CEPRID

Cuidado con la izquierda anti-anti-guerra: ¿Por qué intervencionismo humanitario es un callejón sin salida?

Viernes 14 de diciembre de 2012 por CEPRID

Jean Bricmont 

Information Clearing House

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Desde la década de 1990, y especialmente desde la guerra de Kosovo en 1999, todo el que se opone a las intervenciones armadas de las potencias occidentales y la OTAN tiene que enfrentarse a lo que podríamos llamar una izquierda anti-anti-guerra (incluyendo su segmento de extrema izquierda). En Europa, y especialmente en Francia, la izquierda anti-anti-guerra se compone de la corriente principal de la socialdemocracia, los partidos verdes y la mayoría de la izquierda radical. La izquierda anti-anti-guerra no sale abiertamente a favor de las intervenciones militares occidentales e incluso critica a veces (pero por lo general sólo por sus tácticas y motivaciones alegadas, como que Occidente está apoyando una causa justa, pero con torpeza por intereses del petróleo o razones geoestratégicas). Pero la mayor parte de su energía se gasta en emitir "advertencias" contra la supuesta desviación peligrosa de la parte de la izquierda que sigue oponiéndose firmemente a este tipo de intervenciones. Se nos llama a mostrar solidaridad con las "víctimas" en contra de "los dictadores que matan a su propio pueblo", y no ceder ante un visceral anti-imperialismo, anti-americanismo o anti-sionismo simplista y, sobre todo, no situarse en el mismo lado que la extrema derecha. Después de los albaneses de Kosovo en 1999, se nos ha dicho que "nosotros" debemos proteger a las mujeres afganas, los kurdos iraquíes y más recientemente al pueblo de Libia y de Siria.

No se puede negar que la izquierda anti-anti-guerra ha sido muy eficaz. La guerra de Irak, que fue vendida al público como una lucha contra una amenaza imaginaria, efectivamente, despertó una oposición fugaz, pero ha habido muy poca oposición de la izquierda para las intervenciones presentadas como "humanitarias", como el bombardeo de Yugoslavia para separar la provincia de Kosovo, el bombardeo de Libia para deshacerse de Gadafi, o la intervención en curso en Siria. Cualquier objeción a la reactivación del imperialismo o a favor de los medios pacíficos de resolución de los conflictos simplemente han sido ignorada por las invocaciones de "R2P", el derecho o la responsabilidad de proteger, o el deber de acudir en ayuda de un pueblo en peligro.

La ambigüedad fundamental de la izquierda anti-anti-guerra radica en la cuestión de quién es el "nosotros" que se supone que debe intervenir y proteger. Se podría pedir a los occidentales, los movimientos de izquierda, sociales u organizaciones de derechos humanos la misma pregunta que Stalin dirigió al Vaticano: "¿Cuántas divisiones tiene usted?". Como cuestión de hecho, todos los conflictos en los que "nosotros" se supone que debe intervenir son los conflictos armados. Intervenir significa intervenir militarmente y para eso, se necesita los correspondientes  medios militares. Es perfectamente obvio que la izquierda occidental no posee los medios. Se podría pedir a los ejércitos europeos que intervengan, en lugar de los Estados Unidos, pero nunca lo han hecho sin el apoyo masivo de los Estados Unidos. Así que en realidad el mensaje real de la izquierda anti-anti-guerra es "¡Por favor, oh americanos, haced la guerra no el amor!". Mejor aún, ya que desde su debacle en Afganistán y en Irak, los estadounidenses están recelosos de envío de tropas sobre el terreno, por lo que el mensaje equivale a nada más que pedir la Fuerza Aérea de los EEUU bombardeando en aquellos países donde, se informa, se están violando los derechos humanos.

Por supuesto, cualquiera es libre de reclamar que los derechos humanos a partir de ahora deben ser confiados a la buena voluntad del gobierno de EEUU, sus bombarderos, sus lanzadores de misiles y sus drones. Pero es importante darse cuenta de que ese es el significado concreto de todos esos llamamientos a la "solidaridad" y "apoyo" a los movimientos rebeldes o secesionistas que participan en las luchas armadas. Esos movimientos no tienen necesidad de gritar consignas durante las "muestras de solidaridad", en Bruselas o en París, y eso no es lo que están pidiendo. Quieren obtener armas pesadas y ver a sus enemigos bombardeados.

La izquierda anti-anti-guerra, si fuera honesta, debe ser sincera sobre esta elección y llamar abiertamente a los Estados Unidos para que bombardeen donde los derechos humanos son violados, pero entonces debe aceptar las consecuencias. De hecho, la clase política y militar que se supone que es la que va a salvar las poblaciones "masacradas por sus dictadores" es la misma que hizo la guerra de Vietnam, que impuso sanciones y las guerras en Irak, que impone sanciones arbitrarias en Cuba, Irán y cualquier otro país que cuenta con su desaprobación, que presta apoyo masivo incondicional a Israel, que utiliza todos los medios incluyendo los golpes de Estado para oponerse a los reformadores sociales en América Latina, desde Arbenz a Chávez y pasando por Allende, Goulart y otros, y que desvergonzadamente explota a los trabajadores y los recursos de todo el mundo. Hay que ser muy iluso para ver en que la clase política y militar el instrumento de la salvación de las "víctimas", pero eso es lo que en la práctica la izquierda anti-anti-guerra está defendiendo, porque, dada la relación de fuerzas en la mundo, no hay ninguna otra fuerza militar capaz de imponer su voluntad.

Por supuesto, el gobierno de EEUU es apenas consciente de la existencia de la izquierda anti-anti-guerra. Estados Unidos decide si procede o no hacer la guerra de acuerdo a las posibilidades de éxito y de su propia evaluación de sus intereses estratégicos, políticos y económicos. Y una vez que se comienza una guerra, quiere ganar a toda costa. No tiene sentido pedirles que lleven a cabo buenas intervenciones contra villanos reales, utilizando métodos suaves que no afecten a los civiles o inocentes transeúntes.

Por ejemplo, aquellos que llaman a "salvar a las mujeres afganas", están de hecho haciendo un llamamiento a los Estados Unidos para intervenir y, entre otras cosas, bombardear a civiles afganos y pakistaníes [los drones]. No tiene sentido para pedirles que protejan pero que no bombardeen, porque los ejércitos funcionan por disparos y bombardeos. [1]

Un tema favorito de la izquierda anti-anti-guerra es acusar a los que rechazan la intervención militar de "apoyar al dictador". El problema es que toda guerra se justifica por un esfuerzo de propaganda masiva que se basa en demonizar al enemigo, especialmente el líder enemigo. El efecto contrario que la propaganda requiere es contextualizar los delitos atribuidos al enemigo y compararlos con los del lado se supone que debemos apoyar. Esta tarea es necesaria, pero arriesgada; el más mínimo error se utiliza sin cesar contra nosotros, mientras que todas las mentiras de la propaganda pro-guerra se olvidan pronto.

Ya durante la Primera Guerra Mundial, Bertrand Russell y otros pacifistas británicos fueron acusados ​​de "apoyar al enemigo". Pero si denunciaban la propaganda aliada, no fue por amor al Kaiser alemán sino por la causa de la paz. La izquierda anti-anti-guerra ama denunciar los "dobles estándares" de los pacifistas coherentes que critican a los crímenes de su propio lado más fuertemente que las atribuidas a los enemigos del momento (Milosevic, Gadafi, Assad, y así sucesivamente), pero esto es sólo el resultado necesario de una elección deliberada y legítima: para contrarrestar la propaganda de guerra de nuestros propios medios de comunicación y líderes políticos (en el oeste), que se basa en la constante satanización del enemigo bajo ataque acompañada por la idealización del atacante.

La izquierda anti-anti-guerra no tiene ninguna influencia en la política estadounidense, pero eso no quiere decir que no tenga ningún efecto. Su retórica insidiosa ha servido para neutralizar cualquier paz o el movimiento anti-guerra. También ha hecho lo imposible para que cualquier país europeo tome una posición tan independiente como Francia bajo De Gaulle, o incluso Chirac, o como hizo Suecia con Olof Palme. Hoy en día esa posición sería inmediatamente atacada por la izquierda anti-anti-guerra, que se hace eco de lo que dicen los medios de comunicación europeos como "apoyo a los dictadores", otro "Munich", o "el crimen de la indiferencia".

Lo que la izquierda anti-anti-guerra ha conseguido lograr es destruir la soberanía de los europeos en lo que se refiere a los Estados Unidos y eliminar cualquier posición independiente de izquierda acerca de la guerra y el imperialismo. También ha llevado a la mayoría de la izquierda europea a adoptar posiciones en total contradicción con las de la izquierda latinoamericana y considerar como países adversarios a China y Rusia, que tratan de defender el derecho internacional, como de hecho deberían [hacer los anti-anti-guerra].

Cuando los medios de comunicación anuncian que la masacre es inminente, se oye a veces que la acción es "urgente" para salvar a las futuras víctimas, y el tiempo no se puede perder en asegurarse de los hechos. Esto puede ser cierto cuando un edificio está en llamas en el propio barrio, pero tal urgencia con respecto a otros países ignora la manipulación de la información y apenas el llano error y la confusión que domina la cobertura de noticias internacionales. Cualquiera que sea la crisis política en el exterior, en el instante "hay que hacer algo" , un reflejo sin reflexión seria desde la izquierda de lo que podría hacerse en lugar de una intervención militar. ¿Qué tipo de investigación independiente podría llevarse a cabo para entender las causas de la solución de conflictos [existentes] y los potenciales? ¿Cuál puede ser el papel de la diplomacia? Las imágenes predominantes de los rebeldes inmaculados, grata a la izquierda en su idealización de los conflictos del pasado, especialmente la guerra civil española, bloquea la reflexión. Bloquea la evaluación realista de las relaciones de fuerza, así como las causas de la rebelión armada en el mundo de hoy, muy diferente de la década de 1930, la fuente preferida de la izquierda occidental.

Lo que también es notable es que la mayoría de las acciones de la izquierda anti-anti-guerra hacen una condena general de las revoluciones del pasado, Stalin, Mao, Pol Pot, etc. Pero ahora que los revolucionarios son (Occidente ha desaparecido o está detrás) islamistas, se supone que debemos creer que todo va a salir bien. ¿Hay que "sacar la lección del pasado" que las revoluciones violentas no son necesariamente la mejor o la única forma de lograr el cambio social? Una política alternativa sería dar un giro de 180 grados respecto a la que actualmente mantiene la izquierda anti-anti-guerra. En lugar de llamar cada vez más a las intervenciones [militares] debemos exigir a nuestros gobiernos el respeto estricto del derecho internacional, la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados y la cooperación en lugar de la confrontación. La no injerencia no sólo significa la no intervención militar. Se aplica también a las acciones diplomáticas y económicas: no hay sanciones unilaterales, sin amenazas durante las negociaciones, y la igualdad de trato entre todos los Estados. En lugar de estar constantemente "denunciando" a los líderes de países como Rusia, China, Irán, Cuba por la violación de los derechos humanos, algo que al anti-anti-guerra le encanta hacer, debemos escuchar lo que tienen que decir, el diálogo con ello, y ayudar a nuestros conciudadanos a entender las diferentes formas de pensar en el mundo, incluyendo las críticas que otros países pueden hacer de nuestra forma de hacer las cosas. Cultivar la comprensión mutua puede a la larga ser la mejor manera de mejorar los "derechos humanos" en todas partes.

Esto no traería soluciones inmediatas a los abusos de derechos humanos o los conflictos políticos en países como Libia o Siria. Pero ¿qué hacer? La política de interferencia aumenta las tensiones y la militarización en el mundo. Los países que se sienten blanco de esa política, y son numerosos, se defienden como pueden. Las campañas de satanización evitan las relaciones pacíficas entre los pueblos, los intercambios culturales entre los ciudadanos y, de manera indirecta, el florecimiento de las ideas muy liberales que los defensores de la interferencia dicen estar promoviendo. Una vez que el anti-anti-guerra dejó abandonado un programa alternativo, de hecho, renunció a la posibilidad de tener la más mínima influencia en los asuntos mundiales. Ni siquiera "ayudar a las víctimas", como se dice. Excepto para destruir toda resistencia para el imperialismo y la guerra, lo hace nada. Los únicos que realmente no están haciendo nada, de hecho, son las sucesivas administraciones estadounidenses. Contar con ellos para cuidar el bienestar de los pueblos del mundo es una actitud de desesperación total. Esta desesperanza es un aspecto de cómo la mayor parte de la izquierda reaccionó a la "caída del comunismo", al adoptar las políticas que eran exactamente lo opuesto a las de los comunistas, sobre todo en los asuntos internacionales, donde la oposición al imperialismo y la defensa de la soberanía nacional han sido cada vez más demonizadas como "sobras del estalinismo".

El intervencionismo y la construcción europea son las dos políticas de la derecha. Una de ellas está relacionada con la unidad euro-estadounidense por la hegemonía mundial. La otra es el marco que respalda las políticas económicas neoliberales y la destrucción de la protección social. Paradójicamente, ambas han sido ampliamente justificadas por ideas "izquierdistas": los derechos humanos, el internacionalismo, la lucha contra el racismo y anti-nacionalismo. En ambos casos, una izquierda que perdió el rumbo después de la caída del bloque soviético ha optado por la salvación en el apego a un discurso "generoso, humanitario", que carece totalmente de cualquier análisis realista de la relación de fuerzas en el mundo. Con una izquierda así la derecha no necesita ninguna ideología propia, y menos en el tema de los derechos humanos.

Sin embargo, de estas dos políticas, intervencionismo y de la construcción europea, se encuentran hoy en un callejón sin salida. El imperialismo de EEUU se enfrenta a grandes dificultades, tanto económicas como diplomáticas. Su política de intervención ha logrado unir a gran parte del mundo en contra de Estados Unidos. Casi nadie cree más en "otra" Europa, una Europa social y el real porque la existente Unión Europea (la única posible) no despierta mucho entusiasmo entre los trabajadores. Por supuesto, de esos fracasos se benefician actualmente sólo la derecha y la extrema derecha, sólo porque la mayoría de la izquierda ha dejado de defender la paz, el derecho internacional y la soberanía nacional, una condición previa de la democracia.

Nota.

[1] Con motivo de la reciente cumbre de la OTAN en Chicago, Amnistía Internacional lanzó una campaña de carteles pidiendo a la OTAN a "mantener el curso" en nombre de las mujeres en Afganistán, sin explicar, o incluso plantear la cuestión de cómo una organización militar debía lograr tal objetivo.

Jean Bricmont enseña física en la Universidad de Lovaina en Bélgica. Es autor de “Imperialismo humanitario”. Su correo es  Jean.Bricmont @ uclouvain.be . Una versión en francés de este artículo será publicada en breve por el autor.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2834799

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License