CEPRID

Dos enfoques acerca de la crisis capitalista en África

Miércoles 29 de julio de 2009 por CEPRID

Silvio Baró

CEAMO

En la medida que la más reciente crisis capitalista ha ido profundizándose y sus devastadores efectos han ido haciéndose más evidentes, han quedado claras dos posiciones acerca de su salida para los países africanos.

De una parte se encuentra la posición que podríamos catalogar de neoliberal, caracterizada por los planteamientos de los funcionarios y académicos de países capitalistas desarrollados y de las instituciones financieras continentales e internacionales.

Esta posición es la que reconoce que, si bien los países africanos podrían sufrir severas afectaciones relacionadas con la crisis mundial consistentes en una reducción de los ritmos de crecimiento observados en los últimos años –de un 5% a un 3%, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI)— (1), y a las consecuencias de una caída de un 15% en la producción mundial. (2)

No obstante, esta posición cree que los países africanos podrían paliar los efectos de la crisis siempre y cuando los países donantes aumentaran el flujo de los recursos financieros destinados a los países africanos y se eliminaran una serie de deficiencias que aun subsisten en materia de volumen y eficiencia en la utilización de la ayuda brindada. (3) Siempre según esta posición, otro elemento que podría contribuir a una salida de la crisis sería posibilitar un mayor acceso de los países africanos a los recursos financieros y facilitar la transferencia de las remesas de los trabajadores en el exterior. (4)

Este enfoque proveniente del FMI es compartido por D. Kaberuka, presidente del Banco Africano de Desarrollo (BAfD) quien, en la conferencia Cambios: alianzas exitosas para los retos del crecimiento de Africa, organizada conjuntamente por el FMI y el gobierno tanzano, anunció su decisión de aumentar a 11 mil millones de dólares el monto de los préstamos anuales de la institución. (5)

Un rasgo de esta primera posición es el intento por tratar de reducir la gravedad de la presente crisis para los países subdesarrollados, en general, y africanos, en particular. En esta línea se inscribe Dominique Strauss Kahn, Director—Gerente del FMI, quien ha llegado a plantear: “No creo que haya riesgo de recesión para los países africanos. Pero nuestro pronóstico de enero fue que Africa reduciría su crecimiento a un promedio del 3%” (6)

Un planteamiento como este pretende soslayar que, aunque el continente creció en su conjunto a una tasa de 5% o más en los últimos años, esto no significó una contribución significativa para la solución de sus problemas socioeconómicos porque los estimados situaban en 7% la tasa requerida para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La otra posición es la que parte de líderes políticos y de organizaciones sociales africanas, la cual adelanta consideraciones completamente diferentes.

En este sentido, se destaca la posición del presidente tanzano Yakaya Kikwete quien denunció el doble rasero que caracteriza a la actuación de las instituciones financieras internacionales, que tratan severamente a las naciones africanas, mientras son condescendientes con Estados Unidos y la Unión Europea, verdaderos responsables de la actual crisis debido a sus malos manejos e indisciplina financiera. (7) El premier etiope, Meles Zenawi, y la presidenta liberiana, Ellen Sirleaf—Johnson, se refirieron a las consecuencias sociales y políticas que podrían derivarse de la acentuación de la actual crisis en los países africanos, indicando la probable presentación de un clima de caos y violencia. (8)

El conocido experto Michael T. Klare indicaba que la gravedad y secuelas de la actual crisis podrían no deberse exclusivamente a factores socioeconómicos internos de los países, sino que “incidentes locales –debido especialmente a la naturaleza instantánea de las comunicaciones modernas—tienen una potencialidad para desencadenar otros en lugares muy distantes, vinculados solo en un sentido virtual”. (9)

Estas consideraciones están en correspondencia con las de Immanuel Wallerstein quien ha señalado: “El hecho es que el mundo está apenas en el inicio de una depresión que durará bastante y que se pondrá mucho peor de lo que es ahora. El asunto inmediato para los gobiernos no es cómo recuperarnos, sino cómo sobrevivir al creciente enojo popular que, sin excepción, enfrentan todos. (10) Por su parte, el ex Secretario General de la ONU, Kofi Annan, llamaba a una mayor participación de los países del continente en la solución de los problemas globales, en su intervención en la ya citada conferencia de Dar es Salaam.

Annan señaló que estas instituciones necesitaban ser reformadas. Reclamaba que Africa esté plenamente representada en la arquitectura global, incluidas las negociaciones para la regulación de un sistema financiero global. Y agregaba: “No resulta suficiente ser huéspedes ocasionales de las reuniones de clubes exclusivos”. (11) El actual presidente del Panel para el Progreso de Africa lanzó la idea de que el continente podría ser un elemento de la solución de la crisis si se le convertía en parte del plan global de estímulo, en una abierta referencia crítica a las acciones que se han venido llevando adelante en las naciones industrializadas en la forma de programas de rescate de las instituciones financieras. (12)

Otra interesante opinión es la de Trevor Manuel, quien planteó que los países africanos no deben acudir a las reuniones en calidad de pordioseros, sino como parte de lo que tomen las decisiones.(13). El descrédito de las instituciones financieras internacionales y el tono de las críticas que dirigentes políticos africanos y organizaciones no gubernamentales han realizado a éstas, parecen haber llevado a D. Strauss—Kahn a declarar en la referida conferencia de Dar es Salaam que “el período en que el FMI tenía que ver con los déficit fiscales y pensaba en una única receta para todos, ha quedado atrás. El mundo ha cambiado (…) Es tiempo que el FMI se adapte a esta nueva era (…) Es tiempo que los países desarrollados sean menos arrogantes. (…) La crisis nos ha conducido a la comprensión de que los mercados tienen que se regulados y supervisados”. (14)

Esta idea de la necesidad de regular está presente en las recomendaciones de personalidades como el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz quien ha planteado: “Está claro que no sólo necesitamos volver a regular, sino también rediseñar el sistema regulador”. (15) Sin embargo, en nuestra opinión ambas opiniones resultan limitadas porque padecen de la limitación de apreciar la presente crisis como una crisis financiera o cuando más económica.

Cada día resulta más clara la naturaleza multifacética de la actual crisis capitalista en la cual se entrelazan las dimensiones económicas, energética, alimentaria y ambiental, (16), lo cual indica que en esta ocasión como en ninguna otra ocasión anterior el sistema capitalista ha revelado el alto nivel que pueden alcanzar sus contradicciones, injusticias e irracionalidades. El conocido teólogo brasileño Leonardo Boff denominó a esto “tendencia suicida” del sistema (17)

El Centro Europa—Tercer Mundo (CETIM), con sede en Ginebra, emitió una declaración en la cual puede leerse: “El mundo no sólo necesita regulaciones sino también un nuevo paradigma que ponga las finanzas al servicio de un nuevo sistema democrático fundado en la satisfacción de todos los derechos humanos, el trabajo decente, la soberanía alimentaria, el respeto del medio ambiente, la diversidad cultural, la economía social y solidaria y un nuevo concepto de riqueza”. (18) Al contrario de lo que D. Strauss—Kahn y D. Kaberuka anuncian, los países africanos no deben esperar grandes flujos de recursos financieros procedentes de las naciones industrializadas y mucho menos de instituciones financieras internacionales que ya han reconocido las limitaciones de sus recursos financieros para poder brindar un aporte significativo a la solución del impacto de la crisis en los países africanos, porque los recursos que han podido ser movilizados son destinados a salvar a las mismas instituciones financieras que desencadenaron la actual crisis.

Pedro Casaldáliga ha escrito que “en idioma chino la palabra crisis se desdobla en dos sentidos: crisis como peligro, crisis como oportunidad”.(19)

La actual crisis capitalista comporta ambos sentidos para los países africanos. Al ser el eslabón más débil de la economía mundial, la gravedad presente y perspectiva de la crisis representará un serio peligro para la estabilidad y la gobernabilidad continental. Pero, en dependencia de la sabiduría, la cooperación mutua y la solidaridad de los dirigentes políticos africanos, el continente podría sacar importantes lecciones en materia de estrategias y políticas a seguir, prioridades, alianzas y otros importantes aspectos para lograr una mejor inserción de Africa en el sistema de las relaciones internacionales.

Referencias:

(1) Ikokwu, C.: “Meltdown Threatens Continent’s Economic Successes”, Washington DC, 10 March, 2009, www.allafrica.com.

(2) Aminu, A.: “World Bank - Govt, Others Face $700 Billion Funding Gap”, Lagos, 09-03-09, www.allafrica.com.

(3) Godoy, J.: “Aid Fragmentation Worse Despite Paris Declaration,” Berlín, 10-03-09, www.allafrica.com y “World Must Help Africa Reap Rewards From Its Economic Efforts – Migiro”, 12-03-09, www.allafrica.com.

(4) Isa, M.: “Poor Countries Need U.S.$25 Billion Up Front – IMF”, Johannesburg, 04-03-09, www.allafrica.com.

(5) Ikokwu, C.:”AfDB to Increase Lending to U.S. $11 Billion”, 13-03-09, www.allafrica.com.

(6) Juuko, S.: “Continent Wants Urgent Funds From G20 for Credit Crisis”, Dar es Salaam, 12-03-09, www.allafrica.com.

(7) Benza, B.: The West Messes Up And the Continent Suffers - IMF Told”, Dar es Salaam, 12-03-09, www.allafrica.com. Loyn, D.: “África "al borde del colapso", BBC Mundo, 16 de marzo de 2009.

(8) Klare, M. T.: “Economically Fueled Upheaval”, www.thenation.com, 27-02-09.

(9) Wallerstein, I.: “La política del desastre económico”, www.jornada.unam.mx/2009/02/28.

(10) Annan, K., “Continent Must be Part of the Solution to the Global Economic Crisis”, 10-03-09, www.allafrica.com.

(11) Benza, B.: art. cit.

(12) Isa, M.: “IMF to Hold Rich Nations to Continent’s Pledges”, Dar es Salaam, 12-03-09, www.allafrica.com.

(13) Ibid.

(14) Isa, M.: “IMF to Hold Rich Nations to Continent’s Pledges,” Dar es Salaam, 12-03-09, www.allafrica.com.

(15) Stiglitz, J.: "El modelo de fundamentalismo de mercado no funciona", www.attacmadrid.org, 08-10-08.

(16) Ramonet, I.: “Las tres crisis”, Le Monde Diplomatique, 23-07-08.

(17) Boff, L.: “Tendencia suicida”, www.other-news.info/noticias.

(18) CETIM: Para un nuevo modelo económico y social ¡Pongamos las finanzas en su sitio!, Llamado sometido a la firma de asociaciones, sindicatos y movimientos sociales, Belem, 01-02-09.

(19) Casaldáliga, P.: “La gran crisis económica actual es una crisis global de la Humanidad”, ALAI AMLATINA, 17-03-09. Silvio Baró es director del Centro de Estudios sobre África y Medio Oriente de La Habana (Cuba).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2551008

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License