CEPRID

China: Los viejos revolucionarios se posicionan sobre la actual proliferación de huelgas de trabajadores

Domingo 4 de julio de 2010 por CEPRID

Li Chengrui, Xiantian Gong, Han Xiya, Rixin Liu y Zhao Guangwu

CEPRID

Traducido por Julio Fucik

Nota del CEPRID: Se ha intentado dar la imagen de que las huelgas obreras en China tienen una similitud con lo acaecido en Polonia en la década de 1990. Nada más lejos de la realidad. La burguesía y sus “medios de comunicación” extienden la imagen de unos “sindicatos independientes” similares al “Solidaridad” polaco. No se molestan el explicar qué quieren los trabajadores chinos ni cuál es la dirección de su movimiento. Y, desde luego, no reflejan iniciativas como la que aquí presentamos y que va en la línea de lo que este centro, modestamente, viene publicando sobre China, las luchas obreras y campesinas y el nuevo papel geoestratégico de este país.

Defender la Constitución, respetar y garantizar los Derechos Humanos, apoyar la justa lucha de los trabajadores de Honda y condena de la gestión inhumana de Foxconn

Para:

Secretario General Hu Jintao y los miembros del Comité Central del Partido

Presidente Wu Bangguo de la Asamblea Popular

Primer ministro Wen Jiabao y los miembros del Consejo de Estado

Compatriotas de toda China y todos los medios de comunicación:

Se han producido recientemente numerosos incidentes en nuestro país que señalan la intensificación de las contradicciones sociales. Según informes de prensa, Foxconn con sede en Shenzhen y con capital de Taiwán ha tratado a los trabajadores como máquinas (o peor, sólo como piezas de repuesto). Para generar beneficios para la empresa, instituyó un sistema de gestión inhumano que destruye la salud y el espíritu de los trabajadores en tal medida que algunos han considerado que no merece la pena vivir. Trece trabajadores de esta empresa se han suicidado en un corto período de tiempo. Su trágica muerte rompe nuestros corazones. Es una situación que ha conmocionado el mundo. Con base en Foshan, Guangdong, Honda Auto Parts Manufacturing Co., Ltd. es una compañía de propiedad japonesa. Mientras que el propietario capitalista ha conseguido una enorme ganancia, los salarios son demasiado bajos para garantizar el sustento de los trabajadores y el sindicato de la empresa no representa sus intereses. Cerca de dos mil trabajadores han ido a la huelga en su lucha por aumentos salariales y para iniciar la reforma del sindicato. Sin embargo, la administración japonesa sólo accedió a un aumento pequeño del sueldo, lejos de lo que los trabajadores pedían. Además, la dirección injustificadamente exigió a los trabajadores firmar un compromiso de "no ir a la huelga" y amenazó con despedir a quienes se sumasen a ella. Se disparó, incluso, a dos líderes de los trabajadores.

Otros incidentes [que aparecen] en los medios de comunicación también muestran un mayor conflicto entre capital y trabajo. Algunos trabajadores en la cadena de engranaje Chongqing Qijiang Co. Ltd fueron obligados a trabajar horas extraordinarias durante los fines de semana y murieron por exceso de trabajo. El agotamiento a largo plazo, los bajos salarios y la corrupción llevó a los trabajadores a la huelga. Cerca de 1.700 trabajadores de Taisheng Furniture Company, con sede en Dongguan, provincia de Guangdong, hicieron una huelga de tres días para protestar contra el exceso de estrés y los bajos salarios. Más de mil trabajadores de la fábrica de piezas de recambio que abastece a Hyundai, en Beijing, se declararon en huelga para exigir un aumento de sueldo. Los trabajadores de la empresa Lanzhou vinylon se declararon en huelga porque no pueden siquiera contar con un sustento básico. En la ciudad de Datong (provincia de Shanxi), la empresa de propiedad estatal Xinghuo, una farmacéutica, se vio obligada a declararse en quiebra y sus trabajadores despedidos tenían sus numerosas peticiones, rechazadas una y otra vez. Después de esto, más de 10.000 personas protagonizaron una sentada en el edificio del gobierno municipal, algunos de ellos fueron golpeados por policías armados. Trabajadoras en huelga de Pingdingshan, una empresa de algodón e hilados (provincia de Henan) fueron brutalmente golpeadas por matones traídos por vehículos de la policía, provocando lesiones en muchas de ellas. En Shenzhen trabajadores que están tomando la iniciativa para pedir demandas o para proteger derechos de los trabajadores [han visco cómo] se les ha puesto en listas negras, lo que hace difícil que puedan obtener un empleo. Estos son sólo algunos de los incidentes recientes que ilustran el alcance del problema.

En conjunto, la burguesía ha transferido la carga de la crisis económica sobre los trabajadores y ha lanzado un ataque más feroz contra ellos. La clase trabajadora se ve obligada a levantarse y resistir. Pero a medida que los trabajadores se han convertido en un grupo social débil en los últimos años, y con la privación de los derechos fundamentales prescritos por la Constitución de nuestro país, se encuentran en la triste situación en que sus muertes quedan sin respuesta, sus huelgas no son escuchadas ni sus quejas. De acuerdo con la Constitución de nuestro país, en particular los cuatro principios básicos y los derechos fundamentales reconocidos a los ciudadanos, hacemos el siguiente llamamiento para hacer frente a la situación actual y problemas (1). En primer lugar, estamos convencidos de que hay apoyar a los trabajadores en Foshan Honda y otras fábricas en su justa lucha por la supervivencia y contra la opresión. El artículo 33 de la Constitución de nuestro país dice que "el Estado respeta y garantiza los derechos humanos”. El derecho de huelga es una parte inseparable de los derechos humanos y también es un derecho fundamental establecido por las constituciones civiles de todo el mundo. Apoyamos firmemente todas las demandas razonables que los trabajadores de Honda han planteado a fin de cambiar sus duras condiciones de trabajo y bajos salarios. Nos oponemos rotundamente a la amenaza de la dirección de despedir trabajadores. Los dos líderes que fueron despedidos deben ser inmediatamente devueltos a sus puestos de trabajo.

Creemos que nuestra petición será apoyada por todos los que defienden la autoridad de la Constitución, el respeto de los derechos humanos, y confían en la justicia.

En segundo lugar, debemos exigir a Foxconn y otras empresas similares detener de inmediato sus inhumanos y duros métodos de explotación. Exigimos que se respete la integridad de los trabajadores, se les trate con dignidad, se obedezcan las leyes del estado, mejoren las condiciones de trabajo, se aplique con rigor una jornada de 8 horas de trabajo y se compense a los trabajadores por las horas extraordinarias. Deben garantizar que a los trabajadores se les paga salarios que son suficientes para su propio sustento y su reproducción. Esta es la única manera de aliviar los conflictos capital-trabajo y reducir o prevenir los llamados “problemas psicológicos”. Se ha informado por los medios que algunos que se suicidaron también mostraron signos de lesiones corporales causadas por golpes. También se sospecha de que alguno fue empujado [desde alguna ventana] fuera de los edificios. Esto ya, en sí mismo, implica una investigación penal. Los organismos gubernamentales deberían tratar este asunto en serio y averiguar la verdad.

En tercer lugar, los sindicatos deben estar claramente del lado de la clase obrera para representar y defender sus intereses según lo prescrito por la Constitución. Si alguna organización sindical hace caso omiso de la Constitución y actúa a favor de la empresa debe ser despreciado por la clase obrera. Los dirigentes del sindicato en cada empresa deben ser democráticamente elegidos por los trabajadores. Familiares y representantes de los jefes no deberían poder adoptar cargos en el sindicato. Si este caso se diese, no debe ser aprobado en los niveles superiores del sindicato. En su lugar, se debería ayudar a que el sindicato de empresa organizara una reunión de todos los miembros y reconstruirlo por medio de elecciones democráticas. En cuarto lugar, el Gobierno, en todos los niveles, en particular el gobierno local, debe proteger los derechos cívicos siguiendo estrictamente la ley, resolviendo sinceramente los conflictos capital-trabajo y garantizando la libertad de expresión de los ciudadanos. El gobierno debe administrar de acuerdo a la ley e impedir incidentes que violen los derechos cívicos básicos previstos en el artículo 33 de la Constitución y otras normas conexas. Se debe tratar activamente los casos de conflicto capital-trabajo de acuerdo a la ley. Ignorar las demandas de los trabajadores a través de la inacción o ponerse del lado de la empresa debe ser una actitud decididamente corregida. A fin de garantizar el derecho del pueblo a la información y a la supervisión, se debe permitir que los medios de comunicación informen libremente y con la verdad sobre los conflictos capital-trabajo, los casos particulares y que haya todo tipo de opiniones sin obstáculos e interferencias.

En quinto lugar, hacemos un llamamiento para el restablecimiento de la clase obrera como la clase dirigente de nuestro país y el restablecimiento de la propiedad pública socialista como el pilar de nuestra economía nacional. El artículo 1 de la Constitución de nuestro país establece que "La República Popular de China es un Estado socialista encabezado por la clase obrera sobre la base de una alianza obrero-campesina". El artículo 6 dice que" la base de la economía socialista de la República Popular de China es la propiedad pública socialista de los medios de producción, es decir, la propiedad colectiva de todas las personas y trabajadores". "En la fase primitiva del socialismo, el Estado debe construir un sistema económico con la propiedad pública como pilar [fundamental] y el co-desarrollo de la economía a través de [diferentes] formas de propiedad. La distribución debería basarse principalmente en cada uno según su trabajo, con la co-existencia de otros métodos de distribución. El Partido Comunista de China debe ser la verdadera vanguardia de la clase obrera, reforzar su liderazgo como la organización política del pueblo y la dictadura democrática. Hacemos un llamamiento para el restablecimiento de la propiedad pública como la parte principal de la economía nacional. Sólo de esta manera pueden los trabajadores, campesinos y pueblo en general ser dueños de las empresas y el país y realmente poner en práctica un sistema de distribución principalmente basado en la contribución del trabajo. En la actualidad, es imprescindible mejorar las condiciones de trabajo y aumentar los salarios y beneficios en la economía privada (financiada por las inversiones nacionales y extranjeras). Es completamente justo apoyar activamente las luchas obreras en ese sentido. Sin embargo, en la medida en que la economía capitalista de propiedad privada domina más que la economía socialista de propiedad pública, la clase obrera no puede cambiar su posición de debilidad en las estructuras de explotación, ni el sistema de distribución injusta y la disparidad entre ricos y pobres. En esta condición, también es imposible transformar nuestra economía orientada a la exportación a una que sea independiente, autosuficiente y busque satisfacer las necesidades materiales y culturales de las personas en el país.

Con base en las condiciones actuales, sólo será a través de una lucha a largo plazo que la clase obrera pueda restaurar su posición de liderazgo y la economía nacional se pueda transformar en una basada principalmente en la propiedad pública. Contamos con la guía del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Zedong, y tenemos la Constitución, en particular su núcleo de los cuatro principios básicos, como nuestro instrumento jurídico. Todos los miembros del Partido Comunista y todas las personas deben acatar la Constitución. La modernización socialista que defendemos se ajusta al interés de la más amplia gama de personas y se corresponde con el desarrollo histórico de la humanidad. Si todas las personas que apoyan el socialismo, aman a su país y cumplen con la Constitución están unidas y persisten en ello, a través de una lucha a largo plazo, podremos alcanzar nuestra meta.

Firmantes:

Li Chengrui (Ex Director de la Oficina de Estadística del Estado)

Xiantian Gong (Profesor de la Universidad de Beijing)

Han Xiya (Ex Secretario Suplente de la Secretaría de la Federación China de Sindicatos)

Rixin Liu (ex investigador en la Comisión Estatal de Planificación)

Zhao Guangwu (Profesor de la Universidad de Beijing)

Nota:

(1) Los cuatro principios básicos incluyen el socialismo, la dictadura democrática popular, la dirección del Partido Comunista, y el marxismo-leninismo-pensamiento de Mao Zedong.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2169200

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Asia   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License