CEPRID

Rusia roba el trueno en la ’guerra del trigo’

Martes 5 de julio de 2022 por CEPRID

M.K. BHADRAKUMAR

Indian Punchline

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

En un golpe maestro de diplomacia militar, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia anunció el retiro de la guarnición en la Isla de las Serpientes, la disputada propiedad del Mar Negro de donde las fuerzas ucranianas fueron desalojadas en marzo en los primeros días de la operación militar especial de Moscú.

Esta decisión se produce después de que el ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, discutieran la seguridad alimentaria en medio de la situación en Ucrania. La lectura rusa dijo que Lavrov “subrayó que la exportación de grano ucraniano está siendo impedida por la minería del Mar Negro por parte de Kiev”.

Además, Lavrov “reafirmó su disposición a seguir cumpliendo con sus obligaciones en materia de exportación de alimentos y fertilizantes, a pesar de que su cumplimiento se ve significativamente complicado por las sanciones unilaterales ilegales de los estados occidentales y la interrupción de la producción mundial y las cadenas minoristas debido a la pandemia de COVID”.

Es importante destacar que Lavrov transmitió a Guterres la "intención de Rusia de seguir trabajando en la reducción de las amenazas de la crisis alimentaria, incluso en cooperación con la ONU".

El Ministerio de Defensa ruso, al anunciar la retirada de la Isla de las Serpientes, lo calificó como un “gesto de buena voluntad” y lo vinculó a la crisis de seguridad alimentaria. Agregó: “La Federación Rusa ha demostrado a la sociedad internacional la ausencia de obstáculos para los esfuerzos de la ONU para establecer un corredor humanitario para el transporte de productos agrícolas desde Ucrania. Esta solución evitará que Kiev especule sobre una inminente crisis de comestibles citando la incapacidad de exportar granos debido al control total de la parte noroeste del Mar Negro por parte de Rusia. Ahora le toca a la parte ucraniana que todavía no está despejando la costa del Mar Negro, incluidas las aguas del puerto”.

En efecto, Rusia ha desafiado a Kiev a hacer su parte retirando las minas en los accesos a sus puertos. Pero este acto de diplomacia no deja de tener serias implicaciones militares.  Kiev seguramente celebrará esto como una “victoria militar”.

Sin embargo, a primera vista, Moscú está tomando una táctica: una acción inteligente que le quita el aliento a la propaganda occidental que culpa a Rusia por la escasez de alimentos como si esta situación fuera el resultado de su operación iniciada en febrero en lugar de una crisis que ha estado creciendo como una bola de nieve durante los últimos cuatro o cinco años por la cual se debe culpar a los Estados Unidos y los países occidentales.

Pero, como con cualquier gambito, esta estratagema implica correr un riesgo en la medida en que Kiev podría aprovechar la retirada rusa de la Isla de las Serpientes para retomar ese terreno estratégico en el Mar Negro, algo por lo que sus asesores militares estadounidenses y británicos han estado presionando. Moscú ha tomado precauciones al afirmar que no aceptará buques de carga de trigo acompañados por buques de guerra o drones occidentales y que se reserva el derecho de inspeccionar los barcos y asegurarse de que no lleven material militar.

Hasta ahora, las fuerzas rusas rechazaron dos operaciones importantes de Kiev con la participación indirecta de asesores estadounidenses y británicos para apoderarse de la Isla de las Serpientes por la fuerza. Los analistas militares occidentales estiman que la presencia rusa en la Isla de las Serpientes representaría una amenaza para los activos de la OTAN en la vecina Rumania.

Sin embargo, este movimiento ruso también tiene una cierta resonancia política en la medida en que puede interpretarse que va más allá de las cuestiones relativas a la exportación de trigo de Ucrania. Por supuesto, la facilitación de "corredores humanitarios" en el Mar Negro obvia la necesidad de cualquier intervención occidental, como se implica en la Declaración del G7 sobre Seguridad Alimentaria Global emitida en Elmau, Alemania, el 28 de junio, que respalda los "esfuerzos de la ONU para desbloquear un corredor marítimo seguro" a través del Mar Negro.”  Esto es lo primero.

De hecho, Rusia, que representa el 16 % de las exportaciones mundiales de trigo, y Ucrania, que representa el 10 %, no son los únicos exportadores mundiales clave de trigo; por ejemplo, EEUU y Canadá, que exportan entre 26 y 25 millones de toneladas de trigo, respectivamente (o alrededor del 25 % de las exportaciones mundiales) y otros importantes productores occidentales, Francia (19 millones de toneladas) y Alemania (9,2 millones de toneladas), que representan otro 12% de las exportaciones mundiales, no están dispuestos a compartir su grano con los necesitados, priorizando su propia seguridad alimentaria en los últimos años.

Por supuesto, estos países occidentales ricos tienen sus propias dificultades relacionadas con los precios de la energía, los costos de producción y la inflación.  Querrían conservar sus materias primas para proteger sus economías de nuevos picos de inflación. En pocas palabras, en caso de inestabilidad monetaria, o de cualquier forma de inestabilidad económica o política, siempre es más prudente tener materias primas que efectivo: no se deprecia tan rápido como la moneda.

El problema con el suministro de un producto básico tan ampliamente producido como el trigo probablemente solo se resolverá si EEUU y la UE permiten que Rusia, el mayor exportador de trigo del mundo, comparta suministros a cambio de la eliminación de las sanciones. Las sanciones occidentales han obligado a las empresas internacionales a romper los lazos comerciales de larga data y abandonar Rusia, lo que provocó interrupciones en el suministro. En un ejemplo, la UE prohibió el mes pasado la cooperación con el puerto de Novorossiysk en el Mar Negro, a través del cual se envía más de la mitad del grano exportado desde Rusia.

Lo que más preocupa a Occidente es que la fuerte dependencia de África del suministro de trigo ruso tiene una dimensión estratégica que potencia la influencia de Moscú en ese continente. La presencia rusa en rápido crecimiento en África desafía los proyectos neocoloniales occidentales de los países europeos. Esto ya es evidente en la región del Sahel.

De todos modos, Rusia aún conserva su dominio sobre el Mar Negro y no puede tolerar ninguna amenaza para Crimea. Aparte del gesto de buena voluntad en la Isla de las Serpientes, tampoco hay tregua en la operación militar especial rusa en el sur de Ucrania.

En este contexto, las declaraciones del presidente Putin en Ashgabat llegan al punto en que los medios le preguntaron sobre el “objetivo actual” de las operaciones rusas. Putin dijo:  “Nada ha cambiado, por supuesto. Lo hablé en la madrugada del 24 de febrero. Lo hablé directa y públicamente para que lo escuchara todo el país y el mundo. No tengo nada que añadir. Nada ha cambiado…  Confío en los profesionales. Están haciendo lo que consideran necesario para alcanzar el objetivo general. He formulado el objetivo general, que es liberar Donbass, proteger a su gente y  crear condiciones que garanticen la seguridad de la propia Rusia . Eso es todo. Estamos trabajando con calma y constancia. Como puede ver, nuestras fuerzas están avanzando y logrando los objetivos que se han fijado para el período particular del enfrentamiento. Estamos procediendo de acuerdo al plan. No estamos hablando de ningún plazo. Nunca hablo de ellos, porque así es la vida, así es la realidad. Sería un error hacer que las cosas encajen en cualquier marco, porque, como ya he dicho, el tema es la intensidad del combate, que está directamente relacionado con las posibles pérdidas. Y debemos pensar sobre todo en salvar la vida de nuestros muchachos”.

Aquí, las palabras operativas son: “crear condiciones que garanticen la seguridad de la propia Rusia”. Después de todo, la Isla de las Serpientes está a solo 175 millas de Sebastopol, la base naval rusa en Crimea.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3490370

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License