CEPRID

¿Es el pacto de Israel y los Emiratos Árabes Unidos un acto de desesperación política?

Lunes 21 de septiembre de 2020 por CEPRID

MK BHADRAKUMAR

Asia Times

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano. El controvertido acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) ya tiene dos padres: el presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. El yerno de Trump y asesor en Oriente Medio, Jared Kushner, astutamente afirma ser un tercer padre.

Trump y Netanyahu han reclamado abiertamente la paternidad, Netanyahu incluso antes que Trump. Su entusiasmo es comprensible: ambos están en ciclos electorales, por así decirlo, y ninguno pierde una rara oportunidad de sacar provecho político de una historia de éxito.  Como era de esperar, el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed Bin Zayed, se resiste a admitir su papel indispensable en la concepción del acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel. Con la mirada puesta en la calle árabe, el jeque mantiene un perfil bajo, aunque el romance entre israelíes y emiratíes tiene casi un cuarto de siglo y ha sido un secreto a voces en el bazar.

No cabe duda de la perfecta armonía entre Trump, Netanyahu y el jeque Zayed al compartir esta relación que finalmente se ha consumado.  Sin embargo, cuando la progenie apareció en carne y hueso, causó sensación. El leitmotiv es que Israel ha roto el techo de cristal y está de la mano de los árabes. Como era de esperar, el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed Bin Zayed, se resiste a admitir su papel indispensable en la concepción del acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

Con la mirada puesta en la calle árabe, el jeque mantiene un perfil bajo. Una vez más, los palestinos, que no se mencionan en este documento estadounidense-israelí-emiratí, son tratados como peones políticos y excluidos de la toma de decisiones sobre su propio futuro. La declaración conjunta de Estados Unidos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos afirma que la normalización total de las relaciones entre Tel Aviv y Abu Dhabi "desbloqueará el gran potencial de la región".

El comunicado dice que en las próximas semanas, Israel y los Emiratos Árabes Unidos concretarán acuerdos relacionados con diversos campos como inversión, turismo, vuelos directos, seguridad, telecomunicaciones, tecnología, energía, salud, cultura, medio ambiente, el establecimiento de embajadas recíprocas. y "otras áreas de beneficio mutuo".

Un resultado tangible es que Israel "suspenderá" sus planes de anexión en Cisjordania. Aparentemente, esto es una excusa para que Abu Dhabi reclame su compromiso continuo con el problema de Palestina. Pero no los terminará. Los funcionarios palestinos estiman que los jeques en Abu Dhabi los han traicionado y los planes de anexión de Israel reaparecerán en la agenda de Netanyahu después de una pausa.

Otro soplo de apoyo dado a los emiratíes por la parte israelí es que "todos los musulmanes que vengan en paz pueden visitar y rezar en la mezquita de al-Aqsa, y los otros lugares sagrados de Jerusalén deben permanecer abiertos para los adoradores pacíficos de todas las religiones".

Curiosamente, la declaración conjunta anticipa que "son posibles avances diplomáticos adicionales con otras naciones". Kushner ha insinuado que otros estados del Consejo de Cooperación del Golfo pueden seguir las pisadas de los emiratíes. Sin duda, Zayed habría coordinado su movimiento con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad bin Salman. Las apuestas son que Bahrein y Omán son los siguientes en la cola para normalizar los lazos con Israel.

En términos geopolíticos, la declaración conjunta anuncia que los EEUU, Israel y los Emiratos Árabes Unidos lanzarán juntos una Agenda Estratégica para el Medio Oriente para expandir la cooperación diplomática, comercial y de seguridad basada en la perspectiva similar de los tres países con respecto a las amenazas y oportunidades en la región, así como un compromiso compartido para promover la estabilidad a través del compromiso diplomático, una mayor integración económica y una coordinación de seguridad más estrecha ".

La forma en que esto se desarrolle valdrá la pena verla. Pero, curiosamente, la declaración conjunta evita cualquier referencia a Irán directa o indirectamente. Los Emiratos Árabes Unidos no quieren descarrilar sus nacientes iniciativas diplomáticas para mejorar las relaciones con Irán. Podría decirse que, para los emiratíes de hoy, es el eje Turquía-Qatar el que es más preocupante que el ascenso de Irán, dada la tutoría de esos dos países de los Hermanos Musulmanes.

La óptica del acuerdo israelí-emiratí será que los árabes han "traicionado" la causa palestina. Israel, sin duda, sale como un gran ganador al dar un gran paso adelante en la realización de su estrategia a largo plazo para integrarse con regímenes árabes de ideas afines.  Básicamente, tanto Israel como los Emiratos Árabes Unidos se están preparando para un período de transición en el que, al unir sus recursos, pueden salvaguardar sus intereses de manera óptima. Hay una gran angustia en las mentes de los gobernantes del CCG por la coherencia de la estrategia regional de Estados Unidos en el Medio Oriente, que se ve agravada por las incertidumbres sobre el resultado de las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

Una presidencia de Biden significaría no solo la muerte repentina del enfoque de "máxima presión" de Trump hacia Irán, sino una reanudación del compromiso entre Estados Unidos e Irán, para gran desconcierto de las oligarquías sunitas del Golfo Pérsico e Israel.

Un escenario aún más desconcertante puede presentarse si una administración demócrata de hecho procede a retirar a Estados Unidos de la guerra en Yemen, como prometió, o promueve los derechos humanos y la democracia en la región. La plataforma demócrata en el Medio Oriente musulmán puede remontarse a la era de Barack Obama.  Fundamentalmente, el papel histórico de Estados Unidos como proveedor de seguridad está cambiando. Aquí es donde el eje Turquía-Qatar se convierte en una amenaza existencial para los EAU. Podemos esperar una convergencia entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos para contrarrestar las políticas islamistas y el "neo-otomanismo" de Turquía. Libia es un escenario de conflicto entre Turquía y los Emiratos Árabes Unidos.

Desde la perspectiva turca, tanto Israel como los Emiratos Árabes Unidos son adversarios que apoyan a los kurdos. Se puede descartar cualquier mejora significativa en las relaciones turco-israelíes siempre que el presidente Recep Tayyip Erdogan promueva a Hamas. Mientras tanto, Erdogan cree que los EAU fueron un escenario para el fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016 para matarlo y derrocar a su gobierno. En sus primeros comentarios, Erdogan dijo que está considerando suspender o degradar las relaciones diplomáticas de Turquía con los Emiratos Árabes Unidos. “Le di una orden al ministro de Relaciones Exteriores. Dije que podíamos suspender las relaciones diplomáticas con la administración de Abu Dhabi o retirar a nuestro embajador ”, dijo Erdogan.

Basta decir que Turquía y Qatar verán la unión estratégica entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos como un desafío de seguridad. Para Turquía, Qatar e Irán, esto se convierte en un regalo del cielo que les da la oportunidad de tomar el centro del escenario como campeones de la resistencia palestina.

Una declaración enérgica del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo: "La historia y la conciencia de los pueblos de la región no olvidarán y nunca perdonarán este comportamiento hipócrita de los Emiratos Árabes Unidos, traicionando la causa palestina por el bien de sus estrechos intereses".

La declaración agregó: “Es extremadamente preocupante que los EAU, con una acción unilateral, intenten acabar con el Plan de Paz Árabe [2002] desarrollado por la Liga Árabe. No es en lo más mínimo creíble que esta declaración de tres vías deba presentarse como un apoyo a la causa palestina ".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán ha calificado la medida de los EAU como una "locura estratégica". La declaración en Teherán dijo que "la daga que apuñaló tanto a la nación palestina como a los pueblos musulmanes por la espalda será contraproducente y fortalecerá aún más el Eje de Resistencia al mejorar la unidad y la solidaridad contra el régimen sionista y los gobiernos reaccionarios en la región".

A fin de cuentas, queda por ver hasta qué punto Israel puede reemplazar a Estados Unidos como proveedor de seguridad para los regímenes árabes autoritarios del Golfo Pérsico. Los estados del petrodólar están acostumbrados a subcontratar su seguridad nacional. Y la capacidad de Israel para proporcionar inteligencia y su experiencia para sofocar la disidencia tendría gran relevancia para los jeques.

Para Israel, los estados del CCG pueden ser un mercado atractivo. Existe un amplio margen para la expansión de las relaciones comerciales y económicas. La industria de alta tecnología de Israel puede aprovechar oportunidades en inversiones, exportaciones de proyectos e incluso ventas de armas. Pero cómo consideraría la opinión pública árabe la presencia israelí que se avecina sigue siendo una cuestión abierta.  Es demasiado esperar que Israel enmiende sus métodos violentos para doblegar y romper la moral palestina, construir asentamientos ilegales, mantener un régimen de apartheid y atacar a los defensores de los derechos humanos. Curiosamente, varias organizaciones judías estadounidenses de izquierda y liberales han rechazado el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos para normalizar las relaciones, diciendo que "no es nada para celebrar".

Han descartado este acuerdo como la última táctica de Trump y Netanyahu, ayudada e instigada por los Emiratos Árabes Unidos, y como nada más que teatro y una mera distracción de la "pandemia, la crisis económica, los disturbios civiles y el apoyo cada vez mayor del público en los EE. UU. E Israel".

De hecho, hay algo de mérito en tal crítica. El punto es que tanto Trump como Netanyahu están en serios problemas políticos, cada uno a su manera, y están desesperados por hacer alarde de historias de éxito. Pero la parte intrigante es lo que el jeque Zayed obtiene de todo esto en términos políticos en el Medio Oriente musulmán.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3076443

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License