LA RANA

Para realizar un experimento se introdujo una rana en una olla con agua muy caliente. Naturalmente, la rana saltó fuera.

En un siguiente intento se colocó a la rana en agua templada. La rana no estaba del todo cómoda, pero no se movió. Se colocó entonces el recipiente a muy poco fuego, pero con un aumento constante, aunque suave, de la temperatura.
Poco antes de alcanzarse la temperatura mortal para la rana, se la vio intentar hacer un movimiento, tras lo cual flotó inerte.

Quedó la duda de si rana murió justo antes de intentar saltar fuera , o si esa larga permanencia en agua caliente había anulado su capacidad de salto.

L*s poderos*s de esta sociedad saben muy bien que no podrían regir la sociedad directamente como a ell*s les gustaría. Por eso nos conducen hacia sus objetivos gradualmente, sin prisa, pero sin pausa.

Hoy en día creo que aún conservamos esa capacidad de reacción cuando nos agreden clara y fuertemente. Por eso, quienes tiene la sartén por el mango no suben la temperatura de golpe. Nos van agrediendo poco a poco: ley de seguridad ciudadana, ley de empleo juvenil, nuevo código penal, etc.
Yo me pregunto: cuando la presión sea ya insoportable ¿será entonces demasiado tarde para saltar?