CEPRID

Israel en Gaza: una campaña para perpetuar la ocupación

Lunes 12 de enero de 2009 por CEPRID

Yacov Ben Efrat

Challenge

Traducido para el CEPRID por María Valdés

La operación militar de Israel, denominada “Plomo Fundido”, se inició el sábado 27 de diciembre de 2008 y segó más de 200 vidas en su primer día, con la satisfacción de la opinión pública israelí. Ya el viernes [26 de diciembre] hubo gritos de “¡Ve a por ellos!” en las columnas de los principales periódicos. Esta operación no fue espontánea, no es una mera respuesta al reciente lanzamiento de cohetes contra las ciudades del Negev. En el anterior medio año de calma, al tiempo que se advertía de que Hamás se iba armando, Israel planificó cuidadosamente el ataque para conseguir el mayor daño posible.

Oficialmente, la campaña se inició con la intención de que la calma volviese a la zona en las condiciones más favorables a Israel. Pero los objetivos van más lejos. Israel está tratando de llevar a Hamás a la mesa de negociaciones con Egipto en condiciones que sean buenas para la Autoridad Palestina (AP) y su presidente, Abu Mazen [Mahmoud Abbas]. Hamás no ha hecho uso de los seis meses de calma “constructiva” para alcanzar un acuerdo con Abu Mazen y ahora está pagando el precio. Israel quiere poner fin a la resistencia armada, reconocer la legitimidad de los Acuerdos de Oslo y aceptar las condiciones del Cuarteto [EEUU, UE, Rusia y ONU]. En otras palabras, Hamás debe ceder su control en Gaza e insertarse en la AP como un socio menor.

La cuenta atrás comenzó en noviembre, cuando rechazó [Hamás] una propuesta de Egipto y no asistió a una reunión con la AP en El Cairo. Para la campaña de Israel en Gaza, [fue necesario] la coordinación con Jordania, Egipto y la bendición de Abu Mazen. La Hermandad Musulmana, a la que pertenece Hamás, constituye la principal oposición a los regímenes egipcio, jordano y palestino. Tenemos aquí el mismo eje árabe-israelí que iba contra Hezbolá en el Líbano hace dos años. Una vez más, tiene el apoyo total de la Casa Blanca. Esta vez, también, Israel actúa como agente del poder ejecutivo, cuya tarea es reducir al enemigo común.

Hamás, por su parte, ha cometido todos los errores posibles. El primero fue la toma de Gaza en junio de 2007, que causó el endurecimiento del bloqueo israelí y causó los daños a civiles. El último error fue su reanudación de la lucha armada contra Israel.

Hamás quiere que se reconozca su liderazgo en Gaza, de modo que pueda competir con la AP en la Ribera Occidental [Cisjordania]. Ha jugado un doble juego. Por un lado, tomó parte en el proceso democrático de elecciones de la AP hace tres años, y salió victorioso. Por otra parte, la AP y sus elecciones fueron una creación del Acuerdo de Oslo, que Hamás se niega a reconocer.

Khaled Mashal, líder del movimiento, no se contentó con la apertura de los frentes contra la Autoridad Palestina e Israel. También ha provocado el régimen egipcio, no sólo por el rechazo de sus propuestas, sino por exigir que se abra la frontera de Rafah, un acto que viola los compromisos internacionales de Egipto. A nivel de base, Hamas se ha unido a la Hermandad Musulmana en una campaña de incitación contra el Presidente egipcio Hosni Mubarak.

Por todas estas razones, en Gaza hoy está solo contra el poderío militar israelí. Desde su refugio en Damasco, Mashal pide una tercera Intifada a los palestinos aunque aún no se han recuperado de la segunda. Aunque apasionados por el poder de Hamas, los palestinos de a pie están cansados, confundidos y, sobre todo, frustrados. Por un lado tienen a Abu Mazen [Mahmoud Abbas], quien está dispuesto a tragarse todos los sapos que Israel pone en su plato. Por otro lado tienen a Hamas, encerrado en la concepción de que su régimen es la voluntad de Dios, incluso a costa de los cielos.

A menos de tres minutos de iniciar su operación, Israel ha matado o herido a cientos. No es difícil imaginar lo que sucederá después de tres semanas de esto. El propósito es introducir a Hamás a la realidad terrenal y, si es posible, para restablecer el respeto que Israel perdió en el Líbano hace dos años. En este sentido, podemos definir “Plomo Fundido” como una operación de reparación de la segunda Guerra del Líbano, de conformidad con las recomendaciones de la Comisión Winograd que investigó la debacle.

Pero, ¿cuál es la situación real de Israel? ¿Es tan fuerte como se tratando de aparecer con el derramamiento de sangre en Gaza? ¿Qué efecto tendrán las imágenes de los órganos desgarrados, dispersos en el patio de la Academia de Policía, en última instancia a los israelíes? ¿Y gritos de las madres? La mayoría de los israelíes desean llegar a algún tipo de normalidad y convertirse en una sociedad en la que, en palabras del Primer Ministro Ehud Olmert, "es divertido para vivir" ¿Dónde está la "diversión" en esas matanzas, recicladas durante 60 años?

Durante los últimos 40 de esos [sesenta] años, Israel ha pisoteado sistemáticamente a otro pueblo, negándose a poner fin a la ocupación. Los palestinos han perdido todos los derechos. Producto de su vida en medio de los pogromos de colonos, carreteras militares, cierres [del territorio], los paneles de separación el muro], la pobreza. Olmert ha dicho (pero sólo después de haber sido claro, fue a la salida) que no habrá ninguna opción para Israel, salvo que se retire de todos los territorios ocupados, incluida Jerusalén oriental. Si esa es realmente su posición, se ha perdido en palabras vacías. De hecho, la posición de Israel es lo contrario. No se retira, no desmantela los puestos avanzados [los check point], la mayoría de los colonos permanecer en sus hogares, el ejército sigue controlando las fronteras y Gaza sigue hundiéndose en la desesperación.

La operación “Plomo Fundido” no tiene ninguna justificación política. Incluso si Hamás no vuelve a la mesa de negociaciones, Israel no tendrá nada que ofrecer. Para ello sigue siendo tan reacio como siempre a pagar el precio de la paz, es decir, poner fin a la ocupación. Debido a que no ha pagado [ese precio], los cohetes caen sobre Sderot y otras ciudades de Negev. Israel utiliza los cohetes como un pretexto para seguir negándose a pagar [la retirada de los territorios ocupados]. Otra excusa es la deque no tiene un socio [para negociar]. Cuando Israel dice que está listo para un Estado palestino, no significa que lo sea en todos los territorios ocupados, por lo tanto, es paja en los ojos. Israel no estaba dispuesto a pagar y esa es la fuente de la fuerza de Hamas. El movimiento se basa en tres pilares: la pobreza, la debilidad de la Autoridad Palestina, y la falta de una perspectiva diplomática.

Es Israel quien a sumido a Gaza en su estado actual. La retirada unilateral de 2005 rechazó cualquier papel de la Autoridad Palestina y dejó el campo libre para la toma de Hamas. La responsabilidad de lo que está ocurriendo ahora en Gaza recae, por lo tanto, casi exclusivamente en Israel. Quizás “Plomo Fundido” terminará, de hecho, en una "mejora" de cese del fuego. Quizás pronto veamos al liderazgo de Hamas en El Cairo de nuevo. Sin embargo, una renovación de la calma se traducirá en ninguna solución. ¿Qué solución puede haber, siempre que los territorios continúen hundidos en la corrupción, la pobreza y la desesperación? ¿Cuánto tiempo se tardará hasta que esta nueva calma dé paso a otra masacre?

¿Y cuánto tiempo puede la sociedad israelí seguir viviendo como ocupante? ¿Cuánto tiempo hasta que haya brechas sociales el interior del país, junto con el empeoramiento de los conflictos cada vez, un golpe muchas veces peor que los cohetes de Gaza? El problema básico no es de Hamas. Es el consenso nacionalista de los partidos políticos de Israel, que han aprovechado el actual gobierno de transición para llevar a cabo esta masacre cuyo único objetivo real es seguir posponiendo el precio de la paz.

Yacov Ben Efrat es un activista de izquierdas israelí, no sionista, que impulsa un movimiento político alternativo llamado Organización para la Acción Democrática ((DA’AM en árabe), del que forman partes judíos y árabes residentes en Israel con la finalidad de “avanzar en la construcción del socialismo”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103569

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License