CEPRID

Palestina: Elegir entre la financiación y la causa nacional

Lunes 30 de marzo de 2009 por CEPRID

Hasan Afif El-Hasan

Palestine Chronicle

Traducido para el CEPRID por María Valdés

La política del gobierno israelí y del movimiento de colonos ha hecho que las posibilidades de una verdadera paz duradera y la denominada "solución de dos Estados" esté muerta, aunque algunos líderes árabes y palestinos siguen siendo optimistas sobre las perspectivas de una paz justa.

La condición de la política palestina de hoy es desesperada no sólo porque los indefensos palestinos que viven bajo la ocupación están sitiados, pasan hambre, están masacrados, estrangulados, detenidos y humillados a diario o los refugiados que languidecen en los campamentos porque se les niega el derecho de regresar a sus hogares y no tienen espacio para asentarse en el territorio dividido de la Autoridad Palestina (AP), atravesado por carreteras sólo de uso judío, asentamientos y puestos militares sino por el apoyo tácito de los EE.UU. que ofrece a Israel un margen de maniobra que le permite hacer caso omiso de las resoluciones de la ONU y las leyes internacionales para aterrorizar a los palestinos bajo la ocupación y colonización de sus tierras. Pero la principal causa de la desesperanza de los palestinos es que los dirigentes de la Autoridad Palestina son los mismos incompetentes que firmaron y defendieron los acuerdos que limitan a los palestinos para poder hacer frente a su ocupante.

No debería sorprendernos que los líderes de la Autoridad Palestina no hayan logrado ningún progreso hacia el objetivo nacional palestino, tras años de negociaciones. ¿Qué hay de malo con el llamado "proceso de paz" es: se lleva a cabo entre los dirigentes palestinos que dependen de una entidad, la Autoridad Palestina, los sionistas y los señores de la guerra. Los dirigentes de la Autoridad Palestina están en deuda con Israel [por apoyarles ante Hamás, por ejemplo, N.T] y no pueden negociar con los israelíes y corregir lo que salió mal en los acuerdos que habían firmado mientras trataban de hacer frente a las necesidades económicas y de seguridad de los palestinos bajo la ocupación.

Israel tiene el poder económico y militar necesario para imponer quién debe administrar e territorio de la Autoridad Palestina, e Israel nunca dudó en ejercer este poder. Israel decidió prescindir de Yasser Arafat como interlocutor en las negociaciones cuando se rechazó la oferta que ofrecían Israel y los EEUU en la cumbre de Camp David del año 2000; sus helicópteros artillados y tanques destruyeron la estación de policía palestina junto a la sede de Arafat en Ramallah y en otras partes de la Ribera Occidental. La otra medida punitiva fue el toque de queda dentro de la tierra ocupada y el cierre del mercado de trabajo de Israel a los palestinos.

El establecimiento de la Autoridad Palestina dejó a Israel exento de su responsabilidad como potencia ocupante, y ha dado a los líderes de la AP el poder de negociar con Israel, la lucha por la liberación de los palestinos se ha transformado en la búsqueda de financiación para los burócratas de la AP. Los acuerdos de Oslo dieron a Israel el poder de fijar la tasa de los impuestos y recaudar los impuestos para la Autoridad Palestina. E Israel ha tenido éxito en la definición del perfil de los líderes que pueden recibir los impuestos pagados por los palestinos bajo la ocupación y negociar en su nombre. Los dirigentes palestinos, de acuerdo con los israelíes, tienen que controlar a su pueblo bajo la ocupación, renunciar a la causa nacional y hacer caso omiso del insidioso desarrollo [colonización] creado por el gobierno israelí en sus tierras. Israel relegado el "proceso de paz" a un sinfín de reuniones y eventos de estrechar la mano sin ninguna intención de lograr una paz real. Arafat y sus lugartenientes aceptaron las condiciones israelíes, hasta que se dieron cuenta de que el territorio ocupado ha sido completamente colonizado, Jerusalén era judaizado y ya era demasiado tarde para hacer nada al respecto.

Arafat desempeñó su papel asignado para reconocer a Israel, con la revisión del "Pacto palestino", al afirmar de manera clara y explícita la aceptación de la legitimidad del Estado de Israel sin definir sus fronteras. Él firmó ceremonialmente el Acuerdo de Oslo I de 1993, el provisional de Oslo II en 1995, el Acuerdo de Hebrón en 1997 que se firmó en Taba y el Acuerdo de Wye River de 1998, acuerdos que han garantizado la perpetua dominación de la tierra ocupada por Israel.

Los palestinos se dieron cuenta de que los acuerdos pueden ofrecer sólo la misma regla: enclaves más pequeños y no para fomentar un proceso que puede dar a la libre determinación o estado independiente. Se rebelaron y los israelíes y los EE.UU. culparon a Arafat por el fracaso de la cumbre de Camp David y el estallido de la Intifada Al-Aqsa que siguieron.

Arafat fue puesto bajo arresto en su oficina, se le impidió salir de su oficina en Ramallah y los militares israelíes destruyeron hasta las pistas del aeropuerto de la Autoridad Palestina en Gaza para reducir aún más su capacidad para salir de las tierras ocupadas. El [entonces] Presidente Bush apoyó las acciones israelíes y exigió el 24 de junio de 2002 que "proceso de paz requiere un liderazgo nuevo y diferente .... Doy la palabra al pueblo palestino a elegir a nuevos dirigentes ".

Periodistas y políticos de América apoyaron la acción de Israel también. Ellos se sorprendieron de que Arafat había rechazado la "generosa" oferta de Israel y EE.UU. a pesar de los millones de dólares pagados por los EE.UU. en apoyo de la Autoridad Palestina y Arafat, quien muchas veces fue invitado a la Casa Blanca. Ellos, en efecto, veían la financiación de la Autoridad Palestina y la fotografía del evento en la Casa Blanca como parte de la solución final del paquete palestino.

En marzo de 2003, Arafat fue obligado por los EE.UU. e Israel de designar a su Ministro de Asuntos Exteriores, Mahmoud Abbas, como primer ministro como condición para recibir ayuda financiera de los EE.UU. y la Unión Europea. Pero por un conflicto entre Arafat y Abbas surgido por el control de las fuerzas de seguridad, Abbas tuvo que renunciar a su puesto de primer ministro. Abbas, y sus patrocinadores, Israel y los EE.UU., querían el control total del aparato de seguridad de la AP para reprimir a la oposición palestina pero era demasiado débil para desafiar a Arafat que mantenía la lealtad de muchos grupos de seguridad que había establecido y se utilizaban como instrumentos del clientelismo y control.

Cuando Arafat murió, posiblemente envenenado, el 11 de noviembre de 2004, los israelíes y la Administración Bush encontraron el momento propicio para exigir el nombramiento de Mahmoud Abbas a la Presidencia de la Autoridad Palestina. Abbas, el líder favorito de Israel y los EE.UU. ,había firmado la "Declaración de Principios en Washington, DC, en nombre de la OLP el 13 de septiembre de 1993. Abbas fue elegido presidente de la Autoridad Palestina y el Presidente Bush prometió 50 millones de dólares en ayuda al nuevo líder de la Autoridad Palestina y lo invitó a la Casa Blanca, un gesto que Bush nunca tuvo con Arafat.

A continuación, el 25 de enero de 2006,tuvieron lugar las elecciones legislativas después de una serie de aplazamientos y retrasos por parte del liderazgo de la Autoridad Palestina. Las elecciones fueron supervisadas por muchos observadores extranjeros que testificaron su imparcialidad, transparencia y carácter democrático. Hamas obtuvo 75 escaños y Fatah 47 de los 132 escaños de que se compone el Consejo Legislativo Palestino. Israel vetó la decisión de los palestinos, declaró la guerra al gobierno de Hamas y detuvo y encarceló a los recién elegidos legisladores islamistas. La democracia fue abortada ya los palestinos bajo la ocupación se les dijo que si querían evitar el hambre y la asfixia q sólo debían elegir representantes aprobados por los gobiernos de sus opresores.

Además de su evidente incompetencia y dependencia del ocupante, el liderazgo de la Autoridad Palestina ha sido elegido sólo por los palestinos bajo la ocupación o forzada sobre ellos por parte de Israel y los EE.UU. Los 3,8 millones de palestinos que viven en la Ribera Occidental y Gaza, que ni siquiera tienen la libertad de elegir, no hablo en nombre de los 7 millones en la diáspora, 3,5 millones de ellos viven en campamentos de refugiados en Jordania, el Líbano y Siria. Si no es demasiado tarde para salvar su causa nacional, los palestinos de todo el mundo deben participar en la elección de nuevos dirigentes que no tienen que elegir entre los fondos para apoyar a los palestinos bajo la ocupación y la causa nacional.

Hasan Afif El-Hasan es un analista político residente en Nablús (Palestina).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3106718

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License