CEPRID

Italia se convierte en la primera nación del G-7 en inscribirse en el cinturón y la carretera de China

Lunes 1ro de abril de 2019 por CEPRID

MK Bhadrakumar

Indian Puchline

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por J.F.

’Xi en Roma: La escolta apta para los reyes’, ese fue el titular de uno de los periódicos más antiguos y leídos de Italia, el Corriere della Sera . El presidente chino, Xi Jinping, fue recibido en el palacio presidencial de Quirinale por los guardias a caballo, un honor que se otorgó por última vez al entonces papa Benedicto XVI en 2010. Xi también asistió a una cena de gala en el Quirinale, con un concierto del cantante Andrea Bocelli. (Celine Dion dijo una vez: "Si Dios tuviera una voz cantante, debe sonar como Andrea Bocelli").

Sin duda, Italia ha sacado la alfombra roja. Italia, siendo la cuna de la civilización occidental, tiene un profundo sentido de la historia, y es muy consciente de que la visita de Xi está destinada a ser un evento seminal del siglo XXI que marca el resurgimiento de Asia y el comienzo de la era de la influencia china.

Una vez más, Italia, que había dado a luz al Renacimiento provocando una combinación de transformaciones económicas y políticas en Europa que eventualmente llevó a casi cinco siglos de dominio occidental, se posiciona como la vanguardia y el árbitro de un nuevo orden global que se está configurando. Va a ser una nueva era de "modernidad disputada" en la que el jugador central será China (para pedirle prestada una expresión a Martin Jacques, "Cuando China gobierna el mundo: el fin del mundo occidental y el nacimiento de un nuevo orden global").

Quizás es bueno que Italia, que es un estado de civilización en sí misma, asuma el papel de árbitro entre Occidente y China. Porque, como argumenta Martin Jacques en su libro, China seguirá siendo muy distintiva y no se convertirá en una sociedad de estilo occidental y su influencia multifacética va mucho más allá de su creciente dominio económico y se sentirá como una influencia política y cultural con imperativos, prioridades y valores que son bastante diferentes a los de Occidente.

Sin duda, el ascenso de China señala no solo el fin del dominio global de Occidente. Lo que es menos obvio, pero a la larga es más revelador, es que también marca el surgimiento de un mundo que China está destinado a moldear de muchas maneras, muchas de las cuales son cada vez más desconcertantes y desconocidas para Occidente.

Por lo tanto, la enorme resistencia en Occidente, liderada por los Estados Unidos, a la decisión formal de Italia de participar formalmente en la Iniciativa “Un cinturón, una carretera” [también llamada Franja y Ruta o Nueva Ruta de la Seda, nota del traductor] debe ponerse en esta perspectiva.

De hecho, Italia también tiene sus motivaciones. Ha decidido romper filas con el G-7, ya que necesita dinero para la mejora de la infraestructura. Se esperaba que un momento destacado de la visita de Xi fuera la firma de un memorando de entendimiento, que debería llevar a una mayor participación china en la histórica ciudad portuaria de Trieste y quizás en otros tres puertos, incluidos Génova y Palermo.

Es lo que China llamaría un "ganar-ganar". La ICC (o NRS) es una pieza central de la estrategia de política exterior china y lleva el imprimátur de Xi. Además, Trieste, situado en el extremo norte del mar Adriático, es un puerto libre de impuestos ideal en Europa para que China pueda acceder fácilmente a los mercados europeos si invierte en empresas ’Make in Italy’: ensambla productos chinos con valor agregado. Para Italia, por supuesto, eso trae empleos a la región.

Sin embargo, China también aprecia que Italia esté ejerciendo una autonomía estratégica cuando le da la espalda a los Estados Unidos y la Unión Europea al respaldar la ICC-NRS. Una furiosa declaración de la Casa Blanca dijo: "Respaldar la ICC le da legitimidad al enfoque depredador de China de la inversión y no traerá beneficios para el pueblo italiano".

Pero Italia ha ignorado las críticas. Italia no está en peligro mortal de caer en una trampa de la deuda, ya que las tasas de interés de los préstamos chinos no son excesivas para los gobiernos viables.

Además, Italia no tiene ninguna razón para identificarse con los esfuerzos de EEUU para contener la creciente influencia global de China, particularmente con respecto a proyectos de infraestructura estratégica como puertos, aeropuertos y redes 5G.

Las reservas de la UE son un asunto completamente diferente. Para la UE, China es un "rival sistémico" (en comparación con la descripción de Estados Unidos de que China es "rival estratégico"), lo que representa una amenaza para sus industrias. La UE comparte algunas de las preocupaciones de los EEUU, como la falta de acceso al mercado chino, la transferencia de tecnología forzada y la exclusión de los principales proyectos chinos. El déficit comercial de la UE con China en 2017 fue de alrededor de 200.000 millones de dólares o el 30’7% del comercio total de bienes entre las dos partes. Pero esto no es un tema de política exterior para la UE.

De hecho, la canciller alemana, Angela Merkel, ha rechazado las llamadas estadounidenses para imponer una prohibición total al proveedor chino de equipos de telecomunicaciones Huawei, lo que evitaría que proporcione equipos para las redes 5G de Alemania. Merkel dijo en Berlín: “Hay dos cosas en las que no creo, primero, discutir públicamente estas cuestiones de seguridad muy delicadas, y segundo, excluir a una empresa simplemente porque proviene de un determinado país. El gobierno (alemán) ha dicho que nuestro enfoque no es simplemente excluir a una compañía o un actor, sino que tenemos los requisitos de los competidores para esta tecnología 5G".

Es decir, mientras Alemania sopesa sus límites y requisitos para el proveedor chino de equipos de telecomunicaciones Huawei y sus reguladores están elaborando requisitos más estrictos para los operadores y proveedores de ciberseguridad Berlín rechaza las llamadas a prohibiciones generales de Huawei y ZTE. Llamando a China un competidor "sistémico", Merkel dijo también que "la respuesta no puede ser que luchemos contra aquellos que son económicamente fuertes; debemos defender las reglas justas y recíprocas y no renunciar al multilateralismo".

Curiosamente, los líderes europeos tienen una cumbre UE-China programada a principios de abril para debatir las relaciones comerciales, y el tema de las restricciones a los proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones, Huawei y ZTE, está en primer lugar en la agenda.

En resumen, si Berlín y París se han abstenido de respaldar explícitamente a la ICC-NRS las razones son fundamentalmente diferentes de las de Washington. Como el conocido embajador sinólogo Chas Freeman señaló esta semana en el contexto de la visita de Xi a Italia: “Desde el punto de vista de los Estados Unidos, la objeción a la relación italiana con China es solo una parte de la histeria sobre China que se ha apoderado de Washington. EEUU está tratando al Cinturón y la Carretera como un desafío estratégico militar. Los europeos lo tratan como un problema económico ante el que deben ser cautelosos”.

El Embajador Freeman agregó: "Los europeos se están apresurando a enfrentar el hecho de que China es ahora una gran potencia global, económicamente ... el debate para ellos es menos sobre la ICC que sobre los términos de la inversión y la competencia de China en el área de tecnología. En Estados Unidos, no hay debate. Hay prácticamente un consenso en contra de China ahora".

Basta con decir que al invertir fuertemente en Grecia, Italia y otros países de la UE, China esperaría un mayor respaldo europeo de la ICC que también socavaría de manera gradual la resistencia europea a la influencia china. De hecho, el grupo ’16 +1 ’que se formó en 2012 y que reúne a China y los países relativamente pobres de Europa central y oriental ya es un campo de pruebas para ello.

El memorando de entendimiento de Italia en la ICC es el primero de su tipo. Pero casi la mitad de los miembros de la UE ya han aceptado participar en la Nueva Ruta de la Seda. Italia es solo la primera gran economía en hacerlo. Este memorando de entendimiento entre Italia y China podría ser una plantilla para otros países de la UE y mejorar los estándares negociados entre la UE y China. En pocas palabras, Italia ha abierto la puerta para que la Nueva Ruta de la Seda entre en el corazón de Europa.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2721753

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License