CEPRID

Françafrique: el colapso del colonialismo

Miércoles 15 de septiembre de 2021 por CEPRID

Mundo Unido Internacional

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por C.P.

Año tras año, Francia sufre derrotas en las regiones africanas. Aunque todavía se considera el dueño legítimo del continente, París no puede aceptar el hecho de perder el control en varios países africanos. Los métodos han cambiado, pero los principales objetivos, la explotación de los recursos y las tierras africanas, siguen siendo los mismos. Desde Camerún hasta Senegal, pasando por Costa de Marfil, Gabón y todas las antiguas colonias del África francófona, Francia hace todo lo posible por mantener su menguante influencia.

Pero, ¿hasta qué punto lo está logrando realmente?

Los acontecimientos en Malí, donde los militares llegaron al poder después de derrocar al presidente Ibrahim Boubacar Keïta, quien fue apoyado por los franceses, y mostró interés en la cooperación con Turquía y Rusia, la decisión del presidente francés Emmanuel Macron de reducir drásticamente la presencia militar en Malí, Níger y Burkina Faso se han convertido para los analistas en una señal del fin de Françafrique. Algunos expertos africanos incluso esperan que el nuevo jefe militar de Guinea, Mamady Doumbouya, aunque sirvió en la Legión Extranjera Francesa, trabaje en beneficio del pueblo, en contra de los intereses de Francia y Estados Unidos.

¿Cuáles son las esperanzas para el fin de la era Françafrique?

Françafrique es el sistema poscolonial que surgió en las relaciones Francia-África después de que las colonias emergieran formalmente de su posición subordinada en el continente. Pero a pesar de la ostensible liberación, el neocolonialismo de París solo ha adquirido un nuevo formato, y las antiguas colonias nunca han alcanzado la soberanía en toda regla.

En primer lugar, el neocolonialismo se manifiesta en la explotación unilateral de los recursos de África. Francia está tratando de mantener tales preferencias como una ventaja en la obtención de materias primas, así como la prioridad de los intereses y empresas franceses en la contratación estatal de los países africanos.

En segundo lugar, está el dominio financiero de París. La moneda del franco centroafricano (CFA), el almacenamiento de reservas de oro y toda la estructura del sistema bancario se basan en las ganancias de la riqueza del continente. Los ingresos residuales de este lujo se pierden en la burocracia anarquista de muchos gobernantes (lo que provoca un descontento particular entre los lugareños y se asocia con la influencia francesa negativa).

Francia también mantiene un doble rasero en la política africana al manipular las nociones de democracia. Por ejemplo, en el contexto de los recientes acontecimientos en Guinea, Francia condenó el golpe, a pesar de que recientemente había apoyado la toma militar del poder en Chad. Después de la muerte del presidente Idriss Déby en abril de 2021, el poder en Chad pasó a uno de sus hijos, Mahamat Idriss Déby Itno, que contaba con el apoyo de los militares. Disolvieron el gobierno y el parlamento, pero la nueva junta fue apoyada por el París oficial, que tampoco había tenido nada en contra de los 30 años de gobierno de Idriss Déby, quien llegó al poder por la fuerza.

Francia interviene directamente en los asuntos africanos, como lo hizo en 2011 en Costa de Marfil, cuando las tropas francesas apoyaron a Alassane Ouattara y pusieron en la presidencia a este amigo de George Soros y ex empleado del Fondo Monetario Internacional. Un ejemplo reciente, París apoyó al ex presidente François Bozizé de la República Centroafricana, quien en diciembre de 2020 intentó interrumpir las elecciones democráticas y lanzó una rebelión armada.

Francia se está convirtiendo en una amenaza para los países africanos. Trae esclavitud, pobreza, corrupción, apoyo a dictadores y, donde no puede mantener el poder, caos.

Por supuesto, París está tratando de mantener el control militar y político sobre el continente, deseando retener el derecho primario a suministrar armas, entrenar personal, etc. Mientras tanto, incluso el nuevo jefe interino de Guinea, Mamady Doumbouya, quien es evaluado por muchos expertos como cabildero de los intereses franceses, destacó en su discurso que los guineanos están molestos por la arrogancia de los franceses y observan una segregación de facto en el país. “La cosmovisión de los soldados extranjeros en África ha cambiado con el tiempo”, continuó el nuevo jefe guineano. “En el pasado, el hombre blanco era necesariamente considerado una persona competente, lo que no es el caso ahora porque nos permitimos mirar críticamente sus acciones y sus explicaciones gracias a nuestra formación más avanzada”.

La búsqueda de una alternativa

Una ola de golpes militares en medio de una intervención internacional se está convirtiendo en la situación normal en África. Como explica Alioune Tine, fundador del grupo de expertos AfrikaJom Center, para France24, la proliferación de golpes militares en el continente se está convirtiendo en "un fenómeno innegable". Esta tendencia, evalúa, se debe principalmente a “la pérdida de influencia de organizaciones internacionales y regionales diseñadas para asegurar el respeto a la democracia”, como la Unión Africana, la CEDEAO, las Naciones Unidas o la Unión Europea. En este contexto, China, Rusia y Turquía, que "están ampliando su influencia en África y no exigen ninguna compensación democrática por hacer negocios, están ganando".

Por lo tanto, los líderes africanos están comenzando a comprender que hacer negocios pragmáticos en pie de igualdad es una oportunidad para la soberanía. Ni Estados Unidos ni Francia ofrecen una asociación igualitaria, siguiendo una política esencialmente neocolonialista. No es sorprendente que cada vez más africanos prefieran hacer negocios con socios alternativos.

Por ejemplo, los franceses reconocen el crecimiento significativo de la autoridad y la influencia de Turquía en el continente. El artículo de Le Monde se refiere a los temores sobre Turquía en la región del Sahel, donde la seguridad es el problema más grave.

El International Crisis Group observa una feroz rivalidad geopolítica en la región, que preocupa cada vez más a Francia y otras potencias occidentales, especialmente en el sur del Sahara (Burkina Faso, Mali, Mauritania, Níger, Chad). Hasta ahora, los intereses de Turquía en el Sahel han parecido principalmente económicos, pero Ankara está mostrando cada vez más intereses diplomáticos y militares en los países. Un indicador llamativo, cree el periódico, fue la firma de un acuerdo entre Níger y Turquía que implica el envío de soldados turcos a Níger para entrenar y apoyar a sus fuerzas en su lucha contra la organización terrorista Boko Haram. Ankara también acordó ayudar a los africanos a asegurar las fronteras con Mali y Burkina Faso.

Jeune Afrique, citando una encuesta de Africaleads, enfatiza que la imagen de Turquía, Qatar y los Emiratos está mejorando en medio de la disminución de la credibilidad de París.

En cuanto al otro socio de África, Rusia, la cooperación va bien, especialmente en los campos económico e industrial. Por ejemplo, los proyectos comunes mutuamente beneficiosos incluyen el suministro de equipos rusos para empresas metalúrgicas y mineras, así como el desarrollo de un sistema de transporte y logística (equipos para ferrocarriles, transporte aéreo, etc.). Como país con potencial energético, Rusia también está interesada en participar en la asistencia para la construcción de infraestructura energética, todo lo que concierne a las instalaciones de petróleo y gas, así como equipos para centrales hidroeléctricas y centrales nucleares. La expansión de la presencia de la principal corporación rusa Rosatom en el continente africano (por ejemplo, la construcción de la central nuclear de El Dabaa en Egipto) es indicativa.

Al mismo tiempo, París está seriamente preocupada por la creciente influencia rusa en uno de sus países más importantes de África: la República Centroafricana, donde los contratistas rusos desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la seguridad. En su lucha por la influencia anterior, Francia ha amenazado con congelar la ayuda presupuestaria y cortar parcialmente la cooperación militar. Pero mientras Francia amenaza una posición subordinada, la República Centroafricana ha cooperado eficazmente con Rusia, de forma voluntaria, constructiva y sin presiones.

Y, por supuesto, hay un enorme aumento de la presencia china. Los medios franceses prefieren escribir cáusticamente sobre los préstamos de Pekín a África, pero nunca sobre acuerdos de infraestructura mutuamente beneficiosos. A pesar de la pandemia de Covid-19 en 2020, China ha anunciado un aumento en las cifras comerciales. Tras la entrada en vigor del primer tratado de libre comercio continental (TLC) con Mauricio, China reiteró su deseo de fortalecer su posición. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, afirmó el fortalecimiento de la cooperación en una entrevista con la Agencia de Noticias Xinhua y China Media Group a principios de enero de 2020, antes de embarcarse en una gira oficial por Nigeria, la República Democrática del Congo, Botswana y Tanzania.

Hoy África es el líder mundial en términos de desarrollo y crecimiento del consumo. Los jóvenes expresan el deseo de permanecer en su tierra natal y desarrollar la producción localmente. Gracias a la cooperación con socios, los países africanos están desarrollando sus industrias agrícolas y químicas, así como las industrias de la energía y el transporte.

El creciente interés en desarrollar relaciones con países africanos por parte de otros competidores franceses - Estados Unidos, India, Estados del Golfo, Brasil, Israel, Japón y Corea - no es sorprendente.

A pesar de sus pérdidas, Francia todavía no va a abandonar por completo sus ambiciones neocolonialistas. Del 7 al 9 de octubre, Montpellier acogerá la Cumbre África-Francia que se define como un “nuevo formato, con nuevos actores, nuevos temas y nuevos retos”, y que tiene como objetivo “dar una nueva mirada a la relación entre África y Francia , para ofrecer un nuevo marco de reflexión y acción a las nuevas generaciones”. Sin embargo, en el contexto de los éxitos de otros socios, parece más un grito francés de desesperanza en la realidad actual.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3313668

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License