CEPRID

El fin definitivo de la OTAN

Viernes 18 de febrero de 2022 por CEPRID

Scott Ritter

Amor y Rabia

El objetivo de Rusia no es destruir Ucrania; esto podría lograrse en cualquier momento. Más bien, el objetivo de Rusia es destruir la OTAN exponiendo su impotencia.

En los tranquilos campos a las afueras de la tranquila ciudad universitaria de Gettysburg, Pensilvania, se encuentra un monumento de bronce en forma de libro abierto. Conocido como el monumento "High-Water Mark of the Rebellion" (momento álgido de la rebelión), contiene el nombre de las diversas formaciones militares que, en la tarde del 3 de julio de 1863, lucharon a vida o muerte en y alrededor del suelo donde se encuentra el monumento.

Aquí, unos 12.500 hombres bajo el mando del teniente general confederado James Longstreet, organizaron tres divisiones y lanzaron un asalto frontal sobre unas 10.000 tropas atrincheradas de la Unión dirigidas por el general de división Winfield Scott Hancock.

Si bien alrededor de 1.500 soldados confederados lograron atravesar la linea del frente de la Unión, fueron rápidamente rodeados y obligados a rendirse o morir. Es en este punto del campo de batalla que se encuentra el monumento "High-Water", que conmemora lo que se conoce como "Pickett’s Charge" (Carga de Picket), llamado así por uno de los comandantes de división que participó en la batalla.

El ejército confederado pudo retirarse del campo de batalla de Gettysburg en suficiente buen estado para continuar luchando durante casi dos años más, antes de rendirse. Pero nunca se recuperó del desastre que fue la carga de Pickett. Fue realmente el momento álgido de la rebelión.

UNA HISTORIA DESCONOCIDA

Los estudiantes de historia podrían estar experimentando lo que Yogi Berra una vez llamó "Déjà vu que se repite constantemente" al examinar las actividades frenéticas emprendidas hoy por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en respuesta a lo que alega es una provocación militar rusa a lo largo de la frontera ruso-ucraniana.

La alianza transatlántica es una extraña amalgama de sistemas de creencias políticas, económicas y militares que encubren a una masa de 30 naciones, que gestionan las actividades cotidianas de su organización a través de un proceso de toma de decisiones colectivo basado en el consenso, que es tan difícil de manejar ya que es ineficiente.

Originalmente formada como un colectivo de 12 naciones unidas por el deseo, como bromeó una vez el primer secretario general de la OTAN, Lord Ismay, "de mantener a los rusos fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo (sometidos)" (“to keep the Russians out, the Americans in, and the Germans down”), la alianza transatlántica era, ante todo, un club compuesto por naciones que tenían dos cosas en común: una creencia compartida en la primacía de la gobernabilidad democrática y el deseo de estar protegidos bajo el paraguas del poder militar estadounidense.

Al principio, la alianza fue testigo de un período de expansión, ya que aumento hasta 16 naciones tras la admisión de Turquía, Grecia, España y Portugal. Estas 16 naciones sirvieron como base de la OTAN durante la Guerra Fría, unidas en su determinación de hacer frente a cualquier posible agresión soviética contra el territorio de Europa occidental.

La OTAN fue siempre un desastre, desde un punto de vista político. Fuertes movimientos procomunistas en Francia e Italia llevaron a la situación indecorosa en la que los servicios de inteligencia de una nación aliada, Estados Unidos, se dedicaron a manipular los asuntos políticos internos de dos supuestos aliados para mantener a los comunistas fuera del poder.

Alemania Occidental llevó a cabo unilateralmente su propia Ostpolitik, buscando mejores relaciones con la Alemania Oriental ocupada por los soviéticos, para consternación de Estados Unidos. Francia, ofendida por lo que (con razón) creía que era el dominio de los Estados Unidos en la estructura de mando militar de la alianza, retiró su ejército de la autoridad de mando de la OTAN. Y Turquía y Grecia estaban involucradas en su propia Guerra Fría regional que, en 1974, se calentó en la isla de Chipre.

El pegamento que mantuvo unida a la alianza eran las disposiciones de defensa colectiva del Artículo 5 de la Carta de la OTAN, que establece que si un Aliado de la OTAN es víctima de un ataque armado, todos y cada uno de los demás miembros de la Alianza considerarán este acto de violencia como un ataque armado contra todos los miembros y tomará las medidas que considere necesarias para ayudar al Aliado atacado.

Durante gran parte de la Guerra Fría, la alianza de la OTAN se configuró militarmente para que no hubiera dudas sobre qué acciones se tomarían, con un ejército permanente de la OTAN desplegado en Alemania Occidental en constante preparación para el combate, listo para repeler cualquier ataque del ejército soviético y sus aliados del Pacto de Varsovia. Asimismo, la OTAN mantuvo importantes fuerzas aéreas y navales desplegadas en el mar Mediterráneo dispuestas a hacer frente a cualquier agresión soviética allí. Estas fuerzas se basaban una masiva presencia militar permanente de EEUU compuesta por cientos de miles de tropas, decenas de miles de vehículos blindados, miles de aviones de combate y cientos de buques de guerra.

Esta presencia a tiempo completo de poder militar concentrado listo para el combate, preparado como estaba para luchar en un abrir y cerrar de ojos, le daba a la obligación del Artículo 5 mucha más seriedad de la que quizás merecía. La realidad del Artículo 5 es tal que, al invocarlo, los Aliados pueden proporcionar cualquier forma de asistencia que consideren necesaria para responder a una situación basada en las circunstancias.

Si bien esta asistencia se lleva a cabo de manera concertada con otros Aliados, no es necesariamente de naturaleza militar y depende de los recursos materiales de cada país. En suma, el artículo 5 deja al criterio de cada país miembro individual determinar cómo y con qué contribuiría en el caso de que fuese invocado.

Con el final de la Guerra Fría en 1990-1991 llegó el desmantelamiento de esta fuerza militar a tiempo completo lista para el combate. La naturaleza unificada del componente militar de la OTAN, que existió en la década de 1980, dejó de existir apenas diez años después, y cada estado miembro llevó a cabo su propia desmovilización y reestructuración en función de los requisitos políticos internos y no en base a los requisitos de la alianza.

LA OTAN PASA A LA OFENSIVA

Durante esta época, la OTAN también vio derrumbarse su viejo mantra de que es una alianza puramente defensiva, al participar en operaciones militares ofensivas en suelo de la ex República de Yugoslavia, y en países no miembros, y en una campaña de bombardeos ofensivos contra Serbia, a pesar de que Serbia no había atacado a ningún miembro de la OTAN.

Esta deconstrucción de las capacidades militares de la OTAN y su condición de organización exclusivamente defensiva se produjo de manera paralela a la decisión de la OTAN de ampliar su número de miembros para incluir a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia, comenzando en 1999 con la adhesión de Polonia, Hungría y la República Checa. Se consideró que la ampliación de la OTAN lograba dos objetivos: desde la perspectiva de la OTAN, reunió a la mayor parte de Europa en un solo colectivo de aliados que, debido a su participación, contribuirían a la estabilidad general de Europa.

Pero había otra perspectiva en juego, la de Estados Unidos. Si bien la OTAN respondió a la invocación del Artículo 5 por parte de EEUU después de los ataques del 11 de septiembre, proporcionando aeronaves de vigilancia aerotransportadas para las patrullas y fuerzas navales estadounidenses en el Mar Mediterráneo, varios miembros principales, encabezados por Alemania y Francia, se negaron a involucrarse en las desventuras militares de EEUU posteriores al 9/11 en Afganistán e Irak.

Esto llevó al entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, a hacer una broma denigrando a la "Vieja Europa" a expensas de la "Nueva Europa". La continua expansión de la OTAN hacia el este, que absorbió a todas las antiguas naciones del Pacto de Varsovia junto con tres ex repúblicas soviéticas en los países bálticos, no solo empujó el centro de gravedad geopolítico de la OTAN más hacia el este, sino que también puso a la OTAN en rumbo de colisión con Rusia, cuya opinión habían decidido ignorar la mayoría de los miembros de la OTAN.

La OTAN continuó brindando apoyo de entrenamiento militar y policial a Irak en 2004, tras la derrota de esa nación a manos de una coalición militar que incluía a los EEUU, el Reino Unido y Polonia brindando tropas de combate, y España, Portugal y los Países Bajos brindando apoyo político.

Asimismo, la OTAN contribuyó con importantes fuerzas militares a los esfuerzos de reconstrucción en Afganistán. Estas tropas operaron bajo las autorización del Artículo 4 después de que EEUU señalara la situación afgana posterior al 11 de septiembre a la atención de los miembros en general, que votaron para autorizar a los estados miembros a desplegarse en Afganistán en apoyo de las operaciones de reconstrucción y construcción nacional de EEUU.

UN ANEXO DE EEUU

Para 2008, la OTAN se había convertido en un edificio inflado en gran parte irreconocible a partir de la organización que se había creado en su fundación, en 1949. Su apetito por la expansión no conocía límites, con ofertas de entrar en la organización presentadas a dos ex repúblicas soviéticas, Georgia y Ucrania, e iniciando compromisos militares en el norte de África y el golfo Pérsico.

Si bien la estructura organizativa inflada de la OTAN parecía impresionante en el papel, había dos realidades que no se pueden obviar a pesar de la fanfarronería el postureo. Lo primero y más importante era la escasez absoluta de poder militar real por parte de los componentes de la OTAN no estadounidenses. Para apoyar y mantener sus respectivos compromisos militares con Afganistán, las principales naciones de la OTAN involucradas (Canadá, los Países Bajos, el Reino Unido, Francia e Italia) se vieron obligadas a canibalizar su capacidad militar general para impulsar sus respectivos componentes militares. Incluso entonces, ninguna de estas naciones podría cumplir su misión afgana sin el apoyo logístico proporcionado por los Estados Unidos.

Esta excesiva confianza en la capacidad militar de los EEUU solo subrayó la inconveniente realidad de que la OTAN se había convertido en poco más que un complemento de la política exterior y de seguridad nacional de los EEUU. Los Estados Unidos siempre habían jugado un papel de gran tamaño en la OTAN. Si esto se centrara simplemente en preservar la seguridad europea, los miembros de la OTAN que no son estadounidenses podrían engañarse a sí mismos creyendo que son socios de igual a igual en un acuerdo transatlántico basado en la defensa.

Una vez que la OTAN comenzó a expandirse, tanto en términos de composición de miembros como de alcance y escala de sus compromisos militares no europeos, era obvio para cualquier observador que ejerciera un mínimo de curiosidad intelectual que la OTAN existía para beneficio exclusivo de Estados Unidos.

Nada hizo más evidente este punto que la humillación que sufrió la OTAN a manos de Estados Unidos cuando se trató del abandono de la misión de reconstrucción afgana. La decisión de retirarse de Afganistán fue tomada unilateralmente por Estados Unidos, sin consultar a nadie. La OTAN, ante un fait accompli (hecho consumado), no tuvo más remedio que hacer lo ordenado, y irse de Afganistán con el rabo entre las piernas.

La última humillación aún estaba por llegar. Nada ocurre en el vacío, y la expansión de la OTAN, combinada con su reorientación ofensiva, provocó la ira de Rusia, que se sintió extremadamente ofendida por la invasión de una alianza militar que ya no está sujeta a las restricciones de la autodefensa colectiva, sino más bien imbuida de una posición posterior a la Guerra Fría construida en torno a la noción de contener y restringir a una Rusia que se estaba recuperando de su malestar posterior al colapso soviético y, bajo el liderazgo de Vladimir Putin, estaba restaurando activamente su posición como potencia regional y global.

GRIETAS DE LA OTAN

Rusia, desde 2001, había protestando sobre la expansión de la OTAN y la amenaza que representaba para los intereses de seguridad rusos. Esto fue ignorado por la OTAN y sus amos estadounidenses, en gran parte porque creían que Rusia era demasiado débil tanto militar como económicamente.

Mientras la OTAN perseguía a los fantasmas posteriores al 11 de septiembre en Oriente Medio y Afganistán a instancias de su supervisor estadounidense, Rusia trabajaba para reformar su economía y su ejército. En 2008, Rusia derrotó a Georgia en una guerra corta pero violenta precipitada por un asalto militar georgiano en el territorio separatista de Osetia del Sur. En 2014, Rusia respondió al golpe de estado de Maidan orquestado por Estados Unidos que derrocó al presidente democráticamente elegido de Ucrania, Victor Yanukovich, anexando Crimea y apoyando a los separatistas prorrusos en la región de Donbass en Ucrania.

Lo importante a tener en cuenta sobre la crisis actual en Ucrania es que, si bien los problemas subyacentes son únicamente el subproducto de la extralimitación de la OTAN, el momento de la crisis se basa en un calendario ruso definido por metas y objetivos puramente rusos. El objetivo de Rusia no es destruir Ucrania; esto podría lograrse en cualquier momento. Más bien, el objetivo de Rusia es destruir la OTAN.

Esto no se logrará mediante el uso directo de la fuerza militar, sino más bien mediante la amenaza indirecta de una acción militar que obligue a la OTAN a reaccionar de una manera que exponga la impotencia de una organización que hace mucho tiempo perdió su raison d-etre (razón de ser) -la defensa colectiva- y en cambio, se tambalea bajo el peso de una misión, la contención de Rusia, que no puede lograr, y que sus miembros no están unidos en alcanzar.

Hay una verdad innegable: el ejército ruso derrotaría a cualquier fuerza que la OTAN pueda reunir en una pelea convencional. Toda la noción de autodefensa colectiva se basa en la capacidad de disuadir a cualquier adversario potencial de considerar una acción militar contra un miembro de la OTAN porque el resultado, la derrota total del agresor, nunca se cuestionó.

Si bien una alianza verdaderamente defensiva tendría la autoridad moral para llamar indebidamente provocativa la acumulación del poder militar ruso en torno a Ucrania, la OTAN hace tiempo que perdió la capacidad de aplicarse esa etiqueta a sí misma con algún grado de seriedad. Desde el punto de vista de Rusia, cuando la misma alianza "defensiva" que bombardeó a su aliado Belgrado y trabajó para derrocar al líder de Libia pone su mirada en adquirir a Ucrania y Georgia como miembros, tales acciones solo pueden verse como medidas agresivas y ofensivas orientadas que funcionan como parte de una campaña antirrusa más amplia.

PONIENDO AL DESCUBIERTO A LA OTAN

Al militarizar la crisis de Ucrania, Rusia ha expuesto la absoluta impotencia militar de la OTAN. En primer lugar, después de colgar el anzuelo de la pertenencia a la OTAN ante Ucrania durante los últimos catorce años, la OTAN se vio obligada a confesar que no sería capaz de salir en defensa de Ucrania en caso de una invasión militar rusa porque el Artículo 5 solo permitía defensa para ser invocada por los miembros de la OTAN, que Ucrania no es.

Además, las sanciones económicas “masivas” que la OTAN ha prometido desencadenar en lugar de una respuesta militar han resultado tan impotentes como el poder militar de la OTAN. A pesar de lo que los líderes políticos de la OTAN y los Estados Unidos puedan decir en sentido contrario, no hay unidad de propósito cuando se trata de imponer sanciones a Rusia en caso de una incursión militar en Ucrania.

En resumen, cualquier paquete de sanciones que tenga como objetivo la energía rusa y/o el acceso a las instituciones bancarias perjudicará a Europa mucho más que a Rusia. Mientras Estados Unidos continúa presionando para que Europa, y en particular Alemania, se desvincule de los suministros energéticos rusos, el hecho es que no existe una alternativa viable a la energía rusa y, además, Europa reconoce cada vez más que la posición de Estados Unidos tiene menos que ver con la seguridad europea y más que ver con una jugada de EEUU para apoderarse del mercado europeo.

En condiciones normales, EEUU no puede competir con Rusia en términos de precio y volumen en lo que respecta a las entregas de gas natural. Si, a través de sanciones, EEUU logra aislar a Europa de Rusia, entonces EEUU podrá imponer sus propios productos energéticos en Europa a precios que de otro modo no serían competitivos.

LA OTAN EMPIEZA A COMPRENDER

Los miembros individuales de la OTAN están comenzando a darse cuenta de que su organización es poco más que una herramienta impotente de la hegemonía global estadounidense. Hungría ha cerrado su propio acuerdo de gas con Rusia, desafiando las directivas estadounidenses de retirarse del suministro ruso. Croacia y Bulgaria han dejado claro que no desplegarán tropas en apoyo de la postura de la OTAN sobre Ucrania.

Turquía ha declarado que ve la crisis de Ucrania como poco más que un esfuerzo apenas disfrazado de la OTAN y EEUU para debilitar a Turquía obligándola a luchar contra Rusia en el Mar Negro. Pero quizás los momentos más reveladores se produjeron cuando las dos potencias europeas de la OTAN, Alemania y Francia, se vieron obligadas a enfrentarse cara a cara con la realidad de su papel subordinado frente a Estados Unidos.

Cuando el presidente francés, Emmanual Macron, voló a Rusia para tratar de negociar una solución a la crisis de Ucrania, se enfrentó a la realidad de que Rusia no negociará con Francia sin que Estados Unidos exprese primero su apoyo a las posiciones presentadas por el presidente francés. Estados Unidos importa; Francia no.

Asimismo, el canciller alemán se vio obligado a guardar silencio durante su visita a la Casa Blanca mientras el presidente estadounidense, Joe Biden, “prometía” que cerraría unilateralmente el proyecto del oleoducto Nord Stream 2, a pesar de que EEUU no desempeña ningún papel en la construcción y administración del oleoducto. Alemania, decía Biden, es poco más que una colonia de Estados Unidos.

El último clavo en el ataúd de la OTAN llegó el 4 de febrero, cuando el presidente ruso se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing. Los dos líderes emitieron una declaración conjunta de más de 5.000 palabras en la que China apoyó la objeción de Rusia a la expansión de la OTAN en Ucrania.

La declaración conjunta chino-rusa fue una declaración de facto de que ni Rusia ni China permitirían que el “orden internacional basado en reglas” liderado por Estados Unidos y promulgado por la administración Biden siguiera adelante sin oposición. En cambio, las dos naciones anunciaron que buscarán un “orden internacional basado en la ley” cuya autoridad se base en la Carta de las Naciones Unidas, en contraste con las reglas unilaterales que solo sirven a los intereses de los EEUU y pequeños bloques de naciones aliadas.

UN MUNDO DIFERENTE

El mundo ha cambiado de manera fundamental. La OTAN literalmente no tiene relevancia. Su último gesto de desafío consiste en el despliegue de fuerzas en Europa del Este para reforzar las capacidades defensivas de esa región de conformidad con el Artículo 5. Las fuerzas desplegadas (unos pocos miles de paracaidistas estadounidenses y algunos otros contingentes de otras naciones de la OTAN) no solo no puede derrotar a un adversario ruso, sino que ni siquiera proporciona un mínimo de valor de disuasión en caso de que Rusia se incline a cambiar su foco de atención de Ucrania hacia Polonia y los países bálticos.

Lo que la OTAN no se da cuenta es que Rusia no tiene intención de invadir Ucrania ni Europa del Este. Todo lo que Rusia ha hecho es demostrar el cascarón vacío en el que se ha convertido la OTAN al subrayar cuán vacía es realmente la promesa de defensa colectiva del Artículo 5.

En este sentido, uno debería ver la ronda actual de demostración de fuerza de la OTAN como el equivalente moderno de la "Pickett’s Charge" (Carga de Picket), el punto culminante de la alianza transatlántica. En las próximas semanas y meses, la OTAN se enfrentará a la realidad de que Rusia no está invadiendo a nadie, y que la demostración de fuerza que está realizando actualmente no solo no es necesaria, sino que, peor aún, es insostenible.

Las fracturas expuestas entre los miembros de la OTAN respecto a Ucrania solo crecerán con el tiempo. Puede que la OTAN tarde años en desaparecer, pero que nadie se deje engañar por lo que está sucediendo: la OTAN está acabada como alianza militar.

Scott Ritter (ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de EEUU que sirvió en la ex Unión Soviética implementando tratados de control de armas, en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto y en Irak supervisando el desarme de armas de destrucción masiva)


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3466530

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License