CEPRID

EEUU e Israel reanudan su proyecto de Nuevo Oriente Medio

Martes 25 de enero de 2011 por CEPRID

Marie Debs

CEPRID

El año que ha finalizado se caracteriza por ser en el que, de nuevo, EEUU e Israel han vuelto a promover su proyecto de Nuevo Oriente Medio después de la breve tregua en la que entró tras el fracaso de Irak y Afganistán. EEUU redistribuyó sus fuerzas en el primer país, se reorganizó en el segundo y ha vuelto a poner este plan en la vanguardia de su agresiva política.

Esta nueva escalada de la agresión imperialista ha sido acompañada por el plan de diez años que ha sido aprobado en la Cumbre de la OTAN de Lisboa (noviembre de 2010) y se encuadra en el “Nuevo Concepto Estratégico” de la Alianza. Este concepto se basa principalmente en el aumento de la contribución de la OTAN en las operaciones militares y de inteligencia dentro de una "perspectiva global para la gestión de crisis" que a su vez se basa en el fortalecimiento de sus capacidades y consolidación de sus instituciones y las fuerzas que se distribuyen en todo el mundo. El objetivo principal de este concepto, de acuerdo con la declaración final de la cumbre, es llegar a resultados concluyentes, tanto dentro como fuera de la Europa atlántica. Esto implica que la alianza de la OTAN va a ampliar su esfera de operaciones agresivas en dos direcciones: en primer lugar en la esfera del control del mercado de las armas tradicionales y control de las armas nucleares, y en segundo lugar a través de la centralización de la información de inteligencia, así como en la dirección política general de la OTAN que está en manos de los Estados Unidos.

De esta manera, la nueva administración estadounidense ha vuelto a las políticas neoconservadoras, como resultado de la derrota de los demócratas en las elecciones de noviembre de 2010, y ha acordado readoptar una política móvil de agresión, originalmente diseñada por estos neoconservadores tras la guerra de Irak. Dentro de esta dirección general, Barack Obama ha conseguido anotar dos puntos a su favor:

1.- Recuperar el control efectivo del Nuevo Orden Mundial a través del brazo armado del imperialismo, es decir, la OTAN. La nueva dirección de la cumbre de la OTAN también ha logrado contener a Rusia en un frente, continuar su expansión en Europa del Este a lo largo de un segundo frente, y hacer hincapié en que hay que considerar Afganistán como la prioridad en un tercer frente.

2.- Ejercer más poder político sobre los gobiernos europeos en crisis gracias a una variedad de instrumentos financieros y económicos, con el FMI como vanguardia. Estos instrumentos de la manipulación financiera y económica deben añadirse a los ya utilizados en el ámbito monetario, a saber: los planes en curso para manipular la moneda y reducir la tasa de cambio del dólar de los EEUU.

La Región Árabe y el Medio Oriente: desde Sudán a las fronteras de Afganistán

A medida que se acerca la fecha para el referéndum sobre la unidad de Sudán (en la primera quincena de enero), los EE.UU. e Israel están aumentando sus maniobras en el sur del país que pueden explotar en torno a dos líneas divisorias: la primera es religiosa (con una mayoría cristiana) y la segunda es tribal. En este contexto, cabe señalar que, en las últimas décadas, los EE.UU. ha prestado especial atención a esta región que posee una importante reserva de recursos naturales, entre ellos el 75% de las reservas de petróleo en Sudán y una parte importante de otros recursos dentro de la país, incluyendo el agua y la agricultura.

La importancia que los EE.UU. otorga a esta región es evidente a través de 1) las visitas de los delegados (a la vanguardia de los cuales está Carter), 2) la ayuda “militar”, y 3) a través de la función que los EE.UU. ha dado a Israel en el sur del país. En este contexto, hay que recordar la conferencia dada por Avi Dichter, el 4 de septiembre de 2008 en Tel Aviv, donde se menciona que el plan de Estados Unidos en Sudán tiene como objetivo dividir al país en diferentes cantones. La información ofrecida por Dichter, junto con otra información disponible, revela la presencia de dos direcciones en el plan norteamericano: La primera consiste en sacar del control del gobierno central el sur del país para ser seguida por una maniobra similar en el oeste del país (Darfur). El segundo se basa en forjar una alianza circular entre Israel y los EE.UU., por un lado, y los países vecinos de Sudán (Etiopía, Eritrea y Uganda), por otro, con el fin de cercar el Sudán como un preludio para su subdivisión.

Podemos concluir con seguridad que la unidad de Sudán se encuentra bajo seria amenaza y el plan de los EE.UU. (e Israel) en la subdivisión de este gran país con una gran riqueza de recursos naturales se ha logrado en gran medida. Exactamente como el plan anterior para subdividir Irak y debilitarlo en líneas étnicas y religiosas también ha tenido éxito. En sus intentos de dividir Sudán los EE.UU. han contado con los graves errores y las medidas represivas adoptadas por el Gobierno de Omar Bashir, como las masacres perpetuadas en la región de Darfur, la opresión y la represión de las libertades y los arrestos generalizados dentro de las filas del movimiento sindical (la última de las cuales fue la detención de un número de médicos), y la adopción de medidas como el encarcelamiento y la flagelación de las mujeres por usar ¡pantalón!

Si bien los funcionarios en el sur de Sudán con frecuencia reiteran sus declaraciones con respecto a su compromiso con los acuerdos sobre la distribución de la riqueza petrolera, la declaración emitida por Luca Beyong (ministro de Asuntos Presidenciales del Gobierno del Sur) destaca porque contradice las declaraciones anteriores: "nuestra preocupación se centra en la viabilidad económica de nuestra región y también en la Unidad del Norte; el estado de esta unidad (si se continúa o no) se determinará con el tiempo si conseguimos que se adhieran al acuerdo sobre la distribución de la riqueza petrolera". Mientras que el ministro añade que no hay interés para el Gobierno del Sur en la subdivisión del Norte, la intención de revisar el acuerdo sobre la distribución de la riqueza petrolera es muy clara. Esto se suma a la disposición de varios países vecinos para entrar en liza en caso de que haya cambios en las condiciones geopolíticas y económicas con los países dentro de esa alianza de cerco (establecido por Israel), y entre ellos Kenya que, según rumores, tiene la de establecer un oleoducto para transportar petróleo sudanés a Mombasa como una alternativa a Port Sudán. Incluso Egipto, que ha expresado fuertes objeciones a la división de Sudán, ha guardado silencio respecto de la independencia del Sur que está llevando a algunos analistas a concluir que un acuerdo ha sido negociado entre el Gobierno de Sudán del Sur y Hosni Mubarak sobre la distribución de las aguas del Nilo entre los dos países.

En Irak las condiciones de tranquilidad que han dado lugar a la formación del nuevo gobierno son más bien superficiales, y con la predisposición a cambiar bajo cualquier presión, no importa si es leve o no. Esto se reflejó en la declaración de Iyad Allawi, aunque está de acuerdo para aceptar la posición del presidente del Consejo Nacional para los Estudios Estratégicos que le ofrecieron durante la reunión tripartita (con Nuri al Maliki y Al-Barazani). Allawi, acompañó a su aceptación una advertencia de que cualquier intento de marginar a su coalición podría llevar a un resurgimiento de la insurgencia y las muertes y las lesiones correspondientes.

En cualquier caso, se puede afirmar que la fragilidad del nuevo gobierno, (que se formó siete meses después de la elección y después de la muerte de cientos de ciudadanos iraquíes y la mutilación de muchos más), se deriva del hecho de que se formó sobre la base de un acuerdo externo que a su vez llevó a una división de poder entre los partidos (exactamente igual que la formación del gobierno libanés antes). Esta es una debilidad del gobierno que inevitablemente dará lugar a su fragmentación, especialmente desde que la coalición nacional, que fue instalada por una coalición entre Maliki y Hakim (es decir, la superposición de intereses entre los EEUU e Irán) obtendrá el control de los principales ministerios de partida con el ministerio del Petróleo (la primera ley del nuevo gobierno ha sido aumentar la producción) e incluyendo los ministerios de Defensa e Interior que se mantienen en manos del jefe de gobierno, junto con otros 14 ministerios.

En este contexto, la conexión debe ser hecha entre la oferta actual (que dejó consecuencias positivas en la relación entre Siria y Arabia aunque de manera temporal) y las decisiones que se tomaron en la última cumbre de la OTAN en Lisboa y donde se destaca la importancia de desarrollar la colaboración con Irak y la importancia de seguir apoyando a la coalición del gobierno iraquí y el pueblo iraquí, teniendo en cuenta un enfoque global sobre los desafíos en curso, que se especifican en la Cumbre de la siguiente manera: Terrorismo en las regiones productoras de energía, seguridad de los mares (que está relacionada con el transporte de fuentes de energía). También hay que reconocer que el documento de la OTAN ha tomado nota del compromiso continuo de la iniciativa de Estambul para la cooperación, se aprobó en la cumbre celebrada en 2004 en Turquía, y donde se destaca la cooperación mutua a largo plazo en el ámbito de la seguridad entre los países del Gran Oriente Medio y la OTAN. .En particular, la cooperación entre la OTAN y los países del Consejo del Golfo (es decir, Bahrein, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Omán). La cooperación mutua es representada en seis ámbitos principales, a saber: defensa, cooperación en la formación de las Fuerzas Armadas, lucha contra el terrorismo incluido el intercambio de inteligencia, proliferación de las armas de destrucción masiva, proteger las zonas fronterizas, cooperación cívico-militar como consecuencia de las guerras y los desastres.

El Cuerno de África y el Golfo de Omán: desde Afganistán al Mar Amarillo

La declaración final emitida por la duodécima reunión de la Internacional Comunista y los partidos obreros (3-5 de diciembre de 2010) tomó nota de los peligros del AFRICOM (que fue creado por los EE.UU.), entre otras instituciones, con el fin de reforzar su control sobre el continente africano y aumentar la tendencia a la militarización dentro de sus países y atraer a algunos de ellos en la política agresiva aprobada por la OTAN.

Sin embargo, el peligro más grave radica en lo que está sucediendo en la región del cuerno de África y el Mar de Omán. Esta región, está siendo testigo de dos acontecimientos que están planteando problemas muy graves: a saber, el aumento en la venta de armas y la intensificación de la presencia de la marina de EE.UU. y las fuerzas de la OTAN. En diciembre se conoció que se había movilizado el 25% de todos los destructores con capacidad nuclear en esta región, lo que a su vez plantea preguntas sobre la posibilidad de que se esté preparando una nueva guerra en esta región. Esto es particularmente importante, ya que la misión declarada de esta presencia militar es supervisar el Océano Índico y sus estuarios, junto con la costa oriental de África hasta Kenya (que puede actuar como una alternativa al transporte de petróleo sudanés como se mencionó anteriormente). Las expectativas de guerra están aumentando, en vista del hecho de que los EE.UU. ha asignado a tres de sus seis puestos de mando en todo el mundo seguir los acontecimientos en esta región: a saber, el comando central, el mando en el océano Índico y AFRICOM. Esto se suma a la disposición de los cuatro grupos de las fuerzas combinadas (grupos 150 a 153) que han sido puestos en estado de alerta permanente. Además, la última cumbre de la OTAN ha hecho hincapié en la continuación de "escudo océano", la operación bajo el pretexto de hacer frente a los piratas, además de apoyar las fuerzas combinadas de la Unión Africana en torno a Somalia.

Por lo tanto, vemos que los EE.UU. y otras potencias imperialistas están centrando sus esfuerzos agresivos en nuestra región con el fin de ejercer un control total sobre las fuentes de energía y otros recursos naturales y las reservas que a su vez permitirá que estos poderes imperialistas ejerzan el poder sobre toda la mundo. También hay que reconocer que la expansión de de la agresión militar de los EE.UU. no se limita a Afganistán, va más allá como reavivar las tensiones entre las dos Coreas y la región del mar Amarillo. Esto implica que el segundo objetivo va a ser el cerco y la contención de China, debido a lo que representa, tanto económica como militarmente.

La situación en la Palestina ocupada y los nuevos planes de limpieza étnica

En un contexto de crecientes tensiones en la región, en Irak, el Líbano y las dos Coreas, Israel está haciendo uso de esta situación con astucia y sigilo para escalar sus ataques agresivos contra el pueblo palestino en general y, en particular mediante el aumento de la opresión de civiles palestinos en el interior de las fronteras de 1948, en un nuevo intento de "depuración étnica" y "purificar" a Israel para ser puramente judío y aprovechar lo que queda de las tierras y propiedades palestinas.

En la Ribera Occidental, y a pesar de la declaración de Netanyahu sobre el cese temporal de la construcción de asentamientos, estas continúan. También es constante la demolición de casas en Jerusalén Este como un preludio para transformar a la "eterna" capital de Israel en “puramente judía”. En cuanto a Gaza, además de nuevas medidas destinadas a reforzar el bloqueo contra la gente común cuyas condiciones de vida siguen deteriorándose, estamos siendo testigos de continuos bombardeos aéreos y terrestres de las fuerzas israelíes a zonas civiles causando más muertes y mutilaciones entre los civiles. Además, toda la región se está transformando en una gran prisión: los prisioneros superan los 9.000, incluyendo algunos niños, y muchos son sometidos a tortura. En el mismo sentido, Israel está preparando la nueva ola de atrocidades contra los civiles palestinos en la frontera de 1948 para que se sometan a una nueva ola de transferencia [de territorios] como se manifiesta claramente en los planes propuestos por todos los partidos políticos dentro de Israel.

En este sentido, es importante tomar nota de dos proyectos principales, a saber: el proyecto Netanyahu, que fue revelado recientemente en noviembre de 2010 y la propuesta combinada propuesto por el hijo de Isaac Rabin y Hoberman Kobe en respuesta, como ellos dicen, a la iniciativa de paz árabe presentada en 2002.

1.- El proyecto Netanyahu se puede resumir como un intento de liquidar la causa palestina tanto en lo político como en lo militar. La propuesta pide la creación de un Estado palestino con fronteras temporales por un período de diez años. Ese es el estado palestino que permitido por los gobernantes israelíes, sin características permanentes y pudiendo ser eliminado si es necesario. Además, se propone posponer la solución de la cuestión de Jerusalén y el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Por último, se propone alquilar la región del valle del Jordán para los próximos 40 años.

a) Este proyecto lleva en sí varios peligros basadas en la seguridad y geopolítica: Se refuerza el status quo de la ocupación, es decir, se mantienen los puestos de seguridad en las afueras de las ciudades palestinas (lo que significa que el Estado palestino propuesto no tendrá ninguna soberanía) o sobre el mantenimiento de bases militares israelíes en varios lugares, especialmente en el valle de la región del Jordán.

b) La propuesta también conserva los asentamientos (que hoy ocupan el 40% del territorio de Cisjordania) y permite la expansión de los asentamientos, sobre todo si tenemos en cuenta lo que sucedió el año pasado en que 2.517 nuevas unidades fueron construidas al mismo tiempo que se alega que no hay una nueva nueva en la construcción de asentamientos.

c) La propuesta tiene por objeto posponer la discusión de la cuestión de Jerusalén hasta que efectivamente la ciudad esté completamente limpiada y purificada étnicamente para ser completamente judía. Y así ninguna discusión se llevará a cabo hasta que todos sus ciudadanos originales sean expulsados y deportados, a fin de crear (como siempre con el apoyo de América y la connivencia de la comunidad internacional) una nueva realidad sobre el terreno.

d) En relación con el alquiler del valle del Jordán, esto sólo puede entenderse en el contexto de la devolución del proyecto de transferencia que fue propuesto originalmente por Ariel Sharon en los años ochenta del siglo pasado. Este proyecto tiene por objeto establecer un estado palestino o una confederación jordano-palestina en la Ribera Oriental, lo que permite el vaciado de la Ribera Occidental y las tierras de 1948 de sus habitantes originales. De esta manera, Israel está tratando con todos los medios posibles para librarse de las consecuencias de la resolución 194 de Naciones Unidas sobre el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

e) Por último, los anexos racistas y peligrosos de este proyecto de transferencia deben ser plenamente reconocidos: modificación de la ley de ciudadanía en el sentido de que obliga a toda persona no judía a jurar lealtad total a Israel como un estado judío democrático; la ley del “desastre”, que ha pasado por la aprobación preliminar y que prohíbe cualquier forma de revivir y conmemorar la memoria de la Nakba que sucedió a los palestinos en 1948 con fuertes sanciones para quien no se pliegue a esta ley; la ley que pide el encarcelamiento de cualquier persona que niegue la existencia del Estado de Israel como judío y democrático.

2.- La propuesta del hijo de Rabin y Hoberman Kobe se basa en seis pilares principales: un estado palestino viable y el concepto de la comercialización de la tierra; Jerusalén como capital de dos ciudades y un acuerdo especial con respecto a las áreas sagradas; reconocimiento mutuo de la identidad real de ambos estados, como resultado de las negociaciones y no como un requisito previo a las negociaciones; destacando los principales conceptos incluidos en la declaración de la independencia de Israel en 1948 respecto a los derechos civiles de los ciudadanos israelíes de origen árabe; acuerdo sobre medidas de seguridad a largo plazo con las partes internacionales. Esto se suma a otros artículos relacionados con Siria y el Líbano. En este contexto, la propuesta considera que la retirada de la ocupación israelí del Líbano "de acuerdo a los tratados internacionales" y hasta las fronteras internacionales. En otras palabras, la propuesta dice que las granjas de Shebaa y las colinas de Kfarshouba no son libanesas. Se puede decir que esta última propuesta no es menos peligrosa que la propuesta de Netanyahu. El concepto de negociaciones sin condiciones previas, tal como se exigió por Hilary Clinton el pasado verano, implica dar a Israel la libertad de acción para imponer sus condiciones de aprovechar al máximo la fragmentación palestina, la ambigua posición árabe y el apoyo constante e incondicional que le han suministrado los EE.UU., la UE, la OTAN e incluso la secretaría general de la ONU. Un claro ejemplo de este apoyo incondicional es la última propuesta del gobierno de Obama sobre que los regímenes árabes están llamados a fomentar y apoyar el regreso del presidente palestino Mahmud Abbas a la mesa de negociación con Israel. En otras palabras, se está pidiendo a los regímenes árabes nuevas concesiones a Israel, a cambio de un acuerdo con Netanyahu para detener la construcción de asentamientos durante un breve período, si bien no renegan de su plan original y principal.

Los acontecimientos en el Líbano a la vista de la acusación del Tribunal Especial del Líbano sobre el asesinato del primer ministro Hariri

Mientras se debate una solución de la causa palestina adecuada a los intereses de Israel, el peligro de una nueva agresión israelí contra el Líbano va en aumento. Además de los escenarios descritos anteriormente, el gobierno de Netanyahu-Lieberman ha declarado, durante el último mes, que las maniobras de fuego real que las fuerzas israelíes llevaron a cabo en las granjas ocupadas de Shebaa y las Alturas del Golán ocupadas tienen por objeto garantizar la disponibilidad de las fuerzas israelíes para lanzar una tercera guerra contra el Líbano. Esta no es la primera vez que Israel declara sus intenciones agresivas para vengar todas las derrotas que sufrió en el Líbano (a partir de 1982 y que puso fin al mito del ejército invencible y que contribuyó al estallido de la sucesivas intifadas palestinas), mientras que las tropas de las Naciones Unidas se mantienen de brazos cruzados. Esta declaración de intenciones agresivas estuvo acompañada por la continua violación del espacio aéreo libanés por los aviones militares israelíes. También hay que recordar las otras violaciones de la soberanía libanesa, a la vanguardia de las cuales están las células de espionaje descubiertas recientemente y que revela la vulnerabilidad de la red de telecomunicaciones del Líbano. Esta violación flagrante de la soberanía y el derecho internacional ha llevado, en base a la solicitud del ministro libanés de las telecomunicaciones, a la condena de Israel en el encuentro internacional de las telecomunicaciones.

Mientras que las maniobras militares y las amenazas de Israel están aumentando, la llegada de los delegados americanos a la región y el Líbano también está aumentando, a raíz de las declaraciones emitidas hace unos dos meses por Philip Crowley, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. y otras declaraciones del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, sobre el transporte de armas a través de Siria a Hizbulá. De hecho, los EE.UU. han puesto en primer plano una vez más la cuestión del tribunal internacional que investiga el asesinato del ex primer ministro Hariri. Además el Líbano está siendo testigo de las visitas de dignatarios extranjeros como el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad y el presidente turco Ordogan, que pueden tener un papel que desempeñar en el desarrollo de los acontecimientos en un futuro próximo.

Muchos analistas ver el resurgimiento de la cuestión del tribunal especial como una herramienta para distraer a la opinión pública libanesa e internacional, mientras que muchos estudios y publicaciones se refieren a los preparativos militares en curso de Israel. También sirve como un intento de distraer la misma opinión pública libanesa e internacional del seguimiento de lo que los documentos de Wikileaks, que son reveladores acerca de las funciones de América, no sólo durante la agresión israelí contra el Líbano en 2006, sino también durante este último período. Esto también sirve para distraer a la opinión pública sobre lo que pronto se publicará sobre cómo Israel se preparaba para la agresión de 2006.

En este contexto, hay que reconocer que varios de estos documentos se refieren a las reuniones en curso entre el fiscal del tribunal internacional Daniel Belmar y la anterior embajadora estadounidense en el Líbano (Michelle Scission). Durante una de esas reuniones Belmar pidió que el FBI enviase analistas de seguridad para ayudarle en su trabajo. Las filtraciones procedentes de varios periódicos europeos, y también las que atribuye a la seguridad israelí y oficiales militares, en relación con el contenido de la acusación y el intento de encausar a los miembros de Hezbolá no es más que una pequeña parte de una parcela más grande que tiene por objeto “iraquizar” Líbano (después de que se haya “libanizado” Irak como se ha comentado más arriba) a través de la propagación de la violencia sectaria que a su vez dará lugar a las subdivisiones y la prevalencia de histéricos instintos sectarios en comparación con el predominio de los elementos de la resistencia dentro de la sociedad, lo que se hace posible el surgimiento de grietas en el interior lo que facilitará el trabajo de Israel y permitirá que tenga éxito en sus planes que abarcan la totalidad del Líbano y la totalidad de su resistencia nacional, y no sólo o exclusivamente Hizbulá.

La intensificación de las divisiones internas del Líbano en los últimos meses, se manifiesta en una mayor división entre la facción encabezada por el primer ministro, Saad Hariri (sunita) y la facción liderada por Hizbulá (chií) y ha sido motivada por la incapacidad de los EE.UU. para poner en práctica el compromiso que ha alcanzado con Irán acerca de la composición del gobierno iraquí. Si bien el compromiso en Irak está ahora en la etapa de implementación a través de la composición real del gobierno, las complicaciones en el Líbano han llegado a una etapa de gran complejidad que hace difícil para todas las partes a dar marcha atrás ahora. Como alternativa se puede concluir que el compromiso iraní-estadounidense (y el paralelo de Arabia-Siria) se limita a Irak sólo, como una forma de aliviar la presión sobre la economía estadounidense a través de la producción adicional de petróleo.

Por lo tanto el Líbano está al borde de una crisis hoy en día, a pesar de los rumores sobre el aplazamiento de la acusación que se esperaba se hiciese en el último mes del año pasado y que podría establecer un período de tregua que se espera que vaya de uno a dos meses.

Hasta entonces, el país está siendo testigo de una parálisis completa en todos los aspectos de la vida, como resultado de la parálisis del gobierno y su incapacidad para tomar ninguna decisión antes de resolver el artículo que es presentado por los ministros de Hizbulá y sus aliados, a saber, llevar ante la justicia a quienes han proporcionado testimonios falsos al tribunal internacional (y que la investigación se ha basado en gran medida en sus testimonios). Esta parálisis ha llegado a una etapa donde no es posible celebrar una reunión del gobierno, que a su vez pone el destino de este gobierno al borde del colapso.

En vista de la carrera entre la implosión de la situación interna del Líbano y la agresión israelí externa, las condiciones de vida de la inmensa mayoría de los libaneses se están deteriorando. Al mismo tiempo, existe un renovado hablar de terrorismo representado por al-Qaida y Fatah-el Islam-y el papel de palestinos dentro de estas organizaciones en el Líbano, como preludio de futuras crisis que trae a la memoria los acontecimientos de 1975 y sus consecuencias para otros 15 años de guerra civil. En este contexto, estamos asistiendo al resurgimiento de las mismas fuerzas que fueron responsables de la guerra civil y las masacres durante ese período y estas mismas fuerzas están incitando a la resistencia nacional y en contra de Hizbulá y contra los refugiados palestinos. El retorno de estas fuerzas también se ha acompañado de la difusión de noticias del rearme de la milicia anterior y la organización de campamentos de entrenamiento militar para sus partidarios como una preparación para las guerras y batallas próximas.

En este contexto, y con base en su posición fundamental que se presentó a raíz del asesinato del Primer Ministro Rafiq Hariri, el Partido Comunista libanés se está posicionando para ser capaz de resistir y oponerse a los intentos de las luchas internas y divisiones sectarias y también luchar por defender los derechos de las personas y las necesidades de los pobres de nuestro país. En este sentido, está trabajando en la preparación de una conferencia contra las luchas internas, para incluir a representantes de todo el pueblo libanés, intelectuales, sindicalistas y los jóvenes. El partido también se prepara para resistir cualquier agresión que se está trazado por el imperialismo estadounidense y el estado criminal de Israel contra nuestro país. En este sentido nuestro partido tiene muchas experiencias como la puesta en marcha del Frente Nacional de Resistencia, que sirvió de base para la liberación de Beirut, Monte Líbano y la Bekaa occidental, así como la mayor parte del sur.

Marie Debs, periodista y escritora, es miembro del Comité para Asuntos Exteriores del Partido Comunista de Líbano.

Nota del CEPRID: este artículo fue escrito antes de la crisis gubernamental libanesa, provocada por la renuncia de los ministros del Bloque del Cambio en protesta por la inacción del gobierno ante las acusaciones del Tribunal Internacional que investiga el asesinato del ex primer ministro, Rafik Hariri, y que sostiene sus acusaciones en las declaraciones de una serie de testigos falsos, tal y como ha puesto de manifiesto la investigación realizada tanto por Hizbulá como por el propio Ejército libanés, que en los últimos meses ha detenido a casi un centenar de personas por sus vínculos con los servicios secretos de Israel. La mayoría de estos detenidos o bien trabajaban o tenían una estrecha relación con la empresa de telecomunicaciones de Líbano, interferida por Israel, aunque nunca han tenido acceso, ni Israel tampoco, a la red de comunicaciones de Hizbulá en la que se sustentó gran parte del éxito en la victoria lograda contra Israel en la guerra del verano de 2006.Tanto Israel como sus aliados, occidentales y árabes, intentan desde entonces desacreditar a nivel interno e internacional a Hizbulá y en esta estrategia se enmarca el Tribunal Internacional.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2911935

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License