CEPRID

India.- Hay que romper las barreras y salir de nuestro acuario, para convertirnos en un río

Lunes 22 de febrero de 2021 por CEPRID

Arundathi Roy

Raiot

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Agradezco a los organizadores de Elgar Parishad 2021 el que me hayan invitado a hablar en esta reunión para recordar lo que habría sido el cumpleaños número 32 de Rohith Vemula y el aniversario de su victoria en la batalla de Bhima Koregaon en 1818. No lejos de aquí, las tropas de Mahar que lucharon en el ejército británico derrotaron al rey Peshwa Bajirao II, bajo el cual los Mahars y otras castas dalit fueron perseguidos y degradados ritualmente de formas difíciles de describir.

A través de esta plataforma, permítanme volver a conectarme con los otros oradores para expresar mi solidaridad con la protesta de los agricultores que pide la derogación inmediata de las tres leyes agrícolas que han caído sobre las cabezas de millones de agricultores y trabajadores rurales y los están aplastando. Estamos aquí para expresar nuestro dolor y rabia por todos los que murieron durante las protestas. La situación en los alrededores de Delhi, donde los campesinos llevan acampados pacíficamente durante dos meses, se está volviendo tensa y peligrosa. Se han utilizado todos los disturbios y provocaciones posibles para dividir y desacreditar al movimiento. Ahora, más que nunca, necesitamos apoyar a los agricultores.

También estamos aquí para pedir la liberación de decenas de prisioneros políticos, incluidos los conocidos como Bhima Koregaon Sixteen, encarcelados por cargos ridículos gracias a draconianas medidas antiterroristas. Muchos de ellos no son solo compañeros sino mis amigos, con los que reí, paseé y compartí el pan. Nadie, ni siquiera sus captores, probablemente crea que cometieron los crímenes absurdos de los que fueron acusados, como planear el asesinato del Primer Ministro o planear asesinatos. Todos saben que están en prisión por su honestidad intelectual y valentía moral, cosas que este régimen ve como amenazas reales. Para fingir que no existen pruebas, los documentos de la acusación contra algunos de ellos contienen decenas de miles de páginas. Un juez tardaría muchos años en leerlos todos, sin contar el hecho de decidir sobre esos actos.

Es tan difícil defenderse de las acusaciones falsas como despertar a una persona que finge dormir. En India hemos aprendido que confiar en soluciones legales es una propuesta arriesgada. En cualquier caso, ¿dónde y cuándo pusieron los tribunales un palo en la rueda del fascismo? En nuestro país las leyes se aplican de forma selectiva según la clase social, casta, etnia, religión, género y credo político. Entonces, mientras poetas y sacerdotes, estudiantes, activistas, maestros y abogados están en prisión, asesinos en masa, asesinos en serie, turbas de linchadores al aire libre, jueces deshonrosos, presentadores de televisión venenosos son ampliamente recompensados ​​y pueden aspirar a altos cargos. Incluso los más altos.

Nadie con la más mínima inteligencia puede dejar de ver el patrón de cómo el congreso de Bhima Koregaon en 2018, las protestas de 2020 contra AAC, y ahora las protestas campesinas están siendo desacreditadas y saboteadas por agentes provocadores exactamente de la misma manera. La inmunidad de la que disfrutan dice mucho sobre el apoyo que tienen del régimen actual. Podría mostrarles un patrón que se ha estado repitiendo durante décadas y lleva a estas personas al poder. A medida que se acercan las elecciones estatales, aguardamos con terror lo que le espera al pueblo de Bengala Occidental. Durante los últimos dos años, Elgar Parishad, tanto como evento como organización, ha sido vilipendiado y demonizado implacablemente por los medios de comunicación. Elgar Parishad: para demasiada gente común, estas dos palabras evocan una oscura camarilla de terroristas radicales, yihadistas, naxalitas urbanos, panteras dalit, que conspiran para destruir la India. En este clima de insultos, amenazas, terror y angustia, tan solo haber organizado este encuentro es en sí mismo un acto de coraje y desafío que merece ser honrado. Es necesario que la gente entre nosotros aquí en el escenario hable con la mayor sinceridad posible.

Hace unas tres semanas, el 6 de enero, mientras veíamos a una multitud extravagante asaltar el Capitolio de los EEUU con banderas, armas, horcas y crucifijos confederados, vestidos con pieles y cuernos, el pensamiento que cruzó por mi mente fue " Oh, Dios mío, en nuestro país estamos ya gobernados por el equivalente indio de estas personas. Tomaron nuestro parlamento. Ellos han ganado". Nuestras instituciones se rigen por ellos. Nuestros líderes se nos muestran con un atuendo diferente de pieles y cuernos todos los días. Nuestro elixir favorito es la orina de vaca. Están bien situados en su misión de destruir todas las instituciones democráticas de este país. Puede que Estados Unidos haya logrado aferrarse a algo parecido a la normalidad imperialista. Pero nosotros, en la India, somos arrastrados siglos hacia atrás, un pasado del que habíamos tratado de escapar con mucha fuerza.

No somos nosotros, no es este encuentro de Elgar Parished el que es radical o extremista. No somos nosotros los que actuamos ilegal o inconstitucionalmente, no somos nosotros los que hemos mirado para otro lado o alentado abiertamente las masacres en las que los musulmanes son exterminados por miles. No somos nosotros los que miramos con benevolencia cómo los dalit son azotados en las calles de las ciudades. No somos nosotros los que volvemos a las personas contra sí mismas, gobernando con odio y separatismo. Esto lo hacen aquellos que hemos elegido como nuestros gobernantes gracias a su máquina de propaganda que son los medios de comunicación.

Han pasado doscientos años desde la batalla de Bhima Koregaon, los británicos se han ido, pero permanece una forma de colonialismo que les precedió. Los peshwas se han ido, pero el brahmanismo peshwai no. No tengo que especificarlo para esta audiencia, pero lo hago para aquellos que quizás no lo sepan, es el término usado históricamente por el movimiento anti-casta para jaati-vyavastha. El sistema de castas. No se refiere solo a los brahmanes. El brahmanismo ha sido reestructurado y resurgió con un vocabulario que suena democrático y moderno y un manual para un sistema y programa de gestión de castas (no nuevo, pero revisado) que creó una amenaza existencial para los partidos liderados por Dalit-Bahujan que una vez dieron alguna esperanza. Ahora, el medio elegido por los brahmanes del siglo XXI es el RSS de extrema derecha controlado por los brahmanes, que después de un siglo de trabajo ininterrumpido, a través de su miembro más conocido, Narendra Modi, ha tomado el poder en Dehli.

La casta de los multimillonarios

Muchos, incluido el propio Karl Marx, creían que el capitalismo moderno destruiría o al menos superaría las castas en la India. ¿Lo hizo? En el mundo, el capitalismo se ha asegurado que la riqueza se concentre cada vez más en manos de menos personas. En India, las 63 personas más ricas tienen más dinero que el presupuesto indio destinado en los años 2018-2019 para 1.300 millones de personas. Un estudio reciente de Oxfam descubrió que en la India durante la pandemia de coronavirus, mientras cientos de millones de personas perdieron sus trabajos durante el cierre (170.000 personas han perdido sus trabajos cada hora desde abril de 2020), los multimillonarios indios han aumentado su riqueza en un 35%. Los cien más ricos entre ellos, llamémoslos la crema de la sociedad, han ganado lo suficiente para destinar, si quisieran, unas 100.000 rupias (unos 1.340 euros, NT) a cada uno de los 138 millones de indios más pobres.Un periódico de los del sistema subrayó la noticia de la siguiente manera: “el covid ha profundizado las desigualdades: riqueza, educación, género ”. La palabra que falta en el artículo y el informe es, por supuesto, casta.

La pregunta es la siguiente: esta clase de empresas, que posee puertos, minas, plantas de gas, refinerías, telecomunicaciones, tráfico de datos de alta velocidad y redes telefónicas, universidades, plantas petroquímicas, hoteles, hospitales, supermercados y canales de televisión ¿esta clase que virtualmente posee y controla India tiene una casta? En su mayor parte sí, en parte sí. Muchas de las empresas más grandes de la India son de propiedad familiar. Por nombrar algunos de los más grandes: Reliance Industries Ltd (Mukesh Ambani), Adani Group (Gautam Adani), Arcelor Mittal (Lakshmi Mittal), OPJindal Group (Savitri Devi Jindal), Birla Group (KM Birla). Se llaman a sí mismos vaishyas , la clase mercantil. Simplemente están haciendo lo que Dios les ordenó hacer: ganar dinero.

Los estudios empíricos sobre la propiedad de las empresas de comunicación y la casta de columnistas y periodistas de alto nivel revelan el control de las castas privilegiadas, en su mayoría brahmanes y bania, en la definición y difusión de noticias, tanto reales como falsas. Dalits, adivasis y cada vez más musulmanes están completamente ausentes de este panorama. La situación no es diferente en el sector judicial, el sector más alto de los funcionarios públicos, los servicios exteriores, el mundo de la contabilidad, los mejores lugares en educación, salud, editorial o cualquier esfera de gobierno. Entre ellos, la población de brahmanes y vaishyas es probablemente menos del diez por ciento de la población. Casta y capitalismo se han fusionado para crear un todo particularmente letal y peculiarmente indio.

El primer ministro Modi, tan implacable en sus ataques a las políticas dinásticas del partido del Congreso, está totalmente dedicado a apoyar y enriquecer estas dinastías corporativas. El sedán en el que se expone, para bien o para mal, se lleva a hombros de empresas de comunicación propiedad de familias de las dinastías Vaishya y Brahmin. Por nombrar solo algunos: Times of India, Hindustan Times, Indian Express, The Hindu, India Today, Dainik Bhaskar, Dainik Jagran . Reliance Industries tiene una participación accionariaL que le permite controlar 27 canales de televisión. Usé el verbo "exponer" porque Modi nunca ha hablado con la prensa en casi siete años como primer ministro. Ni una sola vez.

Mientras que nuestros datos son robados y nuestros iris escaneados, se ha colocado en un sistema opaco que permite al mundo empresarial devolver la lealtad inquebrantable que se les ha mostrado. En 2018, se introdujo un esquema de restricción electoral que permite donaciones anónimas a partidos políticos. Así que ahora tenemos una tubería real, institucionalizada y herméticamente sellada que hace circular dinero y poder entre las corporaciones y la élite política. No cabe duda de que el BJP es el partido más rico del mundo.

Por lo tanto, sin duda, si mientras tanto esta pequeña élite de casta y clase consolida sus posesiones en el país en nombre del pueblo, mientras que en nombre del nacionalismo hindú, el pueblo, incluidos sus electores, ha comenzado a ser amenazado como fuerzas enemigas, ser controlado, manipulado, desconcertado, atacado por invisibles y comandado con puño de hierro. Nos hemos convertido en una nación de anuncios de bloqueo y ordenanzas ilegales.

La desmonetarización rompió la parte posterior de la economía de la noche a la mañana. La derogación del art. 370 en Jammu y Cachemira dio como resultado que siete millones de personas fueran encerradas repentinamente durante meses bajo un asedio militar y digital, un crimen contra la humanidad perpetrado en nuestro nombre, y organizado para demostrarlo al mundo. Un año después, un pueblo insolente y obstinado continúa su lucha por la libertad incluso cuando todas las estructuras colectivas en Cachemira se han roto, decreto oficial por decreto oficial.

La Ley de Enmienda de Ciudadanía descaradamente antimusulmana y el Registro Nacional de Ciudadanos han dado lugar a meses de protestas encabezadas por mujeres musulmanas. Terminó con una masacre antimusulmana en el noreste de Delhi, iniciada por vigilantes y supervisada por la policía, de la que los musulmanes son responsables. Cientos de jóvenes, estudiantes y activistas musulmanes están en prisión, entre ellos Umer Khalid, Khalid Saifi, Sharjeel Imam, Meran Haider, Natasha Narwal y Devangana Kalita. Las protestas se describen como un complot yihadista islamista. Se nos dice que las mujeres que encabezaron la icónica sentada de Shaheen Bagh, la columna vertebral de los levantamientos en todo el país, son utilizadas como una "cobertura de género", y el público que clama por la Constitución, que sucedió en todas las protestas, ha sido relegado a la "cobertura secular". La interferencia es que todo lo que tiene que ver con los musulmanes es por defecto "yihadismo" (usado incorrectamente como eufemismo para el terrorismo) y cualquier cosa que contradiga esto son solo detalles. El policía que obligó a los musulmanes gravemente heridos a cantar el himno nacional, incluso mientras yacían apiñados en la calle, no fue identificado y se fue sin cargos. Posteriormente, uno de los heridos murió cuando un bastón de un policía patriótico le aplastó la garganta. Este mes, el ministro del Interior agradeció a la policía de Delhi por su manejo de los "disturbios".

Hoy, un año después de la masacre, mientras una comunidad perseguida se levanta nuevamente, el Bajrang Dal y el VHP anuncian los Rath Yatras y los desfiles de motocicletas como recaudación de fondos para Ram Mandir cerca de Ayodhia, en los mismos lugares donde tuvo lugar el pogromo.

Además, tuvimos un cierre repentino para 1.300 millones de personas en confinamiento solitario con un aviso de cuatro días. Millones de trabajadores urbanos obligados a caminar miles de kilómetros para regresar a sus hogares mientras son castigados y golpeados como delincuentes.

Cuando la pandemia alcanzó su punto máximo, en respuesta a los cambios en el estado del estado de Jammu-Kashmire, China ocupó varias áreas del territorio indio en Ladakh. Nuestro desafortunado gobierno se vio obligado a fingir que no sucedió. Ya sea que haya una guerra o no, nuestro crecimiento económico negativo apoyará una hemorragia de dinero para mantener a miles de tropas equipadas y siempre listas para el conflicto. En esas temperaturas heladas, muchos soldados morirán solo por el clima.

A la cabeza de la lista de atrocidades cometidas, ahora tenemos tres contratos de cadena de suministro agrícola que dejarán la agricultura india en manos de las corporaciones y rechazarán descaradamente los llamamientos de los agricultores, sin importarles sus derechos constitucionales.

Es ver cómo se desmonta un coche pieza a pieza, se destruye el motor, se quitan las ruedas, se arranca la tapicería, se destroza el esqueleto dejado al borde de la carretera, mientras que los otros autos, conducidos por personas que no usan pieles ni cuernos, siguen funcionando.

Ira y disturbios

Por eso necesitamos desesperadamente este nombramiento, que es una expresión colectiva, coordinada y escandalosa de nuestra ira: contra el brahmanismo, contra el capitalismo, contra la islamofobia y contra el Patriarcado. El patriarcado, la base de todo esto, porque si los hombres no controlan o no pueden controlar a las mujeres, entonces ya no controlan nada.

Mientras nos golpea la pandemia, mientras los agricultores están de camino, los estados, gobernados por el BJP, recurren a ordenanzas contra las conversiones religiosas. Quiero detenerme en este punto, porque es un compendio de información útil para comprender las ansiedades del régimen sobre casta, masculinidad, musulmanes y cristianos, amor, mujeres, demografía e historia. La prohibición de la UP conocida como Prohibición de Conversión Ilegal - ordenanza de 2020 - llamada por la mayoría de las ordenanzas contra el "Love Jehad" , ha estado en vigor por poco más de un mes. Sin embargo, ya hemos visto cancelaciones de matrimonios, familias que ahora deben defenderse de las demandas, decenas de jóvenes musulmanes en prisión. Ahora, además de ser linchados por carne que no comieron, vacas que no mataron, crímenes que no cometieron, además de ser encarcelados por bromas que no hicieron (creo que el caso del joven actor Munawer Faruqui), los musulmanes ahora pueden ser encarcelados por enamorarse y luego casarse.

Al leer esta ordenanza, me gustaría hacer algunas preguntas fundamentales, en primer lugar, ¿cómo define usted "religión"? ¿Puede alguien que haya persuadido a un hombre de fe para que se convierta en ateo ser realmente castigado por la ley? La ordenanza de la UP de 2020 interviene "para prohibir las conversiones ilegales de una religión a otra en una representación falsa, fuerza, manipulación, coerción, fascinación o cualquier otro medio fraudulento o por medio del matrimonio…" La definición de fascinación incluye obsequios, gratificaciones, educación gratuita en las escuelas y la promesa de un mejor estilo de vida (que describe con dureza el comercio habitual en casi todos los matrimonios en la India).

El acusado (la persona que indujo la conversión) enfrenta penas de prisión de entre uno y cinco años. Y los imputados de este delito pueden extenderse a cualquier miembro de la familia, incluso a los parientes más lejanos. La carga de la prueba corre a cargo del acusado. La "víctima" puede ser indemnizada hasta con 500.000 rupias (unos 5.700 euros, NT) en opinión del tribunal, a cargo del acusado. Solo puedes imaginar las infinitas posibilidades de extorsión y chantaje que pueden surgir. Y ahora vayamos a la mejor parte: si la persona convertida es menor de edad o mujer o pertenece a un elenco que disfruta del estatus de " Casta Programada " o " Tribu Programada ", el castigo para el "convertidor" es doble: desde de dos a diez años de prisión. En otras palabras, esta ordenanza otorga a las mujeres, los adivasis, los dalits el mismo estatus que los menores. Esto nos hace iguales a los niños: no se nos considera adultos responsables de nuestras acciones. A los ojos del gobierno de la UP, solo la casta privilegiada de varones hindúes es verdaderamente válida.

No nos sorprende entonces que el presidente del colegio de justicia de la India se pregunte por qué las mujeres (que son mucho más que la columna vertebral de la agricultura india) han sido "llevadas" a las protestas de los agricultores. Y el gobierno de Madhya Pradesh, con esto en mente, ha propuesto que las mujeres trabajadoras que no viven con sus familias sean registradas por la policía y monitoreadas por su seguridad.

Si la Madre Teresa estuviera viva, seguramente estaría en la cárcel debido a esta Ordenanza. Creo que le daría diez años y toda una vida de deuda por todas las personas que convirtió al cristianismo. Este podría ser el destino de todos los sacerdotes cristianos de la India.

Nuevamente, ¿qué podemos decirle a la persona que dijo: “Como tenemos la desgracia de llamarnos hindúes, nos tratan así. Si fuéramos miembros de otra fe, nadie se atrevería a tratarnos de esta manera. Elija cualquier religión que le dé el mismo trato y estatus. Deberíamos encontrar una solución a todos nuestros errores ahora". Estas fueron las palabras, muchos de ustedes lo sabrán, de Babashaeb Ambedkar. Un claro llamado a la conversión masiva que prometa mejores condiciones de vida. Según esta ordenanza, en la que una conversión masiva se define como tal cuando "dos o más personas se convierten", convertiría a Ambedkar en un criminal muy peligroso. También Mahatma Phule probablemente sería procesado por sus palabras: “Los musulmanes, al destruir las imágenes de piedra tallada de Arya Bhats, hicieron musulmanes a los Shudras y Ati-Shudras, incluyéndolos en la religión musulmana. No solo eso, sino que organizaron matrimonios mixtos con ellos y establecieron que tenían los mismos derechos”. Los millones de sikhs, musulmanes, cristianos y budistas que forman parte de la población del subcontinente son testigos de cambios históricos y conversiones masivas. El rápido declive del hindú contribuyó a la ansiedad de la casta privilegiada, preocupada por la demografía e impulsada por la política de lo que ahora se llama Hindutva. Hoy, sin embargo, con el poder de RSS, las cosas se han revertido. Las únicas conversiones masivas son las llevadas a cabo por Vishwa Prashad, el proceso también conocido como "Ghar Wapsi" "(regreso a casa") que comenzó con los grupos reformistas hindúes a fines del siglo XIX. Ghar Wapsi también consiste en el "regreso" al hinduismo de las tribus que habitan los bosques. Pero no antes de una ceremonia de Shuddi (purificación) para eliminar la corrupción del tiempo que estuvieron fuera de casa. Pero, entonces, ¿cómo conciliar estas prácticas con la ordenanza de la UP, que lógicamente debería condenarlas? La ordenanza incluye una cláusula que dice "siempre que una persona se convierta a una religión a la que anteriormente era fiel, entonces no se considerará una conversión ilegal según esta ordenanza". Al hacer esto, la ordenanza legitima el mito del hinduismo como una antigua religión indígena que subsume las religiones de millones de tribus indígenas, dalits y dravidianos del subcontinente. Esto carece absolutamente de fundamentos históricos. En India, así es como la mitología se convierte en historia y la historia en mitología. La narrativa de la casta privilegiada no ve ninguna contradicción en afirmar que son descendientes de los conquistadores arios y descendientes de los antiguos nativos.

Al principio de su carrera en Sudáfrica, mientras lideraba una batalla por la entrada independiente de la India a la oficina de correos de Durban, para no tener que compartir la entrada con los africanos negros, a quienes a menudo se referían como "cafres" y "salvajes", Gandhi argumentó que los ingleses y los indios provenían de raíces comunes, de los "indo-arios". Trató de distinguir la casta privilegiada de los "indios pasajeros" de las otras clases oprimidas y de trabajos forzados. Era 1893, pero el carrusel aún no se ha detenido.

Elgar: el comienzo de la batalla

El número de personas que intervinieron hoy muestra la capacidad intelectual de Elgar Parishad para observar el ataque que se está librando contra nosotros en todos los niveles. Nada hace que este régimen sea más feliz que vernos encerrados en pequeños acuarios donde luchamos con enojo, cada uno enojado por lo que les sucedió a ellos o a su comunidad, sin ver el panorama general y, a menudo, volviendo nuestra ira contra nosotros mismos. Tenemos que romper las barreras y salir de nuestro acuario, para convertirnos en un río. Y fluir como una corriente implacable.

Para ello debemos tener coraje y atrevernos a soñar como lo hizo Rohit Vermula. Él está hoy aquí con nosotros, entre nosotros, inspiración para los jóvenes incluso cuando murió, porque murió con ideales. Murió insistiendo en el derecho a poder incrementar su humanidad, su curiosidad y su ambición. No se retiró, rechazó compromisos para entrar en la plantilla lista para él. Rechazó las etiquetas que el mundo quería asignarle. Sabía que estaba hecho nada menos que de polvo de estrellas. Y él, se convirtió en polvo de estrellas.

Debemos estar en guardia contra las trampas que nos limitan y minimizan. Ninguno de nosotros somos un revoltijo de identidades. Somos mucho, mucho más. Mientras estamos atentos a nuestros enemigos, debemos poder reconocer a nuestros amigos. Debemos buscar otros aliados, porque ninguno de nosotros puede liderar esta batalla solo. Las valientes protestas contra la AAC y las movilizaciones de los agricultores hoy nos lo han demostrado. Las organizaciones de agricultores que se unieron tienen diferentes creencias e historias diferentes. Hay grandes contradicciones entre agricultores grandes y pequeños, entre terratenientes y trabajadores sin tierra, entre jat sikhs y mazhabi sikhs, entre sindicatos de izquierda y centristas. Hay contradicciones de castas y violencia de casta igualmente horrenda, como Bant Singh, cuyos brazos y piernas fueron amputados en 2006, como les dije hoy.

Estas diferencias no han sido enterradas. Hablamos de ello, como dijo Randeep Maddoke, que debería haber estado aquí hoy, con su valiente documental Landless . Y sin embargo, estas diferencias ahora están llamadas a unirse para enfrentar este estado, sabemos que esta es la batalla fundamental.

Quizás, en esta ciudad donde Ambedkar fue chantajeado por la firma del Pacto Poona, y donde Jotiba y Savitribai Phule llevaron a cabo su actividad revolucionaria, quizás sea aquí precisamente donde podamos darle un nombre a nuestra batalla. Y, quizás, podría ser Satya Shodhak Resistance - SSR vs RSS. La batalla del amor contra el odio. Una batalla por el amor. Será una batalla librada con determinación y ganada grandiosamente.

Gracias.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3189052

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Asia   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License