CEPRID

Explotación económica de los territorios palestinos ocupados: La respuesta del derecho a un crimen

Martes 2 de marzo de 2010 por CEPRID

Gilles Devers

CEPRID/ISM

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Julio Fucik

Los territorios ocupados

1. 1967/2009: el asentamiento, que siguió a la ocupación de los territorios palestinos tras la guerra de 1967, ha durado más de 42 años y tiende a convertirse en una especie de opción política. Sin embargo, no hay duda. La solución, es decir, la transferencia de la población en las zonas ocupadas y su desarrollo es una de las más graves violaciones del derecho internacional: la tierra conquistada fue el botín de guerra.

2. Después de una operación militar, el Estado puede permanecer en las zonas que no son suyas. Pero él no puede hacer eso en la perspectiva de una solución pacífica, y respetando el derecho internacional humanitario. La potencia ocupante, y durante el tiempo de la ocupación, debe administrar sin apropiarse de nada. Nadie puede adquirir la riqueza de los demás por la fuerza de las armas. Los textos no dejan ninguna duda de que el Reglamento de La Haya de 1907 y la IV Convención de Ginebra de 1949 reconocen a Palestina como el territorio ocupado, y por lo tanto prohíben la expulsión de la población y la explotación económica. El Estatuto de la Corte Penal Internacional, de 1998, recoge estas conclusiones y describe estos actos como crímenes de guerra.

3. Además, ciertas acciones son necesarias para poner fin a esta violación flagrante del derecho internacional y la legislación europea ofrece un campo privilegiado.

El derecho internacional

4. El primero es el derecho internacional. El Ministro de Justicia en Palestina dio jurisdicción a la CPI para investigar todos los delitos cometidos desde 2002. En ocasiones se ha entendido que era sólo una denuncia tras la operación militar “Plomo fundido” en diciembre de 2009 y enero de 2010. No, la declaración establecía la competencia de la Corte en todos los territorios en Palestina, y en este marco general, las quejas deben ser presentadas en contra de cualquier nueva situación. Podría ser la destrucción de cualquier casa en Jerusalén oriental. Sería un error separar a los militares y los civiles, porque la operación militar es la condición y la causa de la colonización.

5. Luego viene la responsabilidad de las empresas, israelíes y europeas, que participan y se benefician de la situación, en términos de asistencia a las comunidades o recursos. En el primer caso, que la oferta de licitación iniciada por las comunidades asentadas en las colonias las convierte de esta manera en actores directos en la solución, lo que es un delito. Bajo la segunda perspectiva, permiten el desarrollo y la prosperidad de las colonias. Ahora, todo el mundo sabe que la cuestión decisiva para el éxito económico es la condición del acuerdo, y es una ruina para los palestinos comenzar con el agua y la producción agrícola.

6. Estas empresas son cómplices en los crímenes de guerra en virtud de los artículos del Estatuto de la Corte Penal Internacional. Formalmente debe aplicarse a ellos, les recuerda una situación jurídica y les invitará a sacar conclusiones. Pero si la situación no cambia, se deben presentar denuncias ante la Corte Penal Internacional contra los directores, que a menudo son europeos.

La legislación europea

7. La cuestión también debe ser jugada en Europa, según la ley del Tribunal Europeo de Justicia de la Unión Europea y los tribunales nacionales, ya que muchas normas son aplicables de forma directa.

8. En este caso, Israel se ha comprometido por un texto, el Tratado de intercambio económico con la Unión Europea, y está imponiendo el cumplimiento estricto de los términos de este tratado, pero las importaciones no pueden incluir los productos de dentro de las fronteras de 1967. Toda la producción bajo el sello de Israel proveniente de los territorios ocupados de Palestina es ilegal, porque procede de la explotación de los territorios conquistados por la fuerza armada. Productos procedentes de las colonias deben ser excluidos de la Israel y la UE, y su venta prohibida.

9. Las instituciones europeas han sido siempre conscientes de los abusos de los exportadores israelíes, que se escondió debajo de un certificado de origen de los productos israelíes de los territorios ocupados, pero la respuesta ha sido ambigua. Todo esto debe cambiar, para volver a la letra y el espíritu de la legislación europea. Tenemos que imponer procedimientos de control exhaustivos, y simplemente prohibir todas las exportaciones de los territorios palestinos que no sean controladas por los palestinos. Es una responsabilidad para los europeos.

10. La Unión Europea también ha firmado un acuerdo con la Autoridad Palestina. Los flujos de comercio son bajos, y por buenas razones. Además, el proceso específico de control debe establecerse para las exportaciones palestinas reconocidas como tales, especialmente cuando vienen con el certificado falso que los israelíes impusieron en el contexto local. Tal como está, podemos tolerar un sistema que ha institucionalizado el fraude, lo que lleva a la pérdida para los Estados europeos de importantes cantidades de impuestos, y apoyar un sistema que está asfixiando la economía palestina. La legislación europea es más vigilante sobre las marcas falsificadas que en la explotación criminal de los territorios ocupados: esto es inaceptable.

Revisar el proceso de control

11. Debemos tomar nota del fraude organizado y revisar el proceso de selección. Esto debería ser una prioridad de la Comisión Europea y el Parlamento debe iniciar un estudio para medir con precisión la realidad sobre el terreno y compensar las exenciones ilegales durante diez años.

12. Los productos llegados a Europa de los asentamientos son ilegales en cuanto reciben un certificado de origen en Israel. Además, deben emprenderse acciones para su retirada. Pero tendrá que actuar con discernimiento, y la Unión Europea debería imponer una trazabilidad de los productos reales, para restaurar derechos de los palestinos, cuando los exportadores se ven obligados, dado el contexto, a pasar a través de intermediarios israelíes. Las normas deben ser muy precisos para garantizar la trazabilidad desde la primera etapa de la producción.

La competencia desleal

13. También se plantea la cuestión de la competencia internacional. No hay competencia leal cuando el exportador se beneficia de las condiciones impuestas por la violación del derecho internacional. ¿Qué competencia hay cuando el exportador no paga ni tierra ni agua, ni los salarios? La Unión Europea tiene los medios para captar este aspecto.

14. Están directamente implicadas las empresas que sufren esta competencia desleal.

15. Esto también puede incluir a otros países que han firmado acuerdos similares. ¿Cómo podemos aceptar que el Proceso de Barcelona, es decir, una serie de acuerdos entre la UE y los países del Mediterráneo, hiciese suyas las "dos pesos, dos medidas? Se refiere a Argelia, Chipre, Egipto, Jordania, Líbano, Malta, Marruecos, Siria, Túnez, Turquía y la Autoridad Palestina. Es urgente que el Estado vuelva a ser el mismo para todos. El impacto del fraude organizado desde hace diez años debe ser evaluado para considerar medidas de compensación y ajuste de las condiciones de tratamiento.

La prohibición de la venta de productos ilegales

16. Por último, sobre el terreno, por iniciativa de las empresas y los productores afectados por esta acción de competencia desleal; esto es necesario porque la ley debe ser la misma para todos. Los grupos de la sociedad civil que defienden la ley y la causa palestina, europeos y palestinos, también deben dar lugar a acciones contra este sistema de producción y de mercado.

* * *

17. Se trata de un plan definido y diverso que se comprometa a poner fin a la ganancias de la delincuencia, restablecer la realidad económica en los territorios ocupados y reforzar la viabilidad económica del Estado palestino por la recuperación de sus tesoros.

18. Estas normas de derecho han existido por mucho tiempo. Lo que ha cambiado es que ahora hay procesos para obligar a la ejecución. Esto lo cambia todo. El caso de Brita, el 29 de octubre de 2009, argumentó ante el Tribunal Europeo de Justicia que estamos ante un signo cambiante. La compañía Brita ha estado al cargo de una aduana de Alemania, para la importación de productos de la empresa Soda-Club, una compañía israelí establecida en una colonia. Lo que vemos es la sentencia de un tribunal internacional que dice que la única frontera con Israel es la de 1967, que más allá de esto no es Israel, y que toda la producción israelí es ilegal.

20. Este es un asunto palestino, pero en un mundo civilizado es asunto de todos. La última palabra no debe ser del poder, sino del derecho.

CAPÍTULO 1

¿QUÉ DICE LA LEY INTERNACIONAL HUMANITARIA?

21. Los territorios ocupados de Palestina ... La realidad de 42 años es que parece ser un hecho aceptado. Esta vez, se crea específicamente un "sí" militar y político. Pero, legalmente, el sistema de la ley es bien conocido: son territorios ocupados, y cualquier transferencia de la población está prohibida. El Estado de Israel, con la ley que obliga a la Corte Suprema, desafía los fundamentos del derecho internacional humanitario. Pero esto ya no engaña a nadie, y la Corte Internacional de Justicia desestimó todas las excusas y estratagemas en el año 2004 al dictaminar sobre la construcción del muro.

22. El derecho internacional humanitario aplicable a los territorios ocupados de Palestina se basa en dos textos fundamentales, el Reglamento de La Haya de 1907 (I) y la IV Convención de Ginebra (II), ahora con las penas previstas en el Tratado de Roma de la Corte Penal Internacional (III).

I - El Reglamento de La Haya de 1907

23. Se debe considerar la aplicabilidad de este texto (A), antes de examinar las disposiciones pertinentes (B).

Un carácter - aplicable

24. El Reglamento de La Haya de 1907, que es un anexo a la Cuarta Convención de La Haya, de octubre 18 de 1907, trata en su sección III de los militares en los territorios ocupados. Israel no es parte en esta Convención, pero esta aplicación se concede en términos de derecho consuetudinario y por referencia a la IV Convención de Ginebra.

25. En virtud del Convenio de 1907, tal como señaló el Tribunal de Justicia Internacional, la regulación era la intención de "revisar las leyes generales y las costumbres de la guerra" tal como existían en ese momento. En 1946, el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg estableció también: Las normas definidas en la Convención fueron reconocidas por todas las naciones civilizadas y eran consideradas como una formulación de leyes y costumbres de la guerra.

26. Las disposiciones del Reglamento de La Haya de 1907 han adquirido un carácter consuetudinario, como la Corte Internacional de Justicia ha puesto de manifiesto en el examen de los derechos y deberes de los beligerantes en la conducción de operaciones militares.

27. Por otra parte, en virtud del artículo 154 del Cuarto Convenio de Ginebra, el Reglamento de La Haya se ha completado en las secciones II y III, las disposiciones de la Convención de La Haya, que incluye la liquidación de 1907. Sin embargo, el Cuarto Convenio de Ginebra fue ratificado por Israel el 6 de julio de 1951.

B - Marco jurídico

28. La sección III del Reglamento de La Haya, que se refiere a "la autoridad militar sobre el territorio enemigo ", define el concepto de territorio ocupado en el artículo 42, y la Corte Internacional de Justicia llegó a la conclusión de una manera sencilla, con referencia derecho internacional consuetudinario, tal como se refleja en el artículo 42: Un territorio se considera ocupado cuando se encuentra de hecho bajo la autoridad del ejército enemigo, y la ocupación sólo se extiende a un territorio donde dicha autoridad esté establecida y puede ser ejercida.

29. Los artículos 43, 46 y 52 son reconocidos por la Corte Internacional de Justicia particularmente relevantes para el caso de los territorios ocupados de Palestina.

30. El artículo 43 otorga al ocupante la obligación de "adoptar todas las medidas a su alcance para restablecer y garantizar, en la medida de lo posible, el orden y la vida pública, respetando, salvo impedimento absoluto las leyes en vigor en el país ".

31. El artículo 46 añade que la propiedad privada debe ser "respetada" y "no puede ser confiscada”. El honor y los derechos de la vida familiar de las personas y la propiedad privada, así como las convicciones religiosas y la práctica de la religión debe ser respetada. La propiedad privada no puede ser confiscada.

32. El artículo 52 permite los pedidos hasta ciertos límites, en especie y servicios para las necesidades del ejército de ocupación. Prestaciones en especie y servicios no se exige a los municipios o a los habitantes, excepto para las necesidades del ejército de ocupación. Están relacionados con los recursos del país y de la naturaleza como para no involucrar a la población en la obligación de tomar parte en operaciones militares contra su país.

33. En virtud del artículo 55: El Estado ocupante no debe considerarse sino como administrador y usufructuario de los edificios públicos, edificios, bosques y granjas pertenecientes al Estado enemigo y situados en el país ocupado. Deberá defender el capital de estas propiedades y administrarlas de conformidad con las reglas del usufructo.

II - Cuarto Convenio de Ginebra

34. Se debe considerar la aplicabilidad de este texto (A), antes de examinar las disposiciones pertinentes (B).

Un carácter - aplicable

35. El Cuarto Convenio de Ginebra fue ratificado por Israel el 6 de julio de 1951. Jordania también es miembro desde el 29 mayo 1951. Ningún Estado ha hecho una reserva de interés para el caso particular de los territorios ocupados.

36. Palestina también se ha comprometido de forma unilateral por la declaración del 7 de junio de 1982 para aplicar el IV Convenio de Ginebra. Suiza, Estado depositario, consideró que la decisión unilateral era válida. Sin embargo, concluyó que "no estaba - como custodio - en condiciones de decidir si la solicitud de la Organización para la Liberación de Palestina, en nombre del Estado de Palestina, de unirse al Cuarto Convenio debe considerarse como un instrumento de adhesión.

37. El ámbito de aplicación de la Cuarta Convención de Ginebra se define en el artículo 2 común a los cuatro Convenios del 12 de agosto de 1949: Fuera de las disposiciones que entrarán en vigor en tiempo de paz, el presente Convenio se aplica en casos de guerra declarada o de conflicto armado que surja entre dos o varias Altas Partes Contratantes, incluso si no hay estado de guerra o no es reconocido por uno de ellos. El acuerdo se aplicará también en todos los casos de ocupación de todo o parte del territorio de una Alta Parte Contratante, aunque tal ocupación no encuentre resistencia militar. Si una de las Potencias en conflicto no puede ser parte en el presente Convenio, las Potencias que son partes en el mismo quedarán obligadas por el en sus relaciones mutuas.

38. Según el primer párrafo, la Convención es aplicable cuando se cumplen dos condiciones, a saber, la existencia de un conflicto armado, el estado de guerra, sea o no reconocido, y la aparición de este conflicto entre dos partes contratantes. Si se cumplen estas dos condiciones, el Convenio se aplica, en particular, en cualquier territorio ocupado en dicho conflicto por cualquiera de las partes contratantes.

39. El segundo párrafo no pretende restringir el alcance del acuerdo y se determina por el primer párrafo, al excluir del ámbito de aplicación de los territorios que no entran dentro de la soberanía de cualquiera de las partes Contratantes. Que sólo trata de aclarar que, aunque la ocupación efectuada durante el conflicto se llevó a cabo sin encontrar resistencia armada, el Convenio sigue siendo aplicable.

40. La Corte Internacional de Justicia ha reconocido la aplicación de la IV Convención de Ginebra a los territorios ocupados de Palestina, y este análisis fue aprobado por unanimidad, con excepción de Israel.

B - Marco jurídico

41. En el artículo 6, el Cuarto Convenio distingue entre las normas aplicables en las operaciones militares que conducen a la ocupación y los que siguen siendo aplicables durante la duración de la ocupación. El presente Convenio se aplicará desde el comienzo de todo conflicto u ocupación mencionados en el artículo 2. En territorio ocupado, la aplicación del presente Convenio cesará un año después del cierre general de las operaciones militares, sin embargo, la Potencia ocupante estará obligada mientras dure la ocupación - en la medida en que la Potencia ejerce las funciones de gobierno en el territorio se trata - por los siguientes artículos del presente Convenio: 1 a 12, 27, 29 a 34, 47, 49, 51, 52, 53, 59, 61 a 77 y 143. Las personas protegidas, cuya liberación, repatriación o restablecimiento puede tener lugar después de estos plazos, deberán seguir beneficiándose de este acuerdo.

42. Por lo tanto, las operaciones militares en 1967, que condujo a la ocupación de los territorios ocupados sólo terminó siendo aplicables los artículos enumerados en el párrafo tercero del artículo 6. Entre estas disposiciones son pertinentes a los artículos 47, 49, 52, 53 y 59.

43. Artículo 47: Las personas protegidas que estén en territorio ocupado no podrán ser privadas de dicha protección.

44. Artículo 49 y sus párrafos, muy importantes, 1 y 6: El traslado forzoso, en masa o individuales, así como las deportaciones de personas protegidas del territorio ocupado al territorio de la Potencia ocupante o al de cualquier otro país, ocupado o no, están prohibidos, independientemente de su motivo. Sin embargo, la Potencia ocupante podrá efectuar la evacuación total o parcial de una zona determinada si la seguridad de la población o imperiosas razones militares así lo requieran. Las evacuaciones no podrán implicar el desplazamiento de personas protegidas fuera del territorio ocupado, excepto en los casos de imposibilidad física. La población así evacuada será devuelta a sus hogares tan pronto como las hostilidades en la zona han cesado. La Potencia ocupante que efectúa tales traslados o evacuaciones deberá garantizar, en la medida de lo posible, que las personas protegidas sean alojadas en instalaciones adecuadas, que los desplazamientos se realicen en condiciones satisfactorias de seguridad, de higiene, seguridad y nutrición y que los miembros de una familia no sean separados unos de otros. La Potencia ocupante no podrá retener a las personas protegidas en una región particularmente expuesta a los peligros de la guerra a menos que la seguridad de la población o imperiosas razones militares así lo requieran. La Potencia ocupante no podrá deportar o transferir partes de su propia población civil al territorio que ocupa.

45. Artículo 52: Ningún contrato, acuerdo o reglamento podrá atentar contra el derecho de todo trabajador, sea o no voluntario, dondequiera que se encuentre. Todas las medidas destinadas a provocar el paro o a restringir las posibilidades de los trabajadores en un país ocupado, para llegar a trabajar para la Potencia ocupante está prohibido.

46. Artículo 53: Se prohíbe a la Potencia ocupante destruir bienes muebles o inmuebles, pertenecientes individual o colectivamente a personas particulares o a organismos públicos, organizaciones sociales y cooperativas, excepto cuando se considera esa destrucción absolutamente necesaria por las operaciones militares.

47. Artículo 59: Cuando la población del territorio ocupado o parte de ella, esté insuficientemente abastecida, la Potencia ocupante aceptará las acciones de socorro en nombre de esta población y las facilitará en la mayor medida de sus capacidades. Estas acciones las pueden emprender Estados u organismos humanitarios imparciales, como el Comité Internacional de la Cruz Roja, y se incluyen los envíos de alimentos, suministros médicos y ropa. Todos los Estados contratantes deberán autorizar el libre paso de estos envíos y garantizar su protección. Una Potencia que permita el libre paso de envíos en su territorio ocupado tiene derecho, sin embargo, a reglamentar su paso según horarios e itinerarios prescritos y los Estados u organismos humanitarios a obtener los seguros suficientes de que estos productos están destinados a ayudar a las personas necesitadas y no se utilizan para el beneficio de la potencia ocupante.

III - La explotación económica, los crímenes de guerra

48. La cuestión debe ser examinada con arreglo a la ley fundamental. El Estatuto de la Corte Penal Internacional, en su artículo 21, hace hincapié en la estrecha relación entre el estado y el derecho internacional general. La Corte debe aplicar la ley, en segundo lugar, los tratados aplicables y los principios y normas del derecho internacional y en su defecto, los principios generales del derecho que derive la Corte del derecho interno de los diferentes sistemas jurídicos del mundo.

49. El Estatuto de la Corte Penal Internacional define los crímenes de guerra en estos conceptos: infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949, "conocer cualquiera de los siguientes actos contra personas o bienes protegidos por las disposiciones de los Convenios de Ginebra: Artículo 8, 2, a, iv) La destrucción y la apropiación de bienes no justificadas por necesidades militares y realizadas a gran escala. Artículo 8, 2, A, VIII) El traslado, directa o indirectamente, por la Potencia ocupante de parte de su población civil al territorio que ocupa o la deportación o el traslado dentro o fuera de territorio ocupado de la totalidad o parte de la población de ese territorio.

50. El artículo 25 establece el principio de la responsabilidad penal individual. La Corte tiene jurisdicción sobre las personas, y cualquier persona que cometa un delito dentro de la jurisdicción de la Corte será responsable individualmente y podrá ser penado con arreglo al Estatuto.

51. En la cláusula 3, que define el alcance de la responsabilidad penal, los párrafos c) y d), relativa a la facilitación o la contribución. En virtud de este Estatuto, una persona es penalmente responsable y podrá ser penada por un crimen de la competencia de la Corte cuando: a) Se comete ese crimen, ya sea individualmente o en conjunto con otra persona o por medio de otra persona, esa persona es o no penalmente responsable; b) Ordene, proponga o aliente la comisión de ese delito; c) Para facilitar la comisión de ese crimen, brinda apoyo, asistencia y otros tipos de asistencia a la comisión o tentativa de comisión de ese crimen, incluso suministrando los medios para su comisión ; d) ayuda en modo alguno con la comisión o tentativa de comisión de tal delito por un grupo de personas que actúen en concierto. Esta contribución deberá ser intencional y, según corresponda: i) tratará de facilitar la actividad delictiva o los fines delictivos del grupo, si la actividad o esos fines impliquen la comisión de un delito dentro de la jurisdicción de la Corte; o ii) Ya sea con pleno conocimiento de la intención del grupo de cometer este delito.

CAPÍTULO 2

LA APLICACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL EN PALESTINA

52. El Estado de Israel niega la aplicación del derecho internacional humanitario en los territorios ocupados (I), pero este reto no resiste análisis, según lo declarado por la Corte Internacional de Justicia (II).

I - El desafío presentado por Israel

53. El Estado de Israel admite dos tipos de desafío, que se basa en una interpretación del artículo 2 de la Convención de Ginebra (A) y la otra en la jurisprudencia de la Corte Superior de Justicia (B).

A - una interpretación errónea del artículo 2 de la Convención de Ginebra

54. En el caso del muro, las autoridades israelíes dijeron que en realidad se aplica generalmente a las disposiciones humanitarias del Cuarto Convenio de Ginebra en los territorios ocupados, pero este convenio no es aplicable de jure en esos territorios, ya que, con arreglo al párrafo segundo del artículo 2 se aplicará únicamente en los casos de ocupación de los territorios bajo la soberanía de un Estado que sea parte en un conflicto armado. Israel ha afirmado que Jordania era ciertamente una de las partes en el Cuarto Convenio de Ginebra en 1967 y luego estalló un conflicto armado entre Israel y Jordania, pero añade que los territorios ocupados por Israel a raíz de este conflicto estaban bajo soberanía de Jordania.

55. La Corte Internacional de Justicia rechazó esta interpretación: Los redactores del segundo párrafo del artículo 2, no tenían la intención, mediante la inserción de esta cláusula en el acuerdo de limitar su alcance.

56. Este análisis es confirmado por los trabajos preparatorios de la Convención. La Conferencia de expertos gubernamentales convocadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja a raíz de la Segunda Guerra Mundial en la preparación de futuros Convenios de Ginebra recomendó que estos convenios sean aplicables en todo conflicto armado, "sea reconocido o no como un estado de guerra por las partes" y "en los casos de ocupación de territorio que se llevaría a cabo a menos que haya un estado de guerra ".

B - La reescritura de la ley internacional en favor de un "principio de proporcionalidad"

57. Que actúa como Tribunal Superior de Justicia, el Tribunal Supremo de Israel tiene competencia para pronunciarse sobre la legalidad de las decisiones adoptadas por las autoridades públicas, incluida la iniciativa de los palestinos de los territorios ocupados. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia desestima las referencias al derecho internacional y niega la autoridad de la Corte Internacional de Justicia, para volver a crear un sistema que permite la mayor libertad de maniobra del Estado de Israel, teoriza el principio de proporcionalidad y cuando el límite de esta "parte" aduce razones de seguridad, entra en cuestiones puramente políticas. Así, el Tribunal Superior de Justicia opera principalmente como la legitimación de la política del gobierno. Es posible analizar que la acción de la corte suprema de Israel constituye una forma de legitimar la política de ocupación del Estado de Israel, la legitimación, tanto para la opinión pública nacional e internacional. De hecho, su misión es presentar la imagen de un Estado democrático, incluso en sus decisiones relativas a los territorios ocupados.

58. El razonamiento básico es negar la realidad jurídica de los territorios ocupados. El Alto Tribunal considera que Israel no ejerce un control sobre la población palestina, que no hay ocupación, lo que elimina la aplicación de la Sección III del Reglamento de La Haya y las disposiciones del Cuarto Convenio de Ginebra a los territorios ocupados. Si el ejército toma de forma efectiva el control de facto de una cierta área, el carácter temporal de la presencia en la zona o la intención de mantener sólo el control militar temporal no puede derogar el hecho de la aplicación de las disposiciones de la leyes de la guerra. Además, la aplicación del capítulo tercero del Reglamento de La Haya y la aplicación de las disposiciones correspondientes de la Cuarta Convención de Ginebra no dependen de la creación de un sistema especial de organización que toma la forma de gobierno militar. 59. Al mismo tiempo, y tiene sentido desde el momento en que la idea de los territorios ocupados es negada, el Tribunal Supremo considera que el artículo 43 del Reglamento de La Haya de 1907, justifica las medidas para garantizar la seguridad de los israelíes que viven territorio palestino, sin tener que decir si esta presencia no es legal. 60. Esta interpretación puede aparecer como un discurso equilibrado, entonces es irremediablemente malo, ya que elimina el derecho internacional humanitario. El reto inmediato que enfrenta el sistema de seguridad de Israel es, por un lado, la necesidad urgente de actuar para poner fin a los ataques, esta parte de la responsabilidad básica de todos los estados para garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Por otra parte, el Estado debe llevar a cabo estas operaciones de conformidad con la ley y dentro del marco del imperio de la ley en un Estado democrático. El problema de equilibrar la seguridad y la libertad no está a la discreción de un comandante militar de una zona bajo la ocupación beligerante. Se trata de un problema general en la legislación, tanto nacional como internacional. Su solución es universal. Se encuentra en la profundidad de los principios de la Ley General, que incluyen la razonabilidad y buena fe.

61. Es sintomático de cómo, en el caso del muro, el Tribunal Supremo hace caso omiso de la Corte Internacional de Justicia. Se elimina el debate sobre el principio del muro, justificado en el nombre de medidas de seguridad que el Tribunal se niega a decidir, y simplemente disfrutar de las modalidades de aplicación del muro. Esto permite al Tribunal Supremo rechazar cualquier autoridad de la Corte Internacional de Justicia. Nuestra respuesta es la siguiente: el Tribunal Supremo de Israel debe dar el peso adecuado a las normas del derecho internacional, desarrollado e interpretado por la Corte Internacional de Justicia en su Opinión Consultiva. Sin embargo, la conclusión de la Corte Internacional de Justicia, basado en una base fáctica distinta a la que tenemos ante nosotros, no obliga a la Corte Suprema de Israel a denunciar que de que cada segmento del muro viola el derecho internacional.

62. Así, la aplicación de la ley está, de hecho, en entredicho. El Alto Tribunal hace hincapié en cuestiones de seguridad para justificar la construcción del muro a pesar de la opinión de la Corte Internacional de Justicia. Sobre la base de todo el material a nuestra disposición, hemos llegado a la conclusión de que la decisión de erigir el muro es de seguridad, de prevención de la infiltración de terroristas en el Estado de Israel y en las comunidades israelíes en la zona. El muro de separación es un componente central de seguridad en la batalla de Israel contra el terrorismo palestino. Nuestra conclusión es, por tanto, que el comandante militar está autorizado a construir un muro de separación en la zona para la protección de la vida y seguridad de los colonos israelíes en la zona. A los efectos de esta conclusión, es irrelevante determinar si esta actividad ES conforme a la legislación internacional o desafía, como se indica, la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

II - El rechazo de estos desafíos

63. Estos desafíos han sido rechazadas por la Corte Internacional de Justicia (A) y otros organismos internacionales (B).

A - La Corte Internacional de Justicia en 2004

64. Para la Corte Internacional de Justicia, en virtud del derecho internacional consuetudinario, tal como se refleja en el artículo 42 del Reglamento sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre, anejo al Cuarto Convenio de La Haya, del 18 de octubre de 1907, el territorio se considera ocupado cuando de hecho está bajo la autoridad del ejército enemigo, y la ocupación sólo se extiende a un territorio donde dicha autoridad esté establecida y puede ser ejercida. Los territorios situados entre la Línea Verde y la antigua frontera oriental de Palestina bajo el mandato británico han sido ocupados por Israel en 1967 durante el conflicto armado entre Israel y Jordania. Según el derecho internacional consuetudinario, por lo tanto, en estos territorios ocupados Israel tiene la condición de Potencia ocupante. Los acontecimientos posteriores territorios no cambian esta situación. Todos estos territorios (incluyendo Jerusalén Este) siguen siendo territorios ocupados e Israel ha mantenido la condición de Potencia ocupante.

65. La Corte Internacional de Justicia llegó a la conclusión, sin reservas, de que la IV Convención es aplicable en los territorios ocupados. En vista de lo anterior, el Tribunal de Justicia declaró que el Cuarto Convenio de Ginebra es aplicable en cualquier territorio ocupado en el caso de conflicto armado que surja entre dos o más Partes Contratantes. Israel y Jordania eran partes en esta Convención cuando el conflicto armado de 1967.

B - Otros organismos internacionales

• Los Estados Partes en la IV Convención de Ginebra

66. Los Estados Partes en la IV Convención de Ginebra han aceptado la aplicación del texto a los territorios ocupados durante la conferencia del 15 de julio de 1999. En la declaración final reafirmaron que “el Cuarto Convenio de Ginebra es aplicable al territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental". Luego, el 5 de diciembre de 2001, las Altas Partes Contratantes, con especial referencia al artículo 1 del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 han reafirmado una vez más la "aplicabilidad de la Convención en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental”. También recordó las respectivas obligaciones de las Partes Contratantes que participaban en la conferencia, incluidas las partes en el conflicto e Israel, como Potencia ocupante.

• El CICR

67. El CICR, cuya situación especial respecto a la aplicación del Cuarto Convenio de Ginebra debe ser "en todo momento reconocida y respetada" por las partes en virtud del artículo 142 de la Convención, también se ha pronunciado sobre la interpretación de la Convención. El CICR siempre ha afirmado la aplicabilidad de jure del IV Convenio de Ginebra a los territorios ocupados desde 1967 por de Israel, incluida Jerusalén oriental.

• Los órganos de la ONU

68. La Asamblea General ha adoptado una posición en la misma dirección en múltiples resoluciones: El Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra, del 12 de agosto de 1949, es aplicable al territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental y otros territorios ocupados por Israel desde 1967.

69. El Consejo de Seguridad desde el 14 de junio de 1967 consideró: Las partes involucradas en el conflicto deben cumplir con todas las obligaciones del Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra.

70. En su resolución 242 (1967) de 22 de noviembre de 1967, el Consejo de Seguridad destacó "la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra y la necesidad de trabajar hacia una paz justa y duradera en la que cada Estado de la región pueda vivir en seguridad" y exigió la retirada de las fuerzas israelíes de los territorios ocupados en el reciente conflicto.

71. El 15 de septiembre de 1969 confirma este análisis. El Consejo insta a Israel a que respeten escrupulosamente las disposiciones de los Convenios de Ginebra y del derecho internacional que rigen la ocupación militar.

72. El 22 de marzo de 1979 el Consejo de Seguridad adoptó medidas sobre la política y prácticas de Israel de crear asentamientos en los territorios ocupados palestinos y árabes ocupados desde 1967. Dijo que "no tienen validez jurídica" y afirmó "una vez más que el Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles ... de 12 de agosto de 1949, se aplica a los territorios árabes ocupados por Israel desde 1967, incluida Jerusalén "; pidió "una vez más a Israel, como Potencia ocupante, que cumpla escrupulosamente "dicho Convenio.

73. El 20 de diciembre de 1990 el Consejo de Seguridad todavía se pronunciaba en la misma dirección. Instó a "el Gobierno de Israel a reconocer la aplicabilidad de jure de la Convención ... a todos los territorios ocupados por Israel desde 1967 y que cumpla escrupulosamente las disposiciones de la Convención. Solicitó, además, "las Altas Partes Contratantes en la Convención para garantizar que Israel, la Potencia ocupante, cumpla sus obligaciones en virtud del artículo 1 de la Convención”.

74. Además, el Consejo reafirmó su posición respecto a la aplicabilidad del Cuarto Convenio de Ginebra en los territorios ocupados.

CAPÍTULO 3

DERECHO EUROPEO

75. El marco general de cooperación (I) ha creado una política ilegal (II).

I - El marco general de cooperación

76. El marco se basa en dos ejes: Europa y los derechos humanos (A) y un acuerdo técnico de cooperación económica (B).

A - Europa y los derechos humanos

77. Toda la integración europea se extiende hacia el objetivo del Estado de Derecho, como se afirma en el Preámbulo: Confirmando su compromiso con los principios de libertad, democracia y respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y el imperio de la ley.

78. La Unión Europea, que en virtud del artículo 3.1 promueve la paz, sus valores y el bienestar de sus pueblos, ha establecido compromisos estrictos en el artículo 3.5, incluidos aquellos que hacen referencia a la Carta de las Naciones Unidas: En sus relaciones con el resto del mundo, la Unión afirmará y promoverá sus valores e intereses y contribuirá a la protección de sus ciudadanos. Asimismo, contribuye a la paz, la seguridad, el desarrollo sostenible del planeta, la solidaridad y el respeto mutuo entre los pueblos, el comercio libre y justo, la erradicación de la pobreza y la protección de los derechos, en particular los de los niños, así como la estricta observancia y el desarrollo del derecho internacional, incluido el respeto de los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

79. SCIP incorpora objetivos similares en el artículo 21:

1. La acción de la Unión en la escena internacional está basada en los principios que han guiado su creación, el desarrollo y la ampliación: democracia, Estado de Derecho, la universalidad y la indivisibilidad de los derechos humanos y las libertades fundamentales, el respeto de la dignidad humana, los principios de igualdad y solidaridad y los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

2. El sindicato busca desarrollar relaciones y crear asociaciones con terceros países y con organizaciones internacionales, regionales o mundiales que compartan los principios mencionados en el párrafo primero. Propiciará soluciones multilaterales a los problemas comunes, especialmente dentro de las Naciones Unidas.

3. La Unión definirá y aplicará políticas comunes y acciones y el trabajo para garantizar un alto grado de cooperación en todos los ámbitos de las relaciones internacionales a fin de: c-para preservar la paz, prevenir los conflictos y fortalecer la seguridad internacional, de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y los principios del Acta Final de Helsinki y los objetivos de la Carta de París, incluidas las relativas a las fronteras exteriores.

80. También podemos citar el artículo 205 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea: La acción de la Unión en la escena internacional con arreglo a esta parte, sobre la base de los principios, perseguirá los objetivos y se realizará en las disposiciones generales contenidas en el Capítulo 1 del Título V del Tratado de la Unión Europea.

B - UE / Israel

81. Es necesario analizar el texto del Acuerdo (1) y su aplicación (2).

1 - El texto del acuerdo

82. El proceso de Barcelona de 1995 dio lugar a las asociaciones de la UE y los países mediterráneos: Argelia, Chipre, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Malta, Marruecos, Siria, Túnez, Turquía y la Autoridad Palestina. Así se concluyó en Bruselas el 20 de noviembre de 1995, lo aprobó Israel el 19 de abril de 2000 y entró en vigor el 1 de junio de 2000.

83. El preámbulo proclama la importancia que las Partes conceden "al principio de la libertad económica y los principios de la Carta de las Naciones Unidas, especialmente el respeto de los derechos humanos y la democracia, que son la base de la Asociación”.

84. El artículo 2 del Acuerdo de Asociación UE-Israel declara: La relación entre las partes, así como todas las disposiciones del presente Acuerdo, está basada en el respeto de los derechos humanos y los principios democráticos, que inspira las políticas internas e internacionales y constituye un elemento esencial del presente Acuerdo.

85. El artículo 8 prevé la exención de derechos de aduana sobre las importaciones y exportaciones entre la Comunidad e Israel. Se establece un consejo de asociación para examinar las principales cuestiones que surjan en virtud del presente Acuerdo, que pueden ser embargadas a cualquier controversia sobre la aplicación o interpretación de la CE e Israel.

86. El artículo 79, apartado 2, establece que una parte tiene derecho a tomar las medidas oportunas si considera que la otra parte no ha cumplido con su obligación en virtud de ese acuerdo, a condición, sin embargo, de establecer de antemano el Consejo de Asociación con toda la información necesaria para un examen detallado de la situación con el fin de buscar una solución aceptable para las partes.

87. El ámbito territorial del acuerdo CE-Israel se define en el artículo 83 en relación con el Protocolo N º 4. Son considerados como productos originarios los enteramente obtenidos en Israel y los materiales que no se han obtenido plenamente en Israel, a condición, sin embargo, que estos materiales hayan sido elaborados o transformados en Israel en el sentido del artículo 5 del Protocolo.

88. En virtud del artículo 32, los productos a los que se aplican las disposiciones del Acuerdo tienen una previa presentación de un certificado de circulación expedido por las autoridades aduaneras del Estado exportador; y cuando las autoridades aduaneras del Estado de importación tengan dudas sobre el origen de los productos, pueden solicitar una verificación posterior.

2 - La aplicación del Acuerdo

89. La aplicación de este acuerdo es aplicable sólo en el marco de las fronteras internacionalmente reconocidas de Israel, es decir, las fronteras de 1967. Los productos obtenidos en los territorios ocupados bajo la administración israelí desde 1967 no tendrán derecho a un trato preferencial.

90. Las autoridades europeas han expresado repetidamente sus dudas sobre la validez de los certificados, a partir de 1997: Aviso a los importadores de noviembre 8, 1997 (DO C 338, p. 13), noviembre 23, 2001 (DO C 328, p. 6), pero también en la segunda reunión de la Asociación Israelí de la UE del 20 de noviembre de 2001.

91. La opinión de la Comisión sigue un aviso a los importadores N º 2005 / C 20/02, aplicable al 1 de febrero de 2005, que establece las normas de buen funcionamiento, pero en realidad permite los abusos porque no son coincidentes con las bases del derecho internacional.

92. El dictamen establece el principio esencial, pero era difícil hacerlo de otra manera, es decir, el reconocimiento de la frontera de 1967, pero no asume las consecuencias: "Según la Comunidad, los productos producidos en los territorios bajo la administración de Israel desde 1967 no tienen derecho de beneficio de los acuerdos preferenciales en el Acuerdo de Asociación UE-Israel. .

93. El aviso indica que serán necesarios a partir del 1 de febrero de 2005 en todos los certificados "el nombre de la ciudad, pueblo o zona industrial”. La Comisión reconoce el fraude generalizado, y agregó: "Esta información reducirá significativamente el número de casos en que existan dudas razonables sobre el estado de origen de los productos importados de Israel”.

94. Además, la Comisión anuncia la frase: "El trato preferencial se negará a los productos para los que la prueba de origen indica que la producción de conferir el carácter originario ha tenido lugar en una ciudad, pueblo o zona industrial bajo administración israelí desde 1967”.

95. En la primera lectura de esta revisión, que es una disposición legal, parece satisfactoria, pues se refiere a las fronteras de 1967, y la necesidad de un certificado de origen claro. En realidad, esta protección es completamente ineficaz.

II - Una política ilegal

96. El carácter ilegal de esta política, destaca el caso de Brita (A), basado en un proceso de certificación ineficiente (B) y violación del derecho internacional humanitario (C).

A- El caso Brita

97. La cuestión fue planteada por la aduana alemana acerca de la empresa alemana Brita, que habían importado los productos fabricados por la empresa Soda Club, ubicada en un asentamiento ilegal. La compañía Brita imponía aranceles, lo que fue impugnado en los tribunales de Hamburgo y se pidió al Tribunal de Justicia Europeo en Luxemburgo que se pronunciase al respecto. El caso llegó a los tribunales en octubre de 2009, y el Abogado General señaló que estos productos no podrían beneficiarse del acuerdo aduanero. El fallo se espera en las primeros meses de 2010.

98. Después de una demostración de apoyo específico, el Abogado General concluye: En vista de lo anterior, la Corte no puede, nos parece, no tener en cuenta que los territorios de Cisjordania y Gaza no son parte del territorio del Estado de Israel.

99. El Consejo ya había indicado que el acuerdo sólo se aplicaba al territorio del Estado de Israel "dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente, de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre este tema”.

100. La perspectiva es una decisión del Tribunal de Justicia, reconociendo la frontera de 1967, y negar cualquier derecho a operar en los territorios ocupados a Israel.

B - Un proceso ineficaz de certificación

101. La decisión del 1 de febrero de 2005 de que los certificados mencionen "el nombre de la ciudad, pueblo o zona industrial” significa, en la práctica, que el acuerdo depende de la empresa exportadora y las autoridades israelíes para preparar este documento. La Comisión no proporciona ningún medio de comprobar si lo que se dice es cierto o no. En el caso de Brita, la localización de la producción no deja lugar a duda, pero con un proceso de fabricación más complejo o más oculto, el valor de la certificación se convierte en azar.

C - Violaciónes del Derecho Internacional Humanitario

102. Cuando se identifica un producto como proveniente de las colonias, la única respuesta de la Comisión es imponer la tarifa, de modo que la Comunidad justifica la explotación económica de los territorios ocupados. La frustración de la decisión de 2005, con el derecho internacional humanitario incorporado en el ordenamiento jurídico comunitario, es doble.

103. La Comisión utiliza una redacción ambigua, y jurídicamente incorrecta, “la administración de Israel en 1967”, evitando referirse al territorio ocupado. Sin embargo, la ocupación del territorio es admitido como consecuencia de una operación de guerra en el derecho internacional humanitario (de La Haya de 1907 y Ginebra 1949): un usufructuario simple, sin transferencia de la población, no explotación de los recursos, sin la aplicación de un nuevo régimen jurídico. Además, puede exportar desde el territorio ocupado (en la post-guerra, Alemania), siempre que se respete el derecho internacional humanitario.

104. Las decisiones de la Comisión son ilegales porque restringen la aplicación de la legislación aduanera comunitaria, y hacen caso omiso del derecho internacional humanitario. Por lo tanto, no hay que aplicar aranceles a la producción ilegal, sino de prohibir la exportación como si fuesen claramente ilegales con el objetivo de conducir a la recuperación de la riqueza económica de los palestinos.

105. La obligación de la Unión Europea y los Estados Unidos, para hacer cumplir la ley no es cuestionable y la Corte Internacional de Justicia lo señaló solemnemente en el caso del muro: Todos los Estados tienen la obligación de no reconocer la situación ilegal resultante de la construcción del muro y de no prestar ayuda o asistencia para mantener la situación creada por dicha construcción; todos los Estados Partes en el Convenio IV de Ginebra sobre protección de personas civiles en tiempo de guerra, de 12 de agosto de 1949, también tienen la obligación, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, de garantizar el cumplimiento por parte de Israel del derecho internacional humanitario incorporado en dicho Convenio.

CAPÍTULO 4

Hacia una aplicación eficaz de la ley

106. Para defender los principios del derecho internacional humanitario, se debe reescribir el Acuerdo europeo (I) y tomar medidas para castigar estas violaciones de la ley (II).

I - La necesidad de reescribir el Acuerdo europeo

107. El análisis del contexto (A) lleva a iniciar una acción contra el acuerdo de 2000 y su modificación de 2009 (B).

A - Antecedentes

108. El acuerdo de 2000 firmado entre la UE e Israel, establece en su artículo 2 que el objetivo es la promoción de los derechos humanos y la democracia. Este objetivo no se logra cuando el acuerdo establece el marco para Israel de explotar los territorios ocupados. Es de conocimiento común, y la demostración en el caso de Brita es brillante.

109. Además, Israel ha cometido un crimen contra la humanidad, el peor en las últimas décadas con la “operación plomo fundido”, determinado por los informes de John Dugard, en nombre de la Liga Árabe y Richard Goldstone, el nombre del Consejo de Derechos Humanos.

110. La Asociación UE/Israel permite a Israel exportar grandes cantidades de productos de los territorios ocupados, y el uso ilegal que hace, ya que garantiza la sostenibilidad económica de esta ocupación ilegal. El Tribunal Europeo de Justicia reconoció en una sentencia dictada en septiembre de 2008 que todas las acciones de la UE se caracterizan por la observancia del derecho constitucional europeo, que incluye los derechos humanos y las libertades fundamentales.

111. Sin embargo, en este contexto se acaba de aprobar un aumento del comercio entre Israel y la UE, por la Decisión del Consejo de 20 octubre de 2009, para la liberalización recíproca de productos agrícolas, productos agrícolas transformados, de pescado y productos pesqueros.

112. Este fortalecimiento de la asociación UE-Israel debe ir acompañado de vigilancia. Todavía es bastante raro ver a una instancia de la UE lamentar la mala aplicación del acuerdo ante el fraude generalizado, y otra aceptar el fortalecimiento de este acuerdo en el sentido de una mayor liberalización .

B - Recurso de casación contra el acuerdo de 2000 y su modificación de 2009

113. La competencia se establece (1) y varios procesos son posibles (2).

1 - Competencia

114. El Tribunal de Justicia de Luxemburgo está definido por el artículo 263, apartados 1 y 2 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea: El Tribunal de Justicia de la Unión Europea revisa la legalidad de los actos legislativos, los actos del Consejo, la Comisión y del Banco Central Europeo, que no sean recomendaciones o dictámenes, y los actos del Parlamento y del Consejo Europeo que conllevan efectos jurídicos frente a terceros. También controla la legalidad de los actos de los órganos u organismos de la Unión destinados a producir efectos jurídicos frente a terceros. Con este fin, la Corte tiene competencia para pronunciarse sobre los recursos interpuestos por incompetencia, incumplimiento de la violación sustancial de los tratados o de cualquier norma jurídica relativa a su aplicación, o desviación de poder, interpuestos por un Estado miembro, el Parlamento, el Consejo o la Comisión.

115. Esto abre muchas oportunidades para el recurso de casación, en relación con la diversidad de situaciones existentes. Esto es bien conocido por los agentes económicos, pero desconocido para el público en general.

2 - Procesos

• El Parlamento Europeo

116. El Parlamento Europeo está en condiciones de iniciar este proceso, incluyendo una investigación en términos del artículo 128 de su Reglamento de Procedimiento:

1. Dentro del plazo fijado por los Tratados y el Estatuto de la Corte de Justicia de la Unión Europea para utilizar las instituciones de la Unión Europea o de personas físicas o jurídicas, el Parlamento examina la legislación de la UE y las medidas de ejecución a fin de que los tratados, especialmente en lo que respecta a los derechos del Parlamento, sean plenamente respetados.

2. La comisión competente informará al Parlamento, oralmente si fuere necesario, cuando presuma violación de la legislación de la UE.

3. El Presidente apela ante el Tribunal de Justicia, en nombre del Parlamento, de conformidad con la recomendación de la comisión.

117. Es un compromiso político y jurídico, pero la mala aplicación del Tratado de Cooperación permite la evasión de los certificados de origen. La Comisión y el Consejo de Asociación tomó nota de estos abusos, masiva, y en el caso de Brita el Abogado General describió los mecanismos. La inacción de la Comisión justifica un recurso por omisión.

118. Una comisión parlamentaria justifica una misión relevante: el análisis del proceso por el Procurador General, la labor del Consejo de Asociación o de la Comisión, las iniciativas de estudio de campo aduanero nacional para analizar los procesos actuales e implementar procesos de trazabilidad real, y, finalmente, la cuantificación de las tarifas defraudadas desde la firma del Tratado.

• Grupos en riesgo de la competencia

119. Los grupos económicos, europeos o no, cuyos intereses se ven directamente afectados por la competencia desleal que se derivan de la aplicación del Acuerdo y su refuerzo, están calificados para actuar.

• Sociedad civil

120. Los grupos de la sociedad civil pueden actuar en la misma dirección, es decir, identificar los problemas en el lugar, definir los canales de productos y soluciones para buscar la verdad. Estos grupos pueden tener acceso a los registros públicos sobre los tres dictámenes sucesivos que reconocen la existencia de fraude. Este trabajo de información es absolutamente esencial y las redes de la sociedad civil pueden hacer un concurso de alta eficiencia, con la eventual publicación de un trabajo de calidad que las autoridades europeas no pueden ignorar.

• Las negociaciones vis-à-vis

121. Un examen de los hechos revela que la Unión Europea ha sido negligente. Lejos de aprender de estos fraudes en el origen de los productos, la UE ha firmado un acuerdo para facilitar su comercio. Una evaluación de la situación exigía, con los ajustes necesarios a los acuerdos, lograr una competencia leal.

II - La ejecución de las violaciones de la ley

122. El acuerdo, que debe ser analizado primero en términos relativos a las normas generales del derecho internacional humanitario, responde a dos habilidades delictivas aprendidas por el Estatuto de la Corte. "Iv) La destrucción y la apropiación de bienes no justificadas por necesidades militares y realizadas a gran escala de forma ilegal y arbitraria”. "Viii) El traslado, directa o indirectamente, por la Potencia ocupante de parte de su población civil al territorio que ocupa o la deportación o el traslado dentro o fuera del territorio ocupado de la totalidad o parte de la población de ese territorio”.

Se trata de castigar la continuación de los asentamientos (A) y la complicidad con los crímenes de guerra por las empresas que participan en la colonización (B).

A - Continuación de la colonización

123. La colonización continúa ante nuestros ojos, especialmente en Jerusalén oriental.

124. La Corte tiene jurisdicción sobre la base de donde fueron cometidos los crímenes o la nacionalidad de los autores. La Autoridad Palestina ha dado jurisdicción a la Corte para los territorios de Palestina desde 2002. Pero este ejercicio de la jurisdicción no se limita a la operación militar “plomo fundido”. Proporciona el marco de las denuncias relacionadas con delitos cometidos en su territorio, y definido por el Tratado de Roma.

125. Se puede considerar las denuncias a la Corte Penal Internacional sobre la base del artículo 15.1, que permite que cualquiera pueda enviar a la Fiscalía información sobre hechos que puedan constituir delitos punibles para ser revisados por la Corte.

B - La complicidad de los crímenes de guerra por las empresas que participan en la colonización

126. Funcionarios de las empresas implicadas en esta operación pertenecen a un gran número de países europeos que han ratificado el Tratado de la CPI.

127. Estas empresas encajan estrechamente en la acción penal. En el primer escenario, abordan directamente las necesidades de las colonias. En el segundo caso, se crea riqueza utilizando los Territorios Ocupados. Tal vez la más evidente es el uso del agua, pero el fenómeno es general, y especialmente la producción de riqueza es la condición y la causa de la permanente colonización, ya que sin explotación económica de los territorios ocupados, los asentamientos no tienen futuro.

128. Sería conveniente iniciar una campaña de explicación y de envío de advertencias a las empresas implicadas en el recuerdo de la naturaleza criminal de su negocio y anunciando que si no rectifican por sí mismos, se les demandará para detener esta complicidad en el crimen. Recordemos que el crimen de guerra es considerado tan grave que amenaza la paz, y que exige la condena.

129. De ello se desprende una serie de acciones.

• Denuncia Penal

130. Mantener la situación conduciría inevitablemente a presentar una denuncia ante el Fiscal del Tribunal Penal Internacional por la complicidad en crímenes de guerra. La acción no tiene debate sobre la admisibilidad, ya que las personas afectadas por las quejas serán nacionales de los países europeos que han ratificado el tratado.

• Ilegalidad de Marketing

131. Los bienes producidos en estas condiciones son ilegales, ya que los mercados tienden a la comercialización de estos productos. Los sindicatos de productores y grupos de defensa tienen un derecho de acción, incluida la competencia civil, básicamente, porque es ilegal operar de esta manera.

• Aplicación de la legislación aduanera

132. El caso Brita sienta precedente en el tema de las aduanas.

• Fraude en el origen del producto

133. La ley penal prevé un delito específico, a saber, el fraude en la calidad del producto por falta de información sobre el origen del producto. La ofensiva se realiza para los bienes marcados "Made in Israel", mientras que el origen de todo el producto es en realidad palestino. En cuanto a la producción agrícola, el criterio central es el de la tierra, lo que da un simple criterio de evaluación. Aquellos que son víctimas directas del delito, a saber, los productores palestinos y europeos, pueden unirse para un pleito civil.

• Competencia desleal

134. Son posibles acciones por competencia desleal ante los tribunales nacionales a iniciativa de los sindicatos de agricultores palestinos y franceses por daños y perjuicios. Debemos hacer hincapié en el carácter estratégico de este procedimiento en términos de impacto económico.

135. En este contexto, deben considerarse medidas provisionales como la incautación de los productos o el bloqueo de cuentas bancarias. Gilles Devers es abogado y está especializado en cuestiones de derecho internacional. Promueve la campaña mundial contra Israel ante la Corte Penal Internacional.

Gilles Devers es abogado y está especializado en cuestiones de derecho internacional. Promueve la campaña mundial contra Israel ante la Corte Penal Internacional.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2911909

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License