Y DESPUÉS DE LA GUERRA ¿QUÉ?

La guerra en la ex-Yugoslavia no fue una guerra religiosa ni étnica. Fueron las pretensiones territoriales de las élites gobernantes las que crearon la guerra para demostrarnos a la población civil que no podíamos seguir viviendo juntas. Aún ahora, cuando no existe conflicto armado, hay grandes esfuerzos para comunicarse, incluso se atraviesa la frontera con Hungría para verse.

Desde nuestro análisis de mujeres antimilitaristas pensamos que la pretensiones territoriales en Bosnia no van a cesar mientras no desaparezcan las estructuras políticas actuales, encabezadas por Milosevic y Tudjman en Serbia y Croacia respectivamente. El conflicto armado ha cesado, pero no la guerra cotidiana contra la población. Siempre decimos que la paz no es sólo ausencia de guerra, pero ahora somos conscientes de que para la población de Bosnia la paz si es, en parte, ausencia de guerra.

La perspectiva es que la postguerra va a estar llena de represión política. Desde que se firmó la paz de Dayton las personas y los movimientos sociales nos sentimos sus rehenes. Nos dicen que no hay alternativa a esta paz. Con esta fórmula de paz la Unión Europea consiente la represión dirigida desde los gobiernos causantes de la guerra hacia los movimientos sociales y antiguerra que los criticamos Con la excusa de conseguir la paz, se fortalece en el poder de los señores de la guerra, y se les sigue considerando como a los interlocutores validos en las negociaciones internacionales.
Ahora la guerra continua contra los llamados «enemigos interiores» (los movimientos sociales) y es la policía el nuevo ejercito en esta guerra, guerra contra personas de la misma «etnia», que nos manifestamos dentro de posicionamientos democráticos. Ejemplos de esta represión es que Serbia y Croacia siguen incomunicadas, no se normalizan las comunicaciones, impidiendo así las relaciones entre las personas y los grupos antiguerra.

Las guerras ponen en cuestión las relaciones humanas y los regímenes militaristas lo saben, como saben que el arma mas fuerte para perpetuar su poder es le incomunicación y la desinformación. Otro ejemplo es la aniquilación de los pocos medios de comunicación alternativos. Durante los años de guerra fueron eliminando diferentes medios de prensa alternativos y ha sido precisamente tras la firma de Dayton cuando han eliminado el último medio electrónico que quedaba. El cierre se hizo con fuerzas de choque paramilitares. Ahora no queda ni un solo medio de comunicación que no sea adicto al poder, se vive en una oscuridad informativa mas seria y peligrosa que cuando empezó la guerra.

Con todo lo anterior observamos que Serbia esta muy polarizada, lacerada y dividida. No es real por lo tanto la imagen que quiere ofrecer el régimen serbio y los medios de comunicación europeos de que hay una Identificación total de la población con los gobiernos.

CRITICA A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EUROPEOS

Lo peligroso de la anterior identificación es que no solo la promueven y difunden los gobiernos sino que ha calado en muchos movimientos sociales, que tienen quizás criterios políticos e ideológicos muy superficiales El primer año de guerra éstos hicieron una división entre los grupos de paz que trabajaban en el bando agredido y los que lo hacían en el bando agresor. Ni siquiera a los grupos antimilitaristas de allí hemos hecho esa distinción. Se consideraba que un desertor de Bosnia tenia menos valor (se le calificaba de traidor por no alistarse en el Ejército de Liberación Nacional), mientras que al desertor de Serbia o Croacia ha sido visto con buenos ojos. Nosotras hemos pedido amnistía para todos, y lo hemos acordado con los amigos y amigas de Bosnia, ahora que por fin nos hemos puesto en comunicación.
Es cierto, que sin la solidaridad del movimiento feminista y antimilitarista europeo, nosotras ni ningún otro movimiento antiguerra hubiésemos conseguido hacerl tanto trabajo como hemos hecho. Durante las guerras, la mayoría de las veces la solidaridad es unidireccional. Me atrevería a decir que es caridad o paternalismo. Pero con los grupos de mujeres y antimilitaristas de Europa se ha llevado una relación mucho mas amplia. Ha sido un apoyo mútuo, un desarrollo conjunto de estrategias y hemos podido cuestionar muchos dogmas feministas. y de otro tipo, que antes de la guerra considerábamos como invariables.

Sin embargo, algo que no hemos logrado es no ejercer mas presión sobre los gobiernos e instituciones internacionales, para que nuestras demandas sean respetadas y tenidas en cuenta. Hemos avanzado mucho en el marco de la política alternativa internacional como mujeres, pero han escaseado las acciones conjuntas. No se ha dado en Europa durante la guerra una protesta común del movimiento de paz. Ello es un motivo para reflexionar sobre la responsabilidad de estos movimientos de cara al futuro, para analizar nuestros errores y para cuestionar algunos posicionamientos políticos guiados por los partidos y los gobiernos de cada país. Claro esta que los movimientos de paz por sí solos no pueden parar las guerras, pero tampoco debemos caer en la impotencia, porque así nos posicionamos de forma parcial frente al conflicto.
Por otra parte, esta el sentimiento de culpa que provoca la impotencia. Entonces buscamos calmar nuestras conciencias pero sin cuestionarnos las acciones de nuestros gobiernos. Por ejemplo, el gobierno alemán se dedico durante la guerra a promover conferencias de paz, pero no dejó de vender armas a los países de la ex-Yugoslavia. Y lo mismo ocurrió con otros países. Estos se presentaban ante su opinión pública como buscadores de salidas dialogadas, mientras que con sus informaciones y acciones no dejaban ni dejan de preparar y alimentar las guerras.

Stasa Zajovic
(Extraído de «La Vaca Mocosa»)

You May Also Like