CEPRID

Cómo sería la guerra con Rusia

Lunes 24 de enero de 2022 por CEPRID

Scott Ritter

Consortium News

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Si alguna vez una negociación diplomática crítica estuvo condenada al fracaso desde el principio, son las discusiones entre EE. UU. y Rusia sobre Ucrania y las garantías de seguridad rusas.

Las dos partes ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre una agenda.

Desde la perspectiva rusa, la situación es clara: “La parte rusa llegó aquí [a Ginebra] con una posición clara que contiene una serie de elementos que, en mi opinión, son comprensibles y han sido formulados con tanta claridad, incluso a un alto nivel que desviarnos de nuestros enfoques simplemente no es posible”, dijo a la prensa el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, después de una cena previa a la reunión organizada por la vicesecretaria de Estado de EEUU, Wendy Sherman, quien encabeza la delegación de EEUU.

Ryabkov estaba refiriendo las demandas del presidente ruso Vladimir Putin al presidente estadounidense Joe Biden a principios de diciembre con respecto a las garantías de seguridad rusas, que luego Moscú expuso en detalle en forma de dos borradores de tratados, uno un tratado de seguridad ruso-estadounidense, el otro un tratado de seguridad entre Rusia y la OTAN.

Este último impediría que Ucrania se uniera a la OTAN y descartaría cualquier expansión hacia el este por parte de la alianza militar transatlántica. En ese momento, Ryabkov señaló lacónicamente que EE. UU. debería comenzar de inmediato a abordar los borradores propuestos con miras a finalizar algo cuando las dos partes se reúnan. Ahora, con la reunión que comienza el lunes [se refiere al lunes 24 de enero], no parece que Estados Unidos haya hecho tal cosa.

“Las conversaciones van a ser difíciles”, dijo Ryabkov a los periodistas después de la cena. “No pueden ser fáciles. Serán profesionales. Creo que no perderemos el tiempo. Cuando se le preguntó si Rusia estaba lista para comprometerse, Ryabkov respondió brevemente: “Los estadounidenses deberían prepararse para llegar a un compromiso”.

Todo lo que EEUU ha estado dispuesto a hacer, al parecer, es recordarle a Rusia las llamadas “consecuencias graves” si Rusia invade Ucrania, algo que EEUU.y la OTAN temen que sea inminente, dado el alcance y la escala de los recientes ejercicios militares rusos en el región involucrando a decenas de miles de tropas. Biden hizo esta amenaza a Putin en varias ocasiones, incluida una llamada telefónica iniciada por Putin la semana pasada para ayudar a enmarcar las próximas conversaciones.

Sin embargo, en la víspera de la reunión Ryabkov-Sherman, el secretario de Estado de EEUU, Tony Blinken, simplemente reiteró estas amenazas y declaró que Rusia enfrentaría “consecuencias masivas” si invadía Ucrania. “Está claro que le hemos ofrecido dos caminos a seguir”, dijo Blinken, hablando de Putin. “Uno es a través de la diplomacia y el diálogo; el otro es a través de la disuasión y las consecuencias masivas para Rusia si renueva su agresión contra Ucrania. Y estamos a punto de probar la propuesta de qué camino quiere tomar el presidente Putin esta semana”.

Lecciones de historia

Es como si tanto Biden como Blinken fueran sordos, mudos y ciegos cuando se trata de leer Rusia.

Ryabkov ha hecho alusión a un hecho ya aclarado por los rusos: no habrá compromiso en lo que respecta a los intereses legítimos de seguridad nacional de Rusia. Y si EEUU no puede entender cómo la acumulación de poder militar englobada en una alianza militar que ve a Rusia como una amenaza singular y existencial para la seguridad de sus miembros es vista por Rusia como una amenaza, entonces no hay comprensión de cómo los eventos del 22 de junio de 1941 han dado forma a la psique rusa actual, por qué Rusia nunca más permitirá que ocurra tal situación y por qué las conversaciones están condenadas al fracaso incluso antes de que comiencen.

En cuanto a las amenazas estadounidenses, Rusia ha dado su respuesta: cualquier esfuerzo por sancionar a Rusia resultaría, como le dijo Putin a Biden el mes pasado, en una “ruptura total de relaciones” entre Rusia y los países que intentan imponer sanciones. No es necesario ser un estudiante de historia para comprender que el siguiente paso lógico después de una "ruptura total de relaciones" entre dos partes que están en desacuerdo sobre asuntos relacionados con amenazas existenciales a la seguridad nacional de uno o ambos no es la reanudación pacífica de las relaciones, sino guerra.

No hay una postura malhumorada por parte de los pavos reales de Moscú, sino más bien una declaración de hecho fría y dura: ignore las demandas de Rusia bajo su propio riesgo. Estados Unidos, al parecer, cree que el peor de los casos es uno en el que Rusia invada Ucrania, solo para marchitarse bajo la presión sostenida de las sanciones económicas y las amenazas militares.

El peor escenario para Rusia es uno en el que se involucra en un conflicto armado con la OTAN.

En términos generales, prevalecerá el lado que esté más preparado para la realidad del conflicto armado.

Rusia se ha estado preparando para esta posibilidad durante más de un año. Ha demostrado repetidamente la capacidad de movilizar rápidamente más de 100.000 fuerzas listas para el combate en poco tiempo. La OTAN ha demostrado su capacidad para movilizar 30.000 después de seis a nueve meses de extensos preparativos.

La forma de la guerra

¿Cómo sería un conflicto entre Rusia y la OTAN? En resumen, no como nada para lo que la OTAN se haya preparado. El tiempo es el amigo de la OTAN en cualquier conflicto de este tipo: tiempo para permitir que las sanciones debiliten la economía rusa y tiempo para permitir que la OTAN acumule suficiente poder militar para poder igualar la fuerza militar convencional de Rusia.

Rusia lo sabe y, como tal, cualquier movimiento ruso estará diseñado para ser rápido y decisivo.

En primer lugar, si se trata de eso, cuando Rusia decida avanzar en Ucrania, lo hará con un plan de acción que ha sido bien pensado y al que se le han asignado suficientes recursos para completarlo con éxito. Rusia no se involucrará en una desventura militar en Ucrania que tiene el potencial de prolongarse una y otra vez, como la experiencia de Estados Unidos en Afganistán e Irak. Rusia ha estudiado una campaña militar estadounidense anterior, la Operación Tormenta del Desierto, de la Primera Guerra del Golfo, y se ha tomado muy en serio las lecciones de ese conflicto.

No es necesario ocupar el territorio de un enemigo para destruirlo. Una campaña aérea estratégica diseñada para anular aspectos específicos de la capacidad de una nación, ya sea económica, política, militar o todas las anteriores, junto con una campaña terrestre enfocada diseñada para destruir el ejército de un enemigo en lugar de ocupar su territorio, es el probable curso de acción.

Dada la abrumadora supremacía que tiene Rusia en términos de la capacidad de proyectar poder aéreo respaldado por ataques con misiles de precisión, una campaña aérea estratégica contra Ucrania lograría en días lo que Estados Unidos tardó más de un mes en hacer contra Irak en 1991.

Sobre el terreno, la destrucción del ejército de Ucrania está casi garantizada. En pocas palabras, el ejército ucraniano no está equipado ni entrenado para participar en combates terrestres a gran escala. Sería destruido poco a poco, y lo más probable es que los rusos pasaran más tiempo procesando a los prisioneros de guerra ucranianos que matando a los defensores ucranianos.

Sin embargo, para que cualquier campaña militar rusa contra Ucrania sea efectiva en un conflicto mayor con la OTAN, deben ocurrir dos cosas: Ucrania debe dejar de existir como un estado nación moderno, y la derrota del ejército ucraniano debe ser unilateral y rápida. Si Rusia es capaz de lograr estos dos objetivos, entonces está bien posicionada para pasar a la siguiente fase de su postura estratégica general frente a la OTAN: la intimidación.

Si bien EEUU, la OTAN, la UE y el G7 han prometido "sanciones sin precedentes", las sanciones solo importan si a la otra parte le importa. Rusia, al romper relaciones con Occidente, ya no se preocuparía por las sanciones. Además, es un simple reconocimiento de la realidad de que Rusia puede sobrevivir al bloqueo de las transacciones SWIFT más tiempo del que Europa puede sobrevivir sin la energía rusa. Cualquier ruptura de las relaciones entre Rusia y Occidente dará como resultado el embargo total del gas y el petróleo rusos a los clientes europeos.

No existe un Plan B europeo. Europa sufrirá, y debido a que Europa está compuesta por antiguas democracias, los políticos pagarán el precio. Todos aquellos políticos que siguieron ciegamente a los EEUU en una confrontación con Rusia ahora tendrán que responder a sus respectivos electores por qué cometieron un suicidio económico en nombre de una nación corrupta y adoradora de los nazis (Ucrania) que no tiene nada en común con el resto de Europa. Será una conversación breve.

Solución de la OTAN

Si EEUU intenta aumentar las fuerzas de la OTAN en las fronteras occidentales de Rusia después de cualquier invasión rusa de Ucrania, entonces Rusia presentará a Europa un hecho consumado en la forma de lo que ahora se conocería como el “modelo ucraniano”. En resumen, Rusia garantizará que el trato ucraniano se aplicará a los países bálticos, Polonia e incluso a Finlandia, en caso de que sea lo suficientemente tonto como para buscar la membresía en la OTAN.

Rusia tampoco esperará hasta que Estados Unidos haya tenido tiempo de acumular suficiente poder militar. Rusia simplemente destruirá a la parte infractora mediante la combinación de una campaña aérea diseñada para degradar la función económica de la nación objetivo y una campaña terrestre diseñada para aniquilar la capacidad de hacer la guerra. Rusia no necesita ocupar el territorio de la OTAN durante un período prolongado, solo lo suficiente para destruir cualquier poder militar que la OTAN haya acumulado cerca de sus fronteras.

Y, aquí está el truco, aparte de emplear armas nucleares, no hay nada que la OTAN pueda hacer para evitar este resultado. Militarmente, la OTAN no es más que una sombra de lo que fue. Los otrora grandes ejércitos de Europa han tenido que canibalizar sus formaciones de combate para reunir “grupos de combate” del tamaño de batallones en el Báltico y Polonia. Rusia, por otro lado, ha reconstituido dos formaciones del tamaño de un ejército —el 1.er Ejército de Tanques de la Guardia y el 20.º Ejército de Armas Combinadas— de la era de la Guerra Fría que se especializan en acciones militares ofensivas profundas.

Incluso Las Vegas no ofrecería probabilidades en este caso.

Sherman se enfrentará a Ryabkov en Ginebra, con el destino de Europa en sus manos. Lo triste es que ella no lo ve así. Gracias a Biden, Blinken y la hueste de rusófobos que pueblan el estado de seguridad nacional de EEUU en la actualidad, Sherman cree que está allí simplemente para comunicar las consecuencias del fracaso diplomático a Rusia: amenazar con meras palabras.

Lo que Sherman, Biden, Blinken y los demás aún tienen que comprender es que Rusia ya ha sopesado las consecuencias y aparentemente está dispuesta a aceptarlas. Y responde. Con acción.

Uno se pregunta si Sherman, Biden, Blinken y los demás han pensado en esto. Lo más probable es que no lo hayan hecho, y las consecuencias para Europa serán nefastas.

Scott Ritter es un ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines que sirvió en la ex Unión Soviética implementando tratados de control de armas, en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto y en Irak supervisando el desarme de armas de destrucción masiva.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3515068

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License