CEPRID

El iraquí en Jordania lleva una tendencia política

Lunes 24 de diciembre de 2007 por CEPRID

Marwan Asmar CEPRID 24 - XII - 07 Traducido por: Meysalun Cage

Trabajan como farmacéuticos, conductores de taxi, les ves moviéndose por toda Amman; y las viejas beduinas vendiendo goma de mascar y cigarros baratos. Las elegantes jóvenes vestidas con ropa muy ajustada, a la última moda, muy tranquilas por los centros comerciales de la capital, mientras que los jóvenes pretenden sus manos para pronunciar acentos que les hagan más aceptables entre las personas de la zona y la gente mayor, especialmente en las mezquitas e iglesias.

Lo que sucede hoy día en Jordania, no es menos que una real revolución social, sin precedentes en dimensiones, pero no menos que las catástrofes de 1948 y 1967 cuando Israel invade los territorios palestinos y produce olas sobre olas de refugiados que llegaron a sentarse en Jordania.

Los iraquíes están por todos lados. Aunque su presencia en las calles, áreas comerciales y distritos residenciales de Amman se ha hecho mucho más evidente desde el 2005 y la actualidad, muchos empezaron a llegar a países como Jordania y Siria luego de la catástrofe de 1990 y 1991, de la invasión de Irak a Kuwait, y las posteriores sanciones que Estados Unidos aplicó al país a través de las Naciones Unidas.

Los años 90 vieron un lento pero consistente flujo de población iraquí, ciudadanos, artistas, intelectuales, personas de negocios, saliendo sigilosamente de Irak, hacia los diferentes pueblos y ciudades de Jordania. Vinieron con su cultura, estilos de comida, intelecto y baratísimas pinturas.

Esta situación se escapó de las manos en el 2003, cuando nuevos flujos de grandes cantidades de ciudadanos, empezaron a dejar Irak como consecuencia de la presión de los Estados Unidos y la guerra eventual que derrocó a Saddam Hussein y ocupó el país. Esto incluye las clases de profesionales, los millonarios por su propio esfuerzo, y personas de negocios bien establecidas.

Con la violencia del día a día y el caos generados como funciones normales de las tribulaciones que prosiguieron, los iraquíes, ricos y pobres, jóvenes, viejos, familiares empezaron a huir del país en busca de seguridad y de una mano amiga. El Irak de Saddam o el Baaz eran en ese momento incapaces de protegerles. A pesar de que muchos dicen que había sido despiadado y déspota, muchos lamentan no contar con la seguridad que les proporcionaba.

Estadísticas oficiales del año 2004, muestran que Jordania había acumulado en sus tierras a más de 500.000 iraquíes. Sin embargo, las cifras indican que cerca del 2005, 2006, y en la actualidad, más de 1,5 millones de Iraquíes están asentados en el país; algunos sobre el dinero que trajeron consigo, y muchos otros tratando de insertarse como mejor puedan en los apretados mercados laborales del reino.

Adicionalmente, su presencia en el país ha empezado a contribuir con la alta inflación, reacciones de aumentos de precios en cadena, y en el incremento de alquileres, lo que tensa el ambiente de los habitantes, cuyos intereses por el Arabismo y ser buenos vecinos, hacen que se guarden sus insatisfacciones para sí mismos y sólo se quejen para sus adentros.

Expertos sugieren que el gobierno de Jordania ha sido muy indulgente con los iraquíes porque muchos llegaban al país con mucho dinero e inversiones, lo que hacía pensar que esto mejoraría la economía en el futuro.

Pero todavía hay cambios demográficos, se escuchan nuevos acentos, y se instaura una nueva y real revolución social, marcada por el hecho de que en cualquier parte del Reino, especialmente en Amman, Irbid y Zarqa, se ven los brotes de diferentes comunidades iraquíes de distintas profesiones y estratos económicos, de manera abundante.

La mayoría de las migraciones de hombres solos, que se agrupaban en un cuarto de diez personas, ha cambiado a migraciones de familias enteras. Ya no soportan estar en Irak y los ricos compran apartamentos y mansiones, mientras que los pobres y de clase media baja se las arreglan con viviendas alquiladas.

El gobierno de Jordania ha reconocido esta situación, por lo que el pasado septiembre aceptó a más de 50.000 estudiantes iraquíes en sus escuelas públicas. Esto se puede ver como una de las primeras acciones de una serie de planificación a largo plazo para poner fin a las especulaciones de que la estadía de los iraquíes en Jordania es temporal. Ellos están para quedarse, y muchos no desean regresar a su país.

La situación está todavía en una etapa de fluidez, mientras que muchos observadores tienden a argumentar que muchos profesionales iraquíes y aquellos con títulos, utilizan a Jordania como una plataforma inicial desde la que se pudieran ir a Europa. Están aquí para irse al exterior, Europa, quizá América, Canadá y Australia.

Mientras que esto pudo haber sido el caso en los años 90, la naturaleza de la migración iraquí en los últimos años, ha sido de tal escala, que las autoridades de inmigración global, están sintiendo cada vez más, la presión de atender este inmenso flujo, especialmente por la situación de seguridad y los complicados nuevos procedimientos que siguieron luego de los sucesos del 11 de septiembre. Por la amenaza del terrorismo global, en particular los países antes mencionados, han ajustado sus políticas de inmigración.

Eso significa que los iraquíes podrían terminar quedándose en el país, lo que sería lo más probable, si juzgamos por los famosos y numerosos restaurantes iraquíes que abrieron los últimos años. Pero se quedan en un país que ya está casi bajo limitaciones financieras, y presiones internas, ya que su propia población, estimada en 5 millones, está aumentando rápidamente y devorando sus propios servicios sociales limitados.

Legisladores, funcionarios y observadores independientes, para decirlo en término medio, están adoptando una postura desafiante al decir que el Reino ha estado siempre a la vanguardia de los desafíos difíciles y esta última calamidad es sólo una más, que a la final se solucionará.

Claro que todos apuestan por un mejor Irak en el futuro y ven este “derrame” como algo temporal, y creen que los iraquíes terminarán regresando a Irak para reestablecer sus vidas entre sus parientes y su pueblo.

Pero los sociólogos y planificadores sociales no están muy seguros de ello. La revolución social en el país se empezó a construir desde hace más de 17 años. Hoy, las comunidades iraquíes en Jordania han empezado a echar raíces, y será difícil – a parte del hecho de que ellos personalmente no quieran – regresar a sus hogares tradicionales de los que habían sido alienados, en primer lugar por el antiguo régimen Baazista de Saddam Hussein y los posteriores gobiernos iraquíes influenciados por la ocupación de Estados Unidos en el país.

Así que la apuesta está en el tapete. Los iraquíes se quedarán en Jordania porque no sería mala idea agregar otra fuerza en las políticas sociales y económicas del Reino, mientras se promueve la fragmentación de la estructura social, y le añade una mayor y más efectiva manipulación de los poderes externos del sistema regional.

La fragmentación interna le agregaría la imposición de políticas desde afuera de la región, respecto al estatus del tema palestino en Jordania y más allá de esto, atropellar el proceso de paz, que ha sido más bien de reanimación, por lo menos durante los últimos 7 años, desde el inicio de la Intifada desde el año 2000.

Las comunidades iraquíes de Jordania ciertamente no son bombas de tiempo, están cambiando la estructura social y aunque lo queramos o no, traen a las calles de Jordania, las viejas ideas del nacionalismo pan arabista basado en un solo pueblo.

Pero estos son tiempos de cambios, en los que la globalización económica está por encima de la política y la identidad política y donde las condiciones económicas y el bienestar desplazan la identidad y filiación.

Adicionalmente, está el panorama internacional y el peligro general que yace en la manipulación de la presencia iraquí para servir otros propósitos de metas internacionales mucho más grandes, dictadas por crueles poderes como el de Estados Unidos en sus intereses de imponer su propio pacto de seguridad regional, su sistema, y su visión de paz. Finalmente, la pregunta que hay que hacerse, es ¿quién está realmente al mando y planificando el movimiento tras las cuerdas?


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2911954

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License