CEPRID

El ejército francés en Malí y el derecho internacional

Viernes 16 de septiembre de 2022 por CEPRID

Claudia Pretto y Gandolfo Dominici

L’Antidiplomatico

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por J.F.

Malí, situado en el oeste de África, es un país de gran importancia geopolítica y estratégica para la denominada “región del Sahel”. Ya a principios del milenio se inició un "juego" de hegemonía y poder por parte de fuerzas ajenas al país y, caracterizado por la negación de la soberanía nacional en nombre de la llamada "seguridad global" (obviamente occidental unipolar), que tenía y tiene consecuencias dramáticas.

Malí es, de hecho, hoy uno de los muchos "papeles de tornasol" de la política de las potencias extranjeras autodenominadas "exportadoras de democracia" que pretenden dictar la ley en nombre de una supuesta "lucha contra el terrorismo" en detrimento de la pueblos de otros países. Siguiendo estas "nobles razones", en 2013, Francia intervino militarmente en Malí.

Malí, que cuenta con algo más de 19 millones de habitantes, siempre se ha caracterizado por una gran diversidad cultural y lingüística; de hecho, aunque el idioma oficial es el francés, las lenguas más extendidas son el bambarà , seguido del peuhl , el songhai y la lengua de la población tuareg: los  tamasheq . Aunque habitado por diferentes grupos étnicos, en el curso de la historia Malí nunca se ha caracterizado por rivalidades étnicas significativas: practicando diferentes tipos de agricultura y economías, los diferentes grupos étnicos nunca han luchado por territorios o mercados. Sin embargo, hacia 2010 las poblaciones, en su mayoría peul y tuareg, han comenzado a sufrir los efectos nocivos de la marginación debido sobre todo al avance de la desertificación y la crisis económica. En particular, los tuareg del norte han visto un cambio en la actitud del gobierno central de Bamako ya que los territorios habitados por los tuareg son ricos en uranio, un mineral codiciado por varias multinacionales. La actitud del gobierno desencadenó una espiral de resentimiento entre las etnias, que se tradujo en episodios descarados de violencia armada.

Desde 2012, Malí se encuentra, por tanto, en una situación claramente inestable, con la presencia de diversos grupos armados, incluidos movimientos de base étnica, grupos yihadistas y redes criminales transnacionales, que luchan por la hegemonía y el control de las rutas del tráfico de armas y de seres humanos al norte de África. En 2015 se redactó un “Acuerdo de Paz” que sin embargo resultó ser una verdadera farsa ya que son los grupos signatarios del mismo acuerdo los que aún recurren al uso de la violencia [1] .

Los factores externos que sin duda llevaron a la desestabilización del Estado maliense estaban interconectados con el deseo de implementar una nueva estrategia geopolítica en el área del Sahel por parte de Francia, que implementó su primera intervención militar directa fuera de las misiones de la OTAN. Con esta estrategia militar, Francia ha abandonado la de la mera intervención o apoyo logístico a las fuerzas africanas en el área de la CEDEAO [2] , con el silencio ensordecedor de los organismos internacionales designados para supervisar las normas del derecho internacional.

Surge la pregunta: ¿sobre qué base legal Francia pudo enviar fuerzas militares a Malí?

Malí, al menos en el papel, es independiente desde 1961, por lo que el derecho internacional prohibiría el uso de la fuerza en otro estado. De hecho, la intervención militar en territorio extranjero sólo está permitida si está autorizada por el Consejo de Seguridad para el ejercicio de la legítima defensa o si tal intervención se lleva a cabo a petición del Estado interesado. Malí nunca ha pedido formalmente ayuda a Francia y el Consejo de Seguridad no ha dado su consentimiento a la intervención .

Todo esto sucedió sin que se pronunciara palabra alguna contra esta especie de "operación militar especial" de Francia, como si todo se hubiera realizado de conformidad con las normas y procedimientos del derecho internacional. A diferencia de la intervención de Rusia en Ucrania, la operación militar francesa en Malí fue tolerada por todos sin quejas y sin cobertura mediática.

Las razones de este silencio son obviamente atribuibles al automatismo de cualquier intervención de los estados occidentales en sus antiguas colonias para "exportar paz, seguridad y democracia". En la perspectiva del gobierno francés, esta intervención dependía de la estrategia poscolonial para hacer frente a la incapacidad de los nuevos gobiernos de los estados africanos, definidos como corruptos (¿por quién?) e incapaces de garantizar la seguridad en sus territorios. Por lo tanto, con una actitud de "madre colonial sabia y benévola", Francia afirma formalmente haber intervenido para corregir y proteger Malí: por el bien del país (o más bien de la colonia) y de su población.

El 11 de enero de 2013, casi un año después del inicio de las hostilidades en el norte de Malí y la toma de las principales ciudades por parte de una coalición de grupos yihadistas afiliados a Al-Qaeda en el Magreb [3]  y grupos independentistas tuareg, Francia lanzó una operación militar de emergencia mediante ataques aéreos y la movilización de fuerzas especiales, a las que luego se sumaron 4.000 hombres directamente comprometidos en territorio maliense [4] .

Al día siguiente de la intervención, el presidente Hollande indicó que esta intervención se llevó a cabo: "a petición del presidente de Malí y en cumplimiento de la Carta de las Naciones Unidas" [5] .

El Ministro de Relaciones Exteriores Laurent Fabius mencionó una situación de "defensa propia" basada en el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, luego corrigió sus comentarios dos días después y argumentó en su lugar sobre la Resolución 2085 [6]. En la Resolución 2085 (2012), adoptada por unanimidad por sus 15 miembros, el Consejo de Seguridad declaró que la Misión Internacional de Apoyo a Malí (MISMA) tomaría todas las medidas apropiadas para ayudar a reconstruir la capacidad de las fuerzas de defensa y las fuerzas de seguridad para ayudar a las autoridades de Bamako en tratar de retomar las áreas del norte de su territorio. Estas acciones, subrayó la resolución, deben llevarse a cabo "de conformidad con el derecho internacional humanitario y de derechos humanos y con pleno respeto de la soberanía, la integridad territorial y la unidad de Malí" [7] .

A la luz del envío de militares franceses fuera del marco de la resolución el 14 de enero , el embajador de Francia ante las Naciones Unidas envió una carta al Consejo de Seguridad en la que decía que: "Francia ha respondido [...] a una solicitud de asistencia presentado por el presidente interino de la República de Malí, Dioncounda Traoré"para luchar contra los grupos terroristas en el país". Así, la intervención se justificó a través de la solicitud de las autoridades malienses como base legal para la intervención, a pesar de algunas críticas sobre la legitimidad del presidente en ese momento, Diocounda Traoré era de hecho solo el presidente interino después del golpe que había derrocado a Amadou Toumani Touré en marzo de 2012 [8] .

Varios expertos en doctrina del derecho internacional han criticado el hecho de que Francia se basara en una autorización dada por el Consejo de Seguridad no a Francia sino a las fuerzas africanas. En otras palabras, la operación militar especial francesa encontró una apariencia de justificación en una lectura muy creativa de la resolución 2085, ya que esa resolución ciertamente autorizó el despliegue de una fuerza militar, pero bajo liderazgo africano y ciertamente no francés [9] .

En abril de 2013, con la adopción de la resolución 2100 por la que se creaba la MINUSMA, el Consejo de Seguridad dio implícitamente legalidad a la intervención francesa, saludando la "velocidad de las fuerzas francesas" y subrayando que la intervención se había realizado "a petición" de los malienses. autoridades [10] . Desde entonces, tanto legal como políticamente, la presencia francesa ha sido constantemente justificada por este argumento, recordándolo incluso con fuerza en la cumbre del G5 Sahel en Pau en 2020 [11] .

Desde 2013, el marco legal de la intervención militar francesa ha evolucionado y se ha vuelto mucho más intrincado y complejo debido a las transformaciones del sistema y la adopción de diferentes acuerdos relativos al estatuto de las fuerzas armadas. En primer lugar, en abril de 2013, se publicó un acuerdo en forma de "intercambio de cartas" para establecer el "status" del destacamento francés en el contexto de sus misiones en Malí" [12] . Comúnmente conocido como SOFA ( Acuerdo sobre el Estado de las Fuerzas ) [13], este tipo de acuerdos se celebran generalmente de forma bilateral o multilateral con el fin de establecer el marco jurídico aplicable a un destacamento militar presente en el extranjero: libertad de circulación, jurisdicción en caso de mala conducta, disposiciones aduaneras, impuestos, etc. Por lo tanto, un SOFA no pretende justificar la legalidad de una intervención militar, sino más bien enmarcar su despliegue. Además, muchos SOFA se celebran entre estados sin que exista una intervención militar; por lo tanto, incluso el SOFA que entró en vigor posteriormente no comprende cómo pudo haber dado legitimidad, en términos de derecho internacional, al despliegue de las fuerzas militares francesas en enero de 2013.

El nuevo tratado de cooperación firmado en 2014 entre Francia y Malí [14] no ha cambiado la situación. Si bien su firma coincide con el lanzamiento de la Operación Barkhane, no perjudica el acuerdo alcanzado en 2013, que continúa aplicándose a los contingentes de la nueva operación [15] . Una nueva evolución se inició en 2020 con la implementación del grupo de fuerzas especiales Takuba [16].

La intervención francesa en territorio maliense se basó, por tanto, en una estructura jurídica muy frágil, entrelazada con acuerdos bilaterales y declaraciones ingeniosamente cosidas, a través de las cuales se pretendía justificar jurídicamente la presencia de las fuerzas militares francesas en Malí, buscando sólo posteriormente la aprobación de la Naciones Unidas y encontrarlo.

La debilidad jurídica en la que se basó la intervención militar francesa en Malí se puso de manifiesto formalmente el 2 de mayo de 2022, cuando Francia fue informada de la decisión unilateral de las autoridades de transición malienses de denunciar el tratado de cooperación en materia de defensa entre Francia y Malí y el acuerdo que rige la el estado de las fuerzas francesas y las de los socios europeos que participan en el grupo de trabajo Takuba. Y así es como, el 15 de agosto de 2022, llegamos al epílogo con la declaración de Francia de retirar los últimos soldados de Malí [17] . Las autoridades francesas afirman que continuarán sus esfuerzos en la lucha contra el terrorismo en el Sahel, pero de hecho en Malí los soldados franceses han sido literalmente expulsados, seguramente a favor de una importante intervención de las fuerzas militares rusas[18].

Desgraciadamente, en Malí subsiste el grave problema de las condiciones de vida de la mayoría de la población que vive en la pobreza y en peligro de frecuentes conflictos tribales. Los tuareg y los grupos árabes del norte unidos en la CMA tienen mucho miedo de lo que sucederá en los próximos meses ya que el proceso de Argel sabe que nunca será implementado por el gobierno central, especialmente tras los golpes de Estado de 2020 y 2021 [19]. El gobierno central de Bamako anunció el 17 de agosto de 2022 que quiere denunciar a Francia porque hay pruebas de que ha apoyado a grupos terroristas con su presencia militar e información. En consecuencia, en el vecino Níger, país caracterizado por un destino muy similar al de Malasia, aunque solo sea por la forma en que se han trazado sus fronteras físicas, numerosos grupos de la sociedad civil han pedido que los militares franceses también abandonen el territorio de Níger. Por lo tanto, la presencia francesa ya no es realmente bienvenida en la zona [20].

El continente africano siempre ha sido un territorio de intereses de occidente, la poscolonización ha dejado a los países con una deuda que los ha vuelto continuamente esclavos de las dinámicas del occidente colonizador, al punto de convertirse en un territorio de enfrentamientos por intereses contrapuestos, como en el caso de Malí.

Malí sale desgarrado, la población extremadamente empobrecida y agotada por unos 10 años de guerra interna, queda la necesidad de reconocer las demandas de las poblaciones del norte y la creciente competencia entre los países occidentales y las potencias emergentes. La consecuencia directa de esta evolución del equilibrio de poder, ilustrada por la intervención militar francesa, es la banalización de la injerencia y la normalización de la guerra contra el terrorismo.

De hecho, después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, muchos estados del continente africano han vuelto a ceder su soberanía estatal a "socios de seguridad externos", a menudo antiguos "padres y madres" coloniales. Poco a poco han ido surgiendo grupos armados no estatales que han incrementado la fragmentación de los Estados africanos, ya de por sí tan frágiles, precisamente porque nacieron muchas veces en la mesa de la poscolonización, sin tener en cuenta la real diferenciación cultural, religiosa y social de los diferentes grupos de los países africanos.

La crisis en Malí se vio alimentada por la presencia de grupos islamistas radicales argelinos en el norte de Malí, por el gran flujo de armas procedente de Libia que militarizó las demandas independentistas de los tuareg. El área del Sahel también verá desencadenar el "juego conflictivo" del gobierno argelino como un factor más de desestabilización en la región, el papel argelino tomará forma gradualmente en un futuro próximo [21].

NOTAS

[1] CDH, Informe del experto independiente sobre la situación de los derechos humanos en Mali, 15 de enero de 2020, https://undocs.org/en/A/HRC/43/76 par. 12

[2]   Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS),    https://ustr.gov/countries-regions/africa/regional-economic-communities-rec/economic-community-west-african-states

[3] AQMI | Biographie, actualidad et podcasts à écouter | Radio Francia

[4]    Le MNLA, a nouvel allié pour l’armée française?  https://www.france24.com/fr/20130123-mnla-armee-francaise-mali-negociations-bamako-rebelles-touaregs-islamistes-ansar-dine , Francia, 24 de enero de 2013

[5] Declaración de M. François Hollande, Président de la République, sobre la intervención militar francesa en Mali, en París el 12 de enero de 2013. | Elíseo (elysee.fr)

[6] Pronunciado el 11 de enero de 2013 - Conferencia de prensa de M. Laurent Fabius, ministre des affaires étrangè | vie-publique.fr

[7] El Conseil de sécurité autorizó el despliegue de una fuerza internacional en Malí | Prensa de la ONU

[8] Dan E. Stigall, The French Military Intervention in Mali, Counterterrorism and Armed Conflict Law, Military Law Review, Vol. 223, No. 1, 2015 , Departamento de Justicia de los Estados Unidos, mayo de 2015

[9] S. Bergamaschi, M. Diawara , La intervención militar francesa en Malí: no exactamente Françafrique pero definitivamente poscolonial, en “Gobernanza global se encuentra con el poscolonialismo”. Editado por Bruno Charbonneau, Tony Chafer, Operaciones para la paz en el mundo de habla francesa, Routledge, 2014

[10] Resolución 2100 (2013) Adoptada por el Consejo de Seguridad en su sesión 6952, el 25 de abril de 2013,  https://daccess-ods.un.org/tmp/4497085.21366119.html

[11]   En Pau, Emmanuel Macron reúne a los chefs d’État du G5 Sahel,   https://information.tv5monde.com/afrique/pau-emmanuel-macron-reunit-les-chefs-d-etat-du-g5- sahel-340941

[12] Decreto n° 2013-364 del 29 de abril de 2013 publicación importante del acuerdo sous forme d’échange de lettres entre los Gobiernos de la República Francesa y los Gobiernos de Malí determinando el estatuto de la fuerza «Serval», signées à Bamako el 7 de marzo de 2013 y en Koulouba el 8 de marzo de 2013 (1) - Légifrance (legifrance.gouv.fr)

[13] https://www.usafa.af.mil/Portals/21/documents/Leadership/JudgeAdvocate/SOFA.pdf?ver=2015-10-30-115236-060

[14]   TRAITÉ DE COOPÉRATION EN MATIÈRE DE DÉFENSE ENTRE LA RÉPUBLIQUE FRANÇAISE ET LA RÉPUBLIQUE DU MALI, SIGNÉ À BAMAKO LE 16 JUILLET 2014,    pjl14-483.pdf (assemblee-nationale.fr)

[15]  Ley que autoriza la ratificación del tratado de cooperación en materia de defensa entre la República Francesa y la República de Malí (senat.fr)

[16] "Takuba", el embrión de una fuerza europea (lemonde.fr)

[17] Opération Barkhane: les derniers militaires français ont quitté le Mali, anuncia l’état-major, https://www.ladepeche.fr/2022/08/15/operation-barkhane-les-derniers-militaires-francais- ont-quitte-le-mali-annonce-letat-major-10489716.php , 15 de agosto de 2022

[18]   À Tombouctou, les Russes succèdent aux Français,  https://www.la-croix.com/Monde/A-Tombouctou-Russes-succedent-Francais-2022-01-07-1201193697 ; Malí: llegada de l’armée russe, https://infowakat.net/mali-larmee-russe-arrive/ , 2020.

[19] Malí: Los movimientos tuareg se preocupan por el proceso de paz y denuncian el "abandono" del acuerdo de Argel (francetvinfo.fr)

[20] Malí acusa a Francia de supuestamente apoyar a terroristas (aa.com.tr)

[21] Galy, Michel, La guerre au Mali, incluida la crise au Sahel et au Sahara. Enjeux et zones d’ombre, París, La Découverte ("Cahiers libres"), 2013, 144 p., Bibl., Https://doi.org/10.4000/etudesafricaines.18237

Claudia Pretto es Doctora en Instituciones y Políticas Comparadas, ex funcionaria de Naciones Unidas y organismos internacionales, investigadora independiente en derecho internacional e instrumentos de protección y vigilancia de los derechos humanos.

Gandolfo Dominici es Profesor Asociado de Sistemas de Negocios y Marketing - Universidad de Palermo - experto en Cibernética Social - Editor en Jefe de la revista científica Kybernetes.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3545238

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License