CEPRID

China y Rusia lanzan una “economía de resistencia global”

Lunes 19 de abril de 2021 por CEPRID

Alastair Crooke

Fondo de la Cultura Estratégica

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

“El arte de la guerra de Sun Tzu “(500 antes de nuestra era) advierte que “asegurarnos contra la derrota está en nuestras propias manos; sin embargo, el enemigo mismo proporciona la oportunidad de derrotar al enemigo… Por lo tanto, el combatiente inteligente impone su voluntad; y no permite que se le imponga la voluntad del enemigo”. Ésta es la esencia de la economía de resistencia china, una estrategia que se ha desvelado completamente a raíz de las conversaciones de Anchorage; conversaciones que silenciaron cualquier pensamiento persistente en Beijing de que Estados Unidos de alguna manera podría encontrar algún modus vivendi con Beijing en su búsqueda precipitada de la primacía sobre China.

Aunque antes había vislumbres tentadores de un cierto relajamiento [en el enfrentamiento entre los dos países], la revelación completa de la postura y la retórica dura de China solo se ha permitido ahora, después de Anchorage, y la confirmación en las conversaciones de que Estados Unidos tiene la intención de bloquear el ascenso de China.

Si se asume que esta iniciativa de “resistencia” constituye un “golpe” al estilo de ojo por ojo a Washington, al hundir las ambiciones de Biden en Irán como venganza por “el genocidio de Xingjian” con las acusaciones de “crímenes de guerra” de Estados Unidos, entonces perdemos totalmente su gran importancia. El alcance del pacto con Irán trasciende con mucho el comercio y la inversión, como dejó en claro un comentarista de los medios de comunicación estatales chinos : “Tal como está, este acuerdo (el pacto con Irán) cambiará totalmente el panorama geopolítico prevaleciente en la región de Asia occidental que durante tanto tiempo ha estado sujeto a la hegemonía de Estados Unidos”.

Así que aquí está la esencia de "un combatiente inteligente que se mueve para imponer su voluntad": no hay necesidad de que China, Rusia o Irán vayan a la guerra para hacer esto; simplemente lo implementan. Pueden hacerlo, de forma muy sencilla. No necesitan una revolución para hacerlo, porque no tienen ningún interés personal en luchar contra Estados Unidos. ¿Qué es este acuerdo? No es solo un pacto de comercio e inversión con Teherán; tampoco se trata simplemente de aliados que se ayudan entre sí. La "resistencia" radica precisamente en la forma en que intentan ayudarse entre sí. Es un modo de desarrollo económico. Representa la noción de que cualquier recurso rentable (banca, tierras, recursos naturales y monopolios de infraestructura natural) debe ser de dominio público para satisfacer las necesidades básicas de todos, libremente.

La forma alternativa simplemente es privatizar estos ’bienes públicos’ (como en Occidente), donde se proporcionan a un costo máximo financiarizado, que incluye tasas de interés, dividendos, comisiones de gestión y manipulaciones corporativas para obtener ganancias financieras.

Estamos entonces en un enfoque económico verdaderamente diferente. Para dar un ejemplo: la extensión del metro de la Segunda Avenida de Nueva York costó 6.000 millonesde dólares, o lo que es lo mismo, casi 2.000 millones por km, el transporte público urbano más caro jamás construido. El costo promedio de las líneas de metro fuera de los EEUU es de 350 millones de dólares por km, o una sexta parte del costo de Nueva York.

¿Cómo cambia todo este "eso" ? Bueno, imagínese por un momento: el elemento más importante en el presupuesto de cualquier persona hoy en día es la vivienda (en un 40%), que simplemente refleja los altos precios de la vivienda, basados en un mercado impulsado por la deuda. En cambio, imagina esa proporción al 10% (como en China). Supongamos también que tiene una educación pública de bajo costo. Bueno, entonces te deshaces de la deuda generada por la educación y su costo de intereses. Suponga que tiene servicios de salud pública y una infraestructura de transporte a bajo precio. Entonces tendría la capacidad de gastar . Se convierte en una economía de bajo costo y, en consecuencia, crecerá.

Otro ejemplo: el costo de contratar personal de I+D en China es de un tercio a la mitad del costo en los EEUU, por lo que el gasto en tecnología de China está más cerca de 1 billón de dólares al año (en términos de paridad de poder adquisitivo), mientras que EEUU gasta solo alrededor de 130.000 millones, en I+D.

Por lo tanto, en cierto nivel, este "eso" es un desafío estratégico para el ecosistema occidental. En un rincón, las economías de Europa y la UE, impulsadas por la deuda, hiperfinanciarizadas, pero estancadas, en las que los grandes oligarcas establecen la dirección estratégica. Y, en el rincón más alejado, una economía muy mixta en la que el Partido establece un rumbo estratégico para las empresas estatales, mientras que a otros se les anima a innovar y a ser emprendedores en el molde de una economía dirigida por el estado (aunque con características taoístas y confucianas).

¿Socialismo versus capitalismo? No, hace mucho tiempo que Estados Unidos era una economía capitalista. En la actualidad, ni siquiera es una economía de mercado. Se ha convertido, cada vez más, en una economía rentista desde que abandonó el patrón oro (en 1971). Esta salida forzada de EEUU de la “ventana del oro” facilitó a Estados Unidos, a través de la demanda global resultante de instrumentos de deuda estadounidenses, (bonos del Tesoro), financiarse a sí mismo de forma gratuita (con el excedente económico del mundo entero). El Consenso de Washington aseguró además que las entradas de dólares a Wall Street desde todo el mundo nunca estarían sujetas a controles de capital, ni los estados podrían crear su propia moneda, sino que tendrían que pedir prestado en dólares al Banco Mundial y al FMI. Y eso significaba esencialmente pedir prestado al Pentágono y al Departamento de Estado en dólares estadounidenses, que en última instancia eran los "ejecutores" del sistema. El cambio en el sistema financiero de los EEUU a ser una entidad que prioriza los activos “reales”, como hipotecas y bienes raíces que ofrecen un cierto “alquiler”, en lugar de invertir directamente en empresas comerciales especulativas, también significa que los jubileos de la deuda están prohibidos. (Los griegos pueden relatar la experiencia de lo que eso implica, con sombrío detalle).

El punto es que, en el plano económico, la esfera hiperfinancieraizada de EE UU se está reduciendo rápidamente ya que China, Rusia y gran parte de la “Isla del Mundo” se vuelven hacia el comercio de sus propias monedas (y no compran bonos del Tesoro de EEUU). En una "guerra" de sistemas económicos, EEUU comienza por lo tanto con el pie cambiado.

Halford Mackinder argumentó hace un siglo que el control del "Heartland", que se extendía desde el Volga hasta el Yangtze, controlaría la "Isla del Mundo", que era su término para toda Europa, Asia y África. Más de un siglo después, la teoría de Mackinder resuena cuando las dos naciones líderes detrás de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) la transforman en un sistema de interrelaciones de un extremo euroasiático a otro. No es tan nuevo, por supuesto. Es simplemente la reactivación de la antigua economía basada en el comercio del corazón de Eurasia, que finalmente se derrumbó en el siglo XVII.

Alastair Macleod señala que los comentaristas generalmente no logran entender ’por qué’ está sucediendo este florecimiento en Asia Occidental: “No se debe a la superioridad militar, sino a la simple economía. Mientras que la economía estadounidense sufre un resultado inflacionario posterior al cierre y una crisis existencial para el dólar, la economía de China se disparará gracias al aumento del consumo interno... y al aumento de las exportaciones, consecuencia de la estimulación de la demanda de los consumidores en EEUU y un déficit presupuestario vertiginoso”.

¡Ahí, dicho explícitamente, está el punto de Sun Tzu! “La oportunidad de derrotar al enemigo la brinda el propio enemigo”. Hay en Washington (y hasta cierto punto también en Europa) una facción que alberga un deseo emocional patológico de la guerra con Rusia, en gran parte derivado de la convicción de que los zares (y más tarde Stalin) eran antisemitas. Su emoción es de odio e ira, sin embargo, son ellos los principales responsables de unir a Rusia y China. Esto, y la proclividad de Estados Unidos a sancionar al mundo, le ha dado a China y Rusia su oportunidad.

Sin embargo, el punto subyacente es que, incluso para la UE, la periferia de Rimland es menos importante que la Isla del Mundo de Mackinder. Hubo un tiempo en que la primacía británica y luego estadounidense sobrepasó su importancia, pero esto puede que ya no sea cierto. Lo que se está actualizando aquí es el mayor desafío que se ha planteado hasta ahora para el poder económico y la supremacía tecnológica estadounidenses. Sin embargo, esta realpolitik económica es sólo la mitad de la historia del lanzamiento de China y Rusia de una "economía de resistencia global".

También tiene un marco geopolítico paralelo.

Es a este último aspecto, muy probablemente, al que se refirió el funcionario chino cuando dijo que el acuerdo con Irán “cambiaría totalmente el panorama geopolítico prevaleciente en la región de Asia occidental que durante tanto tiempo ha estado sujeta a la hegemonía de Estados Unidos”. Tenga en cuenta que no dijo que cambiaría las relaciones de Irán con Estados Unidos o Europa, dijo que toda la región. También dio a entender que las iniciativas de China liberarían a Asia occidental de la hegemonía estadounidense. ¿Cómo es eso?

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, describió el enfoque de Beijing hacia la región de Asia Occidental: “El Medio Oriente fue una región montañosa de civilizaciones brillantes en la historia de la humanidad. Sin embargo, debido a los conflictos prolongados y la agitación en la historia más reciente, la región descendió a una tierra baja de seguridad... Para que la región emerja del caos y disfrute de la estabilidad, debe liberarse de las sombras de la rivalidad geopolítica de las grandes potencias y explorar de forma independiente vías de desarrollo adecuadas a sus realidades regionales. Debe permanecer impermeable a la presión y la interferencia externas, y seguir un enfoque inclusivo y reconciliador para construir una arquitectura de seguridad que se adapte a las preocupaciones legítimas de todas las partes... En este contexto, China desea proponer una iniciativa de cinco puntos para lograr la seguridad y la estabilidad en el medio Oriente”.

Y la señaló:

“En primer lugar, abogar por el respeto mutuo... Ambas partes deben respetar la norma internacional de no injerencia en los asuntos internos de los demás... es particularmente importante que China y los estados árabes se unan contra las calumnias, la difamación, la interferencia y la presión en nombre de los derechos humanos… (La UE debería tomar nota)

“En segundo lugar, defender la equidad y la justicia, oponerse al unilateralismo y defender la justicia internacional... China alentará al Consejo de Seguridad a deliberar plenamente sobre la cuestión de Palestina para reafirmar la solución de dos Estados... También debemos defender el sistema internacional centrado en la ONU como el orden internacional sustentado por el derecho internacional, y promover conjuntamente un nuevo tipo de relaciones internacionales. Deberíamos compartir la experiencia de gobernanza... y oponernos a la arrogancia y los prejuicios.

“En tercer lugar, lograr la no proliferación... las partes deben... discutir y formular la hoja de ruta y el calendario para que Estados Unidos e Irán reanuden el cumplimiento del JCPOA [acuerdo nuclear]. La tarea urgente es que Estados Unidos tome medidas sustantivas para levantar sus sanciones unilaterales a Irán y su jurisdicción de brazo largo sobre terceros, y que Irán reanude el cumplimiento recíproco de sus compromisos nucleares. Al mismo tiempo, la comunidad internacional debe apoyar los esfuerzos de los países de la región para establecer una zona libre de armas nucleares y otras armas de destrucción en masa en el Oriente Medio.

“En cuarto lugar, fomentar conjuntamente la seguridad colectiva... Proponemos realizar en China una conferencia de diálogo multilateral para la seguridad regional en el Golfo (Pérsico)...

“Y en quinto lugar, acelerar la cooperación al desarrollo…”.

Bueno, China ha hecho su entrada espectacular en el Medio Oriente y está desafiando a Estados Unidos con una agenda de resistencia. El ministro Wang, cuando se reunió con Ali Larijani, asesor especial del Líder Supremo Jamenei, lo enmarcó todo en una sola frase : “Irán decide independientemente sobre sus relaciones con otros países, y no es como algunos países que cambian de posición con un solo una llamada de teléfono". Este único comentario resume el nuevo espíritu del "guerrero lobo": los estados deben ceñirse a su autonomía y soberanía. China aboga por un multilateralismo soberanista para deshacerse del “yugo occidental”. Wang no limitó este mensaje político a Irán. Acababa de decir lo mismo en Arabia Saudita, antes de llegar a Teherán. Fue bien recibido en Riad. En términos de desarrollo económico, China había vinculado anteriormente a Turquía y Pakistán al plan del "corredor", y ahora a Irán.

¿Cómo reaccionará Estados Unidos? Ignorará el mensaje de Anchorage. Probablemente seguirá adelante. Ya está probando a China sobre Taiwán y está preparando una escalada en Ucrania para probar a Rusia.

Para la UE, la entrada de China en la política global es más problemática. Intentaba aprovechar su propia "autonomía estratégica" erigiendo los valores europeos como puerta de entrada a la inclusión en su mercado y asociación comercial. China efectivamente le está diciendo al mundo que rechace cualquier imposición hegemónica de valores y derechos ajenos.

La UE está varada en medio. A diferencia de Estados Unidos, no puede imprimir el dinero con el que resucitar su economía plagada de virus. Necesita desesperadamente comercio e inversiones. Sin embargo, su mayor socio comercial, y su fuente tecnológica, acaba de decirle a la UE (como EEUU) que abandone su discurso moralizador. Al mismo tiempo, el "socio de seguridad" de Europa acaba de exigir lo contrario: que la UE la refuerce.

¿Qué se debe hacer? Siéntese y observe ... (con los dedos cruzados para que nadie haga algo extremadamente estúpido).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3289080

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License