CEPRID

Oriente Medio: balance del año 2009 y perspectivas de futuro en Líbano y en la región

Domingo 10 de enero de 2010 por CEPRID

Marie Debs

CEPRID

El año 2009 termina con una serie de dramáticos acontecimientos que afectan a diversos aspectos de la vida:

• Hemos sido testigos de un retorno y un aumento en la tendencia a la militarización de EEUU, acompañada de una intensificación de la presencia imperialista norteamericana en diversas regiones del mundo (por ejemplo, América Latina y Afganistán).

• Asistimos también a la continuación de las políticas israelíes de rechazo y desprecio de las posiciones y resoluciones de las Naciones Unidas (en particular el informe Goldstone sobre crímenes de guerra israelíes en Gaza). Sin embargo, este desprecio de Israel a los tratados y resoluciones internacionales se está enfrentando a un fuerte rechazo internacional de la posición de Israel expresado en el rechazo a la construcción de nuevos asentamientos en la Ribera Occidental (Cisjordania) y Jerusalén oriental, así como el rechazo al bloqueo de Gaza.

• En el frente de la crisis económica mundial, donde el peligro de una escalada aún está entre nosotros y donde la salida todavía no está a la vista, somos testigos una vez más que son los pobres y los oprimidos quienes soportan la carga de cualquier crisis del sistema capitalista, con un aumento en los niveles de desempleo y en la profundidad y extensión de la pobreza a nivel mundial.

• Estos dramáticos acontecimientos internacionales se manifiestan sobre la situación interna libanesa a través de un aumento de la deuda pública, la extensión del desempleo y de los niveles de pobreza. Esto se suma a la creciente amenaza –que subyace del contenido del manifiesto del nuevo gobierno y su alianza de sectas y poderes religiosos- que puede afectar a las condiciones de vida de los pobres e influir en diversos aspectos políticos y económicos de nuestro país y nuestro.

Situación internacional y posibilidad de una nueva agresión israelí contra el Líbano

1. La situación actual se caracteriza, sobre todo en el último trimestre de 2009, por el regreso de los EE.UU. a las políticas y tendencias que muchos pensaban que serían abandonadas con la salida de Bush. La administración de Obama ha dirigido sus esfuerzos militares en muchos frentes: continúa conspirando contra algunos de los regímenes progresistas en América Latina, comenzando con el apoyo al golpe de estado reaccionario en Honduras, las sus bases militares en Colombia y las escaramuzas de sus aliados en el gobierno de Colombia contra Venezuela y renegando de sus promesas de aliviar la situación de bloqueo a Cuba. Además, está aumentando su presencia militar en Afganistán (30.000 soldados adicionales). También está aumentando su presencia militar en el Océano Índico en general, y en el Mar Arábigo (Golfo Pérsico), en particular en las proximidades de Irak (que es testigo de un resurgimiento de los bombardeos terroristas matando a cientos de personas a diario) y también en la vecindad de Irán (que está sufriendo una continua inestabilidad, además de la aparición de su expediente nuclear, de nuevo, como un tema de debate y desacuerdo). Obama, en Oslo, expresó estas nuevas tendencias al afirmar que hay ocasiones en que las naciones necesitan librar guerras y que las guerras tienen un papel que desempeñar en el mantenimiento de la paz.

2. Los Estados Unidos continúa en su política de apoyo incondicional al gobierno de Israel, ya sea en relación con los palestinos o con respecto a la intensificación de las políticas de Israel contra los árabes, que a su vez pone en peligro no sólo la paz en la región, pero la paz mundial en general. Israel, y con el los Estados Unidos, siguen haciendo caso omiso de la posición de la mayoría de los países representados en la ONU respecto de las atrocidades de guerra que fueron perpetradas por Israel durante su guerra contra los civiles de Gaza. Y las políticas israelíes contra los civiles de Gaza no terminó con la guerra, ya que Israel continúa imponiendo un bloqueo brutal, privando a sus habitantes de alimentos y medicinas, y para lograr esto, colabora con Egipto, que puesto en marcha la construcción de un muro de acero para sellar los túneles entre Gaza y Egipto.

Todo esto tiene lugar en un momento en que Israel sigue en su política de convertir Jerusalén en una ciudad ’puramente judía a través de políticas de limpieza étnica y mediante la creación de nuevos asentamientos. Netanyahu ha declarado que el apoyo a los colonos en la Ribera Occidental [Cisjordania] es su prioridad y anunció que ha asignado una suma de 41 millones dólares para apoyar a 110.000 colonos, como parte de un plan que prevé gastar mil millones de dólares EE.UU. en un año y para 500.000 colonos en tierras palestinas. La reciente postura adoptada por los secretarios de Relaciones Exteriores de los países miembros de la UE con respecto a su apoyo a un Estado palestino y su llamamiento para poner fin a la construcción de asentamientos en Jerusalén oriental no les impide continuar sus políticas de apoyo abierto a Israel, como la continuación de los tratados, comerciales y otros, a los que da prioridad favoreciendo el apartheid del estado racista de Israel.

3. Además, con respecto a política israelo-estadounidense en la región, vemos que se ha vuelto a adoptar un tono de tensión basado en las armas de la resistencia nacional libanesa, incluido el papel de Hezbolá en ella. Netanyahu ha vuelto a afirmar que hará a Líbano responsable por el hecho de que Hezbolá participa en el nuevo gobierno. Además, Israel continúa violando flagrantemente la resolución 1701 de la ONU sin encontrar ninguna resistencia por parte de las fuerzas de la FPNUL de las Naciones Unidas, que se supone que han consolidado su capacidad para poder supervisar la violaciones de dicha resolución. También debemos llamar la atención sobre el regreso de las maniobras militares en la frontera libanesa-israelí, incluidas las que tuvieron lugar a principios de diciembre, y que fuero justificadas en el contexto de “represalias contra los misiles que pueden ser disparados desde el Líbano”. Estas maniobras demuestran que Israel está preparando, a través de algunas de sus células durmientes y agentes en el Líbano, actividades para justificar un nuevo ataque contra el Líbano, dirigido tanto a su infraestructura como a su población civil, como ocurrió en la agresión israelí de 2006.

4. La escalada de tensiones contra el Líbano puede estar relacionada con la información que ha aparecido en algunos medios de comunicación libaneses y árabes, indicando que hay un plan para ampliar el alcance geográfico de cualquier agresión israelí próxima a fin de incluir un ataque "preventivo" contra Siria e Irán para impedir su entrada en la guerra del lado del Líbano, que será el eje central del plan militar de Americano-israelí para tratar de obligarlo a sucumbir a sus demandas de nuevo.

La crisis económica mundial y sus efectos: Desde Dubai a Washington

Por otro lado, vemos que la crisis económica y financiera se está moviendo hacia una nueva etapa, que puede ser más peligrosa que las fases anteriores.

Los bancos estadounidenses, que recibieron un importante apoyo para consolidar su posición, están colapsando de nuevo. De hecho, según algunos analistas financieros y económicos, se espera que estos colapsos pueden tener consecuencias adicionales en las condiciones de vida de la gente común, especialmente aquellos con pequeños depósitos. Además, se espera que los efectos de la presente nueva crisis se dejarán sentir en Europa y en todo el mundo.

En cuanto al mundo árabe, donde Estados Unidos ejerce el control militar, económico y financiero, las consecuencias de la crisis son mucho más graves. Washington no está satisfecho con lo que ha robado en términos de petro-dólares en las primeras etapas de la crisis (alrededor de 1.200 millones de dólares). EE.UU. no está más satisfecho con las nuevas exigencias que ha impuesto a los países del Golfo Arábigo para evitar nuevos bancos y sectores del colapso. De hecho Estados Unidos Estados está tratando de tener el monopolio total del mercado de petróleo y gas a partir de Irak, que comenzó a ser testigo de nuevas explosiones terroristas en cuanto que su gobierno accedió a permitir a Rusia y China como nuevos socios en su sector de petróleo.

Además, la información disponible sobre la crisis de la deuda de Dubai señala con el dedo hacia la participación de Estados Unidos con el fin de detener y poner fin al flujo de capital iraní por puerta de atrás en el mundo capitalista. También somos testigos de la continuación de la guerra en Yemen entre los chiítas y los sunitas, y la participación de Arabia Saudita en esta batalla, lo que indica que nuevos desarrollos están siendo preparados para la región del Golfo con el fin de reorganizar la región económicamente. Estos acontecimientos también demuestran que los Estados Unidos, aunque pueden haber perdido parte del petróleo iraquí, no aceptarán, ni permitirán que este petróleo quede fuera de su control. La situación en el Líbano

Hace pocos días el nuevo gobierno libanés, llamado por sus participantes de amplia participación bajo la presidencia de Saad El-Dine-Hariri, recibió el voto casi unánime del parlamento libanés. Esta evolución indica una nueva y peligrosa etapa en la historia de nuestro país, cuando la burguesía en su conjunto se reúne de nuevo en todas sus sectas y religiones en contra de la gente común y corriente del Líbano. Esta evolución es especialmente peligrosa, ya que está teniendo lugar en una etapa crítica, ya sea a nivel internacional, con la reaparición de las amenazas israelíes, o en la fase interna (política, económica y social).

El debate sobre el manifiesto del gobierno se centró en la cuestión de las armas de la resistencia libanesa por algunas fuerzas de extrema derecha (por ejemplo, las fuerzas libanesas), que solían estar en alianza con Israel. Sin embargo, la resolución que fue finalmente aprobada era algo ambigua, ya que utilizó la expresión de la "opción" para el gobierno de utilizar el derecho del Líbano en la resistencia. Por otra parte, reiteró su aceptación de la resolución 1701 de Naciones Unidas que le da una oportunidad para que las fuerzas de la FPNUL de las Naciones Unidas obstaculicen la labor de la resistencia porque las fuerzas internacionales de la ONU están sólo en el lado libanés de la frontera israelí-libanesa.

Además, el manifiesto del gobierno reiteró el llamamiento a aplicar todas las recomendaciones de la conferencia de París 3, especialmente los del ámbito de la privatización de los servicios públicos (electricidad, agua y teléfono). Asimismo, reiteró su compromiso de eliminar o marginar los fondos de seguridad que proporcionar bienestar en términos de pensiones y los gastos de hospitalización. Estas posturas se reiteraron mientras que el gobierno reconoció el manifiesto empeoramiento de la situación en términos de la extensión de la pobreza. Sin embargo, ninguna verdadera solución se le ofreció, a fin de abordar eficazmente el fenómeno de la pobreza y aliviarla.

En cualquier caso, algunos de los estudios publicados recientemente (incluyendo el Boletín mensual de la asociación de los bancos y algunos informes de la ONU sobre las condiciones de vida) demuestran los indicadores alarmantes siguientes:

• La deuda pública aumentó en 2.153 millones de dólares en un mes (octubre pasado).

• El 8% de la población del Líbano vive en condiciones de pobreza extrema y el 28,6% está por debajo del umbral de pobreza.

• El 52,6% de los ciudadanos del Norte, el 42,2% de los ciudadanos del sur, y el 29,4% de los ciudadanos del valle de Bekaa son considerados pobres. • El 46% de los jóvenes (edades comprendidas entre los 15 y 24) están desempleados.

El Partido Comunista Libanés ha reconocido los inmensos peligros surgidos debido a la unificación de los poderes políticos sectarios en el nuevo gobierno (que tiene un voto de apoyo de 122 de los 128 miembros del parlamento). Esta unión de los poderes sectario ha dado al gobierno inmensos poderes en la aplicación de maniobras económicas y financieras, en particular la privatización de los servicios públicos y la administración pública, la electricidad y las telecomunicaciones. El pueblo libanés ya rechazó estos planes antes. Por lo tanto, nuestro grupo ha establecido un programa de demandas y comenzó sus actividades bajo tres lemas principales: garantizar la electricidad, la reducción del costo del combustible y de productos relacionados con el combustible y reevaluación de los salarios y, especialmente, el salario mínimo.

Las prioridades de lucha en Líbano son:

• Desarrollar las actividades de la resistencia nacional frente a las amenazas emergentes de una nueva agresión israelí, como se expresa en diversas declaraciones emitidas por el gobierno israelí, y liberar la tierra del Líbano que permanece bajo ocupación.

• Llevar a cabo las necesarias reformas políticas y en su primer plano la formación del comité para la eliminación del sectarismo político, y poner una fecha límite de esta comisión para poner fin a su misión. Son necesarias reformas adicionales como la elaboración de una ley electoral moderna, basada en la representación proporcional que no esté sujeta al sectarismo, empleando el Líbano como un distrito electoral único, la reducción de la edad electoral a 18 años y la adopción de una cuota femenina con carácter temporal. Por último, la ley de elecciones municipales debe ser modificada de acuerdo con el mismo espíritu democrático.

Marie Debs, periodista y escritora, es miembro del Comité para Asuntos Exteriores del Partido Comunista de Líbano.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3340311

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License