CEPRID

Las demandas de los palestinos han de ser la base de la descolonización

Lunes 5 de febrero de 2018 por CEPRID

Ramona Wadi

MEMO

La Autoridad Palestina tiene una propuesta tangible de Estados Unidos, en parte como resultado de una espera perpetua. En varias ocasiones, la espera se promocionó como la causa de los retrasos diplomáticos de Mahmoud Abbas y de su falta de conexión con las aspiraciones palestinas.

Sin embargo, desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, puso al descubierto sus planes con su reconocimiento unilateral de Jerusalén como la capital israelí, Israel ha podido emplear un enfoque abierto a su violencia y a su expansión, mientras que la AP puede aceptar o fragmentos o nada en absoluto. De momento, no hay mención a la resistencia palestina como el medio por el que podría producirse la descolonización. Como resultado, la AP no ha intentado alterar sus limitaciones. Si lo hiciera, desestabilizaría totalmente su estructura.

El plan estadounidense consiste en una exclusión casi permanente de los palestinos de Palestina. Al alterar el estatus de Jerusalén lo suficiente como para marcar un precedente y para que Israel presente peticiones, ridiculiza las resoluciones no vinculantes de la ONU, que deniegan los cambios en el estatus de la ciudad. En el caso de que se cree un Estado palestino, los palestinos tendrían que establecerse su capital en una ciudad distinta a Jerusalén – varios medios han especulado con la opción de Abu Dis.

Además de permitir a Israel que expanda su narrativa de seguridad hasta el punto de que un Estado palestino seguiría sujeto a la empresa colonial, Trump ha propuesto otros dos conceptos que pretenden acabar con los reclamos palestinos a la Palestina histórica. El proyecto pide el reconocimiento de patrias nacionales separadas para los israelíes y para los palestinos, ostensiblemente para promover una apariencia de reconocimiento mutuo. También presenta la propuesta ridícula de que los refugiados palestinos tendrían derecho a regresar al interior de las fronteras del Estado palestino, y no de la Palestina histórica.

La premisa de lograr el reconocimiento mutuo ya es falsa. Sólo es posible afirmar algo así debido al hecho de que aún no existe una intención global, y mucho menos un consenso, de definir a Israel como una entidad colonial sin legitimidad. Si consideramos la marginalización de los refugiados palestinos, cuyo sufrimiento ha sido constantemente explotado, está claro que el reconocimiento mutuo no puede existir en un contexto que favorece al Estado colonial y a sus habitantes.

Si se quiere hacer justicia, el derecho palestino a regresar debería extenderse a toda la Palestina histórica. Israel no se redefinirá a sí mismo; sin embargo, se resiste a las sugerencias que describen su existencia con exactitud. La AP y la comunidad internacional han ignorado este hecho para priorizar un guion diplomático fallido que todavía es un punto de referencia.

Un caso ilustrativo es la declaración intermitente de los países que reconocen a Palestina como un Estado. Aparte de justificaciones sobre el “momento” para retrasar el reconocimiento simbólico, también está la implicación de reconocer al Estado palestino basándose en la solución de los dos Estados. Bajo las circunstancias actuales, tras haberse expuesto la solución de dos Estados como una estrategia para facilitar la colonización israelí y haberse declarado obsoleta, ¿qué pretenden reconocer? Si no existe una intervención unida de los líderes palestinos que estipule las demandas del pueblo como la base de la descolonización, los países sólo reconocerán la desaparición de Palestina de acuerdo a las demandas israelíes y estadounidenses.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2415136

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License