CEPRID

Oriente Medio en movimiento

Jueves 20 de mayo de 2021 por CEPRID

Alastair Crooke

Fundación de la Cultura Estratégica

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Si vemos el Oriente Medio como un sistema de red complejo, es posible discernir una serie de dinámicas que ahora están tocando su potencial para cambiar la matriz regional por completo, para ponerla en un nuevo camino.

Algunas de estas ’semillas’ se sembraron hace un tiempo: el presidente Putin, en 2007 en Munich, le dijo a la audiencia mayoritariamente occidental que Occidente había adoptado una postura contraria a Rusia, desafiándola.”Está bien, aceptamos el desafío y prevaleceremos”, dijo. Su declaración fue recibida con la burla abierta de la audiencia de Munich.

Ahora, muchos años después, tras los polémicos intercambios en Anchorage, la respuesta de Putin ha surgido en toda regla: China le dijo a Washington rotundamente que rechazaba la imposición de los valores y la hegemonía occidentales. China aceptó así, con Rusia, el "desafío occidental": tenía sus propios valores y visión que tenía la intención de perseguir, y señaló que Estados Unidos no estaba en una posición de fuerza para exigir lo contrario. China (o Rusia) no busca la guerra con Estados Unidos, ni tampoco quiere la Guerra Fría, pero ambos se mantienen firmes en sus “líneas rojas”. Deben tomarse literalmente (es decir, no eran una "postura"), indicó China.

Dos días después, el primer ministro chino Li y el ministro de Exteriores ruso Lavrov, aconsejaron a otros estados que ni siquiera contemplaran ponerse del lado de Estados Unidos en contra del "equipo" concertado entre Rusia y China; sería inútil. Unos días después, Wang Li estaba en el Medio Oriente: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y luego Teherán. El mensaje fue uniforme: deshazte del yugo de la hegemonía ; resiste las “presiones” sobre cuestiones de derechos humanos; abraza tu propia soberanía. Un Rubicón cruzado. En Irán, Wang Li suscribió, en principio, el acuerdo de 400.000 millones de dólares en proyectos de infraestructura de transporte y energía. Desde la perspectiva de China, una telaraña euroasiática de vías férreas y tuberías interconectadas reduce potencialmente los costos de transporte; crea nuevos mercados, mientras que la inversión en energía iraní da seguridad energética a China (1).

Sin embargo, la hoja de ruta chino-iraní también prevé la cooperación en materia de seguridad (con China respaldando la membresía total iraní de la OCS), ejercicios navales conjuntos, intercambio de inteligencia y más. Quizás aún más significativa sea la incorporación de Irán a la Ruta de la Seda Digital Euroasiática , incorporando telecomunicaciones, cableado de fibra óptica de China a Francia, 5G, sistemas de inteligencia artificial en las ciudades, plataformas de pago digital (el administrador de fondos de cobertura de EEUU dice que estos sistemas llegarán a aproximadamente el 62% de la población mundial), análisis de almacenamiento en la nube y estructuras de Internet “soberanas”. Irán, aunque todavía no forma parte de la Ruta Digital, de hecho ya es (vagamente) digitalmente “chino”, al igual que gran parte de Asia occidental. Algunas estimaciones sugieren que un tercio de los países que participan en la Iniciativa Un Cinturón, Una Carretera [la Nueva Ruta de la Seda (NRS), NT] —138 en este momento— están cooperando en proyectos relacionados con esa Ruta Digital.

Las narrativas occidentales generalmente sobreestiman la medida en que los proyectos relacionados con Ruta Digital son parte de una estrategia china coordinada. Sin embargo, los proyectos agrupados bajo la Ruta de la Seda Digital son en gran parte impulsados ​​por el sector privado y permiten a las empresas chinas aprovechar el apoyo de políticas proporcionado bajo la marca RSD (un tipo de franquicia), mientras responden a la creciente demanda en los países de la NRS de infraestructura digital. Hasta hace poco, la NRS se entendía en gran medida en el modo más tradicional (es decir, ferrocarriles y tuberías), que como una "carretera" digital; pero es este último el que, en última instancia, separará una "Eurasia de estándares chinos" de Occidente. Para ser claros, cualquiera que sea la forma en que corte la matriz de interconectividad de serpientes y escaleras de la NRS, ya sea de este a oeste o de norte a sur, Irán se encuentra en el centro del mapa. El punto aquí es que gran parte de la franja norte de Oriente Medio, desde Pakistán hasta el Caspio, desde el Mar Negro hasta el Mediterráneo y Europa, está en el tablero de diseño de Moscú y Beijing.

A medida que la red física y digital emerja de su crisálida, ningún Estado del Golfo podrá ignorar por completo esta entidad geopolítica en desarrollo que se extiende desde Vladivostok hasta Xingjian. De hecho, ellos no lo son; son cautelosos (conscientes de la ira de Washington), extendiendo tentáculos hacia Moscú y Pekín (Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ya están en la RSD), pero parece poco probable que hagan un compromiso completo, como lo ha hecho Irán con China. Cuánto tiempo es viable hacer malabarismos con los protocolos y estándares chinos con los de Occidente es una pregunta abierta: eventualmente, la duplicación de estándares se vuelve torpe y costosa.

Es en este contexto del "lado correcto de la historia" que deben verse las negociaciones del acuerdo nuclear [JCPOA, en inglés, NT] con Irán. El Departamento de Estado indica que los círculos de Biden insisten en que Estados Unidos cumplirá; sin embargo, los funcionarios también dicen, contrariamente, que se mantendrán algunas sanciones (sin especificar el número o la tipología). Esto no es de extrañar. Hay unas 1.600 sanciones que se han agregado después del JCPOA , junto con las que ya están en vigor en virtud de la Ley de Sanciones a Irán de 1996, la Ley de Sanciones, Responsabilidad y Desinversión Integrales de Irán de 2010 , la Sección 1245 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para Asuntos Fiscales de 2012, Ley de Derechos Humanos de Siria y Reducción de Amenazas de Irán de 2012, la Ley de Libertad y Contra la Proliferación de Irán de 2012, la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 2017 y la Ley CAATSA de 2017.

La administración Obama implementó la mayor parte del alivio de las sanciones de Estados Unidos proporcionado bajo el JCPOA mediante la ejecución de una serie de exenciones de seguridad nacional. Este último también dejó en vigor una serie de sanciones, incluido el embargo a la mayor parte del comercio de EEUU con Irán, sanciones al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y otras sanciones al supuesto apoyo de Irán al terrorismo, y vinculadas al programa de misiles balísticos de Irán. Sin embargo, estas exenciones de seguridad nacional tienen una duración limitada, generalmente de 120 o 180 días, dependiendo de la sanción específica, y algunas requieren que la Administración justifique cualquier exención y presente un argumento en apoyo de dicha exención, para una revisión previa del Congreso.

En resumen, las sanciones estadounidenses se aplican fácilmente, pero no se deshacen fácilmente , ni siquiera temporalmente. Muy deliberadamente, levantarlos por completo es institucionalmente casi imposible. No está del todo claro que la administración de EE. UU. Pueda cumplir por completo, incluso si así lo desea (e incluso el alcance de la motivación de Biden para levantarlos es opaco). Hace no mucho tiempo ha habido dos cartas bipartidistas del Congreso dirigidas a Blinken expresando su oposición a cualquier reactivación del "acuerdo" (una que contiene 140 firmas del Congreso). Debemos esperar para ver. Sin embargo, Irán teóricamente en el Acuerdo, pero con Estados Unidos "fuera", sin embargo, será un cambio de juego regional, especialmente si un conservador es elegido presidente iraní en junio (2). Las consecuencias se sentirán en toda la región. Las presiones para expulsar a las fuerzas estadounidenses de los estados del norte aumentarán significativamente.

Una tercera dinámica (de la época de Obama) es que EEUU, a regañadientes, se está apartando de la región. Esto, por supuesto, ha impulsado la normalización de algunos estados con Israel, para refugiarse bajo su paraguas de seguridad.

Otro es que el final de la era de Netanyahu (con su obsesión por confrontar a Irán) puede estar acercándose. Israel ahora está totalmente fragmentado a nivel de toma de decisiones: el gabinete de seguridad no se reúne ; no hay supervisión de la toma de decisiones por iniciativa propia del primer ministro ; y las instituciones de seguridad están avanzando hacia el vacío compitiendo por tener una ventaja sobre sus rivales.

Netanyahu posiblemente esté intentando señalar a Washington que tiene un veto sobre cualquier “acuerdo” con Irán, y los comentaristas israelíes sospechan que también está induciendo una atmósfera de crisis en Israel para presionar a los pequeños partidos para que se unan a un gobierno dirigido por él. Tiene pocas semanas para encontrar 61 escaños en la Knesset, o enfrenta la posibilidad de ser encarcelado por soborno y corrupción. (El juicio ya ha comenzado). La realidad es que la cohesión no volverá fácilmente a la política israelí, sobreviva o no Netanyahu. Israel está amargamente dividido en demasiados frentes.

Muchos funcionarios israelíes, en resumen, temen que sus diversas agencias, que compiten por demostrar su valía y en ausencia de una supervisión real o coordinación de políticas, se sobrepasen y entren en un peligroso ciclo militar escalonado con Irán.

Washington está en un agujero: Netanyahu y el Mossad le han vendido al equipo Biden el meme que secretamente los iraníes ahora piden el regreso de Estados Unidos al JCPOA. No es cierto. Netanyahu insiste en esta línea para validar su hipótesis de larga data de que la presión máxima pondría a Irán de rodillas. Quiere demostrar su punto a través de presiones máximas continuas (tal vez “para siempre”).

La premisa de Netanyahu siempre ha sido que Irán, de rodillas, suplicaría que se le permitiera regresar al JPOA. Estaba equivocado, y muchos israelíes ahora lo aceptan. Pero tal vez fue este análisis israelí políticamente manipulado lo que hizo que el equipo Biden imaginara que Irán aceptaría ir al cumplimiento total del JCPOA, mientras que Estados Unidos no lo hizo. Y además, que Irán aceptaría la permanencia de “ciertas” sanciones.

Notas

(1) Ver al respecto el artículo publicado en el CEPRID “El acuerdo de cooperación estratégica entre China e Irán rompe la estrategia de EEUU en Oriente”

(2) NT: Este artículo fue publicado originalmente a finales del mes de abril. El CEPRID lo reproduce porque las conversaciones nucleares que se están celebrando en Viena entre los signatarios originales (Irán, Rusia, china, Gran Bretaña, Francia y Alemania) y la presencia de EEUU, aunque en esas negociaciones no participa directamente y es representado por los países europeos, que hacen a su vez de intermediarios con los iraníes, tiene que estar terminada antes del 15 de junio.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3256242

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License