CEPRID

Zugzwang: El futuro de Europa parece sombrío...

Martes 5 de julio de 2022 por CEPRID

Alastair Crooke

Fundación de la Cultura Estratégica

Traducido por El Correo de la Diáspora

El futuro de Europa ahora se ve presionado por sus propias sanciones y el consiguiente aumento de los precios de las materias primas. La UE se arrastrando en un estado de estupefacción.

La autodestrucción de Occidente -un rompecabezas que desafía cualquier explicación causal única- continúa. Los ejemplos de políticas que se llevan a cabo con una aparente indiferencia hacia cualquier cosa que se parezca a un pensamiento riguroso han llegado a ser tan extremos que han llevado a un antiguo comandante militar británico (y antiguo jefe de las fuerzas de la OTAN en Afganistán), Lord Richards, a declarar que la relación entre la estrategia y cualquier sincronización de objetivos está irremediablemente rota en Occidente.

Occidente está siguiendo una «estrategia» de «ver cómo sigue» o, en otras palabras, ninguna estrategia real, dice Richards. Muchos dirán que un culto implacable y desenfrenado a la imagen positiva ha asfixiado las facultades críticas de la corriente dominante. ¿Cómo es posible que Occidente, inundado de grupos de reflexión, se equivoque invariablemente? ¿Cómo es posible que los memes y las ilusiones fáciles, que se disfrazan de geopolítica, no se cuestionen o no se pongan en duda? La conformidad con las narrativas oficiales y dominantes lo es todo. Es desconcertante de ver que esto se está convirtiendo en una rutina, sin conocimiento aparente de los riesgos que conlleva.

El epicentro de la actual inestabilidad geopolítica es el estado de la economía occidental: las autoridades eran tan complacientes -pensaban que la inflación nunca perturbaría las aguas de la economía de la moneda de reserva estadounidense- que se suponía que la recesión cíclica había sido «erradicada»; nunca volvería a manchar la esfera del consumo (electoral), gracias a una «vacuna» contra la impresión de dinero; y en cualquier caso, la deuda desbocada «no cuenta».

Esta visión simplista supone que el « estatus de reserva » erradica por sí mismo la inflación, mientras que para el mundo exterior, sigue siendo el sistema de petrodólares el que obliga al mundo a comprar dólares para financiar sus necesidades, es la afluencia de bienes de consumo chinos baratos, y son las fuentes de energía baratas puestas a disposición de la industria occidental por Rusia y los Estados del Golfo las que han mantenido la inflación a raya.

El gasto de los gobiernos occidentales alcanzó su punto máximo a raíz de la crisis de 2008 y simplemente se disparó durante los cierres de Covid. Luego, en un episodio de visión geoestratégica errónea, esta energía barata y otros recursos vitales que sustentan la productividad económica fueron sancionados sin piedad o incluso amenazados con su prohibición.

Los portadores de los antejos de sol de la transición energética simplemente se negaron a reconocer que un tasa de retorno energético (para extraer esta energía dada) mayor que un múltiplo de 7 es necesario para que la sociedad moderna funcione.

Ahora estamos viendo las consecuencias de esto: una inflación galopante, y Occidente corriendo por todo el mundo en busca de alternativas baratas que puedan «hacer saltar la banca». Por desgracia, son poco frecuentes. ¿Cuáles son las implicaciones geopolíticas? En una palabra, extrema fragilidad sistémica. Esto ya ha perturbado por completo la política interna de Estados Unidos. Sin embargo, ni las subidas de los tipos de interés ni la destrucción de la demanda (mediante el colapso del valor de los activos) curarán la inflación estructural. Los economistas occidentales siguen obsesionados con los efectos monetarios sobre la demanda, en detrimento de reconocer las consecuencias de un martillo de guerra comercial sobre un complejo sistema de redes.

El dolor social será inmenso. Muchos estadounidenses ya tienen que comprar sus alimentos con tarjetas de crédito casi al límite, y la situación no hará más que empeorar. Pero el dilema es más profundo. El modelo económico «anglo» de Adam Smith y Maynard Keynes -el sistema de consumo alimentado por la deuda, superpuesto a una superestructura hiperfinanciera- ha vaciado las economías reales. El consumo ha tomado el relevo de la fabricación y el suministro de bienes. Estructuralmente, cada vez hay menos puestos de trabajo bien remunerados, ya que la economía real produce menos, sustituida por una burbuja de marketing de corta duración.

¿Pero qué hacer con el 20% de la población que ya no es económicamente necesaria en esta economía atenuada?

¿No era predecible esta falla estructural eminentemente ? Debería haberlo sido; la crisis financiera de 2008, que estuvo a punto de hacer caer el sistema, fue una llamada de atención. La miopía se impuso de nuevo, y las prensas de dinero zumbaron.

Y Europa, mediante su alegre pero autodestructiva sanción a la energía y a los recursos rusos, está creando una catástrofe inflacionaria similar (o peor). Ahora es demasiado obvio que la UE no hizo ninguna diligencia como se debe antes de sancionar a Rusia. Las posibles repercusiones se dejaron de lado en una nebulosa con ninguna red de emergencia y de bravatas ideológicas. Del mismo modo, Europa se ha lanzado al conflicto militar en Ucrania, de nuevo sin molestarse en definir sus objetivos estratégicos ni los medios para alcanzarlos, arrastrada por una ola pan-anglosiana de entusiasmo por la «causa» ucraniana.

La inflación, aquí en Europa, es de dos cifras. Sin embargo, sin sonrojarse, Lagarde, del BCE, dice: «Tenemos la inflación bajo control». Seguiremos creciendo en 2022, y el crecimiento se acelerará en 2023 y 2024. ¿Estrategia? ¿Finales sincronizados? Estos son sólo puntos de discusión divorciados de la realidad.

Sin embargo, este evento del BCE tiene una gran importancia geopolítica. Mientras la FED sube las tasas de interés en Estados Unidos, el BCE queda expuesto a no tener herramientas creíbles para hacer frente a la espiral ascendente de los tipos de la deuda soberana europea, alejándose de cualquier apariencia de convergencia. Se ha iniciado una crisis de la deuda soberana europea; lo que es peor, es probable que parte de la deuda soberana se convierta en no ofertada y paria.

Para ser claros, la aceleración de la crisis inflacionaria en Europa socava las posiciones políticas de casi todos los principales políticos de la eurozona, ya que se enfrentarán a una verdadera ira popular a medida que la inflación carcome a la clase media y los altos precios de la energía socaven los beneficios empresariales.

La impotencia del BCE no es todo, tiene un significado más profundo: la FED está subiendo los tasas de interés -sabiendo que está «muy por detrás de la curva»- para tener un impacto significativo en la inflación (en la época de Volcker, las tasas de los fondos de la FED alcanzó el 20%).

Las subidas de la FED plantean la cuestión de si la primera tiene otros objetivos en mente, más allá de la inflación en EEUU: ¿le disgustaría a Powell ver al BCE y a la eurozona hundirse en la crisis? Tal vez no. Las payasadas del mercado de eurodólares (europeo offshore) y las políticas de tipos del BCE han atado de hecho las manos de Powell.

Ahora, la Reserva Federal actúa de forma independiente -y con el interés de los estadounidenses por encima de todo- y el BCE está en apuros. Tendrá que hacer lo mismo y subir las tasas. La FED es propiedad de los grandes bancos comerciales de New York. Estos últimos saben que el «Reset» de Davos-Bruselas pretende pasar, en cuanto pueda, a una moneda digital única del Banco Central Europeo, lo que supondría una amenaza para el propio modelo de negocio de los grandes bancos estadounidenses (por lo que quizá no sea una coincidencia que las monedas digitales se hundan en gran medida al mismo tiempo).

Michael Every, de Robobank, escribe : «Si EEUU pierde el poder del dólar como garantía global -a favor de las materias primas-, su economía y sus mercados pronto le seguirán [con una pérdida de poder similar]».

«Puede que esa lógica no se sostenga, pero una FED halcón hoy sugiere que sí». La declaración de Powell en marzo de que «es posible tener más de una moneda de reserva» es seguramente un guiño a esta tendencia, con Rusia vinculando el rublo al oro, y la energía al rublo.

En consecuencia, los grandes bancos estadounidenses, con Powell como portavoz, atacan « Davos » y dejan que Lagarde se deje llevar por el viento. Anteponen los intereses financieros de Estados Unidos. Esto supone un gran cambio respecto a los días de los Acuerdos del Plaza .

¿Cuál es el problema? El problema es que la eurozona de la UE se construyó -por insistencia de los alemanes- como un apéndice del dólar. Ahora la FED se centra en detener el deslizamiento de las materias primas como garantía global. Y Europa, con sus predilecciones «davosianas», está siendo arrojada bajo el autobús. Los dólares apalancados del sistema de eurodólares están «volviendo a casa».

¿Hay futuro para la eurozona, dada su conocida incapacidad para reformarse?

Cabe señalar que todos estos cambios tectónicos se derivan principalmente de la saga ucraniana y de la adopción por parte de Occidente de una guerra financiera total contra Rusia. Así, el epicentro de la fragilidad financiera de Occidente converge con el epicentro del conflicto ucraniano, que se está desarrollando actualmente como una debacle política de combustión lenta para Europa y Estados Unidos.

La importancia geopolítica de la convergencia entre lo financiero y lo militar radica en el progresivo «retroceso» de los objetivos occidentales (supuestamente estratégicos).

En primer lugar, fue para imponer una humillante derrota militar a Putin. En segundo lugar, se trataba de debilitar militarmente a Rusia, para que no pudiera volver a repetir su “operación especial" en otros lugares de Europa. Luego fue para limitar el éxito militar ruso en el Donbass, y más tarde en Kherson y Zaporizhia. Entonces era simplemente para seguir desgastando a las fuerzas rusas en los próximos meses, con el fin de perjudicar a Rusia.

Recientemente, se ha dicho que las fuerzas ucranianas deben seguir luchando para tener voz en cualquier «acuerdo» de paz, y quizás también para «salvar» Odessa. Ahora se dice que sólo Kiev puede tomar la dolorosa decisión de la pérdida soberana de territorio que puede «soportar», en aras de la paz.

Es realmente «game over». Se trata de un juego de culpas. Rusia impondrá sus propias condiciones a Ucrania colocando hechos militares sobre el terreno.

La importancia estratégica de este hecho aún no se ha apreciado del todo : fueron, por supuesto, los líderes occidentales los que se empeñaron en decir que, si no se producía una dolorosa humillación y derrota militar de Putin, el orden liberal basado en reglas se terminaba.

Por supuesto, para demostrar al mundo que Occidente no ha perdido del todo los nervios, el equipo de Biden sigue dando la palos a China con respecto a Taiwán. En la reciente conferencia de seguridad de Shangri-la, Zelensky (presumiblemente dirigiéndose a un grupo de occidentales) insistió en que los países asiáticos « aldrían perdiendo» si esperaran a que la crisis se desarrollara antes de actuar en favor de Taiwán. Para «ganar», la comunidad internacional debe «actuar de forma preventiva, no después de que la guerra haya comenzado», dijo Zelensky.

Los chinos estaban comprensiblemente furiosos y se produjo una reunión muy tensa entre el Secretario de Estado Austin y el General Wei. Pero, ¿cuál es exactamente el objetivo estratégico de provocar a China tan ferozmente, cuáles son las tácticas más amplias implícitas en esta estrategia?

Luego, está Irán. Tras ocho rondas de negociaciones, parece que Estados Unidos se retira discretamente del JCPOA, lo que sugiere que está preparado para considerar a Irán como un «estado en el umbral nuclear», una perspectiva que no se considera tan amenazante o inmediata como para justificar el gasto de capital estadounidense o el desvío de la «banda ancha» de la Casa Blanca de cuestiones más urgentes.

Pero todo cambió rápidamente: el OIEA censuró a Irán, que entonces desconectó 27 cámaras de vigilancia del OIEA como represalia. Israel relanzó su campaña de asesinatos de científicos iraníes y recientemente cruzó las líneas rojas al bombardear el aeropuerto de Damasco. Israel está presionando claramente a Occidente para arrinconar a Irán.

Pero «estamos a la deriva», dijo el ex enviado de EEUU Aaron David Miller; «esperando que Irán no empuje el legajo nuclear; que Israel no haga algo realmente importante; y que Irán y sus apoderados no maten a un montón de estadounidenses en Irak o en otros lugares». De nuevo, es Miller quien lo dice, pero podría haber sido Lord Richards quien dijera: «Eso no es una estrategia».

Sin embargo, la guerra en Ucrania tiene una importancia estratégica para Estados Unidos e Israel, aunque Millar aún no lo vea. De hecho, si la nueva «doctrina» ucraniana es que Kiev debe hacer dolorosas concesiones de territorio a cambio de la paz, entonces lo que le conviene al ganso ucraniano también debe convenirle al ganso israelí.

Por supuesto, las repercusiones estratégicas que emanan del epicentro ucraniano se extienden mucho más allá, hacia el Sur, hacia el subcontinente indio y más allá aún.

Pero este análisis, hasta ahora, ¿no es miope ni erróneo? ¿No falta una pieza en el rompecabezas estratégico? En todo lo anterior, hay un tema de desdén de los gobiernos occidentales a la hora de actuar con razonable diligencia, combinado con una compleja fijación cultural en la cohesión y la absoluta singularidad de su discurso, que no permite que ninguna «alteridad» penetre en sus narrativas clave.

¿Ocurre lo mismo con Rusia y China? No, no es el caso.

Así que pasamos a los objetivos estratégicos de Rusia: la redefinición de la arquitectura de seguridad mundial y la retirada de la OTAN tras las líneas de 1997. Pero, ¿cuáles podrían ser sus medios para lograr este ambicioso objetivo?

Pues bien, giremos el telescopio hacia en un sentido y miremos por el lado opuesto. Es evidente que Occidente tiene una gran miopía respecto a sus propias contradicciones y carencias internas, y prefiere centrarse sólo en las de los demás.

Pero sabemos que China y Rusia han estudiado el sistema financiero y económico occidental y han identificado sus contradicciones estructurales. Ellos lo han dicho. Los han explicado con detalle (a partir del siglo XIX). A menudo se hace una analogía con el judo respecto a la capacidad del presidente Putin de utilizar la fuerza física superior de su oponente contra él, para derrocarlo.

¿No es probable que Rusia y China percibieran de forma similar el indudable músculo económico de Occidente, pero también la probabilidad de que superaran su supuesta fuerza superior, y que superarla fuera el medio para «derrocarla»? ¿Quizás se trataba simplemente de esperar a que estas contradicciones económicas se convirtieran en desorden?

El futuro de Europa es sombrío. Ahora está presionado por las sanciones autoimpuestas y el consiguiente aumento de los precios de las materias primas. La UE se ve además limitada por sus propias rigideces institucionales, tan graves que su gran estructura no puede avanzar ni retroceder. Se arrastra en un estado de estupefacción.

¿Cómo puede salvarse Europa? ¿Rompiendo estratégicamente con Washington y llegando a un acuerdo con Rusia? ¿O por estar «desestabilizado» por el «músculo» de sus propias sanciones? Darle tiempo. Eventualmente con el tiempo se entenderá cuál es la solución.

Nota: Zugzwang es un término de ajedrez, donde un jugador tiene que mover, pero cada movimiento posible sólo empeora su situación.

Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3488709

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License