CEPRID

La Situación en el Líbano y la región

Domingo 13 de diciembre de 2009 por CEPRID

Marie Debs

CEPRID

Traducido por María Cristina Portales Carrandi

Primero, respecto a la crisis económica mundial

Las implicaciones de la crisis financiera mundial, como una manifestación de la crisis estructural del sistema capitalista internacional, sigue causando estragos sobre la economía internacional en diversos sectores financieros y monetarios, así como los sectores productores. Las grandes organizaciones y fábricas siguen cayendo en la quiebra, donde las estimaciones más recientes indican que las condiciones de recesión prevalecerán para el resto de este año ya lo largo de 2010 con tasas de crecimiento en algunos países que alcanzaran valores cercanos a cero.

Los principales centros capitalistas continúan con su tendencia de hacer a la clase obrera y las fuerzas de producción responsable de los errores y la avaricia del gran capital, cuando las últimas estimaciones indican que el número de desempleados en los países capitalistas avanzados aumentará a un número de 25 millones de trabajadores en comparación con los dos años anteriores. Además los fenómenos de pobreza, hambre y marginación se están intensificando en muchos países pobres y en particular en el continente africano. Estos eventos están siendo acompañados por un proceso de desmantelamiento y abandono de las legislaciones que protegen a las fuerzas de producción, a fin de permitir que el capital se mueva en un clima de más "flexibilidad" dentro del mercado y para ofrecer más facilidad a las políticas de "contrato y expulsión”. Así existen concertados esfuerzos por eliminar los logros históricos de la clase obrera y su movimiento sindical, logros que tardaron décadas en materializarse en el ámbito de los salarios, el bienestar social y protección.

Las decisiones y recomendaciones de la cumbre del G-20 no van más allá de resolver las razones superficiales de la crisis o por lo menos mitigar sus efectos devastadores. Para las recomendaciones y decisiones surgidas de la cumbre del G-20 se ha centrado hasta ahora en cuestiones como los paraísos fiscales y las bonificaciones a los directivos de grandes corporaciones en muchos países desarrollados, empresas que fueron salvadas por el bombeo de miles de millones de dólares a expensas de los empleados, los contribuyentes y el tesoro público. Sin embargo, las causas de la crisis y las vulnerabilidades de la raíz de nuestras sociedades siguen siendo ignoradas intencionalmente a fin de perpetuar el rasgo predominante de la explotación del sistema capitalista en el que todavía vivimos. En este contexto, no se tomaron medidas significantes para frenar los mecanismos que pueden constituir la próxima burbuja financiera. Además, las organizaciones internacionales como la OMC, el FMI y el Banco Mundial, adicionando a los bancos centrales europeos y norteamericanos, siguen comprometidos con la salvaje política neoliberal, financiera, monetaria y económica que permitan que a los grandes grupos financieros bancarios y a los intereses continuo control sobre la economía mundial así como mantener su papel como motor de los mercados monetarios y financieros.

Las crisis económicas y sociales van en escalada en todo el Tercer Mundo, donde los niveles de desempleo han superado los valores registrados, donde la pobreza es la norma para cientos de millones de trabajadores, desempleados y los marginados; y donde cientos de millones de nuevas personas inundaran las verjas salvajes del hambre y, finalmente, donde las amenazas sobre el medio ambiente y sobre la propia vida humana se alzan a un ritmo alarmante.

Segundo, la postura de la administración de EE.UU. en el conflicto árabe-israelí

Respecto al conflicto árabe-israelí y el desarrollo de los acontecimientos en el Oriente Medio, está claro que el proyecto estadounidense confronta dificultades en Afganistán, Irak y Palestina. Los acontecimientos actuales descubren el verdadero rostro de las ambiciones norteamericanas sobre la región, a pesar de los recientes intentos de llevar a cabo cambios en las tácticas estadounidenses mientras se mantiene su estrategia para controlar el destino de la zona. Los neoconservadores han establecido nuevos cimientos dentro de la actual administración norteamericana, y están en el proceso alianza y coordinación con el gobierno de Israel para imponer las políticas de tipo-Bush en la administración de Obama, mientras que el lobby israelí presiona dentro del Congreso de Estados Unidos en busca de un compromiso sobre la base de aprobar el plan médico de Obama a cambio de una completa adopción de las políticas del gobierno israelí respecto a Palestina. Existen grandes evidencias que afirman el apoyo prestado por la Administración estadounidense al gobierno Netanyahu-Liebermann. Por ejemplo, a pesar de las declaraciones cosméticas expedidas frecuentemente por la administración estadounidense como servicio de ‘labios’ en la necesidad de retener el asunto de los asentamientos y de Jerusalén, es evidente que esta misma administración no ha llevado a cabo de manera efectiva cualquier medida punitiva o reacción respecto a los actuales esfuerzos Israel de construir miles de nuevas viviendas en los territorios ocupados y en relación con la negativa sionista a aplicar la ley 194, que garantiza el derecho de retorno de los refugiados.

De esta manera, Israel persiste en su actitud bélica respecto a la causa palestina, y continúa implementando a ritmo creciente la construcción de nuevos asentamientos en Jerusalén oriental y Cisjordania, persisten las excavaciones en torno a la mezquita Al-Aqsa y continúa la expulsión en masa de cientos de familias palestinas de Jerusalén, mientras que al mismo tiempo amenazando con expulsar a cientos de miles de palestinos de los territorios que Israel ocupó en 1948 y, finalmente, continúa la destrucción de casas, granjas y plantaciones agrícolas. Además, continúan el bombardeo israelí, el asesinato, el secuestro y la detención de civiles palestinos en la Cisjordania y en Gaza. El Gobierno israelí anunció irónicamente, en víspera de la visita de Mitchell a la región, que no existe una solución inminente al problema con los palestinos. Por otra parte, la Autoridad Palestina continua haciendo una concesión tras otra, contra el contexto de las divisiones internas palestinas que son alimentados e intensificadas por la administración estadounidense y los "moderados" regímenes árabes quienes siguen completamente la política norteamericana en el región, y en particular Egipto.

En paralelo a los acontecimientos antes mencionados, algunos países árabes están tratando de re-posicionarse para proteger sus intereses y para reunir elementos de negociación que se utilizarán en una fase posterior. La cumbre sirio-saudita puede ser interpretada como un intento de eludir las contradicciones entre los dos países, mientras que Turquía intenta mejorar su posición en la región como un intento de mejorar su posición de negociación con Occidente respecto a su futuro papel dentro de la UE, e Irán se beneficia de sus virutas negociaciones en forma de apoyo para algunas principales facciones de la resistencia a fin de mejorar su posición con Occidente en relación con su actividad en el campo de la energía nuclear. En el contexto de todos estos acontecimientos en la región, el dilema y la crisis de la alianza de la OTAN en Afganistán y Pakistán se intensifica con las bajas diarias de los soldados americanos y europeos, y donde Obama está siendo sometido a la presión que emana del Ministerio de Defensa Estadounidense y el ejército de E.E.U.U. para enviar nuevas tropas de la OTAN y alcanzar el objetivo de 60,000.

Tercero, el Informe de Goldstone

Sobre este marco, debemos reconocer la humillación y la derrota que el gobierno israelí, apoyado por la administración estadounidense, sufrió por la decisión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas al aprobar el informe de Goldstone relacionado con el ataque salvaje israelí contra los civiles en Gaza, y donde el Consejo condenó en términos muy claros las acciones perpetuadas por el ejército israelí y las consideró un importe de atrocidades, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. A pesar de la posición oficial escandalosa de la Autoridad Palestina, que pidió aplazar el debate sobre dicho informe, y que a su vez, enfureció a la gran mayoría de los palestinos, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó la presentación del informe a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Es en este contexto que llamamos a todos los partidos comunistas y de la clase obrera, así como a todas las fuerzas progresistas y democráticas en todo el mundo a hacer lo que sea necesario para impulsar a los respectivos gobiernos para votar a favor del informe Goldstone. Además hacemos un llamamiento a estos partidos y fuerzas para continuar desarrollando sus campañas para aislar y boicotear a Israel y organizar los casos legales para llevar a los líderes Israelíes a ser juzgados en los tribunales internacionales y europeos como criminales y responsables de crímenes de guerra. Los partidos comunistas y de izquierda de todo el mundo también son llamados a continuar su solidaridad con el pueblo palestino en su lucha por recuperar sus derechos nacionales y las demandas legítimas, y en la vanguardia de estas demandas están el derecho al retorno y el derecho a crear un Estado palestino independiente con Jerusalén Oriental como su capital. Estos partidos también están llamados a apoyar la lucha del pueblo de Líbano, Irak y Siria para liberar sus tierras ocupadas.

Cuarto, la intensificación de la crisis del Líbano

La crisis del Líbano se ha intensificado en las esferas sociales, económica y política. Cinco meses después de las elecciones parlamentarias, el Primer Ministro designado (Sr. Saad Hariri) no ha logrado éxito en la formación del nuevo gobierno (1) como resultado de la acumulación de adversos factores y obstáculos internos y regionales. El sistema político del Líbano en todas sus facciones ya sea en la mayoría o de la oposición, y el Sr. Hariri es una de las facciones más influyentes, se están hundiendo en la crisis de su sistema político basado en el sectarismo; mientras que al mismo tiempo desprecian cualquier capacidad de tomar decisiones independientes a los poderes externos desde los árabes hasta las potencias europeas y, especialmente, la administración norteamericana. El asistente del Secretario de Estado norteamericano, Sr. Geoffrey Feltman, y el actual embajador norteamericano Sra. Michelle Sisson están ejerciendo una presión significativa sobre la mayoría parlamentaria para formar un gobierno sin la oposición. El objetivo sería crear una situación donde el gobierno esté totalmente en sintonía con el antiguo plan de creación de la base militar estadounidense en el norte de Líbano y con el nuevo plan norteamericano de resucitar el proyecto Mitchell. Todo esto está teniendo lugar mientras que la minoría parlamentaria, con el común apoyo y respaldo de Siria e Irán y especialmente después de la cumbre sirio-saudita, está tratando de ejercer presión para mejorar su participación en el gobierno.

El gobierno israelí se aprovecha de esta condición a manera de intensificar sus agresivas campañas en el sur del Líbano e incrementar sus amenazas de guerra en el Líbano con el fin de eliminar todas las formas de resistencia dentro del país. El ejército israelí viola el espacio aéreo y la soberanía de Líbano diariamente, además de infringir la resolución 1701 de Naciones Unidas, cuando las tropas de mantención de paz de las Naciones Unidas FINUL han contado 35 violaciones de Israel en el último mes, quizás la más peligrosa sea el descubrimiento de los dispositivos de vigilancia recién instalados en algunos de los valles dentro de la jurisdicción de la FINUL y atado a posiciones militares israelíes. Además, hasta ahora, el gobierno israelí ha entregado una muy limitada y pequeñas porción de los planos de ubicación de las minas y bombas con las cuales atacaron a Líbano justamente antes de terminar su última agresión en 2006, y estas bombas continúan causando muertes y lesiones entre los civiles libaneses, en particular entre los niños y agricultores, en violación a las resoluciones de las Naciones Unidas.

Quinto, el socio interno de la condición económica

Lo que intentan hacer las clases políticas dirigentes, la mayoría y la minoría, es continuar dividiéndose el botín del poder y los recursos del Estado entre sí, mientras el país como resultado de estas políticas se mueve hacia un aumento de tensiones y problemas de seguridad, rotando de un lugar a otro y deteriorando crecidamente las condiciones socio-económicas. Además, la crisis internacional está comenzando a dejar su huella en Líbano, donde decenas de empresas caen en la bancarrota, donde la inflación va en crecida, donde el desempleo entre los jóvenes está aumentando con el regreso de miles de libaneses que solían trabajar en los países del Golfo, dirigidos hacia otros destinos tras de la pérdida de sus puestos de trabajo.

Así, el precio de los productos básicos continúa subiendo con la aparición de un nuevo fenómeno donde la oferta y la demanda no afectan los precios en el mercado local debido a una variedad de factores que controlan estos precios, como:

1. Monopolio exclusivo de los tipos de licencias para la importación y la producción de muchos de estos bienes y servicios esenciales,

2. Falta de una ley para regular la competencia,

3. La prevalencia de la corrupción

4. Existencia grandes tarifas sobre algunos bienes y servicios, especialmente el petróleo, los autos y las telecomunicaciones, donde Líbano importa más de un 80% de su consumo,

5. El aumento de la liquidez y los depósitos bancarios, 6. La ausencia del papel del Estado como regulador del mercado o como protector de consumidores para limitar el volumen de beneficios en algunos productos básicos, especialmente como el precio de la gasolina que es el más alto en la región.

El indicador de consumo para el tercer trimestre de 2009, publicado recientemente, ha mostrado que el efecto acumulante del aumento de los precios ha llegado a 38,8% desde julio de 2006. Esto también se ha confirmado por las estadísticas de la Administración Central de Estadísticas para el mes de Septiembre que demuestran que el precio de los alimentos y bienes de primera necesidad en Líbano continúan elevados y no han disminuido a pesar de la reducción de los costos de producción y materias primas a nivel mundial. Y de acuerdo a estas estadísticas, el alquiler ha aumentado un 11,2% en este periodo y la educación ha aumentado un 4,1% con el pretexto de la subida de los salarios.

El Informe sobre Desarrollo Humano, publicado recientemente por el PNUD para 2009, indica que la tarifa de Líbano en el término de desarrollo se ha deteriorado 3 plazas para caer en el número 83 de entre 183 países. Mientras que el Líbano estaba entre los países considerados tener altos indicadores de desarrollo humano, es ahora el país más bajo dentro de esta categoría y pueden fácilmente caer en la categoría de moderado desarrollo humano.

Además, la ausencia de cualquier política de gobierno para luchar contra la inmigración está unido un nuevo fenómeno de incremento del número de trabajadores inmigrantes hacia Líbano, es decir, de 151,4 mil personas en 1960 hasta 721,2 mil en el 2005, lo que constituye el 17,7% de la población total de acuerdo al informe anterior. El mismo informe predice que este número aumentará a 758,2 mil en 2010, lo que significa una tasa de crecimiento del 400% dentro de 50 años, y una tasa de crecimiento anual del 3,5%. Como se indica anteriormente, esto sucede mientras el número de libaneses que emigran en busca de trabajo también está aumentando hasta alcanzar el 12,9% de la población entre 2000 y 2002. Por lo tanto, como de costumbre, la élite gobernante en bancarrota moral está importando mano de obra barata en beneficio de los ricos y sus proyectos, mientras que al mismo tiempo perpetuando políticas que encabezan el proceso inmigratorio de los libaneses de las clases trabajadoras pobres y de los ingresos medios, todo esto está sucediendo con la justificante de proteger la participación de las religiones y sectas en el estado, mientras que de manera efectiva en el análisis final están solamente protegiendo los intereses de los ricos dentro de cada secta y religión a través de doctrinas económicas neoliberales, siguiendo religiosamente los pasos de Reagan y Thatcher, que creían en la filtración de los efectos y la economía cuando los ricos se hacen más ricos y un pequeño porcentaje de esta nueva riqueza encuentra su camino hacia los pobres y los miserables!

La impotencia del gobierno y su falta de interés se extiende hacia los sectores productores de la economía que son la principal fuente de ingresos para la mayoría de los pobres y marginados del Líbano en las áreas rurales y donde los indicadores de desarrollo son muy bajos. Así encontramos por ejemplo en el sector de la agricultura donde el exceso de lluvias ha destruido alrededor del 70% de los cultivos de frutas, hortalizas y tabaco conduciendo a grandes pérdidas para los campesinos y trabajadores agrícolas a los que se les sumarán los gastos de calefacción en el invierno que avecina y las escuelas. Y en este contexto lanzamos una pregunta cuándo podrá el Estado comenzar proteger a los pobres de este país y cuándo va comenzará a seguir las políticas preventivas para protegerlos contra los riesgos que se repiten cada año.

Este proceso de marginación se lleva a cabo acompañado de la insolente planificación del Estado para reducir los beneficios sociales, donde los planes en actual preparación están dirigidos a reducir los beneficios y a aumentar las cuotas que los trabajadores deben pagar. Todo esto va seguido de los pasos más recientes, cuando el Estado detuvo sus contribuciones a la Caja de Seguro Social así como el pago de su deuda con el mismo que asciende a 667 millones de dólares, luego la reducción de la contribución de las empresas para el Fondo en un 50% que está dirigida a la hospitalización y la maternidad, esto dio lugar a un déficit de la Caja que se equilibra con el retiro del dinero de la misma para el régimen de compensación por fin de servicios en violación del artículo 179 de la ley financiera del fondo. Frente a esta dramática insuficiencia del Fondo de Seguridad Nacional, y cuyos indicadores hoy en día continúan sobrepasando los costes para los beneficiarios donde se ha sugerido también reducir la contribución del fondo para cubrir sólo el 75% de los gastos de hospitalización e imponer un pago mensual de los padres de los beneficiarios que también pueden ser beneficiarios del Fondo.

Todos estos actos se llevan a cabo contra los pobres del Líbano, y contra toda su población en general, mientras que la élite gobernante muestra su primer y único "logro", es decir, el flujo continuo del capital extranjero en los sectores bancarios propiedad de los ricos. Pero incluso este flujo podría haber sido utilizado de una forma mucho mejor, según el informe de inversión anual de las Naciones Unidas de 2009 publicado por la UNCTAD el mes pasado, donde se nota que las inversiones de capital entrantes están siendo canalizados hacia el sector inmobiliario y otros sectores que aseguran mayores beneficios para sus propietarios, sin embargo sigue teniendo un efecto neutro o negativo para la economía nacional. El informe reconoce la importancia de la agricultura y otros sectores de la producción para el desarrollo de la economía del país e identifica el desarrollo en los mismos como el beneficio de la población en su conjunto, en lugar de que los inversores se beneficien de los incrementos futuros en el sector inmobiliario, además del beneficio de un puñado de terratenientes. El informe reconoce a un nuevo fenómeno relacionado con Líbano y otros países en desarrollo, donde se nota que la inversión extranjera ha aumentado un 43% para el año 2008, al registrar una disminución del 15% en los países desarrollados. Mientras que otros países en desarrollo están centrando sus inversiones extranjeras hacia la agricultura y otros sectores de la producción, el Líbano es el único país en desarrollo, donde las inversiones van hacia el sector inmobiliario. Los efectos negativos de esa política se destacan incluso en un informe financiado por la UE y publicado en 2005 por el Consejo de Desarrollo y Reconstrucción (CDR), una sección del gobierno. En este informe se reconoce que entre los más importantes y críticos retos a los que se enfrenta Líbano es mantener el control sobre los capitales en el país, sin perder su capacidad de producción interna. Además, se reconoce que esta probado que este balance resulta difícil de mantener mientras que los ingresos externos ejercen un efecto secundario para aumentar los precios internos y costes de producción, reduciendo así la competitividad de los productos locales y de obstaculizar la exportación. La solución, que no se sigue, es identificada en el informe como la capacidad del gobierno libanes para reorientar el excedente de estos ingresos hacia inversiones más productivas y reducir el consumo. En este contexto debemos preguntarnos quién es este gobierno que dice ser representante del pueblo libanés. Este gobierno que ni siquiera implementa sus propias recomendaciones a fin de no molestar a los propietarios de las inversiones extranjeras. ¿Cuál es su verdadero papel y quiénes son los propietarios de estas grandes inversiones e intereses que el gobierno protege a expensas de los pobres de Líbano, a través de todas las sectas y religiones, quienes continuaran siendo los pobres y marginados como consecuencia? ¡¿No ha llegado aún el momento de unir a los pobres de Líbano para hacer frente a las políticas de este gobierno como su única alternativa para crear una vida decente en el país, la cual está siendo destrozada por el sectarismo?!

Sexto, las actividades recientes y futuras del Partido Comunista Libanés

La intensificación de la crisis social, política y económica en Líbano ha dirigido al Partido Comunista Libanés hacia una campaña política y sus respectivas actividades en el último mes. El partido llevó a cabo una serie de piquetes y rondas de conversaciones en todo el territorio libanés y en la capital Beirut para exigir la abolición de la escasez de electricidad, la disminución de los impuestos indirectos y las tarifas de la gasolina especialmente antes del inicio de la temporada de invierno, el aumento de los salarios y la mejora de la seguridad social, la reducción de las tasas escolares, la creación de nuevas oportunidades de empleo y así resistir a las políticas neoliberales de las clases dominantes.

Miles de compañeros y ciudadanos participaron en estas actividades, que estarán seguidas por otras conversaciones y manifestaciones, mientras simultáneamente ampliamos la demanda de incluir nuevas categorías de los más perjudicados por las políticas neoliberales de las clases dominantes.

Los comunistas celebraron el 85 aniversario de su partido, un hito político bajo la pancarta de la "Política y las Reformas Democráticas", la abolición del sectarismo político, el establecimiento de una moderna ley electoral para las elecciones parlamentarias y municipales sobre la base de representación proporcional, además de emprender una campaña para consolidar la resistencia nacional contra la agresión israelí y poner fin a su ocupación de las granjas de Shebaa y liberar a los prisioneros libaneses aún en cárceles israelíes. Además de su campaña política, el partido intenta realizar estas celebraciones como una ocasión para mejorar la unión sindical y la lucha popular encaminados a proteger los intereses de los trabajadores y las clases obreras, además de desarrollar y fortalecer la cultura nacional y el apoyo a los intelectuales.

(1) Este artículo fue escrito unos días antes de que Líbano alcanzase un acuerdo para formar un gobierno de unidad nacional (Nota de la traductora).

Marie Debs, periodista y escritora, es miembro del Comité para Asuntos Exteriores del Partido Comunista de Líbano.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103569

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License