CEPRID

La dinámica de la locura bélica: la ruleta ucraniana de la OTAN

Jueves 10 de agosto de 2023 por CEPRID

Alfred de Zayas

Counterpunch

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés Provocaciones deliberadas de un rival nuclear, golpes de Estado , revoluciones de color, promesas incumplidas, tratados incumplidos, escalada de tensiones, demonización, invectivas, doble rasero: todo esto mientras afirmamos la adhesión a las normas jurídicas internacionales y nos hacemos inocentes de nuestras agresiones, nuestras violaciones de los Convenios de La Haya y de Ginebra, de los artículos 1(2) [1] , 2(3) [2] , 2(4) [3] y 39 [4] de la Carta de la ONU.

Tanques Abrams, tanques Leopard, F-16, armas indiscriminadas, uranio empobrecido, bombas de racimo. Las cumbres ilustran cómo la brújula moral del Occidente colectivo se pierde en la avalancha de noticias falsas [5] , historia falsa, leyes falsas, retórica belicosa, hipérbole mediática, hostigamiento en serie a los disidentes, persecución de los denunciantes, censura. La mentalidad binaria occidental continúa dividiendo el mundo en países buenos y malos, democracias y autocracias. Hay poco espacio para dar cabida a una imagen completa de la prehistoria, las causas profundas de los conflictos y los matices. Se observa una ausencia casi total de sentido de las proporciones.

La Mayoría Global en América Latina, África y Asia está cada vez más alarmada por el espectáculo surrealista de un Occidente colectivo que parece fuera de control, desarrollando su propia dinámica letal, mostrando un paroxismo de rusofobia y sinofobia, incitación al odio, anulación de la cultura, negativa a tener un diálogo serio, redoblando las demandas escatológicas. Muchos pensadores y políticos no occidentales están articulando advertencias justificadas de que los conflictos intestinales en curso en Occidente están afectando negativamente a las economías de los países del tercer mundo y, en última instancia, pueden resultar en un Apocalipsis para todo el planeta.

Mientras tanto, los medios occidentales, en particular Reuters, AP, CNN, Fox, New York Times, Washington Post, BBC, Le Monde, Figaro, FAZ, Der Spiegel, incluso el NZZ suizo, aseguran las dosis diarias de adoctrinamiento para el público occidental, proporcionando narrativas sesgadas que repiten y embellecen lo que Washington y Bruselas ordenan, ignorando alegremente otras miradas y perspectivas y el principio audiatur et altera pars (sea oída también la otra parte). La libertad de los medios en el Occidente colectivo parece significar el derecho a repetir las narrativas de la OTAN hasta la saciedad,incluso cuando se ha demostrado que están equivocados. Esta “libertad” también incluye la libertad de ignorar todas las voces críticas sobre la OTAN y abstenerse de hacer preguntas críticas en las conferencias de prensa de la OTAN.

Los medios occidentales sistemáticamente no informan sobre los temores de miles de millones de seres humanos en el resto del mundo, brasileños, mexicanos, sudafricanos, ugandeses, indios, chinos, que quieren paz y estabilidad en el mundo, así como una oportunidad para el desarrollo sostenible. Muchos en estos países no culpan a Rusia sino a Washington y Bruselas por provocar el conflicto de Ucrania. Esta mayoría global no está interesada en si Crimea se encuentra en Rusia o Ucrania. Exigen una solución pacífica a un conflicto interno occidental, para que el desbordamiento no disloque las economías de los países no occidentales. La paz debe buscarse y lograrse en la mesa de negociación y no en el campo de batalla.

El poder de la propaganda

En las arenas legal, moral y política, la verdad es menos importante que la percepción de la verdad. Desde tiempos inmemoriales, el lenguaje ha dado forma a nuestra percepción de la realidad, matizándola de acuerdo con la agenda política de los poderosos. La propaganda no se inventó en el siglo XXI . Siempre ha existido y generado una pseudo-realidad oportunista, una epistemología que subvierte nuestra comprensión de los hechos y eventos. Las etiquetas, las caricaturas y las generalizaciones sirven como atajos para juzgar e influyen en nuestro comportamiento diario al tomar decisiones. No estamos obligados a utilizar estas plantillas, pero la mayoría de la gente lo hace sin pensarlo.

Los gestores narrativos de los principales medios de comunicación están empeñados en persuadirnos para que creamos quién es bueno y quién es malo, qué políticos nos deberían gustar, a quién deberíamos despreciar, qué “metafísica” deberíamos considerar válida dentro de la epistemología dominante. Por supuesto, todavía tenemos nuestro propio cerebro y podemos usarlo, ¡sapere aude! (atrévete a saber), como decía Horacio [6] . Lo triste es que incluso personas muy educadas, graduados de Harvard, Oxford, Science-Po, siguen depositando su confianza en medios de comunicación que no merecen nuestra confianza. Como dijo Julio César: quae volumus, ea credimus libenter: creemos lo que queremos creer.[7] . De hecho, se necesita temeridad para darse cuenta de que nuestros propios políticos y medios nos mienten, que son proveedores de desinformación y practicantes del doble pensamiento orwelliano.

El ser humano tiene un deseo innato de creer en una metafísica positiva, quiere mirar hacia arriba a alguna autoridad, necesita tener puntos de referencia, puntos de orientación. Por eso todos somos hasta cierto punto negacionistas, resistentes a las malas noticias. A pesar de la atroz desinformación oficial que precedió a las agresiones occidentales en Vietnam, Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia y Siria, todavía queremos creer que nuestros gobiernos son realmente campeones del estado de derecho y los derechos humanos, que “quieren hacer el bien”, incluso si ocasionalmente sin darse cuenta “cometen errores”.

Por supuesto, es doloroso aceptar que algunas cosas que nos afectan son feas, pero la realización en realidad abre nuevas perspectivas. Si rechazamos la fe ciega en nuestros líderes y practicamos un sano escepticismo, si buscamos proactivamente otros puntos de vista y perspectivas, crecemos, maduramos y experimentamos una sensación de liberación de las ilusiones, adquiriendo un nuevo propósito basado en los hechos como están de pie, y no como nos gustaría que fueran.

La función de la ley

El derecho tiene una función epistemológica al definir lo permitido y lo reprobable. La ley no es inmutable ni dada por Dios, sino que constituye una codificación de las reglas del juego en un momento particular en el tiempo y en un contexto particular. La ley no debe confundirse con la justicia. La ley es solo la expresión de un cierto orden de cosas, las generaciones pasadas y futuras y otras civilizaciones pueden tener órdenes legales completamente diferentes e ideas diferentes sobre lo que implica la justicia.

La educación nos enseña a respetar ciertas “líneas rojas” establecidas por los escribas de nuestra sociedad: los legisladores en los Parlamentos, en las Naciones Unidas, en conferencias internacionales, como las organizadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja, que han concretado los ius in bello , las leyes de la guerra. Estas codificaciones incluyen el rechazo de armas indiscriminadas como las minas terrestres y las bombas de racimo. La Convención internacional que prohíbe las municiones en racimo (123 signatarios, 111 estados partes) [8] del 3 de diciembre de 2008 fue firmada por muchos estados que ahora consideran suministrar bombas en racimo a Ucrania. ¡Imagínate!

Los jueces aplican las leyes que han sido codificadas por instituciones que poseen autoridad legislativa. Esto es lo que nos gusta llamar el “estado de derecho”, que no debe confundirse con el “estado de justicia”. Además, el “estado de derecho” se ve socavado sistemáticamente cuando la profesión legal se involucra en un descarado doble rasero y los tribunales internacionales como la Corte Penal Internacional [9] practican la selectividad, investigando solo algunos delitos, mientras dejan impunes los delitos cometidos por los países occidentales.

Organizaciones Criminales

Los artículos 9 y 10 del Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945, el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg, así como la sentencia de Núremberg del 1 de octubre de 1946 [10] crearon un precedente para un delito no codificado anteriormente: la pertenencia a un “grupo u organización criminal”. Se descubrió que varias organizaciones NAZI, incluidas las SS, la Gestapo y el Gabinete del Reich, eran organizaciones criminales, un concepto problemático que va en contra del principio legal de la presunción de inocencia.

Si avanzamos rápidamente al siglo XXI y consideramos las actividades de la CIA, el MI6, el Mossad, los asesinatos selectivos, las acciones abiertas y encubiertas en violación de las Convenciones de La Haya y Ginebra, ¿cuál es la relevancia del precedente de Nuremberg para estas organizaciones y a la propia Organización del Tratado del Atlántico Norte. Si recopilamos las pruebas de los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas de la OTAN en los últimos 30 años, sería suficiente para que la Corte Penal Internacional emitiera acusaciones por violaciones del artículo 7 (crímenes de lesa humanidad) y 8 (crímenes de guerra) del Estatuto de Roma.

Inicialmente, la OTAN tenía su razón de ser bajo su Tratado de 1949. Pero en el momento en que se desmanteló el Pacto de Varsovia en 1991, esta justificación se desvaneció y gradualmente se transformó en un bloque militar hegemónico imperialista, empeñado en imponer la Weltanschauung (forma de concebir el mundo y la vida) del Occidente colectivo al resto del mundo.

Si bien el Capítulo VIII de la Carta de la ONU reconoce la legitimidad de los “acuerdos regionales” (artículos 52 a 54) en el campo de la seguridad colectiva, esto requiere que estos acuerdos regionales estén subordinados a la autoridad superior del Consejo de Seguridad, que tiene el monopolio del uso lícito de la fuerza. Desde la década de 1990, la OTAN ha conspirado para usurpar las funciones del Consejo de Seguridad y hasta ahora se ha salido con la suya, aunque el tratado de la OTAN debe ceder ante la primacía de la Carta de la ONU, de conformidad con el artículo 103 de la Carta, la “cláusula de supremacía” si los Estados no están satisfechos con el estado actual del derecho internacional.

Indudablemente, fue contrario a la Carta de las Naciones Unidas que los países de la OTAN usaran la fuerza militar contra Yugoslavia en 1999 en ausencia de una resolución del Consejo de Seguridad en virtud del Capítulo VII y una conclusión en virtud del artículo 39 de la Carta de que había habido una amenaza previa o una violación del derecho internacional, la paz y la seguridad y el fracaso de las negociaciones pacíficas bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Sin la aprobación del Consejo de Seguridad, las acciones de la OTAN en Yugoslavia y en otros lugares fueron simplemente ilegales y comprometieron la responsabilidad civil y penal del Estado, incluida la obligación de pagar reparaciones a las víctimas de la agresión.

El fin nunca justifica los medios

El diplomático florentino Nicolo Machiavelli nunca escribió la frase “el fin justifica los medios” en su famoso libro El Príncipe . Sin embargo, la idea central de todo el libro es precisamente esa. A lo largo de los siglos, quienes ostentan el poder siempre han afirmado que debido a que sus objetivos eran supuestamente nobles, deberían permitirse los medios para lograr esos fines. La misma idea se expresa en el idioma común de que no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos. Pero esta es una excusa poco convincente. Lo que debe entenderse es que los medios malos contaminan el fin y lo vuelven malo también.

Los políticos y los medios de comunicación del Occidente colectivo tratan de justificar lo injustificable, incluida la entrega de armas indiscriminadas a Ucrania, encubriendo la participación de EEUU en los ataques a la planta y la represa Kakhovka [12] y otras represas [13]. Los políticos y los medios se dedican sistemáticamente a disculparse por los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de la OTAN. Más allá de simplemente encubrir los delitos, se involucran en una forma de censura totalitaria y practican una feroz persecución de los denunciantes que nos dicen qué delitos se están cometiendo en nuestro nombre. De hecho, el secreto es un facilitador del crimen. Pocas personas saben que el Holocausto, el crimen más grande del siglo XX, fue perpetrado en gran parte al amparo del secreto, que el Führerbefehl Nr. 1 requería secreto absoluto sobre las prácticas gubernamentales [14] , que los asesinos de los Einzatzgruppen tuvieron que firmar bajo pena de muerte que nunca revelarían nada sobre los asesinatos, razón por la cual Heinrich Himmler les recordó a los asesinos en su discurso Posen de 1943 la absoluta necesidad del secreto. Es por eso que hubo la Operación Nazi 1005 [15] para intentar borrar la evidencia de los asesinatos por parte de los Einsatzgruppen , excavando fosas comunes y batiendo los esqueletos, por qué la mayoría de los campos de concentración en el Este fueron evacuados y destruidos antes de su captura por los ejército soviético. El secreto y la negación eran elementos indispensables de la conspiración criminal [16] .

El libro del relator de la ONU, Nils Melzer, “El juicio de Julian Assange” [17] documenta las flagrantes violaciones del estado de derecho en los EEUU, el Reino Unido, Suecia y Ecuador en relación con la trampa y el “enjuiciamiento” de Assange. De hecho, Nils Melzer es el Emile Zola del siglo XXI demostrando una mala conducta judicial mucho peor que la que Zola reveló en la década de 1890 en relación con la trampa de Alfred Dreyfus por parte de un tribunal militar francés. El escándalo de Assange es mucho peor que el asunto Dreyfus [18] , pero los principales medios de comunicación de hoy han fracasado totalmente en su deber de vigilancia y muchos periodistas incluso se han unido a los lobos.

¿Qué futuro para la OTAN?

Profesores como John Mearsheimer [19] , Richard Falk [20] , Jeffrey Sachs [21] , Stephen Kinzer [22] y otros han expresado su preocupación por los peligros que representa la OTAN para la supervivencia de la humanidad, por la lógica de que debería ser desmantelada. Lo mejor que se puede esperar es que la OTAN se elimine gradualmente y que la Mayoría Global logre rechazar la ambición de la OTAN de expandirse aún más no solo en Europa sino también en la región de Asia-Pacífico. Quizás si la Mayoría Global expone los múltiples crímenes de guerra de las fuerzas de la OTAN en los últimos 30 años y exige responsabilidades a los países de la OTAN, la percepción de la OTAN como una “alianza de defensa” será reemplazada por la etiqueta de “organización criminal”.

Cuando el adoctrinamiento y la propaganda de los medios sobre la OTAN se expongan como falsos, cuando la percepción en los países occidentales pase de positiva a negativa, cuando la gente se dé cuenta de que la OTAN es una institución maquiavélica que ha agotado su utilidad, será posible reducirla gradualmente.

En última instancia, la OTAN debe ser reconocida no solo como una organización criminal, un vestigio jactancioso de un imperialismo occidental moribundo, sino como un peligro mortal para la supervivencia de la civilización en la Tierra. La OTAN está en el lado equivocado de la historia.

Notas

(1) Entre los propósitos de la ONU “Desarrollar relaciones amistosas entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas apropiadas para fortalecer la paz universal”.

(2) Todos los Miembros resolverán sus controversias internacionales por medios pacíficos de manera que no se pongan en peligro la paz y la seguridad internacionales ni la justicia. (3) Todos los Miembros se abstendrán en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado, o de cualquier otra manera incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas.

(4) El Consejo de Seguridad determinará la existencia de cualquier amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz….

(5) https://www.abc.net.au/news/2023-07-13/key-takeaways-from-nato-day-two-putin-zelenskyy-matter/102595358.

https://edition.cnn.com/2023/07/12/politics/biden-nato-summit/index.html .Compare https://www.normanfinkelstein.com/the-mask-is-off-why-ukraine -nunca-será-miembro-de-la-otan/

(6) ¡Atrévete a pensar por ti mismo, atrévete a saber! Horacio, Primer libro de Cartas (20 a. C.). Immanuel Kant también usó la expresión en su ensayo de 1784 “¿Qué es la Ilustración?”

(7) De bello civile, 2, 27, 2

(8) https://www.clusterconvention.org/

(9) A. de Zayas, Capítulo 4, “La historia de los derechos humanos”, Clarity Press, Atlanta 2023.

(10) https://avalon.law.yale.edu/imt/judgen.asp

(11) https://seymourhersh.substack.com/p/how-america-took-out-the-nord-stream

(12) https://abcnews.go.com/International/strategically-vital-nova-khakovka-dam-blown-border-ukraine/story?id=99863763

https://www.reuters.com/world/europe/putin-accuses-ukraine-destroying-kakhovka-dam-behest-west-2023-06-07/

(13) https://www.npr.org/2022/09/06/1121201310/ukraine-flooded-village-dam-burst-up

(14) https://www.tagesspiegel.de/kultur/staatsgeheimnis-1989490.html

(15) https://www.jewishvirtuallibrary.org/aktion-1005

(16) A de Zayas, Völkermord als Staatsgeheimnis, Olzog Verlag, Múnich 2011.

(17) Verso Books, Nueva York, 2022.

(18) https://www.britannica.com/place/France/The-Dreyfus-Affair

(19) “El gran engaño”, Yale University Press. 2018. https://www.jstor.org/stable/24483306 https://www.jstor.org/stable/24483306

(20) https://richardfalk.org/2022/03/31/make-peace-not-war-in-ukraine/

(21) https://www.commondreams.org/opinion/the-war-in-ukraine-was-provoked-and-why-that-imports-if-we-want-peace

(22) https://podcasts.apple.com/us/podcast/stephen-kinzer-on-the-uss-immoral-proxy-war-in-ukraine/id1525433436?i=1000605659299

Alfred de Zayas es profesor de derecho en la Escuela de Diplomacia de Ginebra y se desempeñó como Experto Independiente de la ONU sobre Orden Internacional 2012-18. Es autor de diez libros, incluido "Construyendo un orden mundial justo" Clarity Press, 2021. 


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4238636

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License