CEPRID

Reconociendo el derecho de los palestinos a rendirse

Lunes 16 de agosto de 2021 por CEPRID

Joseph Massad

Middle East Eye

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Uno de los elementos excepcionales y clave en el juego diplomático que Israel  ha desplegado desde su establecimiento en 1948 ha sido su negativa a reconocer el derecho del pueblo palestino a representarse a sí mismo.

Mientras que Israel, en palabras de Golda Meir, insistió en que "el pueblo palestino no existe" bien durante los años setenta y ochenta, la comunidad internacional, especialmente las Naciones Unidas y los países anteriormente colonizados de todo el mundo, llegó a reconocer a la Organización de Liberación de Palestina (OLP) como su único y legítimo representante a mediados de la década de 1970.

Esencialmente, lo que Israel, y los Estados Unidos detrás de él, exigieron era que para que los representantes de los palestinos obtuvieran legitimidad por parte del Occidente colonial y la colonia de colonos israelíes tendrían que entregar por completo todos sus derechos indígenas nacionales a sus colonizadores judíos.

Un representante legítimo

El tardío reconocimiento de Israel de que efectivamente existía un pueblo palestino fue seguido rápidamente por dos condiciones principales que estableció para reconocer la legitimidad de sus representantes, a saber, que la OLP aceptara la legitimidad de Israel como una colonia de colonos judíos construida en las tierras robadas de los palestinos, cuyo robo los palestinos deben reconocer como legítimo, y que los palestinos cesen y desistan de cualquier resistencia, especialmente militar, al colonialismo de colonos israelíes. De lo contrario, los representantes de los palestinos serían considerados "terroristas" no aptos para ninguna negociación con su opresor colonial. Fueron necesarios representantes de los palestinos desde 1948 hasta 1993 para aceptar las condiciones israelíes y rendirse, cuando la OLP firmó los acuerdos de Oslo  y finalmente fue reconocida por Israel como el "representante legítimo" del pueblo palestino.

Una vez que la OLP entregó todos los derechos indígenas nacionales reconocidos internacionalmente del pueblo palestino en Oslo, las negociaciones que Israel acordó llevar a cabo con ella fueron esencialmente sobre la naturaleza y los mecanismos de la ocupación israelí continua en menos de un tercio de los palestinos (en Cisjordania y Gaza).

Israel prohibió cualquier negociación sobre su dominio y la opresión del resto, ya sean refugiados en el exilio o la minoría oprimida sujeta a un  régimen de apartheid dentro de Israel. Casi tres décadas de negociaciones después, Israel decidió que la naturaleza de su dominio colonial de colonos sobre todos los palestinos después de Oslo debería permanecer como era antes, si no intensificarse aún más. Luego, Israel tomó medidas para garantizar que el movimiento de resistencia palestino, Hamas, fuera etiquetado como una organización terrorista en Europa y América del Norte, como lo había hecho con la OLP hasta 1991 , a menos que Hamas siguiera los pasos de la OLP y se rindiera aceptando la legitimidad. del colonialismo de colonos israelíes en Palestina, y renunciar a toda resistencia.

Pero, ¿era esta una estrategia colonial nueva o antigua? ¿De dónde vino la prolongada negativa de Israel a reconocer al pueblo palestino y la legitimidad de sus representantes a menos que se rindieran y aceptaran como legítimo el despojo del colonialismo de colonos judíos?

Precedente colonial

Al igual que con todas las demás medidas que utilizan los israelíes para someter al pueblo palestino, nunca han innovado estrategias, sino más bien plagiado los precedentes coloniales europeos bien establecidos. De hecho, las condiciones que estableció Israel para reconocer la legitimidad de los representantes de los palestinos fueron las condiciones estándar establecidas por los gobernantes coloniales británicos después de que Gran Bretaña conquistó Palestina entre diciembre de 1917 y septiembre de 1918.

Los palestinos habían establecido innumerables organizaciones para resistir la ocupación británica y el patrocinio del colonialismo de colonos judíos; las más prominentes fueron las ramas de las Asociaciones Musulmán-Cristianas (AMC) en todo el país, y la primera se formó en Jaffa.

En noviembre de 1918, la AMC de Jaffa presentó un memorando al general de brigada Sir Gilbert Clayton, director político y responsable de la formulación de políticas de la administración militar británica, afirmando el carácter árabe de Palestina ("nuestra patria árabe, Palestina") y objetando la Declaración Balfour de 1917 sobre la Política del Hogar Nacional Judío.

Esto fue especialmente importante, ya que los colonos judíos, bajo el patrocinio de la Organización Sionista (ahora la Organización Sionista Mundial), organizaron un desfile el 2 de noviembre, el primer aniversario de la Declaración Balfour, para celebrar el éxito de su proyecto colonial.  La AMC convocó el primer Congreso Nacional Palestino en Jerusalén a principios de 1919 y pidió la liberación de Palestina y de toda Siria. El propósito principal del Congreso era la oposición a la colonización de colonos judíos. Citando los principios wilsonianos de autodeterminación, el Congreso envió una delegación a la Conferencia de Paz de París para cumplir sus demandas.

En julio de 1920, el mismo mes en que Francia conquistó Siria y puso fin a su independencia, los británicos reemplazaron su gobierno militar en Palestina por uno civil, y nombraron al político británico sionista Herbert Samuel como el primer Alto Comisionado de su nueva adquisición colonial.

Un tercer Congreso Nacional se reunió en Jaffa en diciembre de 1920 y pidió la "independencia" de Palestina. El Congreso eligió un comité, el Ejecutivo Árabe Palestino, para representarlo ante el gobierno británico e internacionalmente. El Alto Comisionado Samuel respondió a la demanda de independencia del Congreso subrayando que los participantes no representaban al pueblo palestino.

La Liga de las Naciones también se negó a otorgarles legitimidad, ya que también estaba comprometida con el proyecto del movimiento sionista de colonización judía de Palestina. El documento del Mandato de la Liga de 1922 no mencionó ni una sola vez al pueblo palestino, que constituía la mayoría de la población en ese momento, y dedicó un tercio de los artículos del Mandato a cuestiones relacionadas con la colonización judía y los colonos judíos, que constituían menos del 10 por ciento de la población.

Cuando las Asociaciones Musulmán-Cristianas designaron una delegación para viajar a Europa en 1921, el secretario colonial británico le escribió a Samuel para decirle que la delegación debería ser consciente de que: "la reforma administrativa sólo puede proceder sobre la base de la aceptación de la política de creación de un Hogar Nacional para los Judíos, que sigue siendo un artículo cardinal de la política británica". Añadió que "no se permitirá que los órganos representativos que se establezcan interfieran con las medidas (es decir, inmigración, etc.) diseñadas para dar efecto a [el] principio de un Hogar Nacional o para desafiar este principio".

Cuando los británicos se ofrecieron a establecer un consejo legislativo para Palestina en 1922, insistieron en que los candidatos y los partidos tendrían que reconocer la legitimidad del Mandato colonial británico y su proyecto colonial de colonos sionistas. Los palestinos se negaron. El quinto Congreso palestino, convocado en 1922, lanzó una campaña para boicotear las elecciones.

El sexto Congreso, en junio de 1923, se reunió después de que la Sociedad de Naciones concediera el Mandato a los británicos y destacó la falta de cooperación. En última instancia, los británicos se negaron a reconocer a cualquier asociación representativa palestina que no aceptara la legitimidad del Mandato británico sobre Palestina y su compromiso con la colonización judía del país.

Como ninguno aceptó estas condiciones, los británicos negaron a los palestinos y a sus organizaciones el reconocimiento nacional durante sus tres décadas de gobierno.

Transformación drástica

Cuando los sionistas conquistaron Palestina y establecieron Israel en 1948, ya tenían una estrategia efectiva que habían seguido los británicos y la Liga de Naciones para negar a los palestinos el reconocimiento nacional.

Por lo tanto, fue una transformación drástica cuando la ONU, la sucesora de la Liga de Naciones, reconoció a la OLP en 1974, más de medio siglo después de que la Liga patrocinara la colonización judía de su país y negara el reconocimiento al pueblo palestino.

Tras los acuerdos de Oslo, la OLP, que estableció la Autoridad Palestina , perdió gran parte de su legitimidad, ya que se convirtió en colaboradora de la ocupación y entregó los derechos nacionales de los palestinos. Con el ascenso de Hamas en diciembre de 1987 y su creciente legitimidad entre los palestinos, los israelíes comenzaron a seguir la misma vieja fórmula colonial británica que habían seguido con la OLP, un esfuerzo que se intensificó internacionalmente en la década de 1990, luego de la rendición de Oslo.

Como resultado de los esfuerzos israelíes, en las últimas tres décadas los Estados Unidos (octubre de 1997) y la Unión Europea (diciembre de 2001) designaron a Hamas como una organización "terrorista" y rechazaron cualquier compromiso diplomático con ella a menos que "reconozca" a Israel y "renuncie a la "resistencia armada al colonialismo de colonos israelíes". Tras la aplastante victoria de Hamas en las elecciones legislativas palestinas de 2006, el llamado Cuarteto de diplomáticos de Estados Unidos, la UE, Rusia y la ONU impuso condiciones similares a cualquier gobierno de la Autoridad Palestina que pudiera formarse.

Estas no son condiciones novedosas que Occidente ha establecido antes de aceptar involucrar a los líderes de los nativos colonizados de Palestina.

En 2018, una resolución patrocinada por Estados Unidos para condenar a Hamas fue derrotada en la Asamblea General de la ONU, aunque los asiduos esfuerzos de Estados Unidos pudieron reunir a 87 países para que lo apoyaran. Hamas presentó una impugnación legal en 2010 a la designación de la UE, un caso que ganó en 2014 cuando el Tribunal General de la UE falló a su favor. La UE apeló la decisión en 2015.

Se produjeron más sentencias judiciales en 2017 y 2019, que mantuvieron a Hamas en la lista de terroristas designados. Sin embargo, en septiembre de 2019, un Tribunal Europeo inferior en Luxemburgo revocó esas decisiones y eliminó a Hamas de la lista, lo que llevó al Tribunal de Justicia Europeo a eliminarlo también. No obstante, dado que la decisión del tribunal de la UE es una "opinión" legal, no es vinculante para la UE, que sigue considerando a Hamas "terrorista". Los esfuerzos legales de Hamas fracasaron. Sin embargo, en mayo pasado, la UE envió señales de su voluntad de abrir canales diplomáticos con Hamas, siempre que este último cumpliera sus condiciones de reconocer a Israel y la rendición de 1993 de la OLP en Oslo.

Derechos indígenas

El esfuerzo por deslegitimar a Hamas se volvió más urgente después del desempeño militar de la organización de resistencia en mayo pasado, cuando tomó represalias contra el ataque colonial en curso de Israel. En respuesta, las organizaciones judías suizas lanzaron una campaña para que el gobierno suizo incluyera a Hamas como "terrorista".

El Ministerio de Relaciones Exteriores suizo se negó a hacerlo, al tiempo que enfatizó que "condena el hecho de que Hamas niega el derecho de Israel a existir y define la lucha armada como un medio legítimo de resistencia". También el mes pasado, el parlamento alemán llegó a prohibir la bandera de Hamas. En cuanto al Reino Unido, patrocinador desde hace mucho tiempo del colonialismo de colonos en Palestina, había designado al ala militar de Hamas, pero no a su ala política, como "terrorista" en marzo de 2001.

Mientras tanto, el Cuarteto enfrentó la posibilidad de otra victoria de Hamas en las elecciones canceladas que se suponía que tendrían lugar este año, y  reafirmó sus propias condiciones para reconocer a un gobierno palestino, a saber, que "el futuro gobierno palestino debe comprometerse con violencia, reconocimiento de Israel y aceptación de acuerdos y obligaciones anteriores ".

Liderazgo palestino

Lo que ha demostrado claramente la historia de la negativa británica, estadounidense, europea e israelí a reconocer los derechos nacionales e indígenas del pueblo palestino a su propio país, y su derecho a defenderse contra el colonialismo de colonos sionistas, es que los palestinos solo serían reconocidos como pueblo tras la renuncia a todos sus derechos indígenas nacionales.

Una vez que se rindan y acepten el derecho de Israel a colonizarlos y robar su país, y una vez que renuncien a resistir el colonialismo de los colonos, Occidente concedería a los palestinos una comprensión hipócrita de una versión "ligera" de los derechos "humanos", que el propio Israel, sin embargo, seguiría negando.

El liderazgo palestino se negó a rendirse a Gran Bretaña e Israel desde 1918 hasta 1993. Desde su rendición, la OLP y la Autoridad Palestina han llegado a simbolizar nada menos que un régimen de colaboracionismo.

Con la pérdida final de la escasa legitimidad de la Autoridad Palestina durante los ataques israelíes contra todos los palestinos en mayo, Israel, Occidente y sus aliados árabes comenzaron a preocuparse por el aumento astronómico de la popularidad de Hamas entre los palestinos y en todo el mundo árabe, lo que provocó una mayor presión para deslegitimar aún más la organización a nivel internacional en un esfuerzo por forzar una rendición al estilo de la OLP.

Los líderes de Hamas, especialmente sus comandantes militares, saben muy bien que la aceptación de los términos coloniales de Israel y Occidente es perjudicial para los derechos nacionales palestinos y para la lucha nacional palestina centenaria.

Lo que Israel y sus aliados árabes y occidentales se niegan a reconocer, sin embargo, es que no importa cuántos líderes palestinos hayan cooptado para rendirse desde principios de la década de 1920, sus esfuerzos siempre han fracasado para poner fin a la lucha anticolonial palestina. Tampoco hay indicios de que tengan éxito en el futuro.

Joseph Massad es profesor de política árabe moderna e historia intelectual en la Universidad de Columbia en Nueva York. Es autor de numerosos libros y artículos académicos y periodísticos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3311876

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License