CEPRID

Nepal: Crisis permanente en la cima del mundo (II)

Viernes 22 de mayo de 2009 por CEPRID

Jon Juanma

CEPRID

La Guerra Civil o la “Guerra del Pueblo”

“La política es una guerra sin efusión de sangre, y la guerra, una política con efusión de sangre.” Mao Tse-Tung 28

El 13 de febrero de 1996 el Partido Comunista de Nepal (maoísta y clandestino por aquel entonces, a partir de ahora PCN(m)) junto a Unión de Frente Popular (maoístas legales) lanzaron la "Guerra del Pueblo", una insurgencia armada con la meta declarada de derrocar al estado monárquico existente y establecer una república comunista, o una "democracia popular" maoísta.

El bajísimo nivel de democracia permitido por la monarquía feudal-capitalista nepalesa que impedía articular la voluntad pacífica de cambio de una gran parte de su sociedad, hizo que toda esa frustración fuese articulada y sistematizada por los maoístas que llevaron hasta la desconexión insurgente a una parte del pueblo nepalés que decidió irse a las montañas, para desde allí, intentar cambiar con las armas lo que la superestructura política impedía mediante la democracia amañada (sistemas electorales no proporcionales, injerencias del rey por sobre la voluntad popular, etc) La lucha de clases ejercida por las clases altas feudales y capitalistas nepalesas de un modo continuo y estructural contra los de abajo a lo largo de cientos de años, fue respondida esta vez de un modo directo y violento por las lucha de clases de los de abajo hacia los de arriba.

Los rebeldes fueron financiándose por medio del robo de bancos, la extorsión a capitalistas y terratenientes junto al apoyo de los campesinos. La guerrilla fue avanzando gracias al creciente descontento del pueblo contra el gobierno y sus instituciones. Los guerrilleros maoístas venían a ocupar flacos que el Estado dejaba en las vidas de los nepaleses pobres que se concentraban en las zonas rurales, como la educación (cada vez más en manos privadas debido a las purgas de profesores izquierdistas por parte del gobierno y el bajo financiamiento de las mismas) y la seguridad. Muchos nepaleses del medio rural preferían la seguridad maoísta a la “oficial” monárquica, como sus policias que frecuentemente completaban sus paupérrimos sueldos mediante la extorsión directa a la población comportándose como una auténtica mafia. Si bien en Katmandú la situación era diferente, ya que apenas tenía un 5% de su población bajo el umbral de la pobreza cuando en el resto del país la proporción ascendía a 40% 29 y la guerrilla no tenía la presencia que sí mantenía en el campo y algunas ciudades pequeñas. Esta falta de presencia guerrillera en las ciudades hasta los últimos años del enfrentamiento armado podría obedecer también, como dice Tortosa, al menosprecio que el marxismo mayoritario ha tenido del lumpenproletariado como agente revolucionario de cambio (Tortosa, 2001:102) sobre todo en un país como Nepal donde el desempleo alcanzaba a más del 40% de la población (CIA, 2009) y donde por tanto, la economía sumergida tiene una importancia tan grande. En este sentido, les hubiera venido bien leer un poco de las teorías del norteamericano Huey P. Newton (también influenciado por el maoísmo), princpial teórico de los Panteras Negras, que defendió el papel revolucionario del lumpen, en especial en los países empobrecidos por el imperialismo (NEWTON, Huey P.: To die for the people, New York, Writers and Readers, 1999 (1972)).

De todos modos, poco a poco, los motivos y fines de la lucha del ELN iban calando en la población urbana a medida que el gobierno monárquico se hacía cada vez más autoritario y por tanto, impopular.

En este sentido, en 2001, en el interior del Palacio Real, ocurrió otro hecho de importancia capital: el príncipe heredero Dipendra mató al rey Birendra y a ocho miembros de su familia, después de lo cual acabó con su propia vida. Todo, “supuestamente”, por razones de índole sentimental 30 . Evidentemente esto fue un nuevo golpe para la imagen de la monarquía entre la población nepalesa. El nuevo rey Gyanendra, hermano del rey asesinado, a ojos de muchos nepaleses estaba detrás de la masacre. Gyanendra tenía una baja popularidad en la población por su perfil claramente reaccionario. No tardó poco en confirmarlo declarando el estado de emergencia por tres meses y, posteriormente en 2002 destituyó al Primer Ministro y a todo el gobierno, 31 asumiendo él mismo todos los poderes gubernamentales (lo cual sólo fue un paso más en la escalada progresiva que ya se venía dando entre la lucha de fuerzas, dentro del gobierno, entre moderados demócratas y los absolutistas que controlaban todas las fuerzas que aseguraban el monopolio de la violencia estatal: policias y ejército junto a otros grupos paramilitares afines que luchaban contra la guerrilla comunista). Con estas medidas, la oposición al Rey aumentó, tanto en las ciudades como en el medio rural, en esos momentos controlado casi en su totalidad por la insurgencia.

En cuanto a la zona gestionada por la guerrilla, en los “gobiernos populares”, los maoístas habían establecido comunas parecidas a las que realizó el gobierno de Mao Tse-Tung en China. 32 Además, siguiendo las teorías de éste, apostaban por hacerse con el control de las zonas rurales para luego atacar los centros urbanos. En estas zonas los objetivos políticos marcados fueron acabar con la explotación de cuatro caras: la de clase (ejercida por los señores feudales), la de casta (sufrida por los dalits o intocables), la de género (por las mujeres) y la geográfica (que la capital Katmandú practicaba con los distritos más pobres y olvidados) del país. 33

Ciertamente hondo fue el cambio que experimentó la mujer allí donde los maoístas controlaron el territorio. Antes de su llegada, éstas debían aceptar por marido al hombre que hubiesen elegido sus padres, no podían divorciarse (sí los hombres) y las viudas no podían volver a casarse ni poseer tierras, entre otras formas de sumisión de género. En las zonas guerrilleras las tierras se concedieron tanto a hombres como a mujeres y las anteriores prácticas machistas fueron abolidas. Para darse cuenta de la situación de la mujer en Nepal basta decir que hasta hace bien poco era uno de los tres países del mundo en el que la esperanza de vida era inferior a la del hombre, junto con Zimbawe y Níger (Watkins, 2008:400/402). 34

Los acuerdos de Paz y el papel de la ONU

“La concordia aumenta las fortunas pequeñas. La discordia arruina las más grandes” Agripa 35

“El orden conduce a todas las virtudes, pero, ¿qué conduce al orden?” Lichtenberg 36

En el 2001, en plena “Guerra del Pueblo” y ante el aumento de las zonas controladas por los maoístas, el gobierno propuso una tregua y una negociación para alcanzar la paz. Antes de las rondas, los guerrilleros liberaron a 31 policías secuestrados y el gobierno hizo lo mismo con 30 líderes maoístas, a la par que publicó el nombre de 273 guerrilleros que continuaban en prisión. 37 En el primer encuentro, las dos partes se comprometieron a frenar las ofensivas. El segundo fracasó ante la negativa del Gobierno de aceptar las peticiones maoístas de abolir la monarquía, establecer un gobierno interino republicano y convocar elecciones para una Asamblea Constituyente.

Durante el 2002, ante el recrudecimiento de las ofensivas maoístas, el Primer Ministro Deuba (ala derecha del PCN) prolongó en connivencia con el rey, el estado de emergencia, aprobó diversas leyes anti-terroristas, congeló las cuentas de todo simpatizante maoísta y toda organización filo-maoísta, además de recabar apoyos contra los rebeldes en EUA y Reino Unido mediante entrevistas con George Bush y Tony Blair. 38 Además se llegó a un acuerdo con el Primer Ministro de la India que ilegalizó diversas asociaciones de nepaleses que, desde el país vecino, ayudaban a financiar a la guerrilla. Este mismo año, el gobierno rechazó una propuesta de tregua de parte de Prachanda (seudónimo del líder de los guerrilleros que vendría a significar en castellano “El Fiero”, de verdadero nombre Pushpa Kamal Dahal, a la sazón actual Primer Ministro de la República).

En 2003 murió asesinado el Jefe de la Policía y tres días después, gobierno y guerrilleros acordaron un inmediato alto en fuego y la reanudación de las conversaciones para llegar a un acuerdo de paz. Durante 2004 y 2005 el nuevo rey profundizó sus poderes absolutos ante el rechazo de la comunidad internacional incluida la timorata UE, EEUU y otras potencias que “exigían” al monarca la restauración de la monarquía parlamentaria. 39

En 2006 la oposición legal e ilegal (maoístas) lanzaron una huelga general contra el gobierno que duró 3 semanas y que obligó al monarca a restablecer el parlamentarismo. A su vez, el rey Gyanendra tuvo que permitir la aprobación de diversas medidas de carácter democrático como la proclamación de un Estado laico y la supresión del Consejo Real (que tutelaba los ministerios). Poco después, la guerrilla y el Primer Ministro (de nuevo el reformista Koirala del PCN) hicieron público un acuerdo de paz, negociado durante meses. Prachanda, líder maoísta, dijo:

“La guerra ha terminado y la paz ha comenzado (…) (ello significa) la victoria de todos los nepaleses sobre las fuerzas reaccionarias que querían mantener a Nepal en el pasado” .40

El 16 de diciembre, los partidos políticos de Nepal y los rebeldes maoístas acordaron una constitución interina, según la cual el rey dejaba de ser el Jefe de Estado. Este nuevo texto servirá de marco para las elecciones que darían como resultado una Asamblea Constituyente. La nueva constitución (tal como acordaron rebeldes y gobierno) entró en vigor cuando el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el 24 de enero de 2007 por unanimidad el establecimiento de una misión en Nepal. Las fuerzas de la ONU tendrían por objeto durante los 12 meses siguientes (prorrogables a petición del gobierno nepalés), el desarme de las fuerzas gubernamentales y guerrilleras . La guerrilla maoísta completó el 20 de febrero la entrega de armas, que quedaron en depósitos vigilados por la ONU, según lo previsto en el acuerdo de paz de noviembre de 2006. No obstante, éste preveía que los ex-guerrilleros pudieran conservar algunas armas para proteger a sus líderes y garantizar la seguridad de los siete acantonamientos que se realizaron para tal efecto.41

Durante los siguiente meses, el centrista Partido del Congreso Nepalés decidió romper con la monarquía, que cada vez tenía menos apoyos en la población y apostar, en cambio, por la futura construcción de una República nepalesa. El PCN tenía su base de apoyos en las clases altas (ilustradas) y medias pero era financiado por las élites (nepalesas y extranjeras) para mantener los cambios dentro de un orden “admisible”. Entendieron que el monarca era “caballo perdedor” y alinearse tozuda y acríticamente con él hubiera sido ponerles las cosas demasiado fáciles a los maoístas y dejarles vía libre para su proyecto revolucionario. La máxima de este sector inteligente de las clases dirigentes fue la misma que llevó, en mi opinión, al sector reformista de la transición española a enarbolar como consigna el “que todo cambie para que nada cambie”; o sea, si no puedes con el enemigo (los maoístas), únete a él y “suavízalo” o ponle las cosas muy difíciles pero por otros medios. La monarquía jamás hubiera accedido a negociar la paz si no fuera por el continuo, aunque intermitente, avance guerrillero por el país, junto al creciente descontento popular urbano ante los excesos autoritarios del gobierno. En referencia ala cita de Mao con la que abría este capítulo, la élite interesada en que nada vital cambiase en Nepal , entendió que ahora la guerra se llevaría a cabo por cauces políticos ya que la política con “efusión de sangre” no les estaba dando buenos resultados (avance guerrillero, presión internacional, etc). Y desde luego para las élites la Corona ya no era vital. Como en toda monarquía capitalista o en camino hacia el capitalismo, el Rey es útil como espantapájaros, como un alfil o un caballo que se puede sacrificar para proteger a la Reina en el ajedrez (la que manda, llamémosla capital o poder en última instancia). El espantapájaros se creyó de verdad monarca absoluto. Y en estos tiempos de sistema- mundial capitalista altamente imbricado y globalizado, conexiones de internet y teléfonos móviles (que incluso en una sociedad tan pobre como la nepalesa se estaban implantando 42 ) la dominación más eficaz se ejerce desde la sombra, desde nuevos espantapájaros más difusos y reproducibles llamados “sociedades anónimas” y no desde uno tan visible, pomposo y soez como puede ser un rey que aún cree vivir en el medievo. 43 Y eso que el monarca nepalés, como “espantapájaros” y terrateniente, tuvo un poder muy significativo al controlar fielmente a gran parte del ejército. Pero a finales de 2007, en Nepal, no hacía falta proclamar la República para saber que Gyanendra tenía los días contados y ya estaba pensando a qué puerta llamar para asegurarse una buena jubilación. 44 Definitivamente, la perpetuación de la pobreza junto a la corrupción de los principales partidos y los privilegios de casta de las élites dirigentes, aristocráticas o no, habían derruido por completo la credibilidad del Estado monárquico.

Pero las fuerzas que sustentaban a la monarquía, prestos, se escudarían tras nuevos agentes para preservar sus intereses de clase, y con ello, poner en riesgo los objetivos pactados en el acuerdo de paz y la viabilidad misma de esta última. Lo veremos en los siguientes capítulos de un modo trasversal, en especial, lo retomaremos con mayor profundidad en el titulado “La paz como equilibrista” (página 34). Lo que ocurra con los 19.000 guerrilleros maoístas acantonados en los campos de la ONU será decisivo, si al final se integran en su totalidad en el ejército (como quieren los maoístas y estaba pactado en el acuerdo de paz) o pasan mayoritariamente a la policía (como quiere la derecha que presiona para conseguirlo).

Elecciones de 2008: Maoístas vencedores y fin de la monarquía

“Tiene poder aquel en quien la masa cree” Ernst Raupach 45

En enero de 2008 se decidió prorrogar la misión de la ONU para llegar a tiempo a las elecciones a la Asamblea Constituyente del 10 de abril. Los maoístas dieron la sorpresa (a la élite internacional y nepalesa) haciendo visible que eran la primera fuerza del país, obteniendo 229 de los 601 escaños de la Asamblea. El segundo partido en número de votos a mucha distancia fue el (ya derechista) Partido del Congreso Nepalés que obtuvo prácticamente la mitad de escaños: 115. Como tercera fuerza, muy cerca del PCN, quedó el PCN-UML, o sea los comunistas marxistas-leninistas que alcanzaron los 108 escaños (izquierda moderada, pese al nombre, como vengo repitiendo a lo largo de este trabajo). Más adelante quedó el Foro para los Derechos del Pueblo Madhesí (FDPM) con 54 escaños, el cual demanda la creación de una región autónoma madhesí y una reforma del sistema electoral actual que los infrarrepresenta. 46 Además, hay otros seis partidos comunistas pequeños que entre todos suman 33 escaños más en la Asamblea Nacional. Al otro extremo, en el ala más derechista cabe destacar el Partido Nacional Democrático (formado con la élite del sistema panchayat descrito en el capítulo de la historia de Nepal) con 9 escaños. Hay también una decena de partidos de todo signo con un máximo de dos escaños cada uno.

Por supuesto estamos hablando de escaños, que es la traducción del voto popular filtrado por el sistema electoral, como en todo país. Si hablamos del voto popular “en bruto” tenemos más de 6.300.000 votos de izquierda (desde el PCM-UML hasta los maoístas, pasando por los partidos marxistas más pequeños). Mientras que en el ala derecha contando desde el PCN que tiene (aún) unos pocos elementos social-demócratas y/o reformistas muy moderados, hasta el partido monárquico del PND junto con otras formaciones de derecha muy pequeñas con representación, sumamos un total de poco menos de 3.000.000 de votos. Por tanto, en voto popular la derecha no llegó a la mitad de votos de la izquierda. 47 La participación fue del 60% según la Comisión Electoral. 48

Para entender la fuerza que tiene en este país la izquierda no basta con explicar la situación socio-económica de pobreza, desigualdad y explotación de la mayoría del pueblo nepalés. Si las condiciones económicas por sí solas explicaran las reacciones políticas como si fuera un marxismo mecanicista vulgar, entonces, en muchos otros lugares del mundo existirían gobiernos de izquierda anti-capitalista y esto, desgraciadamente, no es así. Como afirma John Whelpton, el auge tan grande de la izquierda hay que encontrarlo también en el sustrato cultural del pueblo nepalés. Un pueblo solidario y hermanado que no acaba de aceptar la “ley de la selva” que impone el sistema capitalista. Un pueblo que, para referirse a los extranjeros, cuando son hombres, los llama dajyu (hermano mayor), y si son mujeres: bahini (joven hermana). Elementos progresistas y humanistas del hinduismo y el budismo también han servido de sustrato colectivista para aceptar las teorías socialistas de la izquierda. De hecho , a mitad de los setenta, se podía leer en una publicación comunista que el futuro del maoísmo era sintetizar el marxismo con el budismo (Whelpton, 2005:176).

Después de los resultados definitivos de las elecciones, el 28 de mayo, la Asamblea Constituyente proclamó en su primera sesión el fin de la monarquía, dando al rey 15 días para abandonar el Palacio Real (MAEC, 2009:28). Nepal quedó constituida como una República Federal Democrática 49 .

Notas:

28. Señor, Luís: Diccionario de citas, Madrid, Espasa, 2006. ISBN: 978-84-670-2374-9

29. Esta explotación del centro a la periferia era una de las denuncias constantes de los maoístas durante la guerrilla.

30. Para ver más sobre la trágica historia: http://www.elmundo.es/2001/06/03/mundo/1004632.html

31. (MAEC, 2009:22)

32. M. DÍEZ, Pablo: El paraíso comunista de Nepal, ABC, 5 de enero de 2009 http://www.abc.es/20090105/internacional-asia/paraiso-maoista-nepal-20090105.html

33. CRUZ, Alberto: La nueva etapa de Nepal, ¿reforma o revolución?, CEPRID, 14 de mayo de 2006 http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article488

34. La esperanza de vida según el PNUD para Nepal es de 62,9 años para las mujeres y 62,1 para los hombres (según datos de 2005 recogidos por el Informe de Desarrollo Humano de 2007/8). Según Alberto Cruz hasta hace poco era superior la de los hombres.

35. Agripa vivió entre el 63 y el 12 a.n.e, fue un general, geógrafo y político romano.

36. Liechtenberg fue un escritor y científico alemán que vivió desde 1742 a 1799. (Señor, 2006:426 y 623)

37. (MAEC, 2009:20/21)

38. (MAEC, 2009:22)

39. La Unión Europea pidió al Rey que restableciera la democracia pluripartidista y que retomara las conversaciones de paz. A las dos semanas los embajadores tanto de la UE, EUA como de India abandonaron Katmandú. (MAEC, 2009:24)

40. La noticia que da cuenta de ello en el diario La Crónica, 22 de noviembre de 2006: http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=272430

41. Este punto del acuerdo se puede leer en el punto 4.2 del acuerdo aquí traducido al inglés al completo: http://www.satp.org/satporgtp/countries/nepal/document/papers/peaceagreement.htm La guerrilla poco antes de los acuerdos de paz y el “apoyo” a la monarquía: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=30292

42. La llegada en los noventa de los medios privados, la telefonía móvil o la intensificación de la industria cinematográfica ha cambiado la cosmovisión de los nepaleses, en especial en las ciudades donde la influencia de la cultura (privada) global es mayor. (Whelpton, 2005:226)

43. EFE: El principal partido de Nepal anuncia respaldo a un sistema republicano, Público, 26 de septiembre de 2007 http://www.publico.es/agencias/efe/002394/principal/partido/nepal/anuncia/respaldo/sistema/republicano

44. El Rey Gyanendra no podrá quejarse, no se irá a trabajar como un nepalés más, no, ya que el gobierno le ha permitido irse a su residencia de verano: http://www.libertaddigital.com/mundo/el-ex-rey-de-nepal-gyanendra-abandona-el-palacio-real-tras-proclamarse-la-republica-1276332457/ En la negociación con el gobierno maoísta, en lugar de darle 400 soldados que pedía para que le custodiasen en su nueva vida de “nepalés normal”, el gobierno le permitió llevarse “sólo” 75. Con una fortuna valorada en cientos de millones de dólares, dice querer vivir una vida de “simple ciudadano” (sic) : http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=517805&idseccio_PK=1007

45. Ernst Raupach fue un dramaturgo alemán que vivió entre 1784 y 1852.

46. REDACCIÓN TELESUR: Partido Comunista de Nepal obtiene amplia mayoría en Asamblea Constituyente, Aporrea, 26 de abril de 2008 http://www.aporrea.org/internacionales/n113132.html y DEMOCRACY NOW, Maoist rebels win majory in Nepalese Assembly, Democracy Now, 16 de abril de 2008 http://www.democracynow.org/2008/4/16/maoist_rebels_win_majority_in_nepalese

47. Resultados de las elecciones en Nepal con el escrutinio ya completo: http://en.wikipedia.org/wiki/Elections_in_Nepal

48. EFE: La participación electoral en Nepal alcanza el 60 %, El País, 10 de abril de 2008 http://www.elpais.com/articulo/internacional/participacion/electoral/Nepal/alcanza/elpepuint/20080410elpepuint_16/Tes

49. Redacción BBC Mundo: Orden de desalojo para el Rey nepalí, BBC, 30 de mayo de 2008 http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7428000/7428242.stm y BBC Mundo, Nepal: Última noche en el palacio, BBC, 11 de junio de 2008, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7447000/7447474.stm

Jon Juanma es el pseudónimo artístico de Jon E. Illescas Martínez, artista plástico, analista político y teórico del socialismo.

Correo electrónico para cualquier duda o contacto:

jonjuanma@gmail.com

Para ver una parte de la obra plástica de Jon Juanma: http://jon-juanma.artelista.com/

Enlace al blog del autor: http://jonjuanma.blogspot.com/


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3185496

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Asia   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License