CEPRID

Irán: Crear una crisis para distraer

Martes 20 de octubre de 2009 por CEPRID

Sara Flounders

IAC

Traducido para el CEPRID por María Valdés

La reunión del G-20 en Pittsburgh juntó a los ministros de finanzas, banqueros y dirigentes políticos de las economías más grandes del mundo, aparentemente, para debatir la más seria crisis económica del capitalismo en tres generaciones. Sin embargo, se atacó a Irán. Sin proponer medidas encaminadas a aliviar el sufrimiento de los cientos de millones de trabajadores que han perdido sus puestos de trabajo, sin anunciar los programas de empleo o construcción de infraestructuras, el imperialismo estadounidense, británico y francés se alió con grandilocuencia para amenazar a Irán con acusaciones totalmente falsas. Ellos han exigido que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y los miembros del G20 trabajen en una nueva ronda de sanciones contra Irán y no han incluido propuestas de emergencia [en el CS] sobre la crisis económica en el orden del día.

En una conferencia de prensa del 25 de septiembre, el presidente Barak Obama -flanqueado por el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico, Gordon Brown, con la canciller alemana Angela Merkel en un segundo plano, pero también aliada- declaró que Irán estaba amenazando la estabilidad y la seguridad de la región y del mundo. “La negación de la verdad”, dijo Obama, "va a llevar a la confrontación".

Por su parte, Sarkozy y Brown, denunciaron a Irán y exigieron explícitamente sanciones más severas. También amenazaron con un ataque militar, diciendo que "todas las opciones están sobre la mesa con respecto a Irán."

Esto muestra que estos banqueros, ministros de finanzas y políticos no tienen soluciones para la crisis que arruina el mundo. Ellos usaron la cumbre para justificar el rescate de los bancos y para dar garantías vagas de recuperación económica en el futuro. Los millones de dólares entregados a los bancos suponen la mayor redistribución de los tesoros nacionales en la historia de la humanidad.

Incapaces de llegar a un acuerdo sobre la regulación de la banca internacional, el comercio o cualquier otro aspecto del capital financiero internacional, que ha causado estragos en todo el mundo, los imperialistas han dado la apariencia de un propósito unificado profiriendo siniestras amenazas contra Irán. Todos los principales medios de comunicación han abundado fielmente en [noticias] la misma dirección. Ningún periodista se atrevió a preguntar acerca de los estragos que se derivan del sistema económico capitalista o qué soluciones proponen los imperialistas. Todos los medios de comunicación se cuadraron y se unieron a la demonización de Irán.

El pleno cumplimiento de Irán

Ante tal avalancha de propaganda de guerra, es importante examinar los hechos.

Irán está cumpliendo plenamente con todos los acuerdos internacionales, incluido el de No Proliferación Nuclear (TNP) y con las directrices de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) -organismo de vigilancia nuclear de la ONU-.

El Tratado garantiza a todas las naciones el derecho a desarrollar energía nuclear con fines pacíficos. Según los informes del OIEA, Irán está enriqueciendo uranio a menos del cinco por ciento. En este nivel de pureza el uranio es útil para fines pacíficos de generación nuclear de electricidad pero es muy inferior al 90 por ciento de U-235, necesario para fabricar armas nucleares. Irán no posee ninguna instalación con esa capacidad (1).

El 27 de septiembre, el embajador de Irán en el OIEA, Ali Asghar Soltaniyeh, dijo a Press TV que Irán cumple con los acuerdos de salvaguardias, como el llamamiento del OIEA a las naciones para que se le informe sobre la existencia de una nueva planta de enriquecimiento con al menos seis meses o 180 días y siempre antes de la introducción de materiales nucleares en la instalación. Irán hizo esta notificación al OIEA el 21 de septiembre, con 18 meses de anticipación.

Esta segunda instalación, más pequeña, está a las afueras de Qom, Irán, y es un antiguo edificio vacío de la ONU. No tiene ningún material nuclear en este momento y el equipo para el enriquecimiento no se ha instalado todavía. No puede alojar más de 3.000 centrifugadoras – muy por debajo de las 8.000 máquinas en Natanz, una instalación de enriquecimiento de Irán-.

"Es una instalación muy común en las etapas iniciales", y a 18 meses de [que comience] su servicio, el presidente Mahmoud Ahmadinejad dijo en una conferencia de prensa el 25 de septiembre en Nueva York. "No es una instalación secreta. Si lo fuera, ¿por qué se informa a la OIEA con antelación? ... Lo que hicimos fue totalmente legal, conforme a la ley. Hemos informado a la agencia, la agencia vendrá y emitirá un informe. No es nada nuevo".

Los iraníes también dicen que la instalación no era ningún sitio clandestino. Tampoco es una sorpresa, como alegan los EE.UU., Gran Bretaña y Francia. Estos mismos países también indican que se conocía hace tres años. EE.UU. y Francia han presentado fotos aéreas de la construcción, y la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton reconoció que los EE.UU. sabían de la planta antes de que Irán informase de ello.

¿Es Irán realmente una amenaza?

Los EE.UU. tienen miles de armas nucleares. Es el único país que ha utilizado alguna vez un arma nuclear y el único país que ha amenazado repetidamente con utilizar armas nucleares. Los EE.UU. se negaron a acatar el Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares y el Congreso de los EE.UU. nunca lo ha ratificado. Es evidente que Israel tiene instalaciones de enriquecimiento de uranio y se estima que poseen entre 60 y 400 armas termonucleares. Israel se niega a acatar los acuerdos internacionales o, al menos, las inspecciones. Sin embargo, cada administración de EE.UU. ha estado completamente en silencio sobre el enriquecimiento nuclear de Israel y su programa de armas.

Trece países en la actualidad enriquecen uranio. Argentina, Brasil, Sudáfrica y Australia también han anunciado planes para comenzar el enriquecimiento de uranio. Veintiocho países cuentan con plantas de energía nuclear, y el mayor número de este tipo de plantas está en los EEUU. Otros 10 países tienen planes para construir una planta nuclear. Sin embargo, sólo Irán y Corea del Norte han sido amenazados. Irán siempre ha apoyado la creación de una zona libre de armas nucleares en el Oriente Medio y ha propuesto la adopción de una resolución al respecto en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El OIEA e Irán

Irán no sólo ha aceptado las inspecciones del OIEA más estrictas que otras naciones, también ha ofrecido para operar la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz como un centro multinacional de combustible con la participación de representantes extranjeros. Irán ha renunciado al reprocesamiento de plutonio y accedió a fabricar de inmediato todo el uranio enriquecido en las barras de combustible para el reactor. Esta oferta de Irán para abrir su programa de enriquecimiento de uranio a la participación privada y pública extranjera sigue las sugerencias de un comité de expertos del OIEA. A pesar de todos estos acuerdos, Washington ha insistido en que Irán debe suspender totalmente su programa de enriquecimiento de uranio. El OIEA emitió su propia declaración, el 17 de septiembre, diciendo: "Con respecto a un reciente informe de los medios de comunicación, el OIEA reitera que no tiene ninguna prueba concreta de que hay o ha habido un programa de armas nucleares en Irán".

La edición de septiembre-octubre del Boletín de Científicos Atómicos publicó una entrevista con el Director General del OIEA, Mohamed El-Baradei. En el curso de la entrevista declaró: "No hemos visto pruebas concretas de que Teherán tiene un programa de armas nucleares en curso ... Pero de alguna manera, muchas personas están hablando acerca de cómo el programa nuclear de Irán es la mayor amenaza para el mundo ... En muchas formas, creo que la amenaza ha sido exagerada ". Estas declaraciones autorizadas y las palabras cautelosas son totalmente ignoradas por el circo salvaje de los medios de comunicación imperialistas.

En todo el mundo los países imperialistas están aislados en esta cuestión. El 16 de septiembre de 2006, en La Habana, Cuba, los 118 miembros del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), a nivel de cumbre, declararon su apoyo al programa nuclear civil de Irán en su declaración final por escrito. El MNOAL representa a la mayoría de los 192 países en la ONU.

Más tarde, el 30 de julio de 2008, el MNOAL acogió con satisfacción la continua cooperación de Irán con el OIEA y reafirmó el derecho de Irán al uso pacífico de la tecnología nuclear. El MNOAL también llamó al establecimiento de Oriente Medio como zona libre de armas nucleares y pidió un instrumento amplio y negociado multilateralmente que prohíba las amenazas de ataques contra instalaciones nucleares dedicadas a usos pacíficos de la energía nuclear.

En febrero de 2007, los legisladores de 56 Estados Miembros de la Organización de la Conferencia Islámica abordaron el programa nuclear de Irán en una reunión en Kuala Lumpur, Malasia, e instaron al "pleno respeto de los derechos iguales e inalienables para todas las naciones para explorar las tecnologías modernas, incluida la energía nuclear para fines pacíficos".

Sanciones:un arma contra el desarrollo

Los portavoces iraníes han dejado claro que Irán desarrolla sus propias instalaciones de enriquecimiento de uranio para la producción de energía. Irán ha sido objeto de severas sanciones y restricciones a la exportación de tecnología para la tecnología nuclear con fines pacíficos y cualquier otra forma de desarrollo. Después de décadas de acuerdos violados, contratos y tratados, Irán no puede confiar en los EE.UU. o Europa para proporcionar el combustible que haga funcionar sus plantas de energía.

EE.UU. proporcionó ayuda al desarrollo nuclear de Irán durante los años de dictadura brutal del Sha Mohamed Reza Pahlavi. En ese momento Washington estaba más que dispuesto a dar a Irán la tecnología nuclear. Pero después que la revolución iraní de 1979 derrocó a esta dictadura impuesta por EEUU y tomó el control nacional sobre el petróleo y el gas, Washington puso fin a toda cooperación nuclear. Desde entonces, los EE.UU. han hecho todo lo posible para sabotear, estrangular y derrocar al gobierno iraní.

El último debate entre EE.UU. y Europa sobre el bloqueo de la gasolina refinada a Irán es sólo el último ejemplo de los esfuerzos que realizan para detener el desarrollo de Irán. Como se informó en Bloomberg el 27 de septiembre, el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, ha dicho que están discutiendo nuevas formas de sanciones a Irán: "Hay una variedad de opciones todavía disponibles, incluidas las sanciones sobre el sector bancario, en particular las sanciones sobre los equipos y la tecnología para su petróleo y el gas ... yo creo que hay una lista bastante extensa para elegir". (2)

Washington ha utilizado una enorme presión en varias ocasiones para imponer sanciones económicas a través del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Estas sanciones son una forma de estrangulamiento, un arma intencionalmente brutal aplicado a los países en desarrollo. Las sanciones exacerban las tensiones sociales y socavan el apoyo a un gobierno: buscan crear el caos económico. Es una espiral descendente: inflación descontrolada, escasez, largas colas, cierre de las importaciones de suministros básicos y de los mercados de exportación, lo que tiene un duro impacto en los sectores más vulnerables de la sociedad. La moneda pierde todo su valor. Las industrias están obligadas a cerrar.

En las últimas cinco décadas, en un esfuerzo para extraer concesiones, las distintas formas de sanciones de EE.UU. han sido utilizadas contra los países más pobres del planeta. Se han centrado en nueve países de África, seis países de Asia, cinco en el Oriente Medio, tres en América Latina y tres en Europa. Las amenazas reiteradas en la reunión del G-20 para obligar a Irán a aceptar controles es algo sumamente intrusivo.

Hay que recordar que en agosto de 1990, bajo la presión de EE.UU., el Consejo de Seguridad de la ONU impuso un bloqueo total de Irak. El bloqueo provocó la muerte de más de un millón de niños menores de cinco años por la consiguiente escasez de medicamentos y la aparición de enfermedades fáciles de evitar en condiciones normales. Mientras tanto, una búsqueda de armas supuestamente secretas de destrucción en masa se prolongó durante 13 años.

En 2003, la administración Bush afirmó que Irak tenía un programa secreto de armas nucleares a punto de finalizar y que constituían una amenaza nuclear inminente. Todos los medios de comunicación entraron en un frenesí incontrolado afirmando que Irak estaba cerca de producir armas nucleares. Este temor de las armas de destrucción masiva -ADM- se convirtió en la principal justificación para la invasión de EE.UU. y la ocupación de Irak.

Todos los informes del OIEA afirmando que no había pruebas de tal programa fueron ignorados. Tales armas nunca se encontraron. Pero después de seis años de ocupación de EE.UU., un cuarto de la población iraquí ha muerto, está incapacitada o se ha dispersado en forma de refugiados desplazados.

Es imprescindible denunciar las mentiras de Washington. Tenemos que apoyar y defender la soberanía de Irán y su derecho al pleno desarrollo.

Notas

1 - www.iaea.org

2 - bloomberg.com, 27 de septiembre

Sara Flounders es directora del International Action Center (Nueva York).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3134367

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License