CEPRID

Israel: ¿Es este el comienzo del fin del apartheid?

Jueves 20 de mayo de 2021 por CEPRID

Richard Falk

Middle East Eye

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

La crisis actual de Palestina-Israel se profundiza y se amplía: aumentan las víctimas, el humo de los edificios destruidos ennegrece el cielo de Gaza, hay disturbios en las calles de muchas ciudades de Israel y Cisjordania; la policía israelí interrumpe a los fieles en la mezquita de Al-Aqsa mientras protege a los colonos judíos extremistas que gritan consignas genocidas -"muerte a los árabes"- en marchas incendiarias por los barrios palestinos.

Los líderes occidentales piden patéticamente la calma en ambos lados como si ambos lados compartieran la misma culpa, mientras afirman perversamente la unilateralidad del ’derecho de Israel a defenderse’.

Detrás de toda esta erupción de tensiones entre el opresor y los oprimidos estaban los endebles desalojos legalizados de seis familias palestinas que residían durante mucho tiempo en el barrio de Sheikh Jarrah en la Jerusalén oriental ocupada. Estos desalojos personificaron la larga prueba palestina de persecución y destierro en lo que sigue siendo su tierra natal.

Mientras continúa este caos, las luces se han mantenido escandalosamente tenues en la ONU. Los líderes occidentales piden patéticamente calma a ambos lados como si ambos compartieran la misma culpa, mientras afirman perversamente la unilateralidad del "derecho de Israel a defenderse", lo que supone que Israel ha sido atacado de la nada.

¿Es este solo un ciclo más de violencia que exhibe el choque irresoluble entre un pueblo nativo abrumado por un intruso colonial envalentonado por un sentido de derecho único de los colonos basado en la religión?

¿O estamos presenciando el comienzo del fin de la lucha de un siglo por parte del pueblo palestino para defender su patria contra el proyecto sionista en desarrollo que robó su tierra, pisoteó su dignidad y convirtió a los palestinos en víctimas de extraños en lo que había sido su hogar nacional? ¿por siglos?

Solo el futuro puede desentrañar por completo esta inquietante incertidumbre. Mientras tanto, podemos esperar más derramamiento de sangre, muerte, indignación, dolor, injusticia y continua interferencia geopolítica.

El espíritu de resistencia

`Los acontecimientos de la semana pasada [el artículo se escribió el 18 de mayo, una semana después del inicio de la agresión israelí, NT] han dejado en claro que los palestinos están soportando una opresión prolongada con su espíritu de resistencia intacto y se niegan a ser pacificados independientemente de la gravedad de las penurias impuestas.

También se nos hace comprender que los dirigentes israelíes y la mayoría de su público ya no están de humor ni siquiera para fingir receptividad a una alternativa pacífica a la finalización de su empresa colonial de colonos a pesar de su dependencia de una versión armada de la gobernanza del apartheid.

Para los israelíes y gran parte de Occidente, la narrativa central sigue siendo la violencia de una organización "terrorista", Hamas, que desafía al pacífico estado de Israel con intenciones destructivas, lo que hace que la respuesta israelí parezca razonable. Por lo tanto, se enmarca no solo como una respuesta a los cohetes de Hamas, sino también como una dura lección punitiva para el pueblo de Gaza, diseñada para disuadir futuros ataques.

Los misiles y aviones no tripulados israelíes se consideran "defensivos", mientras que los cohetes son actos de "terrorismo", a pesar de que los objetivos humanos israelíes rara vez son alcanzados, y a pesar del hecho de que es el armamento israelí el que causa el 95% de la muerte y destrucción generalizadas entre los más de dos millones de civiles palestinos en Gaza. Han sido víctimas de un bloqueo ilegal y paralizante que desde 2007 ha traído severos sufrimientos al enclave empobrecido, hacinado y traumatizado, con niveles de desempleo superiores al 50% .

En la confrontación actual, el control de Israel del discurso internacional ha logrado descontextualizar la línea de tiempo de la violencia, lo que ha llevado a aquellos con poco conocimiento de lo que indujo a la ráfaga de cohetes de Hamas a creer falsamente que la destrucción en Gaza fue una reacción israelí de represalia a cientos de cohetes lanzados por Hamas y grupos armados de Gaza.

Con abusos de lenguaje que incluso podrían sorprender a Orwell, el terrorismo de Estado de Israel es retocado por el mundo junto con el rechazo de la diplomacia de paz de Hamas durante los últimos 15 años, que ha buscado repetidamente un alto el fuego permanente y una coexistencia pacífica.

Victorias simbólicas

Para los palestinos y aquellos en solidaridad con su lucha, Israel permitió a sabiendas que la población subyugada de la Jerusalén Oriental ocupada experimentara una serie de angustiosas humillaciones durante el período sagrado de las observancias religiosas musulmanas en Ramadán, frotando sal en las heridas abiertas recientemente por los desalojos de Sheikh Jarrah. Esto tuvo el efecto inevitable de refrescar los recuerdos palestinos de sus experiencias decisivas de limpieza étnica días antes de la observancia anual de la Nakba el 15 de mayo.

El historial de luchas contra el colonialismo desde 1945 respalda la conclusión de que el bando que gane una guerra de legitimidad eventualmente controlará el resultado político.

Esto equivalió a una recreación metafórica de ese crimen masivo de expulsión que acompañó al establecimiento de Israel en 1948, que culminó con la demolición de varios cientos de aldeas palestinas que señaló una firme intención israelí de hacer permanente el destierro.

A diferencia de Sudáfrica, que nunca pretendió ser una democracia, Israel se legitimó presentándose como una democracia constitucional. Esta determinación de ser una democracia vino con un alto precio de engaño y autoengaño, lo que requiere hasta el día de hoy una lucha continua para hacer que el apartheid funcione para asegurar la supremacía judía mientras se oculta la subyugación palestina.

Durante décadas, Israel logró ocultar al mundo estas características del apartheid porque el legado del Holocausto otorgó credibilidad acrítica a la narrativa sionista de proporcionar refugio a los sobrevivientes del peor genocidio conocido por la humanidad.

Además, la presencia judía " estaba haciendo florecer el desierto ", mientras que al mismo tiempo borraba virtualmente los agravios de Palestina, que las visiones hasbara del atraso palestino descartan aún más en contraste con la destreza modernizadora israelí, y más tarde yuxtaponiendo una caricatura política de los dos pueblos, retratando la adherencia judía a los valores occidentales en oposición al abrazo palestino del terrorismo.

Los desarrollos recientes en los dominios simbólicos de la política que controlan el resultado de las "guerras de legitimidad" han logrado varias victorias para la lucha palestina. La Corte Penal Internacional ha autorizado la investigación de la criminalidad israelí en la Palestina ocupada desde 2015 a pesar de la enérgica oposición de los líderes del gobierno israelí, plenamente apoyados por Estados Unidos. La investigación en La Haya, aunque procedió con diligente respeto por las legalidades involucradas, no fue abiertamente comprometida por Israel, sino que fue denunciada inmediatamente por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, como "antisemitismo puro".

Más allá de esto, las acusaciones de apartheid israelí fueron confirmadas inequívocamente en un informe académico encargado por la ONU, concluyendo que las políticas y prácticas israelíes fueron diseñadas para garantizar la subyugación palestina y la dominación judía. Esto también fue denunciado de manera similar por los líderes israelíes.

En los últimos meses, tanto B’Tselem , la principal ONG de derechos humanos de Israel, como Human Rights Watch, han publicado estudios cuidadosamente documentados que llegan a la misma sorprendente conclusión de que Israel efectivamente administra un régimen de apartheid en toda la Palestina histórica, es decir, el Territorios palestinos ocupados más el propio Israel.

Si bien estos dos acontecimientos no alivian el sufrimiento palestino o los efectos conductuales de la negación duradera de los derechos básicos, son victorias simbólicas importantes que refuerzan la moral de la resistencia palestina y fortalecen los lazos de solidaridad mundial. El historial de luchas contra el colonialismo desde 1945 respalda la conclusión de que el bando que gane una guerra de legitimidad eventualmente controlará el resultado político, a pesar de ser más débil militar y diplomáticamente.

Entonces tu ganas

El final del apartheid sudafricano refuerza esta reevaluación del cambiante equilibrio de fuerzas en la lucha palestina. A pesar de tener lo que parecía ser un control efectivo y estable de la población mayoritaria africana a través de la implementación de estructuras brutales de apartheid, el régimen racista colapsó desde adentro bajo el peso combinado de la resistencia interna y la presión internacional.

Las presiones externas incluyeron una campaña de BDS ampliamente respaldada que contó con el respaldo de la ONU y los reveses militares en Angola contra las fuerzas cubanas y de liberación. Israel no es Sudáfrica en varios aspectos clave, pero la combinación de resistencia y solidaridad se incrementó drásticamente la semana pasada.

Israel ya ha perdido hace mucho tiempo los principales argumentos legales y morales, casi reconociendo esta interpretación por su forma desafiante de cambiar de tema con acusaciones imprudentes de antisemitismo, y está en proceso de perder el argumento político.

El propio sentido de vulnerabilidad de Israel ante un escenario sudafricano ha sido expuesto por esta creciente tendencia a calificar a los partidarios del BDS y los críticos duros como "antisemitas", lo que en el contexto del desarrollo actual parece describirse mejor como "un ataque de pánico geopolítico".

Me parece apropiado recordar la famosa observación de Gandhi en este sentido: "Primero, te ignoran, luego te insultan, luego te pelean, luego tú ganas".

Richard Falk es un académico en derecho internacional y relaciones internacionales que enseñó en la Universidad de Princeton durante cuarenta años. En 2008 también fue designado por la ONU para servir un mandato de seis años como Relator Especial sobre los derechos humanos palestinos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3256242

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License