CEPRID

La paz es un cliché: cuando Occidente no puede controlar el mundo sin oposición significa guerra

Sábado 21 de julio de 2018 por CEPRID

Andre Vltchek

Information Clearing House

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

A Occidente le gusta pensar en sí mismo como una verdadera "parte del mundo amante de la paz". ¿Pero lo es? Lo escuchas en todas partes, desde Europa a América del Norte, luego a Australia, y de vuelta a Europa: "¡Paz, paz, paz!"

Se ha convertido en un cliché, un eslogan, una receta para obtener fondos, simpatía y apoyo. Dices paz y realmente no puedes equivocarte. Significa que eres un ser humano compasivo y razonable.

Cada año, hay "conferencias de paz" que tienen lugar en todas partes donde se adora la paz, y hasta se la exige. Recientemente asistí a una, como orador principal, en la costa oeste de Dinamarca.

Si un corresponsal de guerra con tiempo de servicio como yo los atiende, se quedan estupefactos. Lo que generalmente se discute son temas superficiales, de sentirse bien.

En el mejor de los casos, "qué tan malo es el capitalismo", y cómo "todo es sobre el petróleo". Nada sobre la cultura genocida de Occidente. Nada sobre continuos saqueos y beneficios de siglos de antigüedad que prácticamente todos los occidentales han estado obteniendo de él.

En el peor de los casos, se trata de cuán malo es el mundo: el cliché de "todos son iguales". Y, también, hay estallidos cada vez más extraños y desinformados contra China y Rusia que a menudo son etiquetados por los neoconservadores occidentales como "amenaza " y "poderes rivales".

Los participantes de estas reuniones coinciden en que "La paz es buena" y "La guerra es mala". Esto es seguido por ovaciones de pie y palmaditas en la espalda. Caen algunas lágrimas sinceras.

Sin embargo, las razones detrás de estas pantallas rara vez se cuestionan. Después de todo, ¿quién estaría pidiendo la guerra? ¿Quién anhelaría la violencia, las heridas terribles y la muerte? ¿Quién querría ver ciudades arrasadas y carbonizadas y bebés llorando y abandonados? Todo parece ser muy simple y muy lógico.

Pero entonces, ¿por qué no escuchamos con demasiada frecuencia ese "discurso de paz" que emana de los devastados y todavía colonizados de facto países africanos o de los países de Medio Oriente? ¿No están sufriendo más? ¿No deberían estar soñando con la paz? ¿O a todos nosotros, tal vez, nos falta el punto principal?

Mi amiga, una gran escritora y pensadora india, Arundhati Roy escribió en 2001, reaccionando a la "Guerra contra el Terrorismo" occidental : "Cuando anunció los ataques aéreos, el presidente George Bush dijo:"Somos una nación pacífica". El embajador favorito de Estados Unidos, Tony Blair, (que también ostenta el cargo de Primer Ministro del Reino Unido), se hizo eco de él: "Somos personas pacíficas". Entonces ahora lo sabemos. Los cerdos son caballos. Las chicas son chicos. La guerra es paz".

Cuando proviene de los labios de los occidentales, ¿la "paz" es realmente paz, la "guerra" es realmente una guerra?

Las personas en ese "Occidente libre y democrático", todavía pueden hacer tales preguntas? ¿O la percepción de la guerra y la paz es solo una parte del dogma que no está permitido ser cuestionado y está "protegido" tanto por la cultura occidental como por sus leyes?

Tales preguntas parecerían casi "violentas" y, por lo tanto, "ilegales", si se formulan en el Oeste. Alguien podría terminar en Guantánamo por esto, o en una "prisión secreta de la CIA". Hace unas semanas me dirigí directamente a los jóvenes, líderes de la oposición de izquierda del este de África, en la Embajada de Venezuela en Nairobi, Kenia. Sí, estaban hirviendo, estaban indignados, decididos y listos.

Para aquellos que no están muy familiarizados con el continente, Kenia ha sido, durante años y décadas, un puesto avanzado del imperialismo británico, estadounidense e incluso israelí en el este de África. Estaba desempeñando el mismo papel que Alemania Occidental solía jugar durante la Guerra Fría: un paraíso para comprar en las ventanas, repleto de productos y servicios de lujo. En el pasado, se suponía que Kenia eclipsaba el experimento socialista de Tanzania bajo el liderazgo de Nyerere.

Hoy, alrededor del 60% de los keniatas viven en barrios marginales; algunos de los más difíciles en África. Algunos de estos "asentamientos", como Mathare y Kibera, albergan al menos a un millón de personas en las condiciones más despreciables y terribles. Hace cuatro años, cuando estaba haciendo mi película documental, en estos barrios bajos, para la red sudamericana TeleSUR, escribí: "... Oficialmente, hay paz en Kenia. Durante décadas, Kenia funcionó como un estado cliente de Occidente, implementando un régimen de mercado salvaje, albergando bases militares extranjeras. Se hicieron miles de millones de dólares aquí. Pero casi en ninguna parte de la tierra es la miseria más brutal que aquí”.

Dos años antes, durante el rodaje de mi “Tumaini”, cerca de la ciudad de Kisumu y la frontera entre Uganda, vi aldeas enteras vacías como fantasmas. La gente desapareció, murió, del SIDA y del hambre. Pero todavía se llamaba paz.

Fue la paz cuando los médicos del ejército de los EEUU operaban al aire libre, en haitianos desesperadamente pobres y enfermos, en el notorio barrio marginal de Cité Soleil. Vi y fotografié a una mujer, acostada en una mesa improvisada, le extirparon el tumor con solo anestesia local. Le pregunté a los médicos norteamericanos, ¿por qué es así? Sabía que había una instalación militar de primera categoría a dos minutos de distancia.

"Esto es lo más cercano a la situación real de combate", respondió un médico, francamente. "Para nosotros, este es un gran entrenamiento".

Después de la cirugía, la mujer se levantó y, apoyada por su asustado marido, se dirigió hacia la parada del autobús".

Sí, todo esto es, oficialmente, paz.

Durante mi trabajo, en casi todos los rincones devastados del mundo, vi cosas mucho peores que las descritas anteriormente. Tal vez vi demasiado, toda esa "paz" que ha estado arrancando extremidades de las víctimas, todas esas cabañas en llamas y mujeres chillando, o niños que mueren de enfermedades y hambre antes de llegar a la adolescencia.

Cuando haces lo que hago, te vuelves como un médico: solo puedes soportar todos esos horrores y sufrimiento, porque estás aquí para ayudar, para exponer la realidad y avergonzar al mundo. No tienes derecho a descomponerte, colapsar, caer y llorar.

Pero lo que no puedes soportar es la hipocresía. La hipocresía es "a prueba de balas". No puedes ser iluminado por argumentos correctos, por lógica y por ejemplos. La hipocresía en Occidente a menudo es ignorante, pero en su mayor parte solo es egoísta.

Entonces, ¿qué es la paz real para las personas en Europa y América del Norte? La respuesta es simple: es un estado en el que se mata o hiere a la menor cantidad posible de personas occidentales. Un estado de cosas en el que el flujo de recursos de los países pobres, saqueados y colonizados está fluyendo ininterrumpidamente, predominantemente hacia Europa y América del Norte.

¿El precio de tal paz? Cuantas personas africanas, latinoamericanas o asiáticas mueren como resultado de tal arreglo del mundo, es totalmente irrelevante.

La paz es cuando los intereses comerciales de Occidente no están en peligro, incluso si decenas de millones de seres humanos no blancos desapareciesen en el proceso.

La paz es cuando Occidente puede, sin oposición, controlar el mundo, política, económica, ideológica y "culturalmente".

"Guerra" es cuando hay rebelión. La guerra es cuando la gente de los países saqueados dice "¡No!". La guerra es cuando de repente se niegan a ser violados, robados, adoctrinados y asesinados.

Cuando se produce tal escenario, la reacción inmediata de Occidente de "restaurar la paz" es derrocar al gobierno en el país que trata de cuidar a su gente. Bombardear escuelas y hospitales, destruir el suministro de agua potable y electricidad y echar millones a la miseria y agonía totales.

Como Occidente puede hacer pronto con Corea del Norte (RPDC), con Cuba, Venezuela e Irán, algunos de los países que están siendo, por ahora, "solo" atormentados por las sanciones y la "oposición" auspiciada por extranjeros. En el léxico occidental, "paz" es sinónimo de "sumisión". Total e incondicional. Cualquier otra cosa es guerra o podría conducir a la guerra.

Para los países oprimidos y devastados, incluidos los de África, apelar a la resistencia, sería, al menos en el léxico occidental, sinónimo del " llamado a la violencia ", por lo tanto, ilegal. Tan "ilegal" como fueron las llamadas a la resistencia en los países ocupados por las fuerzas nazis alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. Sería, por lo tanto, lógico llamar al enfoque y el estado de ánimo occidentales, "fundamentalista" y completamente agresivo.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2350817

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License