CEPRID

Valores de la Resistencia en el Líbano: Conocimiento e Integración

Domingo 1ro de julio de 2007 por CEPRID

Meysalun Cage Hamaui CEPRID 1 -VII -07

El 25 de mayo de 2007 se celebró el aniversario de la resistencia en el Líbano. Los días 23 y 24 de Mayo se celebró un ciclo de Conferencias, organizado por el Instituto de Conocimiento de Estudios Religiosos y Filosóficos, y la Editorial Dar al Hadi, ambos producto de la Resistencia organizada. En las Conferencias participaron doctores de diferentes áreas y sectores políticos, filosóficos, religiosos, así como doctores en materia de leyes y pensamiento libre.

En varias oportunidades los conferencistas destacaron la posición de Venezuela con respecto a la Resistencia en el Líbano y en Palestina, especialmente la valentía del Presidente Chávez y su pueblo al cortar relaciones diplomáticas con el Estado militar colonial de Israel, y condenar las masacres perpetradas en Líbano durante los 33 días de ataque del ejército israelí al pueblo libanés.

Se debatieron distintas ideas con respecto a la Resistencia. Algunas de las conclusiones giraron en torno a que la Resistencia es un derecho y una obligación contemplada en todas las religiones (Islam Shia, Sunna, Drusa, Cristianismo, Judaísmo), ya que es el rechazo natural del ser humano, a la injusticia y la opresión. También se demostró que en todas las leyes y constituciones de las naciones libres está contemplada la resistencia de los pueblos para su sobrevivencia como nación libre y su derecho de defensa en caso de invasión, ocupación o cualquier tipo de violación para así proteger la soberanía del pueblo y la nación, así como la vida digna y libre de sus habitantes. La Resistencia es un Derecho Humano, y para muchos, una condición de vida.

La cultura de Resistencia es algo que se extiende desde el Líbano al resto del mundo, así como se extiende desde Venezuela al resto del mundo. Ambos son pueblos oprimidos y sus sistemas y formas de resistencia, por mas imperfectas que sean (la perfección pertenece al Dios Único), han despertado la esperanza de cambio y vida digna, para quienes han vivido y siguen viviendo actualmente bajo regímenes imperialistas, capitalistas, en los que lo que menos importa es la vida de las personas, como Palestina, Egipto, Arabia Saudita, Colombia, Perú, e incluso los mismos Estados Unidos.

En estos momentos, la Cultura de Resistencia en el Líbano consiste en decidir si morir durante la vida, o esforzarse y luchar durante la vida. Si la muerte te encuentra mientras vives oprimido y sometido, o si te encuentra luchando por tu libertad y la del pueblo. La Cultura de Resistencia es la opción de vida de gran parte del pueblo libanés que vivió la invasión, ocupación, tortura e intento de colonización sionista en tierras, pueblos, casas, mentes y cuerpos libaneses. Esta fue la opción que se creó en el pueblo libanés, desde 1982 hasta el 25 de mayo del año 2000, ya que Israel mantenía ocupado el Líbano, y la resistencia lo fue liberando poco a poco, a través de la motivación de la sociedad y las operaciones militares y de martirio. Convencer a quienes vivían bajo los territorios libaneses ocupados por el ejército israelí, de que resistiendo sí se podía cambiar su situación, fue una de las formas de resistencia que más costó. Eso es precisamente, convencer a la víctima de que sí hay una opción de cambio; que la libertad, la dignidad y la justicia sí son posibles.

Luego de la victoria del 25 de mayo del 2000, día en el que el ejército israelí se desplaza de los territorios libaneses, y el pueblo libanés prueba la victoria, prueba la libertad, y se materializa lo esperado, se encuentran las familias que habían sido separadas, se corre libremente por los campos, se abren las celdas de la prisión israelí y se liberan a los libaneses torturados, que ni se imaginaban que algún día, les iba a llegar la libertad de esa forma. Desde ese momento de victoria para el Líbano, la resistencia liderizada por Hezbolah se reforzó como sistema de vida posible para una buena parte de los libaneses. Luego de los ataques del ejército sionista israelí al Líbano el verano pasado, esta Cultura de Resistencia se fortalece y se hace cada vez más popular, tanto en el Líbano como en el resto del mundo. Esta resistencia tiene diferentes frentes de lucha: la resistencia armada, religiosa, educativa, cultural, de convivencia, por la unidad, por la integridad… Todo lo que garantice la soberanía de la nación implica un frente de lucha para alcanzarlo.

Cada persona resiste por razones distintas, pero el objetivo siempre es el mismo, el rechazo a la injusticia y la opresión, el amor a la libertad y la justicia. Los religiosos ven en la resistencia la oportunidad del martirio, la oportunidad de sacrificar su vida por dejar que otros vivan en libertad. Los nacionalistas resisten porque generaciones futuras puedan disfrutar de la libertad, porque su patria, su país, su pueblo siga existiendo en el tiempo…. Pero esto del martirio va más allá, y se profundizará más, Dios mediante, en futuros escritos. Según uno de los participantes de la Conferencia, la Resistencia en el Líbano es Islámica porque está basada en el deber religioso de rechazar la injusticia y de liberar al prójimo de la opresión. El Islam, como todas las demás religiones, prohíbe vivir bajo la injusticia o la opresión. El objetivo de la resistencia islámica no es predicar el islam o establecer un gobierno islámico. Al contrario, es preservar la diversidad y riqueza cultural y religiosa del pueblo libanes, a través de la expulsión del enemigo sionista que busca la división, el sectarismo, y establecer en el Líbano el enfrentamiento sectario y partidista entre la población. "Es islámica porque lo que nos da fuerza es la historia de los profetas e imames, su forma de resistir en todos los aspectos, de eso aprendemos. La religión no es darse golpes de pecho, sino resistir ante la injusticia. Como el Islam reconoce y acepta a todos los profetas venidos antes de Muhammad (la paz sea con él), y esa aceptación y convivencia es nuestro deseo, la llamamos resistencia islámica" (Mehdi Sleiman, asistente al Encuentro).

Según Sleiman, es por ello que esta resistencia ha triunfado. No es un grupo de una determinada religión, no es un grupo de un pueblo, no es una secta, no son los hombres de 20 a 40 años, es toda la sociedad que se asume oprimida y decide luchar, son los comunistas, drusos, cristianos, ateos, sunni, shias, etc… Es la familia completa, la mujer, el hombre, la infancia, la juventud. La resistencia forma parte de la cotidianidad de la vida, se ha insertado en los códigos de interrelaciones de gran parte de la población.

Representantes religiosos del Cristianismo manifestaron que el Cristianismo llama al amor al prójimo, el amor a la paz. "Por nuestro amor al prójimo, liberamos a nuestros prójimos libaneses de la opresión sionista, por nuestro amor al prójimo, queremos compartir la libertad, no amamos al otro viéndolo oprimido y masacrado, mientras nosotros estamos bien. Eso va contra nuestros valores. El Cristianismo se ha distorsionado para la resignación y el sometimiento, para el martirio sin lucha. Por ejemplo, la lucha por la liberación de Palestina, tierra de Jesús, debería ser librada por el Cristianismo, y sin embargo, no es así, no hay una fuerza que impulse a la lucha por la liberación de Palestina, aún cuando esa lucha nos pertenezca por nuestro profeta Jesús" (Padre George L. Rep. de la Universidad Saint Joseph del Líbano).

Hay muchas formas de resistencia, la principal en estos momentos es la resistencia contra el sectarismo y el partidismo. El imperialismo y el sionismo tienen un proyecto para todo el mundo y el medio oriente, y es crear la fitna, el desacuerdo, la desunión, demostrar que es imposible la convivencia entre diferentes formas de pensar, entre diferentes religiones. Es por ello que el tratamiento que se le da al medio oriente, es de sujetos religiosos, y no de seres humanos. "Escuchamos en las noticias que dicen que se están matando entre cristianos y musulmanes, o entre shias y sunnas, y no es cierto que sea así, pero así lo simplifican todo, y eso mismo lo quieren aplicar aquí en el Líbano desde hace tiempo. Como dicen, divide y vencerás. Pero eso lo tenemos bien claro, y en estos momentos, la unidad y el conocernos e integrarnos es nuestro principal frente de lucha. El Occidente apuesta por el choque de civilizaciones, nosotros apostamos por el conocimiento, el dialogo y la integración de las civilizaciones" (Wafaa Hateit, Representante del Hezbolah en el Congreso de Mujeres Libanesas e integrante de la organización de asistencia a familiares de mártires).

El sionismo ha logrado desunir al medio oriente entre sectas, como está sucediendo en Irak, como hicieron en Palestina y como quieren hacer en el Líbano. Lo han intentado por distintos medios. Han colocado bombas en distintos lugares, para desestabilizar el país y provocar represalias entre religiones y grupos políticos, pero no lo han logrado. Hasta ahora han logrado el terror en la población, el miedo a salir, pero no han logrado enfrentamientos internos. Esperamos que eso no suceda. "Es por eso que desde hace mas de dos años hemos centrado nuestros esfuerzos en el dialogo y el conocimiento entre los distintos sectores de la población libanesa. Por ejemplo, en la Feria del Libro se invitó a participar y exhibir y vender sus libros a todas las editoriales, sea cual sea su tendencia, sea cual sea su religión y posición política. Sencillamente porque todos formamos parte de este país, y para unirnos, debemos conocernos profundamente y amarnos respetando y celebrando nuestras diferencias" (Ziad Halabi, miembro de la Asociacion Al Maaref).

La Resistencia libanesa surge luego de la invasión sionista de Israel al Líbano en 1982. La población libanesa se ve ahogada, violada y en vista de la ineficiencia del gobierno y el ejército para defender su pueblo, surge la resistencia armada que, a través de acciones militares y la convicción de dar la vida para que próximas generaciones puedan vivir en libertad, lograron la retirada del ejército israelí de gran parte del Líbano. El 25 de mayo de 2007 logran la retirada del ejército israelí de gran parte del Sur del Líbano, ya que la población libanesa que vivía allí, estaba oprimida, encarcelada, no podían ni salir ni entrar de sus comunidades. El ejército israelí allanaba las casas a media noche, tomaba los productos sembrados por los campesinos libaneses y violaba todos sus derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida y la libertad. La Resistencia libanesa surge para combatir esta situación. Lo logró, pero todavía queda una buena parte de las granjas de Shebaa, territorio libanés, bajo el dominio israelí. El pueblo Libanés decidió resistir y por eso es atacado.

Israel o la Palestina Ocupada es considerada por muchos libaneses como una base militar a la que se le creó un pueblo. A diferencia de otras naciones, en las que existe un pueblo, y por lo tanto un ejército que la defienda, en Israel sucede lo contrario, se le creó un pueblo venido de distintas partes del mundo, Polonia, Irlanda, Alemania… a una base militar en el medio oriente. Esa fuerza militar está para extenderse del Nilo al Éufrates, territorio que incluye al Líbano. La Resistencia libanesa constituye una amenaza para Israel porque no le permite extenderse y usurpar al pueblo y las tierras libanesas. Es por ello que el Sionismo se vale de cualquier medio para destruirla, no lo logró con la guerra de julio el año pasado, lo está intentando ahora a través de la desestabilización del país, buscando cualquier excusa para desarmar la resistencia libanesa. Ya que esta es la única fuerza capaz de defender al pueblo libanés de fuerzas opresoras, ya que el ejército libanés no cuenta ni si quiera con aviones que le permitan defenderse.

La Resistencia en el Líbano debe estar armada, porque las invasiones del enemigo son a través de la violencia y las armas. Lo que no se permite la resistencia islámica, bajo ninguna circunstancia, es usar la fuerza contra algún ciudadano libanés, sea cual sea su partido o religión.

El interés actual de desestabilizar el país, a través de enfrentamientos entre el ejército libanés y grupos armados infiltrados en los campamentos de refugiados palestinos, parece ser un tentáculo más del sionismo, que luego de sus frustrados intentos de acabar con la resistencia el veranos pasado,se vale de esta estrategia desestabilizadora para (hipótesis): Demostrar que el ejército libanés no es suficiente para controlar la situación interna del Líbano; incrementar la presencia de fuerzas internacionales en el Líbano, para controlar el flujo de armas, desarmar a los grupos armados, entre ellos Hezbolah, y armar al ejército libanes para el uso de la fuerza contra la población interna, y no contra el verdadero enemigo, que es el ejercito israelí. Crear enfrentamientos, terror, y sectarismo en la población, además de incrementar la marginalización de los palestinos en territorios libaneses. Al inculpar a palestinos, en las acciones terroristas que se han venido llevando a cabo en el Líbano, se crean las excusas para justificar cada vez más las masacres que comete el ejército israelí contra el pueblo palestino.

Para muchos, esto es solo el inicio de las desestabilizaciones internas para lograr el control de la resistencia libanesa. La penetración de fuerzas armadas internacionales parece ser inevitable, y los tentáculos de Israel y los Estados Unidos son cada vez más presentes en el Líbano.

Meysalun Cage Hamaui es venezolana, militante del Movimiento 13 de Abril, Proyecto NuestrAmérica. Reside actualmente en Líbano.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3140212

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License