcan dos centros conjuntos para asuntos antimisiles, respectivamente responsables de la fusión de datos y las operaciones de planificación, y sugirió el establecimiento de mecanismos relevantes destinados a mejorar la transparencia de los antimisiles. Curiosamente, Rasmussen mencionó en particular: "En marzo de 2012, expertos rusos y de la OTAN participaron conjuntamente en el ejercicio asistido por computadora del sistema antimisiles dentro del mecanismo del ’Consejo OTAN-Rusia’ realizado en Alemania".

¿Cómo explicar este fenómeno? Hay al menos dos evaluaciones diferentes aquí. Una visión optimista es que este es un intento de cooperación práctica entre Rusia y la OTAN. A pesar del alto nivel de oposición, Rusia y Estados Unidos exploraron la posibilidad de cooperación y reconciliación a través de rondas de intercambios, debates e incluso ejercicios bilaterales simulados por computadora. Sin embargo, otra visión más negativa sostiene que la OTAN utilizó un método de orientación que evadió la verdad y casi persuadió a Rusia en el proceso de abordar la disputa antimisiles, en un intento de disipar las dudas y resistencias de su oponente. Sin embargo, las profundas lecciones que ya han sufrido sobre los temas de la reunificación de las dos Alemanias y la expansión hacia el este de la OTAN han hecho que las élites rusas ya no se atrevan a creer fácilmente cualquier buena retórica de que el sistema antimisiles es inofensivo para ellos.

La cuarta etapa, desde la crisis de Ucrania a fines de 2013 hasta que el sistema antimisiles en 2016 comenzó a entrar en el estado de despliegue real

El estallido de la crisis de Ucrania ha supuesto un importante revés en las relaciones entre Rusia y EEUU y Europa. No solo el "reinicio" de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se ha convertido en algo del pasado, sino que también la disputa de seguridad entre Rusia y Europa se ha agudizado debido al incidente de Crimea. En este contexto, el despliegue del sistema antimisiles europeo se ha convertido en uno de los acontecimientos más preocupantes en las relaciones Este-Oeste.

Después de años de preparación, el 12 de mayo de 2016, el secretario general de la OTAN, Stoltenberg, anunció oficialmente en la base militar de Deveselu en Rumanía que el sistema antimisiles estadounidense "Aegis" desplegado allí entró en estado de preparación para el combate. Al día siguiente, se llevó a cabo la ceremonia inaugural de la base antimisiles estadounidense en la pequeña ciudad polaca de Redjikovo. El sistema antimisiles aquí estará equipado con misiles interceptores de alcance medio y entrará en preparación para el combate en 2018 como parte del escudo antimisiles europeo. Kommersant publicó una entrevista con Stoltenberg el 7 de julio de 2016, en la que además confirmó: "El plan para construir la parte europea del sistema antimisiles global continuará: el despliegue de interceptores se lanzó en Rumania no hace mucho tiempo. La instalación de misiles y otra instalación en Polonia deberían completarse en 2018". En la cumbre de Varsovia a principios de julio de 2016, se anunció oficialmente que el sistema de defensa antimisiles de la OTAN había entrado en el nivel principal de preparación para el combate. "Los sistemas antimisiles son importantes porque los misiles balísticos están proliferando, y la OTAN debería tener la capacidad de proteger los territorios y pueblos de los estados miembros de posibles ataques”, dijo Stoltenberg. Reiteró: "Estos esfuerzos no están dirigidos a Rusia. Están dirigidos en amenazas más allá de la región euroatlántica".

El 7 de septiembre de 2016, Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, pronunció un discurso sobre la expansión del ejército estadounidense en Filadelfia, diciendo que desarrollaría un sistema avanzado de defensa antimisiles. Como uno de los principales asesores estratégicos de Trump, Jeff Sessions también declaró públicamente en un momento crítico antes de las elecciones generales: "Tendremos que seguir manteniendo nuestro sistema de defensa contra misiles balísticos". Hasta qué punto el nuevo presidente de los Estados Unidos ignorará las objeciones e invertirá fuertemente en el futuro sistema antimisiles, es sin duda una buena pregunta.

Sin embargo, hay indicios de que las opiniones de la OTAN sobre el desarrollo de sistemas antimisiles no son coherentes. Estados Unidos cree que, ahora, el sistema antimisiles le es enteramente atribuible y puede ser utilizado en combate real; Francia se opone. Cuando los periodistas le preguntaron cómo resolver las diferencias entre los aliados sobre el sistema de defensa antimisiles, Stoltenberg dijo: "Muchos países están desarrollando sus propias capacidades en misiles balísticos. Irán ha detenido su programa nuclear, pero continúa con el programa de misiles balísticos. Para la OTAN, esto es una amenaza a largo plazo". Stoltenberg dijo: "Deberíamos conciliar el control político de la OTAN (que es requerido por Francia) con la eficiencia del sistema (basado en equipos estadounidenses). Encontraremos una solución". Bruno Tertre, investigador del Fundación Francesa de Estudios Estratégicos, hizo una evaluación más cautelosa de la parte rusa, que en realidad mostró una base lógica que era diferente de la posición antimisiles de EEUU. Por un lado, Rusia es mucho más poderosa hoy que hace 20 años, y su disuasión nuclear planificada supera incluso la escala de las últimas etapas de la Guerra Fría, dijo. Por otro lado, también cree que Moscú no ha bajado el umbral para el uso de armas nucleares y, en general, es más cauteloso y comedido. La implicación es que, a los ojos de Francia, el sistema antimisiles europeo bajo los auspicios de los EEUU excede las necesidades reales de seguridad de Europa.

Ante los diversos grados de presión de Estados Unidos y Europa, Rusia también ha respondido. El 27 de mayo de 2016, Putin dijo que la amenaza que representa el despliegue de sistemas antimisiles por parte de Estados Unidos será compensada en la mayor medida posible. El 18 de junio, Putin volvió a dejar claro: "El sistema antimisiles desplegado por EEUU en Europa tiene el potencial de convertirse en un sistema de suministro y puede utilizarse contra Rusia". Después de que EEUU anunciara la apertura oficial del sistema antimisiles rumano, Rusia dijo que probablemente podrá "retirarse del acuerdo INF "como contramedida.

El despliegue del sistema antimisiles de la OTAN en Europa bajo el liderazgo de los Estados Unidos, al igual que el proceso anterior de expansión de la OTAN hacia el este, no solo refleja la verdadera competencia de fuerzas, sino que también está lleno de persuasión y retórica confusas. Por ejemplo, el autor una vez tuvo una experiencia personal sobre si el sistema antimisiles desplegado por la OTAN bajo el liderazgo de los Estados Unidos está dirigido a Rusia. A raíz de la crisis de Ucrania, un exembajador estadounidense en Rusia me dijo una vez con franqueza: "Siempre nos preocupamos por el día en que cierto general ruso toca el botón nuclear mientras está ocasionalmente borracho. Esta repentina amenaza nuclear es una amenaza a la seguridad que tenemos que cuidarnos”. De hecho, EEUU insiste en que el sistema antimisiles está dirigido a Irán, lo cual ya no es aceptable para Rusia. Parece que el incentivo exitoso en el contexto de la expansión hacia el este de la OTAN será difícil de repetir tan fácilmente.

En el tema de la defensa antimisiles, ha surgido el desequilibrio de poder estratégico entre Rusia y Estados Unidos en Europa. Es por eso que Putin ha enfatizado repetidamente que la defensa antimisiles es la causa principal del deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia desde el comienzo del nuevo siglo. En definitiva, si el tema ABM no se resuelve adecuadamente, será difícil que el marco de seguridad europeo esté verdaderamente formado.

Feng Shaolei. Director del Centro de Estudios Rusos, Universidad Normal de China Oriental, Base de Investigación Clave de Humanidades y Ciencias Sociales del Ministerio de Educación, Director del Centro de Innovación Colaborativa para la Cooperación Periférica y el Desarrollo del Think Tank de la Universidad de Shanghái.

Nota del editor

Recientemente, Finlandia, Suecia y otros países han anunciado que solicitarán unirse a la OTAN. Desde finales del siglo XX, la expansión hacia el este de la OTAN ha sido un factor importante que afecta la relación entre Rusia y Estados Unidos y Europa, así como el patrón de seguridad global. Los cambios en las fronteras políticas y de seguridad de Europa provocados por la nueva ampliación de la OTAN no pueden estar exentos de grandes polémicas. ¿Abrirá la OTAN de hoy una "caja de Pandora" y repetirá los errores de la expansión occidental en la historia? ¿El mundo futuro estará aún más desordenado por esto? Todos estos son dignos de una observación completa. Este artículo revisa exhaustivamente el patrón estratégico de la expansión hacia el este de la OTAN en los últimos años y señala que la confrontación entre la OTAN y Rusia en áreas como Finlandia y el Ártico ya se está gestando. Debido a que el artículo se publicó en 2017, es posible que parte de la situación haya cambiado, pero su análisis de los antecedentes de la expansión hacia el este de la OTAN sigue siendo significativo.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3488738

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License