CEPRID

Frágil acuerdo sobre el mantenimiento de tropas de EE.UU. en Irak

Lunes 10 de noviembre de 2008 por CEPRID

Phyllis Bennis

Instituto de Estudios Políticos

Traducido por María Valdés

A pesar de la reciente oleada de atención a las negociaciones entre EEUU e Irak sobre un acuerdo para mantener tropas de EE.UU. en el país árabe durante los próximos años, el acuerdo resultante o la falta de acuerdo es probable que tenga poco impacto real en la ocupación. Las negociaciones se están llevando a cabo por los representantes del Presidente George W. Bush y el Primer Ministro Nouri al-Maliki - ninguno de los cuales realmente quieren que salgan las tropas de los EE.UU. (el gobierno de Maliki no puede sobrevivir a la retirada de las tropas de EE.UU., y Bush sigue comprometido con el permanente control por EE.UU. de Irak, su petróleo y su ubicación estratégica para las bases militares estadounidenses).

Pero tanto Bush y Maliki se enfrentan a presiones políticas y electorales para hacer un calendario para la retirada de las tropas. Como resultado de ello, la mayoría de las negociaciones parece que se han centrado menos en los desacuerdos de fondo entre las dos partes y más en la búsqueda de un lenguaje que oculta la realidad de la continuación de la ocupación y la dominación EEUU, con lenguaje políticamente aceptable de exaltación de la soberanía iraquí.

Las negociaciones están oficialmente destinadas a la elaboración de un acuerdo bilateral entre los Estados Unidos y los EE.UU. respaldados por el gobierno de la ocupación iraquí para que se establezcan las condiciones de cómo EE.UU. y las tropas de la "coalición" siguen ocupando y haciendo la guerra en Irak. La urgencia que rodea las negociaciones se basa en la inminente expiración del actual mandato de las Naciones Unidas para la denominada "fuerza multinacional" (término diplomático dirigido por la ocupación estadounidense) el 31 de diciembre de 2008. El objetivo es crear un acuerdo entre Washington y Bagdad que sustituya ese mandato. Incluso The New York Times está de acuerdo en que si no hay acuerdo después del 31 de diciembre, y el Consejo de Seguridad no se ha extendido el mandato, las tropas de ocupación de los EE.UU. en Irak carecen de base jurídica para su presencia; legalmente, tendrían que ser regresar de inmediato a sus bases y rápidamente retirarse del país.

De hecho, es muy poco probable que cualquier nuevo acuerdo bilateral, o de cualquier prórroga del mandato de las Naciones Unidas, tenga un impacto real en los combates. EE.UU. invadió Irak ilegalmente, es poco probable que el gobierno ponga fin a su ocupación a causa de un tecnicismo, como reconoció la ilegalidad. Y las fuerzas que luchan contra la ocupación dirigida por los Estados Unidos, la resistencia a las fuerzas de los EE.UU. y la ocupación y los extremistas también cometen actos terroristas contra civiles iraquíes, es poco probable que dejen de luchar por un nuevo o renovado documento legal; están luchando contra una odiada ocupación extranjera y probablemente continuarán haciéndolo, independientemente de sutilezas diplomáticas.

Cabe señalar que hasta el momento el contenido real del acuerdo sigue siendo poco claro. Ninguna versión, ya sea en árabe o inglés, ha sido conocida, aunque proyectos en árabe se han filtrado y hay traducciones informales en inglés disponibles. Por lo tanto, si el diablo está en los detalles, el diablo permanece oculto.

Congreso y Parlamento

El acuerdo no ha sido sometido al Parlamento de Irak, tal y como requiere su Constitución, y no ha sido presentado al Senado para su ratificación, como la Constitución de los EE.UU. requiere. De hecho, en el lado iraquí, incluso los líderes del propio partido de Maliki se han distanciado del acuerdo, mientras que otros dirigentes políticos, en particular el clérigo chiíta Moqtada al-Sadr (que en Bagdad organizó una protesta de decenas de miles de personasa mediados de septiembre) se oponen a ella por completo. Parece que las fuerzas sunitas seculares y nacionalistas siguen siendo en gran medida escépticas. Irán se opone al acuerdo. Sólo los principales partidos kurdos, los aliados más cercanos de Washington, al parecer, han respaldado sus términos. Y la mayoría de los iraquíes, que no sean partidarios de Maliki, está buscando mejores posibilidades de un nuevo presidente de EE.UU. La administración Bush también ha negado a participar del Congreso, alegando que el acuerdo es "simplemente" un acuerdo común de mantenimiento de tropas (SOFA), similar a los acuerdos que los EE.UU. tiene con Alemania o Japón. Pero, por supuesto, no hay guerra que se luchó por tropas de EE.UU. en esos países. En el Congreso hay una fuerte oposición al acuerdo, pero principalmente se centró en la exclusión de la entrada del Congreso y la aprobación en lugar de la sustancia de los términos.

Sin embargo, si el acuerdo no supone el reconocimiento oficial por parte de los gobiernos, entre instituciones gubernamentales, y otras entidades internacionales diplomáticas de la ilegalidad de la ocupación de los EEUU. Eso constituiría un gran avance mundial de lucha contra las fuerzas de la guerra, incluyendo aquí en los EE.UU. Por lo tanto, cuestionar la legitimidad de cualquier nuevo acuerdo es una obligación.

Horizonte temporal

El artículo 25 del proyecto de acuerdo describe "la retirada de las fuerzas de EE.UU. de Irak", y en el primer párrafo se afirma que "las fuerzas de los EE.UU. se retiren de los territorios iraquíes a más tardar el 31 de diciembre de 2011." Más tarde en el mismo artículo, hay referencias a la "tropas de combate" que se retirarán de las ciudades iraquíes y se reagruparán en bases de EE.UU. en junio de 2009, pero el compromiso inicial de retirada el 31 de diciembre de 2011 no se especifica nada sobre las tropas de combate. Al parecer, esta fue probablemente una de las exigencias del gobierno iraquí, consciente de que el parlamento iraquí, y mucho menos la población, sin duda, rechazaría un retiro parcial de “las tropas de combate" sólo, que se define como poner fin a la guerra en el discurso electoral estadounidense.

Sin embargo, la existencia de ese texto no indica un serio compromiso de EE.UU. de un calendario para la retirada completa de todas las tropas, incluso antes de finales de 2011. El párrafo 5 del mismo artículo autoriza explícitamente al gobierno iraquí pedir a las fuerzas de EE.UU. permanecer en Irak - para "los efectos de la formación y el apoyo de las fuerzas de seguridad iraquíes". Estos "apoyos" de los militares iraquíes, formados y armados por EEUU, en la práctica podría significar cualquier acción militar que el Pentágono quiera llevar a cabo. El párrafo 5 dice que "el gobierno iraquí podría pedir una prórroga del párrafo 1 del presente artículo", es decir, una extensión de la fecha límite de retirada más allá del 2011. Así pues, la idea de un plazo es una política impulsada por el fraude.

No son simples juegos de palabras las descripciones de cómo las tropas de EE.UU. tienen que obtener la aprobación de los militares iraquíes en un comité conjunto de coordinación para las operaciones militares. En cuanto a la detención de los iraquíes, tropas de EE.UU. están obligadas a entregar los detenidos a las autoridades iraquíes en un plazo de 24 horas, a menos que la detención "se base en una decisión iraquí de conformidad con la legislación iraquí".

EE.UU. inmunidad militar

En cuanto a la caliente cuestión de la inmunidad de las tropas de EE.UU. si cometen crímenes contra los iraquíes, la inmunidad sigue. No parece ser una reclamación de la soberanía iraquí el control de los contratistas de EEUU que cometen crímenes contra civiles aunque, de conformidad con el artículo 12, "Irak tiene la jurisdicción primaria sobre los contratistas de los EE.UU. y sus empleados". Veremos cómo Blackwater y otras empresas de mercenarios lidian con eso. Pero también se dice que los EE.UU. mantienen "jurisdicción primaria en los miembros de las fuerzas armadas y miembros civiles". El gobierno de Irak puede alardear ante su pueblo que tendrá "jurisdicción primaria sobre los miembros de las fuerzas armadas y civiles en los casos de delitos intencionales" que se producen fuera de las bases de EEUU "mientras que las tropas están fuera de servicio". Pero varios párrafos más adelante el texto da a los EE.UU. el derecho explícito de determinar si las tropas actuaron fuera de servicio o no.

Las bases de EE.UU. también permanecerán sin respuesta. Los EE.UU. debe presentar una lista de todas las "instalaciones y las zonas utilizadas por las fuerzas de los EE.UU." con el fin de "ser revisadas y acordadas por ambas partes" el 30 de junio de 2009. Hay referencias a que los EEUU devuelvan al gobierno iraquí bases militares "que fueron construidas, remodeladas, o modificadas en virtud de este acuerdo", pero no se hace referencia a las bases que antes de la fecha del acuerdo.

El texto está repleto de referencias a la soberanía del Irak, el respeto a la Constitución iraquí y las leyes, etc, pero no hay capacidad de cumplimiento y dado el desigual equilibrio de poder entre las dos partes, no hay duda de que esas referencias están diseñadas para aplacar sentimiento abrumadoramente anti-ocupación la población, e incluso de gran parte del parlamento.

Petróleo

El acuerdo no hace nada para poner fin o limitar los esfuerzos de EEUU para controlar el petróleo iraquí. Señala que EE.UU. continuará con su actual papel en "régimen de protección" para la producción de petróleo y gas iraquí, así como de "sus ingresos". Habida cuenta de la declaración firmada por Bush a principio de octubre, el rechazo del Congreso a la ley que exige el fin de los esfuerzos de EE.UU. para controlar el petróleo de Irak, por ejemplo, la continuación sigue siendo muy peligrosa.

Entonces, ¿qué es probable que suceda?

Es muy poco probable que el parlamento iraquí, que se mueve entre el escepticismo y el rechazo del acuerdo, llegará a aceptarlo en los próximos dos meses. Sin duda, es posible que el Primer Ministro Maliki simplemente afirme, como lo ha hecho antes, que su gobierno no necesita la aprobación parlamentaria, pero con importantes elecciones provinciales se a principios de 2009 una actitud así sería el suicidio político.

En los Estados Unidos, Bush se enfrenta a un problema similar. El Congreso está empezando a reaccionar a su afirmación de que la aprobación no es necesaria. Algunos miembros se mantienen en la idea de que las fuerzas armadas de los EE.UU. nunca tienen que rendir cuentas en el sistema judicial iraquí, a pesar de la clara realidad de que el propio texto proporciona una miríada de formas de prevenir tal ocurrencia.

Existe ya un movimiento en el Congreso, encabezado por el republicano Bill Delahunt, para impugnar la legitimidad de la exclusión del Congreso de la aprobación del acuerdo, pero instando al Consejo de Seguridad a prorrogar el mandato de la ONU después de 31 de diciembre a cambio. Esto significaría repetir la táctica de utilizar el apoyo político de las Naciones Unidas, y en este caso jurídico, a la cobertura de las acciones ilegales EE.UU.y potencialmente incluso para los crímenes de guerra que pueden ser cometidos por tropas de EE.UU. tras órdenes ilegales. Si el 31 de diciembre caduca el mandato de la ONU, y el acuerdo entre EEUU e Irak no es aceptado por ambas partes, y Bush y Maliki no consiguen apoyo político para su afirmación de que la aprobación del Congreso / Parlamento no es necesario, tres posibilidades son probables :

• Un esfuerzo para alcanzar un acuerdo a corto plazo del Consejo de Seguridad para la ampliación del mandato;

• Un acuerdo entre Bush y Maliki para mantener el statu quo tres o seis meses, tal vez más, y la adopción por el Congreso de "frecuentes" resoluciones continuas "que mantengan la financiación actual y los niveles de actividad;

• Acuerdo por el Congreso y el Parlamento iraquí de aceptar un plazo más corto y tal vez ligero de la versión del acuerdo, fundamentalmente respaldando un acuerdo de "apretón de manos" entre los gobiernos.

Entonces, ¿qué hace el movimiento por la paz hacer? El 31 de diciembre de 2008 el vence el mandato de las Naciones Unidas y ello debería dar lugar a un inmediato reconocimiento de la ilegalidad de la ocupación. Reconocer la ilegalidad debe ser visto como una oportunidad para la aplicación de la clara voluntad del pueblo iraquí y una mayoría del pueblo norteamericano cuyo resultado debería ser de inmediato medidas para devolver todas las tropas de EE.UU. a sus bases y comenzar el proceso de retirada inmediata no sólo de tropas de combate, sino también los contratistas y el cierre de bases de los EE.UU..

Hay una necesidad inmediata de una respuesta firme en contra de la última ronda de negociaciones que incluye:

• Oponerse a cualquier acuerdo para mantener la ocupación por los EEUU, ya sea para un mes o tres años.

• Oponerse a cualquier acuerdo de este tipo que se esté negociando sin firma del Congreso de EE.UU. y la aprobación del Parlamento iraquí.

• El rechazo de medidas provisionales destinadas a continuar la ocupación.

• Rechazar cualquier decisión del Consejo de Seguridad de prorrogar el actual mandato que autoriza a los Estados Unidos dirigir la ocupación en Irak; hacemos un llamamiento a las Naciones Unidas a ir en el mismo camino que la sociedad civil mundial en defensa del derecho internacional y su propia Carta, para oponerse a la continuación de la ocupación de Irak.

Phyllis Bennis es miembro del Instituto de Estudios Políticos en Washington y el Instituto Transnacional en Amsterdam.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2911034

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License