CEPRID

Sobre la economía de mercado socialista de China y la "nueva economía de proyección" (y II)

Martes 31 de enero de 2023 por CEPRID

Elias Jabbour, Alexis Dantas, Carlos José Espíndola

World Journal of Political Economy

Sobre la economía de mercado socialista de China y la "nueva economía de proyección"

Una serie de preguntas fundamentales, que van más allá del alcance de este artículo, siguen sin respuesta. Se relacionan específicamente con las implicaciones que el proceso chino acelerado puede tener para la teoría económica. ¿Qué es la economía de proyectos, trazada solo por Ignacio Rangel en su visionario libro "Elementos de la Economía de Proyectos", publicado en 1959? ¿Cómo ha evolucionado esta “nueva economía” desde entonces y cómo ha reaparecido en China como un nuevo modo de producción intrínseco a la NSFE?

Castro responde a la primera pregunta (18). La lectura de los contenidos revela el objetivo del autor: construir, a partir de los archivos de la economía con todos sus diferentes enfoques y escuelas, una teoría económica de la economía de proyectos, entendida como una economía concebida en la línea del siglo XX a partir del proceso histórico e informada por las experiencias del capital financiero, el keynesianismo y la planificación soviética. ( Castro 2014, 202)

Características fundamentales de la “economía de proyección”

Si tomamos la obra de Rangel en su conjunto, el surgimiento de una “economía de proyectos” fue consistente con sus puntos de vista, que fueron influenciados principalmente por Marx, pero también en menor medida por Kant. Vio a la economía, como una ciencia social y, por lo tanto, esencialmente un campo histórico, como sujeta a un proceso evolutivo dual de númeno y fenómeno (Rangel [1959] 2005, 204). Cuando reconocemos el carácter histórico de la "economía vulgar" y, por tanto, su doble movimiento evolutivo, los límites dentro de los cuales se restringe se vuelven más claros.

Según Rangel, "la concepción vulgar admite explícitamente sólo la evolución fenoménica de la economía. Cada nueva teoría surge como resultado de una representación más precisa de la realidad trascendente, que explícitamente busca permanecer para siempre como una semejanza de sí misma. Así, el análisis smithiano, si se compara con el de los fisiócratas, no sería más que una representación más perfecta de estos últimos, tocando aspectos que Quesnay y sus amigos han dejado en la oscuridad. El mismo vínculo vincularía el análisis neoclásico con el clásico". ( Rangel [1959] 2005, 204-205)

La evolución como "noúmeno" está directamente ligada a la historia, lo que significa que el proyecto observado por Rangel en la evolución del capitalismo bajo el consenso keynesiano, y especialmente en el desarrollo económico de la Unión Soviética, (19) fue algo más práctico (fenómeno) que se desarrolló (y aún se desarrolla) en paralelo con las teorías y categorías (noúmeno) que cambian con el tiempo. Estas teorías y categorías explotan los problemas y soluciones encontradas durante los sucesivos acercamientos y sintetizan las experiencias de los analistas ( Castro 2014, 206).

En resumen, esto significa que la evolución histórica y las nuevas formas de planificar y producir bienes crean espacio para el surgimiento de teorías mejor equipadas para explicar los procesos de la historia y el presente. Es desde este punto de vista que debemos percibir la economía de proyecto en su tiempo y la nueva economía de proyección hoy.

El punto de partida de Rangel es destacar los costos y beneficios como consideraciones fundamentales que subyacen al proyecto. En su opinión, "Costos y beneficios, tal como se entienden aquí, son las categorías fundamentales del proyecto: abstracciones útiles para diseñar soluciones a problemas implícitos [. . .] Toda la teoría del proyecto es sólo un esfuerzo por definir con precisión estos dos términos, para que con ellos podamos construir una racionalidad" [. . .] ( Rangel [1959] 2005, 366-367)

Además de las categorías fundamentales del proyecto, al menos dos citas de Rangel son esenciales para la construcción de la hipótesis. Estos son los siguientes:

La misión del proyecto económico consiste en encontrar un denominador común para los dos términos de razón y beneficio/costo, de acuerdo con el punto de vista económico. La riqueza es la cualidad que tienen ciertas cosas de ser útiles a la sociedad humana […] ( Rangel [1959] 2005, 367)

De las citas anteriores, podemos aprender algunas de las características primarias y fundamentales de la economía de proyectos. El primero es el papel que juega la planificación en la asignación de los factores de producción y los recursos nacionales. (20)

De ahí el término ’razón’ como algo a construir en la búsqueda de un equilibrio adecuado entre costos y beneficios. Este equilibrio deseable entre costos y beneficios se logra subordinando el proyecto a las necesidades materiales y espirituales de la nación y de la población en general afectada por el proyecto. Aquí, Rangel, como los actuales autores, evita ciertas polémicas que discuten las diferencias entre el plan y el proyecto –para nosotros, es claro que la planificación concierne a variables macro, mientras que el proyecto concierne a microvariables directamente relacionadas con el desarrollo de las empresas y sus proyectos.

En una nueva formación socioeconómica capitalista, ¿qué elemento específico representa la (nueva) economía de proyectos? ¿Cuál es el noúmeno en este nuevo momento histórico que ha permitido el surgimiento de un nuevo modo de producción? En primer lugar, y siempre refiriéndose a los acentos aplicados a las citas anteriores, la "economía de proyecto" de Rangel puede definirse como la maxi-racionalización del proceso productivo, que sitúa a esta economía en el extremo opuesto de la actual dinámica dominante de acumulación, es decir, financiarización. (21) Asimismo, esta economía está muy alejada del keynesianismo beligerante de los Estados Unidos y otras formaciones socioeconómicas, capitalistas y socialistas.

La economía de proyectos, con sus nuevas semillas creciendo ahora en China, es una economía que, como todas las demás, busca crear valor de uso o utilidad. Anticipándonos a posibles controversias relacionadas con esta afirmación, reconocemos con Castro (2014) que existen problemas con los parámetros de utilidad como categoría de referencia. Pero cuando relacionamos esta categoría con una visión más aristotélica, más cercana a lo desarrollado por Marshall, (22) nos estamos alejando del paradigma neoclásico en el que la maximización de la utilidad puede verse como la respuesta del individuo a la competencia y al mercado y, por lo tanto, desde la perspectiva marxista, como una respuesta asociada con la subjetividad y los parámetros de la última etapa de la prehistoria humana (el capitalismo).

En cuanto a la diferencia entre el noúmeno en una economía capitalista y en una economía de proyecto, es importante precisar que en el capitalismo el noúmeno es el mercado, como motor y base de la creación de riqueza, mientras que el valor es su referente fundamental. En una economía de proyecto, por otro lado, la mercancía se trasciende como el núcleo de la sociedad y sus sistemas morales (por ejemplo, el fetichismo de la mercancía como la conciencia general de la sociedad), y se reemplaza por un nuevo noúmeno llamado proyecto: el elemento que produce utilidad al sintetizar los balances de costo-beneficio en riqueza y permitir que sean socialmente absorbidos. Así, en definitiva y según Castro, en una economía de proyección "la clase de utilidad [. . .] es el nuevo fundamento del cálculo económico. El plan y el proyecto son sus instrumentos fundamentales, implementados a través de la selección de técnicas y la asignación de recursos. Esto difiere del capitalismo, donde la producción de valor de uso está regulada por el valor del mercado, ya sea explicado por el trabajo, como en la versión clásica, o por la utilidad marginal, como en la versión neoclásica". ( Castro 2014 , 208)

La maxi-racionalización del proceso productivo mencionada anteriormente puede ser vista como una consecuencia de lo que Rangel ([1959]2005, 378) llamó una “invitación al cambio”, que estuvo representada por los efectos globales y específicos de cada proyecto sobre la economía y la sociedad en su conjunto. A la manera hegeliana –marcando así una divergencia con las visiones de la Cepal, derivadas de la teoría del “desarrollo equilibrado” de Rosenstein-Rodan– es fundamental para Rangel que el proceso de desarrollo no sea una búsqueda permanente del equilibrio. En cambio, es un proceso que tiene lugar tras la introducción de factores que provocan un desequilibrio de carácter nuevo y especial. Para Rangel, los cambios (desequilibrio) toman dos formas, una tecnológica y otra más relacionada con la distribución de los recursos sociales entre diferentes industrias (379).

De forma menos abstracta, podemos afirmar que la proyección llega a la planificación mediante saltos de un desequilibrio a otro, hasta que llega un momento en que la tecnología se convierte en un instrumento fundamental para resaltar la razón como atractiva al proceso productivo. Se mantiene la lógica fundamental del proceso de desarrollo: la tecnología impulsa la división social del trabajo a niveles superiores, cambiando así la faz del sistema.

Si se toman en consideración todas las citas anteriores, sin duda se trataba del modus operandi de una economía cuyo carácter y estrategia tienen una función socializadora. Así lo dice con sus propias palabras, cuando afirma: (23) “El proyecto de desarrollo es aquel que, por sí mismo y por los cambios que induce en los demás, conduce al resultado deseado de aumentar la utilidad per cápita” ( Rangel [1959] 2005, 378).

La economía de proyección renace en China

Volvamos a un análisis histórico y contextual. La economía de proyecto estudiada por Rangel tuvo su expresión más notable en la Unión Soviética, donde el progreso técnico no suplantó la convergencia entre la producción de utilidad y el pleno empleo de los factores humanos. El colapso de la Unión Soviética condujo a una regresión global de la economía de proyectos a favor de la financiarización y el keynesianismo beligerante bajo las órdenes del imperialismo estadounidense. (24) Nuevas y poderosas variedades de dominación neocolonial surgieron en forma de liberalización comercial y financiera, seguidas por instituciones internacionales creadas para mantener un “nuevo orden de mercado”. (25)

Ha surgido una crisis ambiental sin precedentes, con China en el centro.

Los ataques a los derechos sociales y sindicales en Inglaterra bajo Thatcher, y el retorno de la vieja visión de desarrollo impulsado por la oferta en lugar de principios como la solidaridad y el valor del trabajo, que son fundamentales para la economía del proyecto rangeliano, han llevado a un desvío de la formación de proyectos socioeconómicos como medio de generación de riqueza y utilidad al servicio del bienestar humano. En América del Norte, la política de rescates fiscales para los ricos ha generado crecientes desigualdades sociales.

La Unión Europea, al haber debilitado la libertad fiscal de sus países miembros, ha sofocado su capacidad de proyectar y diseñar economías nacionales distintas, dando lugar a una realidad dispar en la que una Alemania poderosa convive con una periferia europea vulnerable. Los avances técnicos vistos después de la aparición de nuevos paradigmas tecnológicos en Japón, en su mayor parte, no han creado utilidad al servicio del bienestar humano. Según Guttmann, por el contrario, reforzaba la lógica de la financiarización: "El motor de este avance tecnológico, basado en las capacidades de comunicación y procesamiento de la información desarrolladas en las redes globales (Internet, SWIFT, CHIPS, etc.), sirve a las redes financieras de transacciones y transferencias de dinero más allá de las fronteras nacionales. Dada la movilidad inherente del dinero, los impulsos financieros transfronterizos han estado impulsando el proceso de globalización más amplio". ( Guttmann 2008, 18)

Las formaciones socioeconómicas desarrollistas en Asia, como Japón y la República de Corea, se han visto prácticamente arrastradas al orden financiarizado que ha sustentado las relaciones "Norte-Sur" desde la segunda mitad de la década de 1990 (Wade 2006, 2008), en gran parte debido a la fuerza geopolítica y la influencia de los Estados Unidos que les permitió ejercer una fuerte influencia sobre sus propios planes.En estos países, las posibilidades de proyectos se han reducido en proporción a la pérdida de control del Estado sobre su propio aparato financiero.

Para comprender la reactivación de la economía de proyectos en China, proponemos un análisis basado en tres puntos de referencia fundamentales. El primero de estos se mencionó anteriormente cuando discutimos la recomposición del sector público en la economía china, con la corporativización de las antiguas empresas estatales y la formación de empresas estatales bajo el control del SASAC. El segundo hito es la evolución de las políticas industriales chinas, principalmente desde el décimo plan quinquenal (2001-2005). El tercero son las múltiples transformaciones sufridas por la planificación económica como estrategia de desarrollo.

Abrimos aquí un paréntesis necesario para esclarecer la relación entre este resurgimiento de la economía de proyectos en China y lo que clásicamente se describe como la socialización de la producción. (26) Esto no es una socialización a priori de medios de producción. Más bien, nuestro debate es sobre un proceso que involucra una totalidad compuesta por el estado socialista, la planificación económica y el pueblo mismo. La respuesta de China a las pandemias proporciona evidencia empírica para nuestra propuesta teórica (la nueva economía de proyección) y su conexión con una economía y una sociedad mediada por la socialización de la producción.

Defendemos claramente la economía de nueva proyección en China como producto de un proceso histórico que incluye la revolución de 1949, las reformas iniciadas en 1978 y la formación de un gran núcleo productivo y financiero público. Esto significa que la economía del proyecto es el producto de una totalidad. Esta totalidad incluye el surgimiento de formas nuevas y superiores de planificación económica, con la propiedad pública a gran escala de los medios de producción. No puede haber “proyecto” que no esté basado en un gran sector público.

Nótese una cita de Aglietta, que no está de acuerdo con la hipótesis del estancamiento secular y va más allá al señalar que el nuevo ciclo de innovaciones tendrá a China como escenario central. En su opinión, La revolución industrial necesaria para mitigar el daño ambiental y adaptarse a un hábitat hostil implicaría bienes públicos transnacionales, fuertes inversiones y las instituciones necesarias para hacer frente a los nuevos riesgos sistémicos. China no solo necesita con urgencia, sino también los recursos financieros y la voluntad política para asignar grandes reservas a esta máxima prioridad". (Aglietta 2016 , 124)

Simultáneamente, se están produciendo transformaciones revolucionarias en el ámbito de la producción, en un proceso de emergencia/difusión de nuevos paradigmas tecnológicos comúnmente denominados cuarta revolución industrial y que presentan nuevos modelos de manufactura con impactos aún inimaginables en el mundo. 27 Según Coutinho, "En el futuro, la fabricación será parte de esta enorme red digital global que ahora se está formando. La automatización industrial estará articulada por Internet, abarcando todas las cadenas productivas, incluyendo el suministro de materias primas, insumos, partes y componentes, pasando por los procesos de fabricación, distribución, comercialización y finalmente los consumidores. La capacidad de utilizar sistemas informáticos avanzados para virtualizar cadenas enteras, en línea y en tiempo real, permitirá una optimización significativa de la eficiencia y la productividad [. . .] Este nuevo modelo de fabricación conectada e inteligente también explotará avances notables en robótica y la llamada fabricación aditiva (impresión 3D). Los robots y las impresoras 3D adquirirán sus propias capacidades cognitivas, basadas en los avances de la inteligencia artificial (IA). En verdad, la digitalización conectada de las redes de producción permitirá la acumulación de datos a gran escala (conocido como Big Data)". (Coutinho 2018 , 33)

Es evidente que China es parte del esfuerzo internacional por alcanzar la frontera tecnológica, y que la nueva economía de proyección encaja con este proceso, ya que su existencia está condicionada a asimilar y replicar las técnicas más avanzadas disponibles en cualquier parte del mundo.

El esfuerzo chino colocó al país entre los precursores y provocó una guerra comercial y tecnológica con resultados impredecibles. Esta competencia se inició en la primera década del presente siglo y tiene sus raíces en el agotamiento de un modelo de crecimiento basado en tecnologías importadas, con el correspondiente declive de la complementariedad tecnológica de China con Estados Unidos y Japón. 28

Un cierto agotamiento se ha hecho evidente en la dinámica de desarrollo de China, con el modelo que en los primeros 20 años de reformas había dado poca prioridad a la distribución del ingreso, y que se había establecido sobre la base de la inversión en lugar del consumo, ahora pierde impulso. Es justo decir que esta acumulación también ha tropezado con una limitación en forma de su elevado coste ambiental. La nueva economía de proyección en China puede entenderse como una respuesta a estos desafíos.

Durante este siglo, las políticas industriales chinas se han vuelto más proactivas en términos de buscar permanentemente el desarrollo técnico de punta y producir innovaciones endógenas. Es esta proactividad la que está abriendo el camino para que el proyecto sea el probable sucesor del mercado como núcleo funcional de la economía. El surgimiento y la corporativización de las empresas públicas chinas las ha colocado en la primera línea del progreso técnico y de la gestión de nuevas y superiores formas de planificación, como puede verse en la absorción del “progreso técnico” por parte de la economía real. El caso de los sistemas ferroviarios de alta velocidad, en los que China ha alcanzado una frontera tecnológica, es un buen ejemplo. Según Lo y Wu, "En este sentido, en los últimos años ha surgido un nuevo modelo, en el que los principales vectores de desarrollo de tecnología avanzada son las empresas estatales. El desarrollo de la tecnología ferroviaria de alta velocidad es un caso importante [. . .] China comenzó a importar tecnología ferroviaria de alta velocidad de vanguardia en 2004, con el objetivo de construir trenes de 200 km/h en la primera etapa y trenes de 250 km/h para 2009 [. . .] Los objetivos han sido más que alcanzados. Las empresas nacionales no solo asimilaron completamente la tecnología importada, sino que también lograron mejorarla. Para 2010, varios ferrocarriles habían puesto en servicio trenes a velocidades que oscilaban entre 250 km/h y 350 km/h. En 2011, un tren producido íntegramente en el país llegó incluso a probar la velocidad de 500 km/h. (Lo y Wu 2014 , 320)

Los ferrocarriles de alta velocidad de China, el surgimiento de líneas de producción asociadas y la rápida construcción de tales líneas de tren en todo el país brindan evidencia indiscutible de que la economía se está volviendo cada día más orientada a proyectos, y ahora la planificación puede asignar recursos a proyectos importantes. Las fronteras tecnológicas que quedan por alcanzar aún requieren compromisos en forma de inversiones masivas por parte del Estado. El "esfuerzo más fuerte" para lograr un nuevo modo de producción más avanzado se puede ver en el megaproyecto "Made in China 2025" lanzado en 2015. Si este plan logra sus objetivos, China probablemente se convertirá en la mayor potencia tecnológica del mundo. Por supuesto, esto tendrá muchas consecuencias geopolíticas.

El plan tiene como objetivo colocar a China a la vanguardia del desarrollo técnico a través del logro de una serie de objetivos. Los diez sectores clave especificados son: 1) nuevas tecnologías de la información; 2) herramientas de control digital y robótica; 3) equipo aeroespacial; 4) equipos de ingeniería marina y microchips de alta tecnología; 5) equipo ferroviario; 6) nuevas fuentes de energía y gestión de la energía; 7) equipo eléctrico; 8) nuevos materiales; 9) biomedicina y equipo médico, y 10) maquinaria agrícola. Merece destacarse la importancia crucial otorgada a la inteligencia artificial a lo largo del proyecto.

La economía china se está moviendo rápidamente hacia niveles más altos de producción y productividad. En nuestra opinión, los problemas encontrados en este proceso también están vinculados a la necesidad de planificar el cambio, para adaptarse a una economía centrada en el proyecto y ya no en el mercado mismo. Este es el tercer hito de las transformaciones recientes que son intrínsecas al sector socialista de la economía china: nuevas formas de planificación en un nuevo entorno y en otros paisajes tecnológicos.

Por lo tanto, la evolución de la planificación en la economía china debe verse basada en tres desarrollos clave:

• 1) la integración exitosa de la planificación central de tipo soviético, responsable de construir la base industrial antes de las reformas de 1978;

• 2) el “marketing” a partir de 1978 y la privatización de las antiguas empresas estatales a través del surgimiento de empresas estatales y SASAC. Esto completó la transición de una economía planificada a algo que puede clasificarse como "planificación compatible con el mercado". Este tipo de planificación no sólo es válida para el socialismo. Sin embargo, avanzar hacia la nueva economía de proyección (socialismo) en medio de las limitaciones de un mundo aún dominado por las formas capitalistas de producción y de intercambio de valor del mercado requiere la adopción de un enfoque actualizado de la planificación, que debe estar sólidamente basado en una amplia gama de información y previsiones, y que necesariamente deben ser compatibles con el mercado. Zhang y Chang (2016, 90)

Por otro lado, con el sistema económico de China todavía en transición, el uso de métodos de planificación tradicionales siguió disminuyendo, pero los formuladores de políticas nunca los abandonaron por completo. En cambio, terminó apareciendo de alguna forma en el control macro como una de las herramientas políticas opcionales en manos de los responsables políticos. Bajo la gran bandera del macrocontrol, la planificación y el mercado se integraron adecuadamente, y finalmente se formó el sistema de macrocontrol integrado con la planificación de los sectores fiscal y financiero. El papel de las empresas estatales, los gobiernos locales y la NDRC en el macrocontrol, así como la integración de la regulación y el control administrativos y orientados al mercado representados en ellos, se había convertido en características únicas del sistema de macrocontrol de China. (Zhang y Chang 2016, 90)

En última instancia, la compatibilidad de mercado es una condición necesaria para que cualquier tipo de planificación sea sostenible. Mientras tanto, una intervención política compatible con el mercado es aquella que, aunque tal vez sea ineficaz en relación con la estructura de precios relativa actual, tiene como objetivo lograr resultados socioeconómicos superiores a largo plazo. Algunos ejemplos muy sugerentes de este modo de planificación se esconden detrás de los sorprendentes resultados obtenidos por China en el campo de las “industrias verdes”.

• 1) El progreso técnico de China y la producción a gran escala de bienes caracterizada por la última tecnología disponible representó el comienzo de la larga transición de la economía (y por lo tanto de la planificación) hacia formas que ya no se basan ni son compatibles con el mercado. Los primeros signos de una nueva economía de proyección madura incluyen un cambio cualitativo en el nivel de planificación: paulatinamente deja de ser compatible con el mercado y se convierte en generador de mercados futuros orientados a la resolución de los grandes obstáculos de hoy, como es el tema ambiental.

En 2017, por ejemplo, una quinta parte de todas las ventas mundiales de vehículos eléctricos tuvo lugar en solo seis ciudades chinas, donde existe una nueva legislación para limitar el uso de automóviles de combustibles fósiles. Se espera que las ventas totales de automóviles eléctricos en 2025 sean de 11 millones, de los cuales el 19 % se venderá en China, el 14 % en toda Europa y el 11 % en Estados Unidos. Para 2040, se espera que 40 millones de vehículos eléctricos estén en uso en China (Foro Económico Mundial 2018). La ciudad de Shenzhen fue elegida recientemente como futura “ciudad modelo socialista”.

Actualmente, el transporte público y los taxis en Shenzhen no funcionan con gasolina o diésel. Se dispondrá de técnicas de Big Data para la gestión y administración de la ciudad. Según Lifeng He, ministro a cargo de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, "Nosotros [China] seremos la primera potencia moderna en el mundo que no se construye siguiendo el camino del capitalismo, sino practicando el socialismo con características chinas. La dirección del Partido Comunista Chino es la característica más esencial del socialismo con peculiaridades chinas. (citado en South China Morning Post 2019)

Observaciones finales

Este artículo ha buscado presentar la nueva economía de proyección y demostrar que es una realidad en China, donde comienza a formar una contracorriente a las dinámicas financiarizadas que dominan la mayoría de las formaciones socioeconómicas capitalistas. Esta situación bien puede ser suficiente para establecer la importancia de un proyecto o programa de investigación. Hasta ahora, estas proyecciones se han basado en pronósticos más que en resultados reales, pero el programa de investigación presentado en este artículo no es solo el resultado de un gran cuerpo de investigación nacido del análisis del proceso de desarrollo. Para nosotros, ya era obvio en el momento de la crisis financiera de 2008 que algo nuevo estaba surgiendo. En este estado, la síntesis consistió en un papel jugado en la lucha contra la crisis por el gobierno chino, así como por sus empresas estatales y el sistema financiero estatal. Nos quedó claro que el proceso ya había comenzado antes; como se explica en la primera parte de este artículo, desde 1978 se había seguido un camino que conduciría a la maduración de una NSEF en China. Sin embargo, la aparición de una NSEF parecía ser cada vez más solo la punta del iceberg. Para nosotros, comprender la esencia de estas transformaciones y su impacto en la teoría económica constituye el mayor desafío para las ciencias sociales de nuestro tiempo.

Los cambios revolucionarios en el sector económico público estaban dando lugar a una “nueva economía” o, para ser más atrevidos, a un nuevo modo de producción resultante de la evolución tecnológica del sector público de la economía, las 97 empresas estatales. Por tratarse de algo nuevo, que sucedía en el presente, las teorías disponibles tenían poco que ofrecer, ya que todas ellas, ortodoxas y heterodoxas, reflejaban la historia de un modo de producción que había servido de base para su creación. . Heterodoxamente, podríamos argumentar que incluso el marxismo debe adaptarse a esta nueva realidad si pretende demostrar su universalidad. El descubrimiento de Ignacio Rangel y un libro casi desconocido para el gran público abrió nuevas posibilidades, pues allí ya se habían examinado fenómenos similares, fenómenos que ocurrieron principalmente en la URSS y en varias economías capitalistas. El análisis de un genio, hay que decirlo.

Hemos dedicado nuestros esfuerzos a revivir a Rangel, y reconocemos la razón que tenía en su suposición original. La economía de proyectos, hasta hace poco rechazada, ha resurgido en China como parte de los esfuerzos de este país por superar las contradicciones generadas por su propio desarrollo. Cuando un país encuentra soluciones a sus propias contradicciones, adquiere un poder inconmensurable para señalar nuevas posibilidades al mundo, no sólo en términos de acumulación, sino incluso en términos de expansión de las posibilidades de la humanidad misma.

A través de la máxima racionalización del proceso de producción, la humanidad puede aspirar a superar la economía centrada en el mercado y crear una economía centrada en proyectos, una economía que produzca riqueza y utilidad en nombre del bien común. Es una perspectiva real, aunque siga siendo una posibilidad remota, y que sólo puede realizarse muy lentamente. El potencial que se abrirá con el surgimiento de la nueva economía de proyección lo indican ejemplos como el crecimiento exponencial de las industrias verdes en China, o las proyecciones de futuro de Shenzhen con sus 12,5 millones de habitantes. Al idear su formulación, Rangel actuó como la antítesis misma del homo oeconomicus y poner la ciencia económica al servicio de la humanidad. Concluimos con unas modestas palabras de Castro, quien retoma nuestro programa de investigación en términos filosóficos y humanísticos, y quien persigue la influencia del humanismo de Ignacio Rangel presente en nuestras propuestas: "[. . .] Una antropología filosófica que concibe al hombre en su afirmación racional, sin fetiches y como dueño de su propio destino. Una creencia en el progreso y una gama de huellas de Prometeo en la relación con la naturaleza completan la visión, cuyas raíces se encuentran en el racionalismo clásico. El socialismo no es un hecho incidental; Es el devenir de lo esperado, que está en proceso de construcción histórica." ( Castro 2014 , 222)

Calificaciones

1. Sobre la hipótesis del estancamiento secular, véase Summers (2014) y Gordon (2012).https://www.blogger.com/blog/post/edit/7070488020433867397/16575753525621620902.

2. Ver datos del Banco Mundial. Consultado el 4 de enero de 2020. https://data.worldbank.org/indicator/NE.GDI.TOTL.ZS?locations=CN .

3. Ver datos del Banco Mundial. Consultado el 4 de enero de 2020. https://data.worldbank.org/indicator/BX.KLT.DINV.CD.WD .

4. Ver datos del Banco Mundial. Consultado el 4 de enero de 2020. https://data.worldbank.org/indicator/SP.URB.TOTL.IN.ZS?locations=CN .

5. Sobre la economía de mercado socialista como NSEF, ver Gabriele y Schettino (2012) así como Jabbour, Dantas y Espíndola (2021).

6. Sobre este tema ver Rangel ([1959] 2005) y Castro (2014).

7. Para nosotros, las “nuevas y superiores formas de planificación económica” creadas e implementadas en China son instrumentos para maximizar las actividades estatales, basados en la relación entre 1) el legado de la planificación central; 2) una amplia gama de mecanismos de intervención estatal, que van desde el control de los flujos de capital hasta la gestión de las monedas como un activo público y planificado por el estado ( Jabbour y Dantas 2017 ); y 3) la integración de todo el panorama tecnológico contemporáneo en la planificación, incluidos Big Data, la plataforma 5G y la Inteligencia Artificial.

8. Sobre el concepto de “formación socioeconómica” tal como lo usamos y lo aplicamos a China, véase Jabbour, Dantas y Espíndola (2021). En esta ocasión, te lo explicamos de la siguiente manera: "[. . .] Se mezclan los niveles de análisis estático y dinámico, y el resultado es una interpretación engañosa de la historia. En la realidad de los modos de producción, hay que seguir el camino sugerido por Ignacio Rangel para darse cuenta de que el grado de complejidad de una sociedad –donde su famosa expresión “la contemporaneidad de lo no-contemporáneo” ( Rangel [1957] 2005, 498) es una regla general- nos obliga a emprender la difícil búsqueda de lo esencial, lo necesario. Como hizo Lenin en su momento, es necesario ir más allá del concepto de modo de producción. Según Sereni ([1971] 2013, 314): "¿Qué tenían la mayoría de los “marxistas de la II Internacional” [. . .] falsificado y que Lenin restauró, profundizó y desarrolló en la noción marxista de formación socioeconómica? El material más fiable para responder a esta pregunta nos lo ofrece el mismo Lenin, quien desde su primera obra – en su ensayo ¿Quiénes son los amigos del pueblo? escrito y publicado en 1894- comienza a colocar no sólo la noción, sino también el término formación socioeconómica en el centro de una categoría fundamental del materialismo histórico, tal como lo había hecho Marx. Se ha señalado […] que esta categoría expresa la unidad (y, añadiremos, la totalidad) de las diferentes esferas económicas, sociales, políticas y culturales de la vida de una sociedad, y la expresa, además, en la continuidad ya la vez en la discontinuidad de su desarrollo histórico. (Jabbour, Dantaras y Espíndola 2021, 2 ) El hombre proyecto, cuando se decide entre dos técnicas, debe sentirse agente de la sociedad, lo que le obliga a no aceptar nada sin un examen previo. Su acción debe estar guiada por un plan director general […] y este plan será diferente según haya o no desempleo. Todas sus acciones deben estar subordinadas a él, como hombre de desarrollo táctico que es. Si hay desempleo, debe trabajar para inducir el pleno empleo; Una vez alcanzada, debe buscar la progresiva retirada del trabajo entre los factores de producción. ( Rangel [1959] 2005, 405) Este punto de vista es enfatizado una vez más por Rangel: “En este caso, la estrategia general de desarrollo debe adaptarse a esta circunstancia, y el hombre del proyecto como hombre de tácticas de desarrollo debe ajustar su criterio a esta circunstancia” (Rangel [1959] 2005, 405)

9. Para obtener una descripción de cómo China está respondiendo al endeudamiento del gobierno provincial y privado y al surgimiento de un NSEF, consulte Jabbour (2020).

10. Ver "China presenta paquete de estímulo de $586 mil millones". New York Times , 10 de noviembre de 2008. https://www.nytimes.com/2008/11/10/world/asia/10iht-10china.17673270.html .

11. Ver “China inyecta $126 mil millones en su economía en desaceleración”. New York Times , 9 de junio. https://www.nytimes.com/2019/09/06/business/china-economy-reserve.html .

12. Vale la pena señalar que: 1) Según datos del Banco Mundial, la relación inversión/PIB de China en 2011 alcanzó un asombroso 47,6 % (consultado el 18 de diciembre de 2020. https://data.worldbank.org/indicator/NE.GDI.FTOT) .ZS?ubicaciones=CN ), permitiendo la creación de suficientes capacidades productivas instaladas para responder no solo a los desafíos internos sino también a los internacionales, como el “Belt and Road”, lanzado por el presidente chino Xi Jinping en septiembre de 2013; y 2) Los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China muestran que la red ferroviaria de China creció de 86 000 kilómetros a 121 000 kilómetros entre 2009 y 2015 (consultado el 18 de diciembre de 2020). http://www.stats.gov.cn/tjsj/ndsj/2016/indexeh.htm ).

13. Entre 1949 y 1978 hubo tanto continuidad (respecto a los ideales de la Revolución de 1949 y el papel del Estado en la planificación económica) como discontinuidad (la renuncia a una economía dirigida de tipo soviético en favor de un conjunto flexible de dinámicas que combinaban la planificación central, el mercado y la coexistencia de un sector público dominante con múltiples formas de propiedad). Como mostraremos, este proceso de cambio dio lugar a la primera experiencia de un nuevo tipo de formación socioeconómica, que con razón puede denominarse “economía de mercado socialista”. Otros tipos de formación socioeconómica socialista, aún basados en el “modelo soviético”, se pueden observar en Cuba y la República Popular Democrática de Corea.

14. Creemos que hay una falsa controversia sobre el socialismo y el mercado. Los mercados no son un producto del capitalismo. Hay registros de mercados en funcionamiento en la economía de mercado militar persa y en la sociedad esclavista grecorromana. En el socialismo, los mercados son instrumentos utilizados conscientemente en interés de toda la sociedad.

15.Junto con las leyes y reglamentos necesarios para legitimarlo ( Naughton 2007 , 2), su ámbito de actuación se amplió en respuesta a una transferencia masiva de activos del Estado al sector entre 1994 y 2000, principalmente en el campo de las pequeñas y medianas empresas estatales. medianas empresas. En este proceso, véase Nogueira (2018).

16. Sobre la reforma fiscal de 1994, véase Ki y Yuk-Shing (1994).

17. SASAC es el acrónimo de “Comisión para la supervisión y administración de los bienes públicos del Consejo de Estado”. Es el organismo encargado de administrar los bienes del Estado empleados por las empresas estatales. Es obvio que esta agencia está a cargo de transformar las antiguas empresas estatales en empresas estatales capaces de enfrentar la competencia en el país y en el extranjero. SASAC puede ser considerado como el administrador de la economía de mercado socialista en China. Para obtener más información sobre SASAC, su desarrollo y el papel que desempeña en el sistema económico y empresarial de China, consulte Chen (2017).

18. Curiosamente, a pesar de ser considerado "probablemente el analista más original del desarrollo económico brasileño" ( Bresser-Pereira y Rego 1993 , 98), Ignacio Rangel sigue siendo poco discutido por los interesados en los asuntos brasileños, incluidos los economistas. Su libro Elementos de Economía do Projetamento es una obra de 110 páginas, muy técnica y bastante difícil de entender para principiantes. Debe leerse más de una vez y con sumo cuidado, dado su razonamiento e intención fundantes, y su voluntad de trabajar con diferentes escuelas de pensamiento, aunque su razonamiento se base abiertamente en el historicismo alemán y el materialismo histórico.

19. En 1957, la Unión Soviética mostró al mundo el aspecto más avanzado de su entonces incipiente proyecto económico, cuando la perra Laika se convirtió en el primer ser vivo lanzado al espacio. Cuatro décadas antes, la economía del país era predominantemente semifeudal.

20. Para asegurar el pleno empleo de la mano de obra, la macroeconomía de la economía de proyección permite, y hasta puede recomendar, la asignación de recursos sin progreso técnico ( Castro 2014, 219 ).

21. Sobre la financiarización como modelo sistémico de acumulación, véase Braga (1997).

22. Las cosas son útiles cuando las personas pueden usarlas para satisfacer sus necesidades ( Rangel [1959] 2005, 367). Según Castro (2014), esta es una cita verdaderamente marshalliana de Rangel.

23. El humanismo de Rangel se manifiesta en su comprensión del desempleo como algo inherente al capitalismo. Nuestra visión de la proposición de Rangel nos lleva a creer que la economía de proyectos (que podría llamarse "socialismo") incluye la superación del desempleo mediante el diseño de una "macroeconomía de proyectos" totalmente orientada a este objetivo.

24. Según Fiori (2007 , 88), Estados Unidos bajo la administración Clinton estuvo involucrado en 48 intervenciones militares, muchas más que durante toda la Guerra Fría, cuando se registraron 16 operaciones. Sobre el keynesianismo beligerante, véase Medeiros (2003).

25. Sobre el “nuevo orden de mercado” y el retorno teórico a la economía, ver Fiori (1997) y Bresser-Pereira (2009). Belluzzo (1997) señala el error inherente al Consenso de Washington y el fortalecimiento del papel del Estado en la “globalización”.

26. Gabriele y Jabbour (2022 , capítulo 16) estudian la relación entre la nueva economía de proyección y la socialización de la producción.

27. Sobre las consecuencias de las transformaciones tecnológicas, ver Coutinho (2018).

28. Algunas informaciones adicionales: Según Medeiros (2013, 423) desde el 11º plan quinquenal (2006-2010), la prioridad ha sido la inversión en tecnologías clave como semiconductores y software, con la búsqueda del dominio del mercado. 2010 . Algunas empresas estatales, en coordinación con Huawei, ya están trabajando en la plataforma 6G. Entre 2005 y 2010, el nivel de inversión pública en ciencia, tecnología e innovación aumentó un 170%. Un informe de 2018 (disponible en https://tind.wipo.int/record/28222 )) de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) informa que de unos 12 millones de solicitudes de patentes presentadas el año anterior, 5,7 millones fueron presentadas por instituciones y personas chinas.

Referencias

1. M. Aglietta2016. “La desaceleración de Estados Unidos. New Left Review II (100): 119-128.

2. G. Arrighi2007. Adam Smith en Pekín. Nueva York y Londres: Verso.

3. L. Belluzzo 1997. “Dinheiro e transformações da riqueza” [El dinero y las transformaciones de la riqueza]. En Dinheiro e Poder [Poder y dinero], editado por M. C. Tavares J. L. Fiori, 151-194. Petrópolis: Editora Vozes.

4. JC Braga, 1997. “Financeirização global – O padrão sistêmico de riqueza do capitalismo contemporâneo” [Financiarización global – El modelo sistémico de la riqueza en el capitalismo contemporáneo]. En Dinheiro e Poder [Poder y Dinero], editado por MC TavaresJ. L. Fiori, 195-242. Petrópolis: Editora Vozes.

5. L. Bresser-Pereira2009. “Assalto ao Estado e ao mercado, neoliberalismo e teoria econômica” [Asalto al Estado y al mercado, neoliberalismo y teoría económica]. Estudios Avanzados 23 (66): 1-17.

6. L. Bresser-Pereira J. registro 1993. “Um mestre da economia brasileira: Ignacio Rangel” [Un maestro de la economía brasileña: Ignacio Rangel]. Revista Brasileña de Economía Política 13 (2): 98-119.

7. L. Burlamaqui2015. “Finanzas, desarrollo y el estado empresarial chino: un enfoque de Schumpeter-Keynes-Minsky. Revista Brasileña de Economía Política 35 (4): 728-744.

8. F. Cai2015. Desmitificar el desarrollo económico de China. Serie Perspectivas de China. Singapur: Springer.

9. MH Castro 2014. “Elementos de economia do projetamento” [Elementos de la economía de proyección]. En Decifrador do Brasi [Descifrador de Brasil], editado por F. M. HolandaJ. Almada Z. A. Paula, 202-227. San Luis: Edufma.

10. Z.Chen2017. “Gobernando a través del mercado: SASAC y el resurgimiento de las empresas estatales centrales en China. Tesis de doctorado, Universidad de Birmingham, 2017. Acceso el 20 de octubre de 2021. https://pdfs.semanticscholar.org /48e5/2accaaf28ab7d70823d9f74b9d9f2fe44fa6.pdf .

11. E.ChengX. Timbre. 2017. “Una teoría del ’milagro’ chino”. Revisión mensual 68 (8): 12–23.

12. CNBS (Oficina Nacional de Estadísticas de China). 1978–1994. Anuario estadístico de China. Consultado el 4 de enero de 2020. http://www.stats.gov.cn/english/Statisticaldata/AnnualData/ .

13. CNBS. 1999. Anuario estadístico de China. Consultado el 6 de febrero de 2020. http://www.stats.gov.cn/english/statisticaldata/yearlydata/YB1999e/index1.htm .

14. CNBS. 2005. Anuario estadístico de China. Consultado el 4 de enero de 2020. http://www.stats.gov.cn/tjsj/ndsj/2005/indexeh.htm .

15. CNBS. 2008. Anuario estadístico de China. Consultado el 4 de enero de 2020. http://www.stats.gov.cn/tjsj/ndsj/2008/indexeh.htm .

16. G. Colvin2019. “Esta es la China global. Fortuna, 22 de julio. Consultado el 2 de noviembre de 2019. https://fortune.com/longform/fortune-global-500-china-companies/ .

17. LA Coutinho2018. « 4º Revolução industrial: ¿criativa o disruptiva para Brasil? [La Cuarta Revolución Industrial: ¿Creativa o Disruptiva para Brasil?] Princípios 150: 30–38.

18. JL Fiori 1997. “Globalização, hegemonia e império” [Globalización, hegemonía e imperio]. En Dinheiro e Poder [Poder y Dinero], editado por MC TavaresJ. L. Fiori, 87-150. Petrópolis: Editora Vozes.

19. JL Fiori 2007. “A nova geopolítica das nações eo lugar da Rússia, China, Índia, Brasil e África do Sul” [La geopolítica de la nueva nación y el lugar de Rusia, China, India y Brasil]. Oikos 8:77-106.

20. A. Gabriele2020. Negocios, Industria e Innovación en la República Popular China: Desafiando el Socialismo desde Deng hasta la Guerra Comercial y Tecnológica. Singapur: Springer.

21. A. GabrieleE. Jabour. 2022. Desarrollo económico socialista en el siglo XXI: un siglo después de la revolución bolchevique. Londres: Routledge.

22. A. Gabriele F. Schettino. 2012. "La economía de mercado socialista como una formación socioeconómica distinta interna al modo de producción moderno". Nuevas Propuestas: Revista de Marxismo e Investigación Interdisciplinaria 5 (2): 20-50.

23. R. Gordon, 2012. “¿Ha terminado el crecimiento económico de Estados Unidos? La innovación vacilante se enfrenta a seis vientos en contra. » Documento de trabajo de NBER, No. 18315. https://www.nber.org/papers/w18315 .

24. R. Guttmann2008. “Uma introdução ao capitalismo dirigido pelas finanças” [Introducción al capitalismo dirigido por las finanzas]. Novos Estudos—Documento de trabajo del CEBRAP, No. 82.

25. J. HuangS. Rozel. 2018. “40 años de desarrollo y reforma agrícola de China”. En China’s 40 Years of Reform and Development: 1978–2018, editado por R. Garnaut L. Canción F. Cai, 487–506. Canberra: Prensa de la Universidad Nacional de Australia.

26. E. Jabbour L. Belluzzo. 2019. “Quando o socialismo fabrica o mercado” [Cuando el socialismo construyó el mercado]. Carta Capital 23 (1324): 40–43.

27. E.Jabbour2020. “Pode una China crescer pero? [¿Puede China crecer más?] Le Monde diplomatique, 23 de enero. https://diplomatique.org.br/a-china-pode-crescer-mais/ .

28. E. Jabbour A. Dantas. 2017. “La economía política de las reformas y la transición china actual”. Revista Brasileña de Economía Política 37 (4): 789-807.

29. E. Jabbour L. F.Paula. 2018. “A China ea ’socialização do investimento’: uma abordagem Keynes-Gerschenkron-Rangel-Hirschman” [China y la “socialización de la inversión”: un enfoque Keynes-Gerschenkron-Rangel-Hirschman]. Revista de Economía Contemporánea 22 (1): 1-23.

30. E. Jabbour A. DantasC. J. Espíndola. 2021. "China y el socialismo de mercado: una nueva formación socioeconómica". Pensamiento Crítico Internacional 11 (1): 20-36.

31. H. Kang2006. Empresas de municipios y aldeas de China. Beijing: Prensa de Idiomas Extranjeros.

32. S.KiC. Yuk-Shing. 1994. “Reformas tributarias de China de 1994: ¿Compromiso innovador? » Asian Survey 34 (9): 769 a 788.

33. D. LoM. Wu 2014. “El Estado y la Política Industrial en el Desarrollo Económico de China”. En Transforming Economies, editado por J. M. Salazar-XirinachsI. Nubler R. Zozul-Wright, 307-326. Ginebra: Oficina Internacional del Trabajo.

34. G. Masiero2006. “Origens e desenvolvimento das Township and Village Enterprises (TVE) chinesas” [Orígenes y desarrollo de las empresas chinas de municipios y aldeas (TVE)]. Revista de Economía Política 26 (103): 425-444.

35. C. Medeiros2003. “Desarrollo tecnológico estadounidense de la posguerra como empresa militar. Contribuciones a la economía política 22: 41–62.

36. C. Medeiros2013. “Padrões de investimento, mudança institucional e transformação estrutural na economia chinesa” [Modelos de inversión, cambio institucional y transformación estructural en la economía china]. En Padrões de desenvolvimento econômico: América Latina, Ásia e Rússia (1950–2008) [Modelos de desarrollo económico: América Latina, Asia y Rusia (1950-2008)], editado por R.Bielschowsky, 420-457. Brasilia: CGEE.

37. H. Minsky 1986. Estabilizar una economía inestable. New Haven y Londres: Yale University Press.

38. B. Naughton, 1995. Salir del plan. Londres: Cambridge University Press.

39. B.Naughton2007. La economía china: transiciones y crecimiento. Londres: The MIT Press.

40. B.Naughton2017. “¿Es China socialista? Revista de Perspectivas Económicas 31 (1): 3-24.

41. I. Nogueira2018. “Estado e capital em uma China com classs” [Estado y capital en una China con clase social]. Revista de Economía Contemporánea 22 (1): 1-23.

42. I. Nogueira J. Guimaraes J. Braga. 2019. “Desigualdad y acumulación de capital en China”. Revista Brasileña de Economía Política 39 (3): 449-469.

43. P. Nolan2001. China y la economía global: campeones nacionales, política industrial y la revolución de las grandes empresas. Houndsmill: Palgrave.

44. T. Piketty L. Yang G. Zucman. 2017. “Acumulación de capital, propiedad privada y aumento de la desigualdad en China”. Documento de trabajo de NBER, No. 23368.

45. I. Rangel (1957) 2005. “Dualidade Básica da Economia Brasileira” [Dualidad Fundamental de la Economía Brasileña]. En Obras Reunidas [Obras Completas], de I. Rangel, 285-353. Río de Janeiro: Contraponto.

46. I. Rangel (1959) 2005. “Elementos de Economia do Projetamento” [Elementos de economía de proyección]. En Obras Reunidas [Obras Completas], de I. Rangel, 355-445. Río de Janeiro: Contraponto.

47. K.Rapoza2019. “Actualización de la guerra comercial: más estímulo chino, menos compradores chinos. Forbes, 18 de septiembre. Consultado el 2 de noviembre de 2019. www.forbes.com/sites/kenrapoza/2019/09/18/trade-war-update-more-china-stimulus-less-china-shoppers/#6bcde36c33f5 .

48. E. Sereni (1971) 2013. “De Marx a Lênin: a categoria de ’formação económico-social’” [De Marx a Lenin: la categoría de “formación socioeconómica”]. Meridiano—Revista de Geografía, No. 2: 248-346.

49. Correo de la mañana del sur de China. 2019. “Shenzhen, China está utilizando Big Data para convertirse en una ’ciudad modelo socialista’ inteligente. Correo de la mañana del sur de China, 1 de noviembre. https://www.scmp.com/news/china/politics/article/3035765/chinese-city-shenzhen-using-big-data-become-smart-socialist .

50. L.Summers2014. "Perspectivas económicas de EE. UU.: estancamiento secular, histéresis y el límite inferior cero". Economía empresarial 49 (2): 65-73.

51. R. Wade, 2006. “Sofocar el Sur. New Left Review II (38): 115-127.

52. R. Wade, 2008. “¿Cambio de régimen financiero? New Left Review II (53): 5-21.

53. Banco Mundial. 2019. “China – Reforma de las Empresas Estatales”. Consultado el 25 de octubre de 2019. http://documents.worldbank.org/curated/en/114421468770439767/China-Reform-of-state-owned-enterprises .

54. Foro Economico Mundial. 2018. “Aumento líder en ventas de vehículos eléctricos en China. 22 de mayo Consultado el 7 de julio de 2019. https://www.weforum.org/agenda/2018/05/china-surge-electric-vehicle-sales/ .

55. X. Zhang X. Chang. 2016. La lógica de la reforma económica en China. Serie Perspectivas de China. Singapur: Springer.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4190232

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Asia   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License